NE­CE­SI­TO UN PLAN

“Rein­vén­te­se”, nos di­cen, por­que quien no se trans­for­me no en­con­tra­rá sa­li­da. Pe­ro nos re­sis­ti­mos por­que na­da nos ate­mo­ri­za más que el cam­bio. Re­des­cu­brir­se, sin em­bar­go, nos ayu­da­rá a so­bre­vi­vir y a al­can­zar el bie­nes­tar. Y us­ted, ¿ya tie­ne un plan B?

La Vanguardia - ES - - NOVAMÁS - Tex­to Car­men Gra­sa

A“Ha­ce diez años me des­pi­die­ron de la em­pre­sa en la que ha­bía es­ta­do tra­ba­jan­do du­ran­te quin­ce. En aquel mo­men­to to­mé la de­ci­sión de con­ver­tir­me en au­tó­no­ma. Las co­sas iban bien y tu­ve mu­cho tra­ba­jo. Ade­más, pu­de de­di­car tiem­po a al­gu­nas de esas ac­ti­vi­da­des que vas de­jan­do arrin­co­na­das por fal­ta de tiem­po y que siem­pre me ha­bía ape­te­ci­do ha­cer. Des­pués lle­gó la cri­sis. Los en­car­gos em­pe­za­ron a dis­mi­nuir y al­gu­nos me­ses que­da­ron re­du­ci­dos a ce­ro. En una oca­sión Ha­cien­da has­ta me pu­so una mul­ta. No hi­ce la de­cla­ra­ción del IVA por­que no ha­bía fac­tu­ra­do na­da y re­sul­ta que eso no im­por­ta, que hay que ha­cer­la de to­dos mo­dos. Fui pi­co­tean­do de aquí y de allá, acep­tan­do en­car­gos mal pa­ga­dos. Mi pro­fe­sión em­pe­zó a con­ver­tir­se en una car­ga emo­cio­nal que me pe­sa­ba co­mo una lo­sa. Po­co a po­co fui sin­tién­do­me más y más in­có­mo­da de­lan­te del or­de­na­dor. Así que no aban­do­né esas afi­cio­nes que, por lo me­nos, me re­ga­la­ban ale­grías. Pa­ra mi sor­pre­sa, ha­ce unas se­ma­nas me ofre­cie­ron tra­ba­jo. Em­pie­zo a dar cla­ses en septiembre. Mi vida ha cam­bia­do de rum­bo. Des­pués del ve­rano, cuan­do me pre­gun­ten a qué me de­di­co ya no di­ré que soy di­se­ña­do­ra grá­fi­ca, por­que me he con­ver­ti­do en pro­fe­so­ra de en­ca­je de bo­li­llos”. Ali­cia tie­ne 48 años y des­de los 20 ha tra­ba­ja­do co­mo di­se­ña­do­ra en al­gu­nas de las prin­ci­pa­les

edi­to­ria­les de nues­tro país. Li­bros y re­vis­tas han lle­na­do su vida pro­fe­sio­nal y has­ta la per­so­nal en no po­cas oca­sio­nes. La cri­sis ha he­cho men­guar sus in­gre­sos, pe­ro le ha da­do más tiem­po li­bre. Cuen­ta que ha apren­di­do a ha­cer flo­res de te­la con las que con­fec­cio­na ani­llos, bro­ches y co­lla­res; que ela­bo­ra li­co­res (de mo­ra, de mem­bri­llo, de en­dri­nas) pa­ra sus ami­gos y los ami­gos de es­tos; y que se ha de re­mon­tar mu­chos años atrás pa­ra re­cor­dar la mis­ma emoción que sin­tió en el mo­men­to en que em­pe­zó a ma­ne­jar con sol­tu­ra los bo­li­llos y aca­bó su pri­mer en­ca­je. “Sí, an­tes ga­na­ba mu­cho más di­ne­ro, pe­ro me he da­do cuen­ta de que con me­nos tam­bién se vi­ve. He en­con­tra­do al­go que me ha­ce fe­liz y me per­mi­te se­guir pa­gan­do mis fac­tu­ras, que, di­cho sea de pa­so, tam­bién he con­se­gui­do re­du­cir. ¡Quién me iba a de­cir que el fu­tu­ro es­ta­ba en mis ma­nos!”, ríe mien­tras agi­ta las ma­nos. Obli­ga­dos a cam­biar Ali­cia, sin dar­se cuen­ta, pu­so, ha­ce unos años, las ba­ses de su plan B. Ella cul­ti­vó sus afi­cio­nes, co­mo otros me­jo­ran su in­glés, o apren­den ale­mán, o es­tu­dian un más­ter. Los ca­mi­nos de la rein­ven­ción per­so­nal son ines­cru­ta­bles. Mert­xe Pa­sa­mon­tes, psi­có­lo­ga y coach y au­to­ra del e-book Rom­pe tus ca­de­nas y atré­ve­te a cam­biar, cree que “siem­pre hay que te­ner un plan B. Y no con la idea de que las co­sas van a sa­lir mal, sino pa­ra te­ner más op­cio­nes. Un plan B pue­de ser una afi­ción, al­go que se nos da bien aun­que no sea nues­tra prin­ci­pal pro­fe­sión o una for­ma­ción en al­go que nos in­tere­se. A mí me gus­ta más ha­blar de re­des­cu­brir­se que de rein­ven­tar­se, pues lo que he­mos de ha­cer es co­no­cer­nos de ver­dad a no­so­tros mis­mos y ac­tuar de acuer­do a quien real­men­te so­mos, sin ar­ti­fi­cios ni au­to­en­ga­ños. Esa es pa­ra mí la prin­ci­pal ta­rea que he­mos de aco­me­ter, por­que só­lo co­no­cién­do­nos de ver­dad po­dre­mos ele­gir el ti­po de vida que que­re­mos lle­var”, ex­po­ne la psi­có­lo­ga, que tie­ne una web con su nom­bre, Mert­xePa­sa­mon­tes.com. Su­pe­ra­da la ba­rre­ra de los seis mi­llo­nes de pa­ra­dos, la ne­ce­si­dad de cam­bio se im­po­ne. Una ta­rea ar­dua si te­ne­mos en cuen­ta el pai­sa­je que ve­mos ca­da ma­ña­na al des­per­tar. Co­mo una man­cha ne­gra que nos opri­me el es­tó­ma­go cre­cen en no­so­tros una ca­si inevi­ta­ble sen­sa­ción de pe­si­mis­mo, el mie­do a per­der­lo to­do. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción re­fle­jan ese pe­sar. La po­lí­ti­ca pa­re­ce des­apa­re­ci­da en com­ba­te. Y a la co­fra­día de la san­ta in­cer­ti­dum­bre se unen el do­lor, la tris­te­za y, en no po­cos ca­sos, la ver­güen­za de ha­ber­se que­da­do sin tra­ba­jo. Es un he­cho que en nues­tra so­cie­dad las re­la­cio­nes la­bo­ra­les se han con­ver­ti­do en la chis­pa de la vida y per­der el tra­ba­jo es que­dar­se sin aque­llo que da sen­ti­do a la exis­ten­cia. Ex­pli­can los ex­per­tos que el do­lor que ex­pe­ri­men­ta­mos al en­gro­sar las lis­tas del pa­ro es si­mi­lar a la aflic­ción que nos pro­vo­ca la pér­di­da de un ser que­ri­do. Y coin­ci­den en afir­mar que, co­mo de­cía el es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se Mark Twain, “el se­cre­to de sa­lir ade­lan­te es em­pe­zar”. O lo que es lo mis­mo: rein­ven­tar­nos, re­des­cu­brir­nos, pen­sar y po­ner en mar­cha un plan B, un plan C, un plan D. Los es­pe­cia­lis­tas lo ad­vier­ten: es­ta­mos obli­ga­dos a cam­biar, aun­que nos cues­te un mun­do, aun­que nos fla­queen las pier­nas, aun­que lo que nos ro­dee nos pa­rez­ca ca­da vez más hos­til. Ele­gir en­tre el mie­do o la pa­sión La me­ta­mor­fo­sis pa­re­ce in­elu­di­ble pa­ra so­bre­vi­vir y an­te ella po­de­mos do­ler­nos o apa­sio­nar­nos. Po­de­mos fla­ge­lar­nos, au­to­com­pa­de­cer­nos, de­cir­nos que no sa­be­mos ha­cer na­da más que lo que he­mos he­cho has­ta aho­ra, que no po­de­mos cam­biar o que no es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ello. Es una reac­ción has­ta na­tu­ral, por­que a los se­res hu­ma­nos nos da mie­do el cam­bio, cual­quier cam­bio. “Cam­biar im­pli­ca sa­lir de la zo­na de con­fort y en­trar en la in­cer­ti­dum­bre. A mu­chas per­so­nas les gus­ta lo co­no­ci­do, lo que sa­ben que de al­gu­na ma­ne­ra les es fa­mi­liar. To­do cre­ci­mien­to y evo­lu­ción su­ce­den fue­ra de la zo­na de con­fort. Sin em­bar­go, no to­do el mun­do ha desa­rro­lla­do la con­fian­za ne­ce­sa­ria pa­ra aven­tu­rar­se an­te lo des­co­no­ci­do. Se da el he­cho pa­ra­dó­ji­co de que hay se­res hu­ma­nos que pre­fie­ren man­te­ner­se en lo ma­lo co­no­ci­do a ex­plo­rar la po­si­bi­li­dad de que ha­ya co­sas bue­nas por co­no­cer. Esa fal­ta de con­fian­za sur­ge de un pro­fun­do des­co­no­ci­mien­to acer­ca de los ver­da­de­ros ta­len­tos, re­cur­sos y ca­pa­ci­da­des que esas per­so­nas tie­nen. Por eso, la gen­te que se atre­ve a sa­lir de su zo­na de con­fort es la que con­si­gue que aflo­re su po­ten­cial ocul­to”, ana­li­za Mario Alon­so Puig, mé­di­co, ci­ru­jano y au­tor de Aho­ra yo. La res­pues­ta es­tá en tus ma­nos o Rein­ven­tar­se: tu se­gun­da opor­tu­ni­dad (am­bas en Pla­ta­for­ma Editorial). Es­ta úl­ti­ma obra se ha tra­du­ci­do a 13 idio­mas y ha ven­di­do más de 150.000 ejem­pla­res. “Cuan­do re­cha­za­mos cam­bios ne­ce­sa­rios, su­ce­den dos co­sas. La pri­me­ra de ellas es que la reali­dad siem­pre se aca­ba im­po­nien­do. La se­gun­da es que es­ta re­sis­ten­cia nos pro­vo­ca una gran tensión in­ter­na. To­do ello pro­du­ce cam­bios im­por­tan­tes en el rie­go del ce­re­bro, lo que di­fi­cul­ta que aflo­re nues­tra crea­ti­vi­dad y dis­mi­nu­yen­do nues­tra ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je”, aña­de Mario Alon­so Puig. El do­lor y la au­to­com­pa­sión pue­den ser sus­ti­tui­dos por do­lor y su­pera­ción. Es en­ton­ces cuan­do, co­mo ex­pli­can sin des­can­so los ex­per­tos, el cam­bio se con­vier­te en una oca­sión úni­ca pa­ra en­con­trar nue­vos ca­mi­nos. Has­ta la sa­cie­dad, de­fi­nen la cri­sis co­mo una épo­ca de opor­tu­ni­da­des. Aun­que no por sí mis­ma, de­pen­de de no­so­tros. “El mie­do co­mo reac­ción ini­cial an­te una per­di­da de em­pleo es nor­mal, pues per­der el tra­ba­jo te po­ne en una si­tua­ción de in­cer­ti­dum­bre en la que no sa­bes qué va a su­ce­der. Y más hoy en día, cuan­do en­con­trar un nue­vo tra­ba­jo pue­de ser una ta­rea al fi­lo de lo im­po­si­ble. Es ob­vio tam­bién que los cam­bios nos pro­du­cen in­quie­tud y desa­so­sie­go. Pa­sa­da la im­pre­sión ini­cial, la reac­ción de­pen­de­rá mu­cho de la per­so­na, de su ba­ga­je pro­fe­sio­nal y de su for­ma­ción”, ex­po­ne Mert­xe Pa­sa­mon­tes. Y ven­ci­da la re­sis­ten­cia al cam­bio, nos des­po­ja­mos de mie­dos y se­gui­mos re­man­do. Una bue­na do­sis de op­ti­mis­mo, de com­pro­mi­so, de rea­lis­mo, de valentía y de ama­bi­li­dad, con no­so­tros y los de­más, en­cie­rra el se­cre­to pa­ra po­ner en mar­cha nues­tro plan B con ga­ran­tías. “Nues­tra cul­tu­ra re­fuer­za de­ma­sia­do la im­por­tan­cia del co­cien­te in­te­lec­tual y muy po­co la del co­cien­te aga­llas. Al fi­nal, lo que el co­ra­zón quie­re sen­tir, la men­te se lo mues­tra. De­trás de los ver­da­de­ros lí­de­res no hay una ge­nia­li­dad in­na­ta, sino un com­pro­mi­so au­tén­ti­co por crear una nue­va reali­dad. Hoy sa­be­mos que lo que en­cien­de la crea­ti­vi­dad no es otra co­sa que la pa­sión”, alien­ta Mario Alon­so Puig. ¿Por dón­de em­pie­zo? Te­ner un plan B (con va­lor do­ble en el ca­so de que ha­ya fa­lla­do el A) re­quie­re

un mé­to­do. Es fun­da­men­tal abor­dar la reali­dad de fren­te, no coger ata­jos ni im­pro­vi­sar. Los parches son ma­los com­pa­ñe­ros pa­ra es­te via­je. Una vez eva­lua­do el es­ce­na­rio en el que va­mos a de­bu­tar, es bueno ana­li­zar los po­si­bles con­tra­tiem­pos con los que nos en­con­tra­re­mos. La re­fle­xión pre­via al desa­rro­llo de nues­tra idea es bá­si­ca y pa­ra que dé fru­tos po­si­ti­vos de­be­mos cen­trar­nos en la reali­dad, no en el de­seo, por­que nues­tras al­ter­na­ti­vas han de ser reales, po­si­bles. De otro mo­do, y aun­que nos em­pe­ñe­mos, an­da­re­mos sin ha­cer ca­mino y cae­re­mos ren­di­dos. Acon­se­jan los ex­per­tos que, ade­más, nos cen­tre­mos en la elec­ción, no en las emo­cio­nes. ¿Pe­ro có­mo li­be­rar­nos de ellas si fun­cio­na­mos, pre­ci­sa­men­te, gra­cias a ellas? Mario Alon­so Puig nos da la cla­ve: “Te­ner emo­cio­nes co­mo la ale­gría, el mie­do o la tris­te­za es nor­mal. El pro­ble­ma no sur­ge cuan­do te­ne­mos es­te ti­po de emo­cio­nes, sino cuan­do vi­vi­mos atra­pa­dos por lo que se de­no­mi­nan emo­cio­nes aflic­ti­vas. En­tre es­tas emo­cio­nes se en­cuen­tran el re­sen­ti­mien­to, la frus­tra­ción, la sen­sa­ción de im­po­ten­cia, la an­gus­tia o la de­s­es­pe­ran­za. Es­tas emo­cio­nes, si bien se acom­pa­ñan de cam­bios muy im­por­tan­tes en nues­tro cuer­po, no son ori­gi­na­das por el cuer­po, sino por una par­te de nues­tra men­te que se lla­ma la men­te del ego. Cuan­do es­te ti­po de emo­cio­nes son las que nos es­tán di­ri­gien­do, en­ton­ces nos con­ver­ti­mos en per­so­nas iras­ci­bles, hui­di­zas, o bus­ca­mos el ais­la­mien­to. No pue­de ha­ber una ac­ción efi­cien­te cuan­do es­ta­mos apri­sio­na­dos por di­chas emo­cio­nes”. Li­brar­nos de los sen­ti­mien­tos que nos im­pi­den se­guir ade­lan­te re­quie­re un gran es­fuer­zo. No es ta­rea fá­cil. Es­ta­mos en­gan­cha­dos al con­fort, a la se­gu­ri­dad. Y cuan­do es­tos des­apa­re­cen, el sín­dro­me de abs­ti­nen­cia nos pue­de con­ver­tir en adic­tos al ren­cor y el desa­so­sie­go. Co­mo quien desea de­jar de fu­mar des­pués de años con­su­mien­do una o dos ca­je­ti­llas de ta­ba­co al día, es esen­cial vi­sua­li­zar los be­ne­fi­cios que ob­ten­dre­mos si nos li­bra­mos de esas emo­cio­nes que nos ate­na­zan. Pa­ra ello “he­mos de usar otra par­te de nues­tra men­te, lo que lla­ma­mos cons­cien­cia, pa­ra dar­nos cuen­ta de que el ca­mino que es­ta­mos si­guien­do no es el co­rrec­to. Ade­más, he­mos de uti­li­zar nues­tra vo­lun­tad pa­ra ha­cer lo que sa­be­mos que es co­rrec­to y ne­ce­sa­rio, in­de­pen­dien­te­men­te de có­mo nos sin­ta­mos”, des­cri­be Mario Alon­so Puig. Via­je a la fe­li­ci­dad Rom­per con to­do lo que has he­cho, o vi­vi­do, due­le. Y mu­cho. El ca­mino, has­ta ese mo­men­to pla­cen­te­ro, llano, sin des­ni­ve­les de im­por­tan­cia, se aso­ma an­te no­so­tros co­mo una sen­da cues­ta arri­ba, tor­tuo­sa. No es ex­cep­cio­nal sen­tir vér­ti­go, por­que sa­lir de lo co­no­ci­do pa­ra aden­trar­nos en lo des­co­no­ci­do pro­vo­ca en la ma­yo­ría de no­so­tros mu­cha con­fu­sión. Pe­ro la re­com­pen­sa lo va­le. Y la bue­na no­ti­cia es que esa sen­sa­ción de caos emo­cio­nal só­lo la ex­pe­ri­men­ta­re­mos al prin­ci­pio, ga­ran­ti­zan los ex­per­tos. Des­pués, cuan­do em­pren­da­mos el nue­vo via­je, nos sen­ti­re­mos li­be­ra­dos, más fe­li­ces, más se­re­nos. “A me­di­da que va­ya­mos tran­si­tan­do por el ca­mino co­rrec­to, em­pe­za­re­mos a sen­tir nue­vas emo­cio­nes co­mo la ale­gría, el en­tu­sias­mo y la ilu­sión”, ase­gu­ra Mario Alon­so Puig. Cuan­do to­do fa­lla, em­pe­ñar­nos en se­guir la mis­ma di­rec­ción só­lo nos aca­rrea frus­tra­ción, por­que el cir­cui­to de bús­que­da del ce­re­bro se blo­quea. Un plan B, rein­ven­tar­nos o re­des­cu­brir­nos, ayu­da a reac­ti­var­lo pa­ra se­guir na­dan­do en­tre las olas. Y en ese pro­ce­so li­be­ra­mos do­pa­mi­na, el lla­ma­do do­pa­je na­tu­ral. Aso­cia­da al sis­te­ma del pla­cer del ce­re­bro, es un neu­ro­trans­mi­sor re­la­cio­na­do con los sen­ti­mien­tos de go­zo que nos mo­ti­van a la ho­ra de lle­var a ca­bo cier­tas ac­ti­vi­da­des. Que­dar­nos pa­ra­dos nos hun­de aún más. Res­pi­rar hon­do y dar el pri­mer pa­so, aun­que nos cues­te, pon­drá en mar­cha un me­ca­nis­mo, fí­si­co y emo­cio­nal, que nos pro­por­cio­na­rá bie­nes­tar y re­cur­sos pa­ra ca­pear los tiem­pos re­vuel­tos que nos ha to­ca­do vi­vir. “Te­ner un plan B nos da ma­yor se­gu­ri­dad y con­fian­za en nues­tras po­si­bi­li­da­des. Y ayu­da a dar­se cuen­ta de que siem­pre hay más op­cio­nes de las que a prio­ri nos ha­bía­mos ima­gi­na­do. Re­des­cu­brir­se es una de las me­jo­res co­sas que nos pue­den su­ce­der, pues nos lle­va a vi­vir con quie­nes so­mos”, ma­ni­fies­ta Mert­xe Pa­sa­mon­tes. Así que si caes sie­te ve­ces, le­ván­ta­te ocho, di­ce el pro­ver­bio chino. Por­que te­ner pla­nes es te­ner ilu­sio­nes, es te­ner fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.