NA­TU­RA­LE­ZA (MUY) VI­VA

La na­tu­ra­le­za siem­pre ha­lla el ca­mino, in­clu­so cuan­do pa­re­ce im­po­si­ble que vuel­va a bro­tar. Es el ca­so del par­que eco­ló­gi­co de Plaiaun­di, en Gi­puz­koa, don­de un equi­po de pro­fe­sio­na­les ha re­con­ver­ti­do un ver­te­de­ro en eta­pa obli­ga­da de las aves mi­gra­to­rias

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Una de las co­sas bue­nas que tie­ne vi­vir en Eus­ka­di es que en po­cos mi­nu­tos uno es­tá en el mon­te. O en la pla­ya, que pa­ra el ca­so es lo mis­mo, ya que al fi­nal de lo que se tra­ta es de sen­tir­se en un con­tac­to más ín­ti­mo con la na­tu­ra­le­za, al­go que en otros pun­tos de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca re­sul­ta im­po­si­ble. En lu­ga­res así, no hay que ex­pli­car la na­tu­ra­le­za a los ni­ños: sim­ple­men­te la vi­ven, asi­mi­lan­do sus va­lo­res ju­gan­do. Y cuan­do se ha­cen ma­yo­res, re­sul­ta fá­cil ver­los li­de­ran­do pro­yec­tos de re­cu­pe­ra­ción, co­mo el im­pul­sa­do en la gui­puz­coa­na To­lo­sa al­re­de­dor del río Oria, don­de la con­ta­mi­na­ción de la in­dus­tria pa­pe­le­ra ha­bía diez­ma­do la fau­na lo­cal. O el ca­so ex­tra­or­di­na­rio del par­que eco­ló­gi­co de Plaiaun­di, un es­pa­cio na­tu­ral si­tua­do en el lí­mi­te con Fran­cia, don­de a pe­sar del aco­so del ae­ro­puer­to y la ex­pan­sión de la po­bla­ción de Hon­da­rri­bia, so­bre­vi­ve un va­lio­so hu­me­dal si­tua­do en una de las gran­des au­to­pis­tas mun­dia­les de aves mi­gra­to­rias.

Plaiaun­di res­pi­ra con las ma­reas del es­tua­rio del Bi­da­soa, que ba­ña la cos­ta de la ci­ta­da Hon­da­rri­bia, Irun y Hen­da­ya, o lo que es lo mis­mo, las ciu­da­des que se aso­man a la bahía de Txin­gu­di. El par­que eco­ló­gi­co Plaiaun­di es un área ca­li­fi­ca­da de pro­tec­ción es­pe­cial y cons­ta de ca­si 24 hec­tá­reas de ex­ten­sión, en las que se ha tra­ba­ja­do in­ten­sa­men­te des­de 1998.

Allí se ubi­ca el cen­tro de in­ter­pre­ta­ción de Txin­gu­di Ekoet­xea, don­de los pe­que­ños y ma­yo­res pue­den ob­te­ner guías y pris­má­ti­cos en prés­ta­mo pa­ra ob­ser­var las aves que van y vie­nen. El com­ple­jo cons­ta ade­más de 70,4 hec­tá­reas pro­te­gi­das en la ve­ga de Jait­zu­bia, don­de se han de­vuel­to a la ma­ris­ma te­rre­nos deseca­dos en el si­glo XVIII, ade­más de so­te­rrar las lí­neas eléc­tri­cas pa­ra de­vol­ver su as­pec­to ori­gi­nal al en­torno.

A la iz­quier­da, ca­sas tí­pi­cas del ba­rrio de la Marina de Hon­da­rri­bia, en la ori­lla sur del Bi­da­soa Arri­ba, la igle­sia de San­ta Ma­ría de la Asun­ción y del Man­zano, cons­trui­da so­bre la an­ti­gua mu­ra­lla A la iz­quier­da, agu­ja co­li­pin­ta ( Li­mo­sa la­po­ni­ca), ave con lar­gos vue­los mi­gra­to­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.