CREA­TI­VI­DAD

La Vanguardia - ES - - CREAR - JO­SÉ AN­TO­NIO MARINA es@la­van­guar­dia.es

La crea­ti­vi­dad ha si­do du­ran­te si­glos un don re­ser­va­do a per­so­na­jes sin­gu­la­res, pe­ro en es­te mo­men­to se ha con­ver­ti­do en una des­tre­za ne­ce­sa­ria pa­ra so­bre­vi­vir. Me di cuen­ta cuan­do leí en un li­bro so­bre tec­no­lo­gía la pre­gun­ta an­gus­tia­da del au­tor: “¿Ten­dre­mos la crea­ti­vi­dad ne­ce­sa­ria pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas que es­ta­mos pro­vo­can­do?”. Me sor­pren­dió la pre­gun­ta, por­que tra­di­cio­nal­men­te la crea­ción se re­la­cio­na­ba con ac­ti­vi­da­des ma­ra­vi­llo­sas, pe­ro, de al­gu­na ma­ne­ra, se­cun­da­rias. En el len­gua­je po­pu­lar, un crea­ti­vo es al­guien que tra­ba­ja en pu­bli­ci­dad. A par­tir de esa sor­pre­sa, de­ci­dí in­ves­ti­gar el asun­to, y aho­ra com­pren­do por qué la crea­ti­vi­dad es im­pres­cin­di­ble. Y por qué de­be­mos cul­ti­var­la des­de las es­cue­las. Nues­tra vida es­tá –o de­be­ría es­tar– di­ri­gi­da por pro­yec­tos. De lo con­tra­rio, es­ta­rá re­gi­da por la ca­sua­li­dad, por la si­tua­ción. El pro­yec­to es la ban­de­ra de la li­ber­tad. Una pug­na en­tre la vo­lun­tad y la reali­dad. Ele­gir un buen pro­yec­to es un pro­ble­ma, y rea­li­zar­lo plan­tea más pro­ble­mas. Si so­mos na­ve­gan­tes, te­ne­mos que apro­ve­char el vien­to. Si so­mos náu­fra­gos, te­ne­mos que bra­cear pa­ra no hun­dir­nos. De­mos un pa­so más. Hay pro­ble­mas cu­ya so­lu­ción co­no­ce­mos: me­dir el área de un cua­dra­do, cu­rar una in­fec­ción ba­nal, ha­cer el ba­lan­ce de una em­pre­sa. Te­ne­mos so­lu­cio­nes efi­cien­tes, y es me­jor co­no­cer­las y apli­car­las que in­ten­tar ser crea­ti­vos. In­ven­tar ri­tos má­gi­cos pa­ra cu­rar la úl­ce­ra de es­tó­ma­go no es crea­ti­vo, es es­tú­pi­do. Ha­ce años apa­re­ció la “con­ta­bi­li­dad crea­ti­va”, y me­jor hu­bie­ra si­do abor­tar­la, por­que nos ha lle­va­do a la rui­na. Pe­ro hay pro­ble­mas cu­ya so­lu­ción des­co­no­ce­mos, por­que son pro­ble­mas nue­vos o por­que las so­lu­cio­nes an­ti­guas ya no va­len. La me­ta de la crea­ti­vi­dad es sa­car­nos de esa si­tua­ción de per­ple­ji­dad, de con­fu­sión, de an­gus­tia. An­gus­tia vie­ne de an­gos­to, de la es­tre­chez que im­pi­de la sa­li­da. La crea­ti­vi­dad abre es­pa­cios, vías de es­ca­pe, por eso pro­du­ce siem­pre cier­ta eu­fo­ria. Es­ta es la crea­ti­vi­dad que ne­ce­si­ta­mos im­plan­tar en nues­tras vi­das, por­que con­ti­nua­men­te nos en­fren­ta­mos a pro­ble­mas que nos des­con­cier­tan, que pa­re­cen su­pe­rar­nos: ¿có­mo en­con­trar tra­ba­jo a los cin­cuen­ta años? ¿Có­mo lle­var­me bien con mi pa­re­ja? ¿Có­mo edu­car a los hi­jos? ¿Có­mo li­brar­me del desáni­mo? No te­ne­mos re­ce­tas pa­ra es­tos pro­ble­mas. Y por ello, por su ur­gen­cia, por su im­por­tan­cia, por su fre­cuen­cia, por su gra­ve­dad, ne­ce­si­ta­mos apren­der a re­sol­ver­los. Ade­más, la ace­le­ra­ción de nues­tra cul­tu­ra y la glo­ba­li­za­ción van a au­men­tar los con­flic­tos y las si­tua­cio­nes de in­cer­ti­dum­bre. El apren­di­za­je de la crea­ti­vi­dad se con­vier­te, pues, en una he­rra­mien­ta pa­ra so­bre­vi­vir en un mun­do ines­ta­ble.

SER CREA­TI­VOS NO ES UN LU­JO, SINO UNA NE­CE­SI­DAD PA­RA SO­BRE­VI­VIR EN UN MUN­DO INES­TA­BLE

La bue­na no­ti­cia es que la crea­ti­vi­dad es un há­bi­to que pue­de apren­der­se. A eso se di­ri­ge una se­rie de pu­bli­ca­cio­nes que aca­bo de ini­ciar. Unas se ocu­pan de las crea­cio­nes es­pe­cia­li­za­das –la li­te­ra­tu­ra, la eco­no­mía, la tec­no­lo­gía-, pe­ro otras van orien­ta­das a las per­so­nas que lo que quie­ren es vi­vir una vida fe­liz y sig­ni­fi­ca­ti­va. To­dos sen­ti­mos la ten­ta­ción de la ru­ti­na, el po­der del mie­do, el dul­ce tó­xi­co de la pe­re­za, pe­ro to­dos tam­bién sa­be­mos que son un pe­li­gro, por­que blo­quean nues­tras ex­pec­ta­ti­vas, cro­ni­fi­can nues­tra im­po­ten­cia y dan pá­bu­lo a nues­tro desáni­mo. Es­pe­ro ha­ber­les con­ven­ci­do de que fo­men­tar la crea­ti­vi­dad de los ni­ños, los adul­tos, los an­cia­nos, los po­bres, los ri­cos, las amas de ca­sa o los pre­si­den­tes del go­bierno no es un lu­jo, sino un re­qui­si­to im­pres­cin­di­ble pa­ra so­bre­vi­vir. Es nues­tro per­ma­nen­te y be­llo sal­va­vi­das.

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.