EL RÍO QUE NOS LLE­VA

El úl­ti­mo tra­mo del Ebro atra­vie­sa mon­tes y ma­ci­zos que lo com­pri­men, pa­ra ha­cer­lo es­ta­llar en una lla­nu­ra cu­bier­ta de arro­za­les. Una tie­rra de con­tras­tes, don­de el bos­que se mi­ra en el es­pe­jo del mar, y don­de se ce­le­bra una de las más im­por­tan­tes travesí

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

SAN­GRE ÁRA­BE

Des­de siem­pre, el río Ebro ha si­do una vía de co­mu­ni­ca­ción pri­vi­le­gia­da, has­ta el pun­to que en los do­cu­men­tos del si­glo VI a.C. se afir­ma que se na­ve­ga­ba por él des­de el Me­di­te­rrá­neo has­ta Varea, un ba­rrio de Lo­gro­ño. Los grie­gos lo lla­ma­ban Elaios, el río del acei­te, por­que el pe­cu­liar color de sus aguas les re­cor­da­ba el del acei­te de oli­va. En la ac­tua­li­dad, el tra­mo que va de la po­bla­ción de Ti­venys has­ta Am­pos­ta, cuan­do el Ebro ya bus­ca el ca­mino del del­ta, se pre­sen­ta co­mo el más lim­pio, en par­te por la ac­ción con­te­ne­do­ra del As­sut, la pre­sa que hay en­tre Xer­ta y la ci­ta­da Ti­venys. Se di­ce que los ro­ma­nos la idea­ron pa­ra di­fi­cul­tar la na­ve­ga­ción flu­vial, si bien se desa­rro­lló du­ran­te la do­mi­na­ción ára­be con la in­ten­ción de ca­na­li­zar el agua y re­gar las tie­rras de los al­re­de­do­res. La Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya la de­cla­ró bien cul­tu­ral de in­te­rés na­cio­nal en el año 2002. Sin em­bar­go, su exis­ten­cia no pa­re­ce atraer en ma­sa al tu­ris­mo, que qui­zá en­cuen­tre en la ce­le­bra­ción de la Ul­tra Ebre la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra co­no­cer la co­mar­ca. La prue­ba, que es­te agos­to lle­ga a su se­gun­da edi­ción, con­sis­te en una tra­ve­sía a na­do de 30.830 me­tros exac­tos, que son los que se­pa­ran Ti­venys de Am­pos­ta, ci­fra que la con­vier­te en la más lar­ga de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en el sur de Eu­ro­pa. Es­ta ma­ra­tón acuá­ti­ca, que se ri­ge por la nor­ma­ti­va de la

LA TRA­VE­SÍA A NA­DO DE LA UL­TRA EBRE ES UNA EX­CU­SA PA­RA CO­NO­CER LA CO­MAR­CA

FI­NA pa­ra las com­pe­ti­cio­nes a na­do en aguas abier­tas, arranca en su pri­mer tra­mo con una fuer­te co­rrien­te; has­ta lle­gar a Tor­to­sa, el Ebro da rien­da suel­ta a la pre­sión a la que lo so­me­ten las sie­rras de Car­dó y de Pàn­dols. Más ade­lan­te, el río se va en­san­chan­do y las mon­ta­ñas ce­den pa­ra dar pa­so a la de­pre­sión por la que so­pla el vien­to del es­te, otro enemi­go que ven­cer por los ago­ta­dos com­pe­ti­do­res en la rec­ta fi­nal.

A la iz­quier­da la pre­sa del As­sut si­tua­da en­tre las po­bla­cio­nes de Xer­ta y Ti­venys Arri­ba, una pues­ta de sol en la ciu­dad de Tor­to­sa con el cas­ti­llo de la Su­da de fon­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.