EJER­CI­CIOS PA­RA LA AR­TRI­TIS

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

PRE­GUN­TA

Ho­la Ra­mi­ro, me lla­mo Lau­ra. Soy una se­gui­do­ra de tus li­bros y tus apor­ta­cio­nes y te agra­dez­co la fuen­te de co­no­ci­mien­to que su­po­nes pa­ra abrir­nos otras po­si­bi­li­da­des de re­la­cio­nar­nos con no­so­tros mis­mos y con el mun­do. Pa­so a mi pre­gun­ta: mi pa­re­ja tie­ne des­de ha­ce años una ar­tri­tis pso­riá­si­ca que ya es­tá en con­trol por su reuma­tó­lo­go. Co­men­zó con 35 años y aho­ra tie­ne 45. Lle­va un rit­mo de vida, ba­jo mi pun­to de vis­ta, ver­ti­gi­no­so: pues­to de res­pon­sa­bi­li­dad en una gran em­pre­sa; al­tí­si­ma do­sis de im­pli­ca­ción en su tra­ba­jo; vuel­ca gran par­te de sus ener­gías en los ob­je­ti­vos la­bo­ra­les; jornadas de tra­ba­jo muy in­ten­sas y un ni­vel de ac­ti­vi­dad fre­né­ti­co. To­ma una me­di­ca­ción se­ma­nal bas­tan­te fuer­te pa­ra mi­ti­gar los do­lo­res de la ar­tri­tis. Aun­que su es­pe­cia­lis­ta ya rea­li­za el co­rres­pon­dien­te se­gui­mien­to, y se lo con­sul­ta­ría a él en cual­quier ca­so, des­de tu pun­to de vis­ta ¿po­dría la prác­ti­ca del yo­ga ayu­dar­le, no só­lo a bus­car es­pa­cios de más so­sie­go, sino tam­bién a mi­ti­gar o so­bre­lle­var me­jor la do­len­cia y el su­fri­mien­to que le pro­du­ce? En ca­so de que sí es­té in­di­ca­do el yo­ga, ¿ha­bría una ta­bla de ejer­ci­cios más in­di­ca­dos pa­ra la ar­tro­sis? (Él tie­ne do­lo­res so­bre to­do en las ma­nos, los pies y las pier­nas). Mu­chas gra­cias y un sa­lu­do.

RES­PUES­TA

Mu­chas gra­cias por es­cri­bir­me, es­ti­ma­da Lau­ra, y por tu con­fian­za al con­sul­tar­me. Tú sa­bes muy bien que es­te ti­po de pso­ria­sis crea in­fla­ma­ción de las ar­ti­cu­la­cio­nes y, efec­ti­va­men­te, pro­ble­mas de ar­tri­tis que, a ve­ces, pro­du­cen mu­chas mo­les­tias o in­clu­so do­lo­res. Co­mo tam­bién sa­brás, hoy en día se des­co­no­cen las cau­sas exac­tas, pe­ro lo que es in­du­da­ble es que pa­ra to­dos los ti­pos de pso­ria­sis; el es­trés, la an­sie­dad y la agi­ta­ción no son na­da bue­nos, no le be­ne­fi­cian en na­da. Una vez tu pa­re­ja es­té diag­nos­ti­ca­da, de­be se­guir me­ticu­losa­men­te el tra­ta­mien­to mé­di­co, pe­ro es sa­bi­do que en es­te ti­po de ar­tri­tis, hay que dar la bien­ve­ni­da a to­dos aque­llos ejer­ci­cios que for­ta­lez­can y fle­xi­bi­li­cen los múscu­los, so­bre to­do los de la es­pal­da, y ha­cer­le asu­mir al cuer­po es­que­mas so­má­ti­cos que pue­dan fa­vo­re­cer to­da su coor­di­na­ción. Por su­pues­to de­béis pre­gun­tar al es­pe­cia­lis­ta, pe­ro des­de lue­go hay tres con­jun­tos de téc­ni­cas que pue­den ayu­dar mu­cho en es­te ca­so: la eje­cu­ción de los es­que­mas cor­po­ra­les, ha­cién­do­los con cui­da­do y len­ti­tud y evi­tan­do cual­quier es­fuer­zo; la prác­ti­ca asi­dua de téc­ni­cas sen­ci­llas de res­pi­ra­ción, y el apren­di­za­je de la re­la­ja­ción cons­cien­te. In­clu­so pue­de prac­ti­car pos­tu­ras en una si­lla, mo­vi­li­zan­do la es­pi­na dor­sal en to­das las di­rec­cio­nes.

EL SO­SIE­GO CO­MO ME­DI­CI­NA NA­TU­RAL ES MUY EFEC­TI­VO PA­RA COM­BA­TIR ES­TE TI­PO DE TRAS­TOR­NOS

Es esen­cial que tu pa­re­ja cam­bie de ac­ti­tud, tra­te de ser más cal­mo y cul­ti­ve esa me­di­ci­na na­tu­ral y fe­no­me­nal que es el so­sie­go, to­da una ciencia que de­be­ría­mos to­dos apren­der y apli­car. Tam­bién pue­de ayu­dar­le, co­mo ya os ha­brán di­cho, un buen fi­sio­te­ra­peu­ta. En cual­quier ca­so no os des­ani­méis, pe­ro sed muy ri­gu­ro­sos en po­ner to­dos los me­dios pa­ra de­te­ner la evo­lu­ción ne­ga­ti­va del tras­torno. Re­ci­be mis me­jo­res sen­ti­mien­tos.

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.