‘APPS’ PA­RA VIA­JAR

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Juan Ma­nuel García

Com­pen­dio ilus­tra­do de las apli­ca­cio­nes más via­je­ras pa­ra dis­fru­tar­las en la pre­pa­ra­ción o du­ran­te nues­tro via­je

El tó­pi­co di­ce que las va­ca­cio­nes son tiem­po de des­co­ne­xión, pe­ro la reali­dad de nues­tros días lo des­mien­te. O al me­nos di­fi­cul­ta que así sea. Se re­quie­re una con­vic­ción fir­me y mu­cha fuer­za de vo­lun­tad pa­ra des­pren­der­se du­ran­te la épo­ca de asue­to de un dis­po­si­ti­vo que la ma­yo­ría de es­pa­ño­les lle­va con­si­go du­ran­te to­dos los días del año y en ca­si cual­quier cir­cuns­tan­cia y lu­gar. No en vano, es­tu­dios de­mos­có­pi­cos han acu­ña­do un tér­mino pa­ra re­fe­rir­se a la de­pen­den­cia que al­gu­nas per­so­nas han desa­rro­lla­do res­pec­to a es­te dis­po­si­ti­vo: no­mo­fo­bia, es de­cir, “el mie­do irra­cio­nal a sa­lir de ca­sa sin el te­lé­fono mó­vil”. Se­gún el in­for­me Spain di­gi­tal fu­tu­re in fo­cus’, pu­bli­ca­do por la com­pa­ñía de in­ves­ti­ga­ción y me­di­ción de au­dien­cias Co­mS­co­re en abril de es­te año, Es­pa­ña es el país eu­ro­peo con la pe­ne­tra­ción más al­ta de smartp­ho­nes. Un 66% de los usua­rios de mó­vi­les po­see un dis­po­si­ti­vo que les per­mi­te ac­ce­der a con­te­ni­dos mul­ti­me­dia y web. Adi­cio­nal­men­te, ca­si cua­tro mi­llo­nes de es­pa­ño­les que tie­nen un smartp­ho­ne po­seen tam­bién una ta­ble­ta. Es­ta ele­va­da de­man­da es­tá cam­bian­do los há­bi­tos de com­por­ta­mien­to y con­su­mo. El mó­vil es­tá pre­sen­te en los pro­ce­sos de de­ci­sión de bue­na par­te de lo que ha­ce­mos. Es el apa­ra­to que nos des­pier­ta, la pri­me­ra fuen­te de las no­ti­cias del día, la agen­da vir­tual de la jor­na­da y el prin­ci­pal ca­nal de co­mu­ni­ca­ción en nues­tra vida pro­fe­sio­nal y per­so­nal. Por si fue­ra po­co, tam­bién es­tá ad­qui­rien­do un pa­pel muy re­le­van­te en nues­tras ac­ti­vi­da­des de ocio y en­tre­te­ni­mien­to. Una de las mu­chas in­dus­trias que se ha vis­to obli­ga­da a adap­tar­se a los nue­vos usos del mó­vil es el tu­ris­mo. Las nue­vas tec­no­lo­gías han pro­por­cio­na­do al clien­te de las agen­cias de via­jes, lí­neas aé­reas y ser­vi­cios de hostelería una gran au­to­no­mía. La co­nec­ti­vi­dad per­ma­nen­te a tra­vés de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les ha pro­vo­ca­do un cam­bio sus­tan­cial en el tra­di­cio­nal pro­ce­so de gestión de un via­je. Aho­ra más que nun­ca, el via­je­ro es due­ño de su des­tino des­de el prin­ci­pio has­ta el fi­nal del ci­clo de via­je. Ins­pi­rar­se, pla­ni­fi­car, com­pa­rar, re­ser­var, via­jar y com­par­tir la ex­pe­rien­cia son las etapas de un tra­yec­to que el via­je­ro pue­de re­co­rrer por sí so­lo a tra­vés de in­ter­net. Si ne­ce­si­ta in­ter­me­dia­rios, los bus­ca en la red. El li­bro blan­co de los via­jes so­cia­les, un do­cu­men­to co­la­bo­ra­ti­vo que re­co­ge las opi­nio­nes de cer­ca de una trein­te­na de pro­fe­sio­na­les so­bre có­mo el sec­tor tu­rís­ti­co pue­de be­ne­fi­ciar­se de la nue­va era mó­vil, con­clu­ye que la mo­vi­li­dad ha­ce que to­das es­tas etapas se tor­nen mu­cho más di­ná­mi­cas y a la vez con lí­mi­tes más di­fu­sos. Dos fac­to­res han in­flui­do de for­ma de­ci­si­va en la re­vo­lu­ción de la ex­pe­rien­cia tu­rís­ti­ca en el trans­cur­so de los úl­ti­mos años: la fa­ci­li­dad de en­con­trar pre­cios ajus­ta­dos a las po­si­bi­li­da­des de ca­da uno y la op­ción de per­so­na­li­zar al má­xi­mo los via­jes gra­cias a las re­co­men­da­cio­nes que pro­ce­den de las re­des so­cia­les. La in­cor­po­ra­ción a es­ta fór­mu­la de un ele­men­to co­mo el mó­vil co­nec­ta­do a in­ter­net aña­de dos nue­vos fe­nó­me­nos que en­ri­que­cen la ex­pe­rien­cia via­je­ra: el ac­ce­so a nu­me­ro­sos ser­vi- La guía y el ma­pa ba­jo el bra­zo eran los ac­ce­so­rios bá­si­cos que has­ta ha­ce po­co dis­tin­guían a los tu­ris­tas, pe­ro des­de ha­ce un tiem­po, con la irrup­ción del mó­vil in­te­li­gen­te y las ‘apps’, que ofre­cen enor­mes po­si­bi­li­da­des, la ex­pe­rien­cia de via­jar es­tá cam­bian­do

ccios geo­lo­ca­li­za­dos­geo­lo­ca­li­zad y la gestión en tiem­po real de llas re­ser­vas y otro­tras ne­ce­si­da­des de úl­ti­ma ho­ra. Es­tEs­tes­te nue­vo eco­sis­te­me­co­sis­te­ma se con­cre­ta en la apa­ri­ción de e múl­ti­ples apli­ca­cio­ne­sa­pli­cac pa­ra dis­po­si­ti­vos mó­vil­vi­les­les que cu­bren tod­to­do el es­pec­tro de ne­ce­si­da­des de­de­lel via­je­ro. Al­gu­nas de ellas son el re­sul­ta­do de la trtran­si­ción­ran­si­ción alal mó­vil­mó­vi de si­tios de in­ter­net es­pe­cia­li­za­za­do­sa­dos en via­jes. Pro­por­cio­na­nP un ser­vi­cio transv­ver­sal: sir­ven co­mo fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra ee­le­gir des­tino, bus­ca­dor de vue­los y alo­ja­mien­to, cca­nal de gestión de re­ser­vas, ade­más de bu­zón de ccrí­ti­cas y re­co­men­da­cio­nes. El ejem­plo más cla­ro es Tri­pAd­vi­sor, una web que re­gis­tra 200 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes úni­cos ca­da mes y con­ta­bi­li­za más de cien con­tri­bu­cio­nes ca­da mi­nu­to. Otras com­pa­ñías, sin em­bar­go, han na­ci­do y cre­ci­do en pa­ra­le­lo a la re­vo­lu­ción mó­vil. La start-up es­pa­ño­la Mi­nu­be, crea­da ha­ce seis años por un gru­po de jó­ve­nes des­em­plea­dos, ha al­can­za­do los 600.000 usua­rios re­gis­tra­dos. Mi­nu­be fue es­co­gi­da por Ap­ple co­mo la me­jor app pa­ra iPho­ne del 2011 en­tre más de 500.000 com­pe­ti­do­ras, y ya acu­mu­la un mi­llón y me­dio de des­car­gas. Aun así, só­lo el 30% de sus vi­si­tas pro­ce­de del mó­vil. El so­por­te web si­gue sien­do fun­da­men­tal en un sec­tor que aún tie­ne un “mie­do atroz” a las he­rra­mien­tas que sus clien­tes ya es­tán usan­do, se­gún Jimmy Pons, res­pon­sa­ble de innovación pa­ra des­ti­nos tu­rís­ti­cos en la agen­cia de via­jes on li­ne Rum­bo. Los há­bi­tos de via­je se van mo­di­fi­can­do po­co a po­co. Si­gue sien­do ha­bi­tual la prác­ti­ca de bus­car in­for­ma­ción por in­ter­net an­tes de par­tir, im­pri­mir de la web la in­for­ma­ción más re­le­van­te y lle­var­se de va­ca­cio­nes los pa­pe­les, a me­nu­do ha­cien­do las ve­ces de pun­tos de li­bro de la guía tu­rís­ti­ca. Pe­ro lo cier­to es que el smartp­ho­ne o la ta­ble­ta con­tie­nen to­da la in­for­ma­ción y re­cur­sos que un via­je­ro pue­da ne­ce­si­tar an­tes, du­ran­te e in­clu­so des­pués de via­jar. Y una bue­na par­te de los clien­tes son cons­cien­tes de ello. Un es­tu­dio pre­sen­ta­do el pa­sa­do mes de ma­yo en el Fo­rum Tu­ris­TIC, un con­gre­so or­ga­ni­za­do por el cen­tro tec­no­ló­gi­co Bar­ce­lo­na Di­gi­tal so­bre la apli­ca­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías en el sec­tor del tu­ris­mo, va­ti­ci­na que es­te ve­rano una de ca­da tres vi­si­tas a pá­gi­nas web tu­rís­ti­cas se rea­li­za­rá des­de el mó­vil. La ba­rre­ra del ‘roa­ming’ La prin­ci­pal des­ven­ta­ja a la que se ha en­fren­ta­do has­ta aho­ra el tu­ris­ta mó­vil –y que al mis­mo tiem­po ha su­pues­to una ba­rre­ra pa­ra el desa­rro­llo de apps aso­cia­das al tu­ris­mo– es el co­bro adi­cio­nal de ta­ri­fas ele­va­das por uti­li­zar el mó­vil en el ex­tran­je­ro. Du­ran­te años, los usua­rios han pa­ga­do can­ti­da­des al­tas por el uso de da­tos mó­vi­les en roa­ming (iti­ne­ran­cia). La Unión Eu­ro­pea acor­dó me­di­das pa­ra re­du­cir pro­gre­si­va­men­te el pre­cio de las lla­ma­das y los SMS, y ha­ce ape­nas unas se­ma­nas, la co­mi­sa­ria de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Nee­lie Kroes, pro­pu­so eli­mi­nar en el pla­zo de un año el re­car­go ta­ri­fa­rio por usar el mó­vil en el ex­tran­je­ro. Aun así, te­nien­do en con­si­de­ra­ción que los con­tra­tos de ta­ri­fa pla­na no va­len en el ex­tran­je­ro y que, en tiem­pos de cri­sis, el pre­cio es uno de los va­lo­res más im­por­tan­tes a la ho­ra de de­ci­dir un via­je, con­vie­ne cum­plir al­gu­nas nor­mas bá­si­cas. A sa­ber: con­sul­tar la in­for­ma­ción que ofre­ce el ope­ra­dor pa­ra la zo­na a la que nos des­pla­za­mos; des­ac­ti­var la co­ne­xión 3G y/o la iti­ne­ran­cia de da­tos en nues­tro smartp­ho­ne, y uti­li­zar só­lo re­des wi-fi abier­tas a la ho­ra de des­car­gar da­tos mó­vi­les. Pa­ra efec­tuar lla­ma­das es ne­ce­sa­rio ac­ti­var las lla­ma­das in­ter­na­cio­nes, en ca­so que nues­tro dis­po­si­ti­vo no lo ha­ga de for­ma au­to­má­ti­ca. En cual­quier ca­so, la re­gla de oro es ha­blar lo jus­to –en el ex­tran­je­ro tam­bién se pa­ga por re­ci­bir lla­ma­das– y ser bre­ve. O aún me­jor, uti­li­zar apli­ca­cio­nes de te­le­fo­nía de voz so­bre IP (voz so­bre pro­to­co­lo de in­ter­net, o VoIP) co­mo Sky­pe o Vi­ber, que per­mi­ten ha­cer lla­ma­das a otros usua­rios que las ten­gan ins­ta­la­das en sus smartp­ho­nes e in­clu­so a nú­me­ros fi­jos, siem­pre que es­te­mos en zo­nas wi-fi. Es­tos es­pa­cios li­bres de pa­go, ca­da vez más nu­me­ro­sos en to­do el mun­do, se pue­den lo­ca­li­zar a tra­vés de apps co­mo Wi-Fi Fin­der. Adi­cio­nal­men­te, mu­chas com­pa­ñías han desa­rro­lla­do una ver­sión off li­ne de sus ba­ses de da­tos, o bien per­mi­ten des­car­gar con­te­ni­dos de sus apps pa­ra uti­li­zar­los sin co­ne­xión a in­ter­net. Es­to es muy útil en he­rra­mien­tas de na­ve­ga­ción co­mo Goo­gle Maps, pe­ro tam­bién en apli­ca­cio­nes que sir­ven pa­ra pla­ni­fi­car ru­tas co­mo Tou­rist Eye o Tri­pIt. Las po­si­bi­li­da­des son in­men­sas, in­clu­yen­do las úl­ti­mas ten­den­cias en innovación tec­no­ló­gi­ca co­mo la reali­dad au­men­ta­da. Apps co­mo Word­Lens son ca­pa­ces de tra­du­cir las pa­la­bras de un car­tel en Shan­gai o de un me­nú en El Cai­ro a tra­vés de la cá­ma­ra del smartp­ho­ne. Otras, co­mo Airbnb, una red so­cial que co­nec­ta a per­so­nas de to­do el mun­do dis­pues­tas a al­qui­lar ha­bi­ta­cio­nes en su pro­pia ca­sa, su­po­nen to­do un desafío a la in­dus­tria, has­ta el pun­to de ser de­cla­ra­da ile­gal por un juz­ga­do de Nue­va York por com­pe­ten­cia des­leal. La re­vo­lu­ción mó­vil y los ca­na­les so­cia­les si­túan a las per­so­nas co­mo pro­ta­go­nis­tas úni­cos de sus via­jes. El úni­co in­ter­me­dia­rio de la aven­tu­ra es un apa­ra­to que te­ne­mos a mano las 24 ho­ras del día y los sie­te días de la se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.