Las plan­tas no se van de va­ca­cio­nes

Unos días de au­sen­cia en ca­sa en ve­rano cuan­do el sol aprie­ta pue­den te­ner con­se­cuen­cias no desea­das en sus plan­tas por la fal­ta de agua. Hay sis­te­mas de rie­go muy sen­ci­llos, al­gu­nos ca­se­ros, pa­ra evi­tar que se que­den se­cas. De es­ta ma­ne­ra po­drá ir­se incl

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Jor­di Jar­que

Cam­biar de ai­res por unos días o se­ma­nas ca­si siem­pre sien­ta bien. Da igual si se tra­ta de va­ca­cio­nes u otros me­nes­te­res, el ca­so es que la ca­sa se que­da­rá so­la, sin na­die, y si hay plan­tas, jus­to aho­ra que em­pie­za el ve­rano, es ne­ce­sa­rio pen­sar qué me­di­das to­mar pa­ra evi­tar que su­fran, so­bre to­do, por fal­ta de agua cuan­do el ca­lor más aprie­ta. Síl­via Burés, pre­si­den­ta de la As­so­cia­ció d’En­gin­yers Agrò­noms de Ca­ta­lun­ya y de­ca­na del Col·le­gi Oficial d’En­gin­yers Agrò­noms de Ca­ta­lun­ya, así co­mo con­sul­to­ra so­bre nue­vas apli­ca­cio­nes tec­no­ló­gi­cas pa­ra una jar­di­ne­ría sos­te­ni­ble, re­cuer­da dos fac­to­res que te­ner en cuen­ta cuan­do al­guien se au­sen­ta de la vi­vien­da du­ran­te una tem­po­ra­da: la luz y el agua. La luz por­que hay la ten­den­cia de ba­jar las per­sia­nas de ven­ta­nas y puer­tas cuan­do al­guien se au­sen­ta de ca­sa más de una no­che. Si es así, “du­ran­te el ve­rano, las plan­tas de in­te­rior se pue­den po­ner per­fec­ta­men­te en el ex­te­rior, pe­ro a la som­bra y res­guar­das del vien­to”. Es­ta ex­per­ta co­men­ta que si la ca­sa tie­ne un bal­cón, un pa­tio o una te­rra­za ca­be la po­si­bi­li­dad de re­co­lo­car las plan­tas al ex­te­rior siem­pre que sea en una zo­na don­de no to­que el sol di­rec­ta­men­te y es­tén res­guar­da­das de las co­rrien­tes de ai­re. Si no cum­ple con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas o si, sen­ci­lla­men­te, no hay ni bal­co­nes ni te­rra­zas o no se quie­re mo­ver las plan­tas de su si­tio ha­bi­tual, es re­co­men­da­ble de­jar las per­sia­nas le­van­ta­das ahí don­de es­tén las plan­tas y al­gu­na ven­ta­na un tan­to abier­ta pa­ra re­no­var el ai­re. La fal­ta de ven­ti­la­ción tam­bién es un ele­men­to es­tre­san­te y, por otra par­te, pa­ra las plan­tas es im­pres­cin­di­ble la luz. Aun­que no to­das ne­ce­si­tan la mis­ma lu­mi­no­si­dad, al me­nos re­quie­ren no es­tar a os­cu­ras. Me­nos de una se­ma­na Si bien el gra­do de lu­mi­no­si­dad no en­tra­ña de­ma­sia­dos que­bra­de­ros de ca­be­za, en cuan­to a la ne­ce­si­dad de agua hay que de­di­car más tiem­po pa­ra apli­car la so­lu­ción más idó­nea. Si la au­sen­cia es de un fin de se­ma­na lar­go o una se­ma­na, apro­xi­ma­da­men­te, pue­de ser su­fi­cien­te con re­gar­las bien pa­ra que se man­ten­gan hú­me­das el ma­yor tiem­po po­si­ble, aun­que pue­den lle­gar a aguan­tar has­ta diez días, co­mo apun­ta Mar­tin Le­cum­be­rri, un mé­di­co que ade­más es ex­per­to de­di­ca­do al ne­go­cio fa­mi­liar de plan­tas des­de su ado­les­cen­cia. Re­cuer­da que cuan­do se muere una plan­ta de in­te­rior, el 70% acos­tum­bra a ser por ex­ce­so de rie­go. “Y ge­ne­ral­men­te no pa­sa na­da si en ve­rano pa­san in­clu­so diez días sin re­gar la plan­ta”. Tam­bién de­pen­de de las ne­ce­si­da­des de la plan­ta. “Ha­bi­tual­men­te, las que te­ne­mos en el in­te­rior de nues­tras vi­vien­das son plan­tas ori­gi­na­rias de zo­nas tro­pi­ca­les, son de por­te ba­jo, vi­ven en las sel­vas de­ba­jo de otras mu­cho más al­tas y, por lo tan­to, no re­ci­ben sol di­rec­to, las tem­pe­ra­tu­ras no os­ci­lan mu­cho, no es­tán ex­pues­tas al vien­to, no les lle­ga la llu­via di­rec­ta, sí hay una hu­me­dad am­bien­tal muy al­ta y es­tán asen­ta­das so­bre sue­lo muy fér­til”. En cual­quier ca­so, si prevé au­sen­tar­se una se­ma­na, me­jor de­jar­las bien em­pa­pa­das y con un re­ci­pien­te con agua en la ba­se de la ma­ce­ta. Pa­ra ello se acon­se­ja su­mer­gir la ma­ce­ta en un re­ci­pien­te lleno de agua y man­te­ner­la en la mis­ma du­ran­te me­dia ho­ra o me­jor, man­te­ner­la den­tro del ba­rre­ño has­ta que de­jen de sa­lir bur­bu­jas de ai­re. Des­pués, es­cu­rrir­la bien an­tes de vol­ver­la a po­ner en su lu­gar. Sil­via Burés tam­bién in­sis­te en que mu­chas plan­tas no to­le­ran el ex­ce­so de agua, pe­ro en ve­rano sue­len so­por­tar es­tar unos días con la tie­rra bien re­ga­da y agua en los pla­tos o ban­de­jas ba­jo las ma­ce­tas, “siem­pre que sean po­qui­tos”. Y, por su­pues­to, eli­mi­nar las ho­jas y ra­mas se­cas. Más de una se­ma­na Cuan­do la au­sen­cia so­bre­pa­sa la se­ma­na, hay que to­mar otras me­di­das si no quie­re te­ner un dis­gus­to cuan­do vuel­va a su ca­sa. To­das las per­so­nas con­sul­ta­das su­gie­ren que la so­lu­ción más sen­ci­lla es que un vecino de con­fian­za, o un ami­go o fa­mi­liar, se en­car­gue de en­trar en ca­sa un par de ve­ces o al me­nos una vez a la se­ma­na pa­ra re­gar las plan­tas. Si la per­so­na en cues­tión no tie­ne de­ma­sia­da ex­pe­rien­cia en es­tos me­nes­te­res, hay que re­cor­dar­le que el ex­ce­so de agua es per­ju­di­cial, no sea que por su afán de cuidar las plan­tas las rie­gue más de la cuen­ta. No es la pri­me­ra vez que su­ce­de ni la úl­ti­ma. En ca­so de no con­tar con na­die pa­ra cuidar las plan­tas hay di­ver­sas ma­ne­ras de con­se­guir que sus ne­ce­si­da­des hí­dri­cas si­gan cu­bier­tas. Los mé­to­dos más ba­ra­tos son los ca­se­ros.

HAY QUE TE­NER PRE­SEN­TE LA NE­CE­SI­DAD DE AGUA Y TAM­BIÉN DE LUZ Me­jor de­jar la es­tan­cia ilu­mi­na­da con luz na­tu­ral sin ce­rrar las per­sia­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.