EL DES­PIS­TE ES NE­CE­SA­RIO

Que­dar­se con la men­te en blan­co, aun­que pue­de pro­vo­car ac­ci­den­tes mor­ta­les, tam­bién es una ne­ce­si­dad del ce­re­bro, co­mo su­gie­ren los in­ves­ti­ga­do­res. Se ac­ti­va la red neu­ro­nal por de­fec­to

La Vanguardia - ES - - NOVAMÁS - Tex­to Jor­di Jar­que

Po­ca bro­ma con los des­pis­tes. Son tan­to los res­pon­sa­bles de al­gu­nas tra­ge­dias co­mo los ac­ci­den­tes de trá­fi­co, co­mo de bus­car aque­llas ga­fas que ya se lle­van pues­tas o sa­lir por la de ca­sa con tra­je y cor­ba­ta a una im­por­tan­te reunión pe­ro con pan­tu­flas. O el de aque­lla mu­jer bel­ga de 67 años que sa­lió un sá­ba­do por la ma­ña­na de su ca­sa en co­che pa­ra re­co­ger a su ami­ga en la es­ta­ción Nor­te de Bru­se­las. Un re­co­rri­do de ca­si 70 ki­ló­me­tros que se con­vir­tie­ron en 1.400 has­ta Croa­cia sin que la con­duc­to­ra se per­ca­ta­ra de su li­ge­ro des­pis­te. Afor­tu­na­da­men­te, tu­vo fi­nal fe­liz, pe­ro tam­bién le que­da el con­sue­lo de sa­ber que al­gu­nos ge­nios tam­bién se des­pis­tan mu­cho en el día a día de la vida co­ti­dia­na y que los úl­ti­mos avan­ces en neu­ro­cien­cia apun­tan que los des­pis­tes pue­den es­tar aso­cia­dos a la crea­ti­vi­dad. ¿Es nor­mal des­pis­tar­se? ¿Por qué su­ce­de? ¿Pue­de evi­tar­se? In­de­pen­dien­te­men­te de las con­se­cuen­cias, los ex­per­tos ex­pli­can que es bas­tan­te nor­mal por­que no hay per­so­na que no se ha­ya des­pis­ta­do en al­gu­na oca­sión o mu­chas oca­sio­nes. Ca­da día se su­fren des­pis­tes, ad­vier­ten los ex­per­tos. Hay quien lo de­fi­ne tam­bién co­mo que­dar­se en blan­co. Da­niel Gil­bert, investigador del de­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, ha con­se­gui­do me­dir la can­ti­dad de des­pis­te y ase­gu­ra que ca­si la mi­tad del tiem­po per­ma­ne­ce­mos des­pis­ta­dos. “El 47% de las men­tes de las per­so­nas es­tán di­va­gan­do, es­tán en otro mun­do, es­tán des­pis­ta­das”. Ma­la pren­sa pa­ra el des­pis­te. ¿Quién no ha da­do bron­cas a sus hi­jos o a sí mis­mo por es­te mo­ti­vo? Pe­ro Guillermo Mat­tio­li, pre­si­den­te de la sec­ción de psi­co­lo­gía clí­ni­ca y de la sa­lud del Col·le­gi Oficial de Psi­cò­legs de Ca­ta­lun­ya quie­re equi­li­brar un po­co la ba­lan­za y an­te to­do pri­me­ro acla­ra que des­pis­tar­se no es sa­lir­se de la pis­ta, “es cam­biar de pis­ta. Men­tal­men­te no exis­te al­go así co­mo nin­gu­na pis­ta o fue­ra pis­ta. Si no es­ta­mos en una pis­ta es por­que nos he­mos des­li­za­do ha­cia otra”. Tal vez el des­pis­te ten­ga su razón de ser. Las pri­me­ras pis­tas de que tal vez el des­pis­te sea ne­ce­sa­rio lo ofre­cen las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes que co­rro­bo­ran ese es­tar en otra pis­ta du­ran­te el des­pis­te. Pa­re­ce ser que el ce­re­bro no pa­ra de fun­cio­nar aun­que pa­rez­ca lo con­tra­rio. “Hay una enor­me can­ti­dad de ac­ti­vi­dad en el ce­re­bro en re­po­so que no he­mos te­ni­do en cuen­ta du­ran­te mu­cho tiem­po”, ase­gu­ra Mar­cus Raichle, neu­ro­cien­tí­fi­co, pro­fe­sor de Ana­to­mía y Neurobiología de la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton, en un ar­tícu­lo de la re­vis­ta Scien­ce pu­bli­ca­do ha­ce sie­te años. Con­su­me prác­ti­ca­men­te la mis­ma can­ti­dad de ener­gía es­tan­do el ce­re­bro ac­ti­vo que cuan­do se su­po­ne que es­tá des­can­san­do, por lo que lle­gan a la con­clu­sión de que el ce­re­bro en re­po­so no es­tá des­can­san­do real­men­te. He­cho que ha si­do con­fir­ma­do con to­mo­gra­fías por emi­sión de po­si­tro­nos (PET). Con es­ta téc­ni­ca se con­si­guen ob­te­ner

imá­ge­nes de la ac­ti­vi­dad me­ta­bó­li­ca, en es­te ca­so del ce­re­bro del cuer­po hu­mano. Raichle in­yec­ta­ba glu­co­sa ra­dio­ac­ti­va pa­ra me­dir en qué áreas se acu­mu­la­ba (una ma­ne­ra de cons­ta­tar esa ac­ti­vi­dad in­ter­na de la men­te). A es­te ex­per­to le ex­tra­ñó que al­gu­nas zo­nas del ce­re­bro se ilu­mi­na­ran cuan­do se su­po­nía que el ce­re­bro des­can­sa­ba y, en cam­bio, esas mis­mas áreas se apa­ga­ban en cuan­to la per­so­na ini­cia­ba al­gún ti­po de ac­ti­vi­dad ex­ter­na, co­mo cuan­do po­nía la aten­ción en al­go. En un pri­mer mo­men­to, los ex­per­tos lo acha­ca­ron a lo que de­no­mi­nan rui­dos de fon­do, ac­ti­vi­da­des re­si­dua­les del ce­re­bro, co­mo si se tra­ta­ra de una iner­cia ce­re­bral. Pe­ro no. Raichle ha cons­ta­ta­do pos­te­rior­men­te que cuan­do se des­co­nec­ta del mun­do ex­te­rior, el ce­re­bro efec­ti­va­men­te si­gue tra­ba­jan­do, pe­ro en otro sis­te­ma. El ce­re­bro con­su­me más o me­nos un 20% de la ener­gía que ne­ce­si­ta el or­ga­nis­mo del ser hu­mano. Y lo con­su­me tan­to es­tan­do ac­ti­vo co­mo en re­po­so. Los neu­ro­cien­tí­fi­cos ase­gu­ran que la aten­ción al mun­do ex­te­rior im­pli­ca un gas­to de en­tre un 0,5% y un 1% de ese 20% que pre­ci­sa el ce­re­bro. El res­to, que no es po­co, lo de­di­ca a man­te­ner la co­ne­xión en­tre neu­ro­nas, a pro­ce­sar in­for­ma­ción. Es­tar des­pis­ta­do no es si­nó­ni­mo de es­tar per­di­do. Ro­sa Casafont, mé­di­ca es­pe­cia­li­za­da en neu­ro­cien­cia y neu­ro­lo­gía del com­por­ta­mien­to, ex­pli­ca que, cuan­do nos con­cen­tra­mos, las cé­lu­las ner­vio­sas con­su­men muy po­co más, al con­tra­rio de lo que ca­bría es­pe­rar. “Du­ran­te un es­tu­dio del ce­re­bro en ac­ti­vi­dad, se ob­ser­vó que dos áreas ce­re­bra­les, an­te ta­reas so­li­ci­ta­das, de­ja­ban de tra­ba­jar. En cam­bio, cuan­do so­ña­mos des­pier­tos, cuan­do pen­sa­mos que nues­tra men­te es­tá en blan­co, cuan­do nos abs­trae­mos del ex­te­rior y es­ta­mos re­la­ja­dos, se ha com­pro­ba­do que, en reali­dad, la men­te se vuel­ve mu­cho más ac­ti­va. Esas mis­mas áreas que de­ja­ban de fun­cio­nar an­te la con­cen­tra­ción, ini­cia­ban un gran con­su­mo de ener­gía cuan­do se abs­traían del en­torno”. En­tra en mar­cha lo que los neu­ro­cien­tí­fi­cos de­no­mi­nan la red neu­ro­nal por de­fec­to. Es­ta red co­nec­ta dos par­tes del ce­re­bro. Por una par­te, el hi­po­cam­po (que en­tre otras fun­cio­nes se en­car­ga de la me­mo­ria) y, por otra, la cor­te­za pre­fron­tal (que pla­ni­fi­ca, pre­di­ce, pro­gra­ma y eje­cu­ta), tal co­mo re­co­ge Ro­sa Casafont en su li­bro Via­je a tu ce­re­bro (Edi­cio­nes B). Al es­tu­diar las fun­cio­nes de las re­gio­nes ce­re­bra­les in­vo­lu­cra­das en la red, se ob­ser­vó que es­tán re­la­cio­na­das con el mun­do in­te­rior de ca­da uno: pro­ce­san in­for­ma­ción, por ejem­plo, so­bre la me­mo­ria au­to­bio­grá­fi­ca y so­bre pro­yec­tos fu­tu­ros. Si es­ta red fun­cio­na mal, in­clu­so se pue­den desa­rro­llar pa­to­lo­gías co­mo la es­qui­zo­fre­nia, el tras­torno bi­po­lar o en­fer­me­da­des co­mo el alz­hei­mer. Ma­lo si fun­cio­na po­co. Y ma­lo cuan­do fun­cio­na. El pro­ble­ma con­sis­te en que “es­ta red en­tra en fun­cio­na­mien­to sin que nos de­mos cuen­ta”, ase­gu­ra Ro­sa Casafont. Fa­lla la aten­ción. Pe­ro sa­ber eso no ex­pli­ca el des­pis­te, co­mo co­men­ta Guillermo Mat­tio­li. Aun­que los des­pis­tes sí que pue­den con­du­cir a lo que es­tá su­ce­dien­do en la men­te, ase­gu­ra es­te mis­mo ex­per­to. El des­pis­te pue­de cum­plir va­rias fun­cio­nes que va­rían des­de la crea­ti­vi­dad aso­cia­da al ge­nio, al ma­te­má­ti­co o al ar­tis­ta con la men­te ale­ja­da de la reali­dad con­cre­ta por­que es­tá re­sol­vien­do pro­ble­mas o ima­gi­nan­do nue­vas obras, has­ta la dis­trac­ción aso­cia­da a al­gún ti­po de an­sie­dad o preo­cu­pa­ción, al­gún con­flic­to en­tre de­seos y te­mo­res que ha­cen que en vez de ha­cer una co­sa se ter­mi­ne ha­cien­do otra, con­cre­ta Mat­tio­li. Por úl­ti­mo, es­te ex­per­to tam­bién se­ña­la que exis­te lo que se de­no­mi­na un uso so­cial del des­pis­te. “Se tra­ta de aquel su­je­to que ha he­cho de sus des­pis­tes una fa­cha­da so­cial que le sir­ve de coar­ta­da pa­ra no re­te­ner nom­bres de per­so­nas que le pre­sen­tan o com­pro­mi­sos que asu­me, in­ten­tan­do di­si­mu­lar un de­sin­te­rés que se­gu­ra­men­te es au­tén­ti­co pe­ro que dis­fra­za en el per­so­na­je, con lo cual lo­gra que efec­ti­va­men­te se le per­do­nen los des­pis­tes y no sean de­ma­sia­do exi­gen­tes con él”. En el ca­so de los lap­sus lin­guae o ac­tos fa­lli­dos, Mat­tio­li los re­la­cio­na con la apro­xi­ma­ción que ha­ce el psi­coa­ná­li­sis ha­cia el des­pis­te pa­ra ex­pli­car có­mo irrum­pen con­te­ni­dos in­cons­cien­tes en el su­je­to pro­vo­can­do ese des­pis­te, “co­mo en aquel chis­te en el que que­rien­do dar el pé­sa­me, en lu­gar de de­cir ‘lo sien­to mu­cho’ nos sale de la bo­ca el es­can­da­lo­so ‘me ale­gro mu­cho’. Ape­lar a los chis­tes no es ca­sual, en psi­co­lo­gía acep­ta­mos una pro­fun­da equi­va­len­cia en­tre el chis­te y el des­pis­te. En am­bos ca­sos, una si­tua­ción que pa­re­ce com­ple­ta­men­te nor­mal y pla­na es per­tur­ba­da por la apa­ri­ción de una in­ten­cio­na­li­dad dis­rup­ti­va e in­vi­si­ble has­ta el mo­men­to de su apa­ri­ción”, acla­ra Mat­tio­li. Des­de el aná­li­sis psi­coa­na­lí­ti­co, es­te ti­po de des­pis­tes se aso­cian a una in­ten­ción ocul­ta e in­cons­cien­te, apa­ren­te­men­te des­pro­vis­to de sen­ti­do, pe­ro só­lo apa­ren­te­men­te. “Iró­ni­ca­men­te, los ac­tos fa­lli­dos en reali­dad son ac­tos exi­to­sos, en la me­di­da en que cuan­do de­ci­mos al­go di­fe­ren­te de lo que que­ría­mos de­cir es por­que al­gu­na ver­dad in­cons­cien­te aflo­ra en el cam­bia­zo”, ex­pli­ca es­te ex­per­to. Mat­tio­li co­men­ta que to­dos po­dría­mos ha­cer nues­tra pro­pia lis­ta de ac­cio­nes que hu­bié­ra­mos pre­fe­ri­do no lle­var a ca­bo, “aun­que a ve­ces no nos que­da más re­me­dio que re­co­no­cer que la ac­ción que se nos ha co­la­do es la que en reali­dad re­pre­sen­ta me­jor nues­tros pen­sa­mien­tos o de­seos”. Es co­mo si es­te equí­vo­co, es­te des­pis­te, ali­via­ra la pre­sión de una si­tua­ción que de al­gu­na ma­ne­ra u otra pro­du­ce es­trés. Al me­nos, Fran­cesc Barceló, ca­te­drá­ti­co de Neu­ro­psi­co­lo­gía y res­pon­sa­ble del Gru­po de Neu­ro­psi­co­lo­gía Clí­ni­ca de la Uni­ver­si­tat de les Illes Ba­lears (UIB), ha de­ter­mi­na­do en un re­cien­te es­tu­dio que los es­ta­dos ce­re­bra­les de des­pis­te y es­trés son si­mi­la­res. El des­pis­te es co­mo una vál­vu­la de es­ca­pe al es­trés, y ofre­ce la opor­tu­ni­dad de re­fle­xio­nar so­bre ello. “Al con­tra­rio de lo que pro­mul­ga­ban los cien­tí­fi­cos ha­ce al­gu­nas dé­ca­das, no reac­cio­na­mos an­te los es­tí­mu­los que nos lle­gan des­de el ex­te­rior, sino que re­fle­xio­na­mos so­bre es­tos es­tí­mu­los”, ca­pa­ci­dad que ale­ja a las per­so­nas del com­por­ta­mien­to ins­tin­ti­vo de otros se­res vi­vos. Una vál­vu­la de es­ca­pe que ade­más re­co­nec­ta áreas al ser­vi­cio de la crea­ti­vi­dad, has­ta el pun­to que los neu­ro­cien­tí­fi­cos des­ta­can que se tra­ta de una he­rra­mien­ta cog­ni­ti­va esen­cial. Ben­ja­min Baird y Jo­nat­han Schoo­ler rea­li­za­ron un ex­pe­ri­men­to en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en San­ta Bar­ba­ra que pu­bli­ca­ron el año pa­sa­do en la re­vis­ta Psy­cho­lo­gi­cal Scien­ce. Re­su­mien­do, lle­ga­ron a la con­clu­sión de que los alum­nos más des­pis­ta­dos fue­ron los que apor­ta­ron ideas más crea­ti­vas y efec­ti­vas a la ho­ra de re­sol­ver si­tua­cio­nes no ha­bi­tua­les, e in­ci­den en la im­por­tan­cia de las ta­reas que se desa­rro­llan en la red neu­ro­nal por de­fec­to, esa red que co­nec­ta el hi­po­cam­po (in­ter­vie­ne en par­te de nues­tras me­mo­rias) y la cor­te­za pre­fron­tal (que se en­car­ga de pre­de­cir, pla­ni­fi­car y to­mar de­ci­sio­nes). El psi­quia­tra Pe­ter Wi­lliam­son re­cuer­da que la fun­ción de es­ta red “es an­ti­ci­par cons­tan­te­men­te si­tua­cio­nes a las que nos po­de­mos en­fren­tar. Po­dría es­tar aso­cia­do al sen­ti­do de uno mis­mo”. Y Ro­sa Casafont aña­de que cuan­to más ac­ti­va es­tá es­ta red, “es cuan­do me­jo­res so­mos eva­luan­do y pre­de­ci­mos me­jor. So­mos más crea­ti­vos. Cuan­do ha­ce­mos pre­dic­cio­nes ra­cio­na­lis­tas no so­mos tan bue­nos”. Sien­do así, el re­to es im­por­tan­te por­que hay des­pis­tes que ma­tan. Los ex­per­tos in­ten­tan aho­ra es­ta­ble­cer las ba­ses pa­ra re­di­ri­gir es­te es­ta­do que flu­ye en­tre la cons­cien­cia y la in­cons­cien­cia a tra­vés de cul­ti­var la fuer­za de la vo­lun­tad. Me­jor ha­cer pri­me­ro una res­pi­ra­ción pro­fun­da pa­ra asi­mi­lar tan­to des­pis­te.

ES- 15 DE JU­NIO DEL 2013

Men­tes pri­vi­le­gia­das Los bió­gra­fos coin­ci­den en que Isaac New­ton en­ca­ja en el es­te­reo­ti­po de cien­tí­fi­co des­pis­ta­do. Ves­tía de for­ma des­cui­da­da y, cuan­do te­nía in­vi­ta­dos en ca­sa, se ol­vi­da­ba de ellos por­que se ha­bía en­ce­rra­do en su la­bo­ra­to­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.