Na­dar sin ba­rre­ras

La nue­va ola del de­por­te po­pu­lar es na­dar en ma­res, la­gos o ríos. La eclo­sión es tal que al­gu­nas prue­bas es­tán re­du­cien­do sus ins­crip­cio­nes da­da la gran de­man­da de par­ti­ci­pan­tes

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to An­to­nio Or­tí

“Pe­ro… ¿no nos ha­bía­mos lan­za­do 700 per­so­nas al mar? ¡No veo a na­die!”, ex­cla­mó Lour­des To­rres a los po­cos mi­nu­tos de co­men­zar a na­dar los 6.700 me­tros que se­pa­ran el Cap de Creus de Ca­da­qués. Su bau­ti­zo tu­vo lu­gar en la pa­sa­da edi­ción de la Mar­na­ton y, por lo que es­cri­bió en su blog, fue una ex­pe­rien­cia ini­ciá­ti­ca que la hi­zo sen­tir­se una “ti­bu­ro­na”. “Na­dar en aguas abier­tas no se pa­re­ce a na­da. Al aca­bar, te sien­tes fuer­te y, al mis­mo tiem­po, li­ge­ra”, cuen­ta es­ta ma­má de 46 años que has­ta ha­ce cin­co años con­ta­ba co­mo ma­yor ges­ta de­por­ti­va una ex­cur­sión en bi­ci­cle­ta de 20 ki­ló­me­tros. Pe­ro a los 41 años se apun­tó a la Ca­rre­ra de la Mu­jer (de cin­co ki­ló­me­tros) y su vida ya no vol­vió a ser la mis­ma. Ese mis­mo año com­ple­tó su pri­me­ra Jean Bouin (la po­pu­lar ca­rre­ra de diez ki­ló­me­tros que se ce­le­bra ca­da in­vierno en Bar­ce­lo­na). Lue­go vino su pri­me­ra me­dia ma­ra­tón, el Ca­mino de San­tia­go en bi­ci­cle­ta, su pri­mer triatlón en la mo­da­li­dad sprint (750 me­tros a na­do, 20 km en bi­ci­cle­ta y 5 km co­rrien­do), su pri­mer ma­ra­tón, su pri­mer Iron­man en Zu­rich (don­de em­pleó 15 ho­ras y 57 mi­nu­tos en cu­brir 3.800 me­tros a na­do, pe­da­lear 180 km y com­ple­tar un ma­ra­tón) y, fi­nal­men­te, la Mar­na­ton. El ca­mino re­co­rri­do por Lour­des To­rres se ase­me­ja al de mi­les de afi­cio­na­dos que bus­can vol­ver a di­na­mi­tar sus lí­mi­tes men­ta­les y fí­si­cos (por ese or­den…) tras po­ner­se a prue­ba con el run­ning, el triatlón, el ul­tra­fon­do, la bi­ci­cle­ta o la na­ta­ción. Una de las pá­gi­nas de re­fe­ren­cia de es­te de­por­te (Na­dan­do­li­bre.com) incluye una ci­ta de Moham­med Ali que vie­ne a ser una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios: “Im­po­si­ble es só­lo una pa­la­bra que usan los hom­bres dé­bi­les pa­ra vi­vir fá­cil­men­te en el mun­do que se les dio, sin atre­ver­se a ex­plo­rar el po­der que tie­nen pa­ra cam­biar­lo. Im­po­si­ble no es un he­cho, es una opi­nión. Im­po­si­ble no es una de­cla­ra­ción, es un re­to. Im­po­si­ble es po­ten­cial. Im­po­si­ble es tem­po­ral. Na­da es im­po­si­ble”. El re­sul­ta­do es que ca­da vez hay más afi­cio­na­dos en­la­zan­do las bo­yas que que­dan a 200 me­tros de la ori­lla y que de­li­mi­tan las zo­nas de ba­ño en las

NA­DAR EN AGUAS ABIER­TAS ES EL DE­POR­TE QUE MÁS CRE­CE SAL­TAR AL AGUA SU­PO­NE UN TIEM­PO PA­RA PEN­SAR Y RE­LA­JAR­SE

pla­yas. A di­fe­ren­cia de ha­ce cin­co o seis años –cuan­do só­lo cur­ti­dí­si­mos na­da­do­res se atre­vían a na­dar en pa­ra­le­lo a la cos­ta–, aho­ra se tra­ta en gran me­di­da de nue­vos par­ti­ci­pan­tes que le han co­gi­do el tran­qui­llo a acom­pa­sar la res­pi­ra­ción me­tien­do y sa­can­do la ca­be­za del agua, a alar­gar la bra­za­da con la pun­ta de los de­dos co­mo si qui­sie­ran to­car un pun­to ima­gi­na­rio, y, so­bre to­do, a adap­tar­se a cir­cuns­tan­cias cam­bian­tes co­mo la tem­pe­ra­tu­ra del agua, las co­rrien­tes, el olea­je, el vien­to o el draf­ting, una téc­ni­ca con­sis­ten­te en ir jus­to de­trás de otro na­da­dor pa­ra lo­grar un aho­rro ener­gé­ti­co de en­tre el 18% y el 25% (el equi­va­len­te a lo que en ciclismo se­ría “chu­par rue­da”). Y to­do ello en el mar, en me­dio de un de­sier­to de agua. Tan­to fer­vor es­tá desatan­do es­ta nue­va mo­da­li­dad de la na­ta­ción, que una in­ves­ti­ga­ción que ci­ta Jo­sé Díaz, fun­da­dor de la web Na­dan­do Li­bre, su­gie­re que na­dar en aguas abier­tas es el de­por­te que más cre­ce aho­ra mis­mo a es­ca­la mun­dial. Tal vez por ello, ca­da vez hay más prue­bas in­tere­san­tes: la Ibi­za Ul­tra Team, la Sit­ges-Port Gi­nes­ta, la Ti­venys-Am­pos­ta (pa­san­do por Tor­to­sa), el cru­ce del gol­fo de Ro­ses, la tra­ve­sía Illes For­mi­gues-Illes Me­des, la Ra­di­cal Ma­rb­ra­va que en­la­za Ca­le­lla de Pa­la­fru­gell y Lla­franc, la pro­pia Mar­na­ton en­tre el Cap de Creus y Ca­da­qués, la vuel­ta a na­do a la is­la Dra­go­ne­ra, la tra­ve­sía en­tre Tos­sa de Mar y Sant Fe­liu de Guí­xols, la tra­ve­sía del lago de Ban­yo- les… Y no di­ga­mos ya en Eu­ro­pa y en el mun­do: la tra­ve­sía del lago Ti­tica­ca (en­tre Bo­li­via y Pe­rú), el ca­nal del Bós­fo­ro, el es­tre­cho de Belt (en­tre Di­na­mar­ca y Ale­ma­nia), la mí­ti­ca tra­ve­sía des­de la ciu­dad de San Fran­cis­co has­ta la is­la de Al­ca­traz, la Li­berty Is­land Swin, et­cé­te­ra. Da­vid Cam­pá, un ex­wa­ter­po­lis­ta y triatle­ta de 33 años que tras le­sio­nar­se la ro­di­lla se ha con­ver­ti­do en un en­tu­sias­ta de “des­li­zar­se por el agua”, es el di­rec­tor téc­ni­co de una de las prue­bas más ve­te­ra­nas del ca­len­da­rio: la Mar­na­ton. “El re­tra­to ro­bot de nues­tros par­ti­ci­pan­tes se co­rres­pon­de con un afi­cio­na­do po­pu­lar que bus­ca nue­vos re­tos tras ha­ber pro­ba­do en otros de­por­tes y que acos­tum­bra a na­dar ca­da ki­ló­me­tro con un tiem­po que va de los 14 a los 25 mi­nu­tos. En es­te apar­ta­do in­clu­yo des­de pa­dres de fa­mi­lia has­ta mu­chí­si­mas mu­je­res, pa­san­do por na­da­do­res de 68 años que lo­gran aca­bar –ex­pli­ca–. Hay una fra­se que es­cu­ché el otro día y que me en­can­ta: ‘Aho­ra, si no na­das, no eres na­die’”, di­ce son­rien­do Cam­pá, dan­do a en­ten­der que la na­ta­ción en aguas abier­tas con­fie­re es­ta­tus de­por­ti­vo. “Aquí, co­mo en cual­quier otra prue­ba po­pu­lar, el que aca­ba, ga­na. Es más, cuan­do na­das jun­to a al­guien en una de es­tas prue­bas –pro­si­gue Cam­pá–, esa com­pli­ci­dad, ese víncu­lo de no aban­do­nar­se, de na­dar jun­tos, da lu­gar a una amis­tad pa­ra to­da la vida. Ha­blo de gen­te que ha to­ma­do las rien­das de su vida, que lu­cha con­tra sus de­mo­nios y que no tie­ne mie­do al fra­ca­so”. Po­si­ble­men­te Cam­pá es­té en lo cier­to. A te­nor de los tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos, na­dar en aguas abier­tas pro­por­cio­na al­go así co­mo una paz men­tal en la que só­lo exis­te el mo­men­to pre­sen­te y los mo­vi­mien­tos me­cá­ni­cos del cuer­po. Eso y, en el ca­so de Lour­des To­rres, una can­ción del Dúo Di­ná­mi­co, Re­sis­ti­ré, que, al pa­re­cer, le dio alas en la pa­sa­da Mar­na­ton. “La na­ta­ción, al ser un de­por­te so­li­ta­rio, te lle­va a co­no­cer­te me­jor. Yo he prac­ti­ca­do mu­chos de­por­tes y me atre­ve­ría a de­cir que ni co­rrer ni ha­cer pe­sas ni na­da que yo co­noz­ca te da el bie­nes­tar in­te­rior que te pro­por­cio­na na­dar en aguas abier­tas”, in­ter­vie­ne Ch­ris­tian Jon­ge­neel, un ma­la­gue­ño de 39 años de pa­dres ho­lan­de­ses. Jon­ge­neel na­dó en di­ciem­bre del 2012 en Bom­bay la tra­ve­sía noc­tur- na Puer­ta de la In­dia. En to­tal, 40 km a os­cu­ras, en­tre gran­des co­rrien­tes, frías y bra­vas aguas de abun­dan­te vida marina (los ti­bu­ro­nes ha­cen ac­to de pre­sen­cia en el 20% de los in­ten­tos) y sin tra­je de neo­preno (lo que em­peo­ra la di­fi­cul­tad, pues la flo­ta­bi­li­dad dis­mi­nu­ye y au­men­ta el frío). Los fon­dos que re­cau­dó con el pro­yec­to Bra­za­das So­li­da­rias los des­ti­nó ín­te­gra­men­te a la cons­truc­ción del nue­vo cen­tro de la Fun­da­ción Vi­cen­te Ferrer en Ma­da­ka­si­ra, que incluye una clí­ni­ca, va­rias es­cue­las y gru­pos de apoyo pa­ra mu­je­res mal­tra­ta­das y per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das. “Con el tiem­po, me he da­do cuen­ta de que lo que bus­co no es ba­tir ré­cords, sino dis­fru­tar. La com­pe­ti­ción me ha en­se­ña­do, eso sí, que pa­ra lle­gar a tu má­xi­mo tie­nes que plan­tear­te un ob­je­ti­vo. Por ese mo­ti­vo, he de­ci­di­do na­dar pa­ra los de­más”, re­co­no­ce Jon­ge­neel, cu­yo cu­rri­cu­lum incluye proezas co­mo el cru­ce a na­do del Ca­nal de la Man­cha; del es­tre­cho de Cook (Nue­va Ze­lan­da), don­de su­frió lo in­de­ci­ble (sa­lió del agua con hi­po­ter­mia…) por na­dar sin tra­je de neo­preno, co­mo es ha­bi­tual en él; la tra­ve­sía si­ria de­no­mi­na­da Al-Asad; el ca­nal de San­ta Ca­ta­li­na (en Los Án­ge­les), don­de na­dó 39 km en­tre vien­tos del oes­te de 45-50 km; el pa­so a na­do de Pe­ni­che a las is­las Ber­lan­gas (Por­tu­gal), al­go que no ha­bía lo­gra­do na­die has­ta en­ton­ces, y el do­ble pa­so del es­tre­cho de Gi­bral­tar (fue el ter­ce­ro en la his­to­ria en ter­mi­nar y quien me­nos tiem­po em­pleó: 9 ho­ras y 59 mi­nu­tos). Ra­fael Gu­tié­rrez Me­sa, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Cru­ce a Na­do del Es­tre­cho de Gi­bral­tar

NA­DAR EN ABIER­TO COM­BI­NA EL ES­FUER­ZO EN PLENO AM­BIEN­TE CEN­TRAR­SE ES LA CLA­VE PA­RA QUE PIER­NAS Y BRA­ZOS RES­PON­DAN

(Ac­neg), tam­bién opi­na que la na­ta­ción en aguas abier­tas vi­ve una au­tén­ti­ca eclo­sión. Si en 1999 cru­za­ban a na­do el es­tre­cho de Gi­bral­tar dos per­so­nas al año por tér­mino me­dio, el pa­sa­do año se rea­li­za­ron 53 cru­ces (en to­tal, más de cien lo con­si­guie­ron, pues en mu­chos cru­ces par­ti­ci­pan va­rios na­da­do­res pa­ra re­par­tir los gas­tos que ori­gi­na su­fra­gar dos bar­cos de se­gui­mien­to, una am­bu­lan­cia, tra­mi­tar los co­rres­pon­dien­tes per­mi­sos con las au­to­ri­da­des ma­rro­quíes… En to­tal 1.700 eu­ros si se tra­ta de una per­so­na y en torno a los 700 si son cua­tro los na­da­do­res). “Na­dar en aguas abier­tas es­tá de mo­da por­que com­bi­na el me­dio am­bien­te con un re­to que no es­tá al al­can­ce de cual­quie­ra, lo que siem­pre es un aci­ca­te”, ex­pli­ca Gu­tié­rrez. Aun­que has­ta ha­ce unos años atra­ve­sar a na­do es­te cue­llo de bo­te­lla oceá­ni­co po­día pa­re­cer una locura, aho­ra se ha con­ver­ti­do en una ten­ta­ción pa­ra mul­ti­tud de per­so­nas de­seo­sas de de­mos­trar­se a sí mis­mas que es­tán he­chas de otra pas­ta. “La pre­pa­ra­ción psi­co­ló­gi­ca es fun­da­men­tal cuan­do se na­da en un me­dio hos­til. Si no se equi­li­bra la fuer­za men­tal y fí­si­ca, es mu­cho más com­pli­ca­do”, ad­vier­te. A 875 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, Te­re­sa Fullana, en su día cam­peo­na de Es­pa­ña jú­nior dos años con­se­cu­ti­vos en 200 y 400 me­tros, en­tre­na en una pis­ci­na de l’Hos­pi­ta­let de Llo­bre­gat a per­so­nas que desean na­dar en mar abier­to. “Aho­ra mis­mo, hay una fie­bre por la su­pera­ción per­so­nal. La gen­te ne­ce­si­ta re­com­pen­sas y sen­tir­se va­lo­ra­da, so­bre to­do en una so­cie­dad tan com­pe­ti­ti­va co­mo la nues­tra y en un mo­men­to tan ma­lo a ni­vel la­bo­ral y so­cial co­mo el que es­ta­mos vi­vien­do”, se­ña­la so­bre la eclo­sión de es­ta mo­da­li­dad de la na­ta­ción en aguas abier­tas. En cuan­to a su tra­ba­jo en sí, Fullana bus­ca que sus pu­pi­los in­terio­ri­cen la téc­ni­ca y se sien­tan con­for­ta­bles en el agua. “Por eso in­ten­to de­tec­tar pun­tos de tensión en su ges­to (que les cues­ta res­pi­rar, que no na­dan con na­tu­ra­li­dad...) pa­ra co­rre­gir­los cuan­to an­tes”, ex­pli­ca. Aun­que ca­da per­so­na es un mun­do, Te­re­sa Fullana cal­cu­la que pa­ra dis­fru­tar na­dan­do en mar abier­to es ne­ce­sa­rio en­tre­nar du­ran­te al­re­de­dor de un año den­tro y fue­ra de la pis­ci­na pa­ra fa­mi­lia­ri­zar­se y do­mi­nar cuan­tas si­tua­cio­nes com­pli­ca­das se pue­dan lle­gar a pre­sen­tar. Ob­via­men­te, cuan­to me­jor téc­ni­ca de na­do se tie­ne, me­nos can­sa­do re­sul­ta cu­brir lar­gas dis­tan­cias en el mar, aun­que Te­re­sa Fullana re­mar­ca que la ca­be­za es la ver­da­de­ra sala de má­qui­nas de la na­ve, en el sen­ti­do de que cuan­do una per­so­na es­tá con­ve­nien­te­men­te men­ta­li­za­da y tran­qui­la, las pier­nas y los bra­zos no acos­tum­bran a fa­llar, siem­pre y cuan­do el en­tre­na­mien­to ha­ya si­do el de­bi­do, en cam­bio, cuan­do hay du­das, la res­pi­ra­ción se en­tre­cor­ta, apa­re­ce la an­sie­dad, et­cé­te­ra.

A te­nor de las ci­fras de par­ti­ci­pa­ción que co­mien- zan a re­gis­trar al­gu­nas de es­tas prue­bas po­pu­la­res pa­re­ce ser que ca­da vez son más los afi­cio­na­dos que de­jan sus mie­dos en la ori­lla y se fun­den con el mar y la fau­na que co­bi­ja. Por tra­tar­se de la prin­ci­pal pe­sa­di­lla de los ba­ñis­tas, tal vez con­ven­ga re­cor­dar que mien­tras los hu­ma­nos ani­qui­lan anual­men­te, se­gún pu­bli­ca Na­tio­nal Geo­grap­hic, a cien mi­llo­nes de es­cua­los, las víc­ti­mas hu­ma­nas por ata­ques de es­tos pe­ces no so­bre­pa­san la cin­cuen­ta… En la ac­tua­li­dad, la in­men­sa ma­yo­ría de prue­bas, por no de­cir to­das, re­la­cio­na­das con la na­ta­ción en aguas abier­tas, in­ten­tan in­cul­car esa con­cien­cia me­dioam­bien­tal a los par­ti­ci­pan­tes a quie­nes se ani­ma a lim­piar las pla­yas y a res­pe­tar el eco­sis­te­ma, no so­la­men­te el día de la prue­ba, sino los 365 días del año, pa­ra que no ocu­rra lo mis­mo que con el au­ge de la es­ca­la­da y el Hi­ma­la­ya. Allí, tras 6.000 as­cen­sio­nes al Eve­rest y aglo­me­ra­cio­nes de has­ta 300 per­so­nas pi­dien­do la vez pa­ra to­car ci­ma, la mí­ti­ca mon­ta­ña se ha lle­na­do de to­ne­la­das de ba­su­ra: bom­bo­nas de gas y de oxí­geno, pi­las usa­das, uten­si­lios de co­ci­na, plás­ti­cos de to­dos los co­lo­res, la­tas de co­mi­da… Vis­to de es­te mo­do, na­dar en aguas abier­tas pue­de con­tri­buir al cre­ci­mien­to per­so­nal y, al mis­mo tiem­po, in­cul­car una con­cien­cia eco­ló­gi­ca en una so­cie­dad que ne­ce­si­ta co­mo el agua que be­be pro­te­ger el me­dio am­bien­te.

El fi­nal de una prue­ba de ul­tra­fon­do, el neo­preno es fun­da­men­tal en las prue­bas de aguas abier­tas

EN FOR­MA

Unos asis­ten­tes en ka­yak acom­pa­ñan a los na­da­do­res du­ran­te la ca­rre­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.