PUER­TOS FLU­VIA­LES

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Des­de el em­bar­ca­de­ro de Ti­venys, re­sul­ta im­po­si­ble no vol­ver la vis­ta pa­ra echar­le un vis­ta­zo al ma­ci­zo de Car­dó-Boix, un es­pa­cio na­tu­ral de be­lle­za agres­te, don­de abun­dan los bos­ques de pino y los des­pe­ña­de­ros de im­pac­to. Una ru­ta clá­si­ca pa­ra co­no­cer­lo a pie es la que lle­va has­ta lo al­to de la Creu de San­tos, mon­te de ca­si mil me­tros de al­tu­ra que brin­da vis­tas pa­no­rá­mi­cas de to­do el con­jun­to, del balneario de Car­dó en equi­li­brio so­bre el ba­rran­co de Sa­llent y tam­bién del par­que na­tu­ral dels Ports en la dis­tan­cia. El des­cen­so se rea­li­za por la Font del Teix o de la Te­lla, pa­san­do por una ar­bo­le­da de es­ta es­pe­cie, y com­ple­tan­do el círcu­lo tras su­pe­rar el Por­tell de Cosp, un an­gos­to pa­so en­tre mon­ta­ñas de for­mas crea­ti­vas. Si nos ale­ja­mos del Ebro y sa­li­mos del ma­ci­zo de Car­dó-Boix por el nor­te, da­re­mos con Ras­que­ra, pue­blo pin­to­res­co don­de se con­ser­va la ar­te­sa­nía del pal­mi­to o mar­ga­lló nan. Con él se rea­li­za to­do ti­po de ces­te­ría.

De vuel­ta al río y si­guien­do la co­rrien­te des­cen­dien­te, es de pa­ra­da obli­ga­da la ciu­dad de Tor­to­sa una vez su­pe­ra­do Ro­que­tes, don­de es­tá el Ob­ser­va­to­rio Geo­fí­si­co del Ebro. Los an­ti­guos iler­ca­vo­nes (pue­blo íbe­ro) que ha­bi­ta­ron Tor­to­sa ca­ye­ron ba­jo el em­pu­je de los ro­ma­nos du­ran­te las gue­rras Pú­ni­cas. Su po­bla­do se en­con­tra­ba en el mis­mo lu­gar que hoy ocu­pa el cas­ti­llo de la Su­da, de inevi­ta­ble apa­ri­ción en cual­quier fo­to­gra­fía pa­no­rá­mi­ca. Has­ta aquí lle­ga­ba el grano y la la­na de Ara­gón, que jun­to con la sal del del­ta (en la épo­ca me­die­val, mu­cho me­nos ex­ten­so que aho­ra), se ex­por­ta­ban a Ná­po­les y Si­ci­lia. En el si­glo XVIII, la ex­ce­si­va de­fo­res­ta­ción de las ori­llas del río hi­zo que es­te arras­tra­ra ca­da vez más se­di­men­tos, ori­gi­nan­do un alu­vión que aca­bó por crear el del­ta e im­pi­dió el ac­ce­so a los bar­cos de gran ca­la­do. Por otro la­do, se creó un há­bi­tat de ma­ris­mas que se con­vir­tió en arro- zal una vez su­pe­ra­do el pro­ble­ma del pa­lu­dis­mo, arro­za­les co­mo los que po­de­mos ver hoy des­de Am­pos­ta en ade­lan­te. Pe­ro an­tes de lle­gar a las murallas de Am­pos­ta, va­le la pe­na que de­di­que­mos un tiem­po a ex­plo­rar la ca­lles tor­to­si­nas, cu­yos palacios gó­ti­cos y re­na­cen­tis­tas ex­pli­can una his­to­ria de ri­que­za de­ri­va­da del co­mer­cio. La ca­te­dral gó­ti­ca, de fa­cha­da ba­rro­ca, es uno de los hi­tos a vi­si­tar, en es­pe­cial por su hermoso claus­tro de­di­ca­do a la Madre de Dios de la Cin­ta, pa­tro­na de la ciu­dad. Otros edi­fi­cios gó­ti­cos no­ta­bles son el palacio Des­puig, el Oli­ver de Bo­te­ller o el mo­nas­te­rio de San­ta Cla­ra. De es­pe­cial in­te­rés es el pa­seo de las For­ti­fi­ca­cions, una ru­ta tu­rís­ti­ca que pa­sa por di­ver­sos ba­luar­tes y par­ques de la ciu­dad, y que se pue­de re­co­rrer tan­to a pie co­mo en bi­ci­cle­ta.

A la de­re­cha, vis­ta del par­que na­tu­ral dels Ports, vi­si­ta obli­ga­da pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za Aba­jo, el te­cho de la ca­te­dral de Tor­to­sa con su po­de­ro­sa cons­truc­ción gó­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.