RE­ME­DIOS CA­SE­ROS

La Vanguardia - ES - - ED -

Cuer­das de al­go­dón tren­za­do Con­sis­te en un sis­te­ma de au­to­rrie­go muy sim­ple, que ac­túa ex­tra­yen­do el agua de for­ma re­gu­lar y con­tro­la­da. Se in­tro­du­ce un ex­tre­mo de la cuer­da en un re­ci­pien­te con agua y el otro ex­tre­mo en la tie­rra den­tro de la ma­ce­ta. El re­ci­pien­te con agua de­be­ría co­lo­car­se a un ni­vel superior al de la ma­ce­ta de la plan­ta. A unos diez cen­tí­me­tros del sue­lo pue­de ser su­fi­cien­te. De es­ta ma­ne­ra la plan­ta irá con­su­mien­do el agua del re­ci­pien­te en la me­di­da que la tie­rra se que­de se­ca. Un re­ci­pien­te de dos li­tros en una plan­ta de ta­ma­ño me­dio pue­de du­rar al­re­de­dor de un mes.

Re­ga­dor de me­cha Es una va­rian­te más en­go­rro­sa de pre­pa­rar que la an­te­rior. Re­quie­re un re­ci­pien­te de plás­ti­co con una ta­pa a la que se la ha­brá rea­li­za­do un agu­je­ro. La ma­ce­ta se co­lo­ca­rá en­ci­ma de es­te re­ci­pien­te que pre­via­men­te se ha­brá lle­na­do de agua. Un ex­tre­mo de la me­cha se co­lo­ca­rá den­tro del re­ci­pien­te de plás­ti­co por

el agu­je­ro prac­ti­ca­do en la ta­pa, y el otro ex­tre­mo se in­tro­du­ci­rá por el agu­je­ro de dre­na­je de la ma­ce­ta don­de es­tá la plan­ta. Irá con­su­mien­do el agua en la me­di­da que lo re­quie­ra.

En la ba­ñe­ra Otra po­si­bi­li­dad es co­lo­car las plan­tas den­tro de la ba­ñe­ra en­ci­ma de un gran pa­ño absorbente cu­yo ex­tre­mo es­tá su­mer­gi­do en un re­ci­pien­te con agua. En es­te ca­so, ca­be re­cor­dar que el la­va­bo tie­ne que te­ner su­fi­cien­te luz na­tu­ral. Es prác­ti­co pa­ra plan­tas de gran ta­ma­ño.

Bo­te­llas de agua Se lle­na la bo­te­lla de agua y se cie­rra con el ta­pón, al que pre­via­men­te se le ha­brá he­cho un pe­que­ño agu­je­ro o dos. Di­cha bo­te­lla se entierra bo­ca aba­jo en la ma­ce­ta don­de es­tá la plan­ta. Se su­po­ne que la tie­rra ira chu­pan­do el agua en la me­di­da que lo pre­ci­se. Pe­ro los ex­per­tos tam­bién ad­vier­ten que es­te sis­te­ma pue­de pro­vo­car un pe­que­ño char­co de­ba­jo de la ma­ce­ta.

ES BUENO TAN­TEAR PRI­ME­RO SI UN VECINO O FA­MI­LIAR PUE­DE RE­GAR­LAS HAY GUAR­DE­RÍAS DE PLAN­TAS DON­DE DE­JAR LAS MÁS DE­LI­CA­DAS

Cono ce­rá­mi­co con tu­bo de agua Es una pe­que­ña va­rian- te del sis­te­ma que se aca­ba de des­cri­bir. Pe­ro en lu­gar de en­ros­car el cono a una bo­te­lla, de su ex­tre­mo sale un tu­bo muy fino que se in­tro­du­ce en otro re­ci­pien­te lleno de agua. La ven­ta­ja con res­pec­to al an­te­rior mé­to­do es que el agua só­lo se con­su­me en la me­di­da en que la tie­rra lo pre­ci­se y que el de­pó­si­to pue­de ser del ta­ma­ño que sea sin que pue­da mo­les­tar a la plan­ta. En el mer­ca­do tam­bién hay sis­te­mas que lle­van de­pó­si­tos trans­por­ta­bles en un ca­rri­to de rue­das.

Gel de agua Es una es­pe­cie de pas­ta que se co­lo­ca en­ci­ma de la tie­rra de la ma­ce­ta. Es­tá com­pues­to de agua de llu­via o pu­ri­fi­ca­da y nu­trien­tes. Se ven­den co­mo en­va­ses que se abren y se po­nen bo­ca aba­jo. El gel se li­cúa al to­mar con­tac­to con la tie­rra. La plan­ta va ab­sor­bien­do la can­ti­dad de agua que pre­ci­sa. En las ins­truc­cio­nes con­cre­ta el número de geles ne­ce­sa­rios se­gún el ta­ma­ño de la plan­ta y los días de au­sen­cia. Con es­te sis­te­ma se pue­de es­tar fue­ra de ca­sa has­ta trein­ta días sin con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas y sin que se en­char­que el sue­lo. Es un pro­duc­to cien­to por cien­to na­tu­ral, bio­de­gra­da­ble, no es tó­xi­co ni pa­ra las per­so­nas ni pa­ra los ani­ma­les.

Kits de au­to­rrie­go En ge­ne­ral son sis­te­mas que con­sis­ten en un de­pó­si­to con tem­po­ri­za­dor del que salen pe­que­ñas tu­bos que van a pa­rar a las ma­ce­tas. En el mer­ca­do hay va­rios ta­ma­ños de de­pó­si­tos en los que se pue­de re­gu­lar ca­da cuan­to tiem­po rie­gan las plan­tas. Con es­te sis­te­ma pue­den au­to­rre­gar­se las plan­tas sin pro­ble­ma al­guno al me­nos du­ran­te un mes en­te­ro, aun­que es una de las so­lu­cio­nes más ca­ras. El tem­po­ri­za­dor pue­de fun­cio­nar co­nec­ta­do a la co­rrien­te de ca­sa o con pi­las. De­pen­de del mo­de­lo. Pe­ro el que lle­va pi­las ga­ran­ti­za que en ca­so de cor­te de luz, el tem­po­ri­za­dor se­gui­rá cum­plien­do su fun­ción. Ge­ne­ral­men­te, es­tos sis­te­mas de rie­go a in­ter­va­los pro­gra­ma­dos per­mi­ten ser uti­li­za­dos pa­ra va­rias ma­ce­tas a la vez. Pe­ro los ex­per­tos re­cuer­dan que en es­te ca­so es ne­ce­sa­rio agru­par las plan­tas se­gún ne­ce­si­da­des hí­dri­cas se­me­jan­tes. Es de las so­lu­cio­nes me­nos ba­ra­tas.

Hi­dro­jar­di­ne­ras Se tra­ta de ma­ce­tas con un de­pó­si­to in­fe­rior con agua que su­mi­nis­tra hu­me­dad a la plan­ta en la me­di­da que las raí­ces lo pre­ci­san. Tam­po­co es ba­ra­to es­te sis­te­ma, por­que se re­quie­re una por plan­ta, aun­que tie­ne la ven­ta­ja de que no re­quie­re mon­ta­jes es­pe­cia­les cuan­do se acer­can es­tos días de au­sen­cia en ca­sa.

De­ta­lles im­por­tan­tes Pa­ra man­te­ner la hu­me­dad hay quie­nes pro­po­nen en­vol­ver la plan­ta con una bol­sa de plás­ti­co, con la pre­cau­ción de que no ro­ce las ho­jas. Tam­bién hay quien acon­se­ja agru­par las plan­tas por­que jun­tas man­tie­nen una ma­yor con­cen­tra­ción de hu­me­dad am­bien­tal. En cual­quier ca­so, y es­co­ja el sis­te­ma que es­co­ja, me­jor pro­bar­lo unos días an­tes pa­ra ver si fa­lla y co­rre­gir­lo. Y si no quie­re pro­bar na­da de eso, han em­pe­za­do a sur­gir em­pre­sas que ofre­cen ser­vi­cio de guar­de­ría de plan­tas, un lu­gar don­de de­jar­las y en­con­trar­las en per­fec­tas con­di­cio­nes cuan­do vuel­va a re­co­ger­las. Tal vez no sea ne­ce­sa­rio que lo uti­li­ce con to­das las que ten­ga y sea me­jor re­ser­var­lo pa­ra aque­llas plan­tas que re­quie­ran de una aten­ción par­ti­cu­lar por ser más de­li­ca­das, co­mo los bon­sáis. Buen via­je y fe­liz re­torno.

Cuer­das de al­go­dón tren­za

do. Una ma­ne­ra sen­ci­lla de man­te­ner la hu­me­dad que pre­ci­sa la plan­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.