A BARAJAR

Ju­gar a las car­tas es una afi­ción que cuen­ta con si­glos de tra­di­ción pe­ro que se re­nue­va y se ex­tien­de de for­ma cons­tan­te. Y, aun­que ca­da país tie­ne su his­to­ria, hay unos mo­de­los que se re­pi­ten en to­do el mun­do

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Can­tar las vein­te, las cua­ren­ta, te­ner es­ca­le­ra de color, so­ñar con el pó­quer de ases. Y so­bre to­do, ju­gar con los ami­gos, aun­que só­lo sea apos­tan­do gar­ban­zos... Lar­ga vida a la ba­ra­ja

To­dos te­ne­mos un as en la man­ga es­con­di­do por ahí: sea de tré­bol, de co­pa, de bas­tos, de oros, de co­ra­zo­nes… Si se ex­clu­yen unos po­cos paí­ses, en cual­quier rin­cón del mun­do se jue­ga a las car­tas. Es di­fí­cil que al­guien no ten­ga una ba­ra­ja es­con­di­da en al­gún ca­jón del es­cri­to­rio. Es una afi­ción prác­ti­ca­men­te uni­ver­sal, pe­ro con fuer­tes raí­ces culturales e iden­ti­ta­rias, y res­pon­den a una tra­di­ción po­pu­lar re­la­ti­va­men­te po­co re­gla­da, lo que ha­ce que en un mis­mo te­rri­to­rio pue­de ha­ber mu­chas va­rian­tes de un mis­mo jue­go. Pe­ro a la vez, exis­ten pa­tro­nes que se re­pi­ten en ca­si to­do el pla­ne­ta y se lle­gan a en­con­trar le­ja­nas si­mi­li­tu­des en­tre un jue­go y otro, por muy dis­tin­to que sea su nom­bre. Las car­tas son ac­ti­vi­dad de ocio lo­cal y glo­bal al mis­mo tiem­po. Su his­to­ria es controvertida. No exis­ten fuen­tes acre­di­ta­das que con­si­gan es­cla­re­cer el mis­te­rio. Lo que pa­re­ce in­du­da­ble es que el ori­gen de las car­tas ca­si con se­gu­ri­dad pro­ce­de de Asia, en par­ti­cu­lar de Chi­na, por­que allí es don­de se in­ven­tó el pa­pel en el si­glo X. En ese país na­ció el pa­pel mo­ne­da y tal vez allí se em­pe­zó, de al­gu­na ma­ne­ra, a ju­gar con él. A par­tir de ahí, hay que ir un po­co más ha­cia oc­ci­den­te, a la an­ti­gua Persia. En es­ta zo­na de vas­tos te­rri­to­rios, los ejér­ci­tos prac­ti­ca­ban un jue­go si­mi­lar al po­lo: con ca­ba­llos, bas­to­nes y al­gún ti­po de pe­lo­ta. De acuer­do con los his­to­ria­do­res, es­tos sím­bo­los po­drían ha­ber da­do lu­gar a las fi­gu­ras ac­tua­les, con ca­ba­llos, pa­los. Pe­ro es con to­da pro­ba­bi­li­dad en el me­di­te­rrá­neo, Ita­lia y Es­pa­ña don­de se desa­rro­lló afi­ción a los nai­pes en Eu­ro­pa, ya por el si­glo XIV. Es­ta­mos, en to­do ca­so, en el te­rreno de las es­pe­cu­la­cio­nes. Tam­bién hay otra lí­nea de in­ves­ti­ga­ción, más eso­té­ri­ca, que se ba­sa un tra­ta­do del si­glo XV co­no­ci­do co­mo El tarot de Mar­se­lla, en el que se ha­ce re­fe­ren­cia a 56 ar­ca­nos y que cuen­ta con 78

car­tas. Sus di­bu­jos son de ca­rác­ter me­die­val, con in­fluen­cia del ar­te del vi­tral gó­ti­co y se­rían los an­ces­tros de la ba­ra­ja. Es po­si­ble que las car­tas, por lo me­nos en su ori­gen, na­cie­ron más que con vo­ca­ción lú­di­ca, con pre­ten­sión de adi­vi­nar el fu­tu­ro. “Las car­tas son la fu­sión en­tre el do­mi­nó, el aje­drez y los da­dos. Del pri­me­ro, co­gen el con­cep­to de dor­so. Del se­gun­do, las fi­gu­ras; del ter­ce­ro, los nú­me­ros”, ex­pli­ca An­to­nio García Rúa, pre­si­den­te de Ases­coin, Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Co­lec­cio­nis­mo e In­ves­ti­ga­ción del Nai­pe. Aho­ra bien, si se quie­re al­go cer­te­ro, en­ton­ces la pri­me­ra fuen­te es­cri­ta fia­ble so­bre el mun­do de la ba­ra­ja re­mon­ta a 1371, cuan­do el poeta ca­ta­lán Jau­me March in­cor­po­ra la pa­la­bra naip (nai­pe) en su Lli­bre de con­cor­dan­ces. La in­fluen­cia ára­be de to­das for­mas es­tá pre­sen­te: en la len­gua sa­rra­ce­na, naib sig­ni­fi­ca “go­ber­na­do”, “vi­zir” o “el que jue­ga”. Otra in­ter­pre­ta­ción lin­güís­ti­ca re­mon­ta a los mer­ca­de­res ho­lan­de­ses: en efec­to, en fla­men­co, la pa­la­bra naep sig­ni­fi­ca pa­je. En un li­bro ban­ca­rio del año 1392, Char­les Pou­part, te­so­re­ro del rey Car­los VI de Fran­cia, men­cio­na un pa­go pa­ra la fa­bri­ca­ción de tres ma­zos de car­tas. El de­ta­lle es in­di­ca­ti­vo: en es­ta épo­ca las car­tas eran un pa­sa­tiem­po pa­ra la éli­te. En efec­to, era muy cos­to­so dis­po­ner de una ba­ra­ja, de­bi­do a los cos­tes del pa­pel y a la ela­bo­ra­ción de los gra­ba­dos y de las fi­gu­ras. Era una afi­ción real: los his­to­ria­do­res ase­gu­ran que En­ri­que VIII era un gran afi­cio­na­do al Pi­quet, un jue­go fran­cés muy de mo­da en la épo­ca. Es di­fí­cil sa­ber cuán­do la ba­ra­ja asu­me la ico­no­gra­fía actual. Has­ta se ha atri­bui­do un sig­ni­fi­ca­do a sus sím­bo­los: el pa­lo de oros re­pre­sen­ta­ría el po­der de la ri­que­za ma­te­rial; el pa­lo de co­pas, el de la ri­que­za es­pi­ri­tual (cle­ro); el de las es­pa­das, el de la ri­que­za

PA­RE­CE QUE LOS JÓ­VE­NES NO JUE­GAN A CAR­TAS PE­RO LO HA­CEN DE OTRA FOR­MA

de la fuer­za (ca­ba­lle­ros feu­da­les) y el de los bas­tos, el de la ri­que­za agrí­co­la (el pue­blo). Ya he­mos vis­to que el pa­sa­do es glo­rio­so, ¿pe­ro el pre­sen­te? ¿El de las car­tas es un mun­do en de­ca­den­cia? ¿Le afec­ta la cri­sis? ¿La tec­no­lo­gía aca­ba­rá con los nai­pes de to­da la vida? Aun­que exis­ta un sin­fín de va­rian­tes, en la ac­tua­li­dad exis­ten cua­tro ti­po­lo­gías de car­tas: la ba­ra­ja es­pa­ño­la, o ita­lia­na, co­mún en el ar­co del me­di­te­rrá­neo, en el nor­te de Áfri­ca, Amé­ri­ca La­ti­na y Fi­li­pi­nas, que tie­ne co­mo sím­bo­los co­pa, bas­to­nes, es­pa­das y oros; la fran­ce­sa (que es pos­te­rior, de me­dia­dos del si­glo XV), con co­ra­zo­nes, dia­man­tes, tré­bo­les y pi­cas, que es muy po­pu­lar en el mun­do an­glo­sa­jón; la ale­ma­na (y paí­ses li­mí­tro­fes, Aus- tria) que pre­sen­ta cas­ca­be­les, co­ra­zo­nes, be­llo­tas y ho­jas, y la sui­za, con cas­ca­be­les, es­cu­dos flo­res y be­llo­tas. Co­mo cu­rio­si­dad, en Ita­lia hay has­ta 16 ba­ra­jas au­tóc­to­nas, se­gún las an­ti­guas re­pú­bli­cas in­de­pen­dien­tes que for­ma­ron la pe­nín­su­la. Es uno de los po­cos paí­ses don­de con­vi­ven prác­ti­ca­men­te to­dos los sis­te­mas an­te­rior­men­te men­cio­na­dos. A me­nu­do se con­fun­den la ba­ra­ja in­gle­sa y la fran­ce­sa, por­que en la prác­ti­ca no hay di­fe­ren­cias sus­tan­cia­les. Las fi­gu­ras de la ba­ra­ja in­gle­sa son de cuer­po en­te­ro y los fran­ce­ses las hi­cie­ron si­mé­tri­cas pa­ra que pu­die­ran ser vis­tas siem­pre sin ne­ce­si­dad de gi­rar el nai­pe, con lo que los ju­ga­do­res po­drían sa­ber quién te­nía las fi­gu­ras. Pe­se a es­ta di­ver­si­dad, hay jue­gos que son prác­ti­ca­men­te uni­ver­sa­les y que si­guen unos pa­tro­nes que gi­ran al­re­de­dor de unos ejes fun­da­men­ta­les: el pó­quer, el bridge, la ca­nas­ta y, en Es­pa­ña, el mus y la bris­ca (ya se ha­bla­rá en de­ta­lle de ca­da uno de ellos en los nú­me­ros si­guien­tes del ES). Die­go Ruiz de Gua­na, res­pon­sa­ble de la em­pre­sa Four­nier, la ma­yor fir­ma es­pa­ño­la del sec­tor con más de 145 años de his­to­ria a sus es­pal­das, cree que el afi­cio­na­do to­da­vía se de­can­ta más por lo clá­si­co: “Des­de lue­go, la ba­ra­ja es­pa­ño­la en Es­pa­ña si­gue sien­do la es­tre­lla de nues­tro ca­tá­lo­go. La de 40 car­tas es una ba­ra­ja muy ver­sá­til que sir­ve pa­ra ju­gar a un gran número de jue­gos pa­ra pe­que­ños y ma­yo­res”. Jue­gos co­mo el mus o la bris­ca, el tu­te, el chin­chón y el re­mi­gio si­guen sien­do muy po­pu­la­res en la Pe­nín­su­la, ade­más de las va­rian­tes lo­ca­les co­mo la bu­ti­fa­rra en Ca­ta­lun­ya, el truc en Va­len­cia, el gui­ño­te en Ara­gón y Ali­can­te… Sin em­bar­go, el pó­quer es la mo­da­li­dad que más ha cre­ci­do, so­bre to­do en­tre los más jó­ve­nes. Pa­ra Za­ca­rías Gon­zá­lez, de la tien­da on li­ne Nai­pes­za­ca.com, en la ac­tua­li­dad es­tán te­nien­do mu­cho éxi­to, en tér­mi­nos de ven­ta, las car­tas de pó­quer ofi­cia­les, pa­tro­ci­na­das por el cir­cui­to World Po­ker Tour o Pó­ker Stars. El au­ge que ha su­pues­to la mo­da­li­dad Te­xas Hol­dem, gra­cias tam­bién a la re­trans­mi­sión te­le­vi­si­va de los tor­neos, tie­ne mu­cho que ver con es­ta ten­den­cia. Sin em­bar­go, el pú­bli­co de las car­tas es muy he­te­ro­gé­neo. Se­gún Ruiz de Gua­na, “las mo­das vas y vie­nen. El pó­quer arra­só en el mun­do ha­ce unos seis años y a Es­pa­ña lle­gó con fuer­za ha­ce cua­tro apro­xi­ma­da­men­te. Una vez la ola pa­só, la gen­te vol­vió en cier­ta me­di­da a ju­gar a sus jue­gos ha­bi­tua­les con ba­ra­jas lo­ca­les en ca­da país de Eu­ro­pa. Si bien los más jó­ve­nes aho­ra jue­gan mu­cho al pó­quer, la ba­ra­ja es­pa­ño­la tie­ne su es­pa­cio pro­pio, con jue­gos más so­cia­les don­de no se re­quie­re ju­gar con di­ne­ro. Ade­más, los jue­gos de la ba­ra­ja es­pa­ño­la son mu­cho más ri­cos y no aca­bas abu­rrién­do­te de ellos co­mo su­ce­de con otros”. Así que los bas­tos, co­pas, es­pa­das y oros ¿tie­nen to­da­vía vida por de­lan­te? De acuer­do con lo que se­ña­la es­te ex­per­to, “lo bueno y ma­lo de los jue­gos de car­tas con ba­ra­ja es­pa­ño­la es que son po­pu­la­res, tra­di­cio­na­les y an­ti­quí­si­mos. Ade­más, no exis­te una ver­sión oficial del jue­go y cree­mos que es me­jor que no la ha­ya por­que con­si­de­ra­mos

es im­por­tan­te pre­ser­var la iden­ti­dad lo­cal”. No obs­tan­te, en la ac­tua­li­dad, al­gu­nos fac­to­res jue­gan en con­tra de los nai­pes: la ley an­ti­ta­ba­co y la cri­sis eco­nó­mi­ca. En efec­to, la co­pa, pu­ro y las car­tas era un clá­si­co de los ba­res en Es­pa­ña. “La prohi­bi­ción de fu­mar ha he­cho mu­cho da­ño al sec­tor. Ha echa­do al tras­te un seg­men­to de mer­ca­do. Ha­bía ba­res que com­pra­ban has­ta se­sen­ta ba­ra­jas de gol­pe, aho­ra co­mo mu­cho com­pran diez”, ase­gu­ra Za­ca­rías Gon­zá­lez. En cuan­to al im­pac­to de la cri­sis, por un la­do la gen­te sin tra­ba­jo tie­ne más tiem­po pa­ra ju­gar que an­tes. Asi­mis­mo, la ba­ra­ja no tie­ne un cos­te ex­ce­si­vo. Y quien es afi­cio­na­do no re­nun­cia a echar una par­ti­di­ta. Sin em­bar­go, “hoy mu­chos no las cam­bian y se que­dan la ba­ra­ja que tie­nen, aun­que es­té des­gas­ta­da”, apun­ta An­to­nio García Rua. Por otra par­te, aho­ra la gen­te va me­nos a los ba­res, don­de an­tes a lo me­jor se reunía con los ami­gos al­re­de­dor de una me­sa con ta­piz ver­de, y aho­ra op­tan más por que­dar­se en ca­sa pa­ra re­du­cir gas­tos y re­nun­cian a las car­tas. Otra con­se­cuen­cia de es­ta co­yun­tu­ra es el des­cen­so de las car­tas pa­tro­ci­na­das. “An­tes mu­chos ba­res lle­ga­ban a un acuer­do con cier­tas mar­cas de des­ti­la­dos: a cam­bio de ser­vir sus li­co­res, las com­pa­ñías so­lían re­ga­lar a los es­ta­ble­ci­mien­tos ba­ra­jas de car­tas en cu­yo dor­so ha­bía el lo­go de la em­pre­sa. Pues bien, es­tas ba­ra­jas han caí­do en pi­ca­do. Las com­pa­ñías in­ten­tan aho­rrar cos­tes. Y los ba­res com­pran ba­ra­jas es­tán­dar”, di­ce Gon­zá­lez, de Nai­pes Za­ca.

El mer­ca­do pa­re­ce frag­men­ta­do. Las em­pre­sas pro­duc­to­ras de car­tas re­co­no­cen que la ma­yo­ría de sus clien­tes son per­so­nas ma­yo­res (los ju­bi­la­dos, que se reúnen en los lo­ca­les so­cia­les). Pe­ro ¿y los jó­ve­nes? ¿To­da­vía jue­gan con la ba­ra­ja? En lo que se re­fie­re a es­tos úl­ti­mos, es cier­to que aho­ra es­tos dis­fru­tan de una ofer­ta de ocio muy ex­ten­sa, des­de las apli­ca­cio­nes pa­ra mó­vi­les has­ta las vi­deo­con­so­las. A pri­me­ra vis­ta, las car­tas pa­re­cen una op­ción se­cun­da­ria. En reali­dad, el cua­dro es más com­ple­jo. “Las pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas sí que son com­pe­ten­cia, pe­ro no tan­to co­mo pa­ra ca­ni­ba­li­zar los jue­gos de car­tas. No en vano, los jue­gos más po­pu­la­res de mó­vil, con­so­las y on li­ne es­tán ba­sa­dos en car­tas. Y te­ne­mos la cer­te­za de que esos mis­mos ju­ga­do­res, cuan­do se jun­tan con ami­gos, pa­san del di­gi­tal al analó­gi­co”, ase­gu­ra Ruiz de Gua­na. Ade­más, aña­de, “sen­tar­se en una me­sa y echar una par­ti­da es un ac­to so­cial don­de las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les se afian­zan más que con un frío man­do de vi­deo­con­so­la”. “Hay jue­gos que no se pue­den tras­la­dar a in­ter­net, co­mo los que hay que ha­cer­se se­ñas. De he­cho, hay gen­te que em­pie­za en el on li­ne y que lue­go se pa­sa al pre­sen­cial. Y pa­ra los ni­ños es ideal, ya que ayu­dan a re­te­ner la aten­ción y la me­mo­ria”, di­ce Za­ca­rías Gon­zá­lez. Juan Car­los Ruiz, fun­da­dor del Museo del Nai­pe, en Oro­pe­sa de Mar, que tra­ba­jó pa­ra la mar­ca Four­nier du­ran­te 40 años, sos­tie­ne que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no se es­tán ale­jan­do de los nai­pes, sino to­do lo con­tra­rio. “Has­ta los ocho o nue­ve años tie­nen pre­fe­ren­cia pa­ra las car­tas de los per­so­na­jes de la te­le­vi­sión. A par­tir de los 12-13 años, des­cu­bren el jue­go que ju­ga­rán so­bre to­do con su fa­mi­lia. A los 15-16 quie­ren ba­ra­jas te­má­ti­cas (es de­cir, las que es­tán ins­pi­ra­das en un ar­gu­men­to con­cre­to, el Ti­ta­nic por ejem­plo) y se cen­tran esen­cial­men­te en el pó­quer y en el mus. “Es cier­to: la ju­ven­tud se ha en­gan­cha­do a otros jue­gos, los que lla­ma­mos de rol, pe­ro siem­pre con nai­pes y car­tu­li­nas. Son car­tas, al fin al ca­bo”, des­ta­ca An­to­nio García Rua. Así que, sea cual sea el for­ma­to, ju­gar a las car­tas engancha. Por mu­chos mo­ti­vos. Se­gún Za­ca­rías Gon­zá­lez, “ha­ces vida so­cial, te ves con otras per­so­nas, se ha­bla de to­do. Com­bi­nas el fac­tor suer­te con la es­tra­te­gia y la ha­bi­li­dad de per­sua­sión. Es un buen ejer­ci­cio pa­ra la men­te”. Se­gún Ruiz, “los me­jo­res jue­gos son los que pue­des ga­nar al con­tra­rio aun te­nien­do peo­res car­tas que tu ad­ver­sa­rio. No se pre­ci­sa in­te­li­gen­cia es­pe­cial, sino ser un po­co lis­ti­llo, fi­jar­se en co­sas y de­ta­lles, y tam­bién te­ner una bue­na ca­pa­ci­dad de me­mo­ria”. En las ins­ta­la­cio­nes del Museo del Nai­pe hay has­ta 15.000 ba­ra­jas. No só­lo pa­ra ju­gar. “Cree­mos que a tra­vés del jue­go tam­bién se pue­de apren­der, so­bre to­do con las ba­ra­jas te­má­ti­cas, que son las que más ven­de­mos. Al dor­so tie­nen obras de pin­to­res, los fa­ros, los tre­nes, pa­ra unir al­go de co­no­ci­mien­to ade­más de la di­ver­sión”. Las ba­ra­jas, más que un jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.