EL FA­RAÓN DE LAS ME­SAS

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - ORIOL RI­POLL es@la­van­guar­dia.es

El fa­raón, es un jue­go de apues­tas sen­ci­llo y con una his­to­ria lar­ga e in­tere­san­te. En­tre sus ju­ga­do­res ilus­tres es­tán Gia­co­mo Ca­sa­no­va y los tahú­res de los sa­loons del Far West o de los bar­cos que na­ve­ga­ban por el Mi­si­si­pi. Hay per­so­na­jes li­te­ra­rios que tam­bién han si­do gran­des ju­ga­do­res de fa­raón, co­mo la con­de­sa pro­ta­go­nis­ta del re­la­to La da­ma de pi­cas de Ale­xan­der Push­kin, tam­bién afi­cio­na­do a es­te jue­go, co­no­cía el tru­co pa­ra ga­nar tres par­ti­das se­gui­das. La ver­sión más sim­ple era la que se ju­ga­ba en ca­sa (tam­bién co­no­ci­da co­mo stuss), don­de pue­den par­ti­ci­par tan­tos ju­ga­do­res co­mo quie­ran. Só­lo se ne­ce­si­tan dos ba­ra­jas de pó­quer (52 car­tas): una pa­ra el ju­ga­dor que ha­ce de banca y otra pa­ra el res­to. Ca­da ju­ga­dor es­co­ge una, dos o tres car­tas (no im­por­ta el cue­llo, só­lo in­tere­sa el número), las co­lo­ca bo­ca aba­jo de­lan­te su­yo y apues­ta so­bre ca­da una, una can­ti­dad de fi­chas. El cru­pier gi­ra­rá dos car­tas de su ma­zo. El número del pri­mer nai­pe co­rres­pon­de al per­de­dor, el del se­gun­do al ga­na­dor. Des­pués to­dos los ju­ga­do­res da­rán la vuel­ta a sus car­tas: quien ha apos­ta­do al número ga­na­dor do­bla la can­ti­dad que ha­bía ju­ga­do; quien lo ha he­cho so­bre el per­de­dor, la pier­de, y to­das las otras ci­fras no ha­cen ga­nar ni per­der nin­gu­na can­ti­dad. Si un ju­ga­dor ha apos­ta­do so­bre más de una y sa­ca los dos nú­me­ros, re­cu­pe­ra las apues­tas

GRAN­DES EX­PER­TOS DE ES­TE JUE­GO HAN SUR­GI­DO DE RE­LA­TOS LI­TE­RA­RIOS CO­MO LA CON­DE­SA EN ‘LA DA­MA DE PI­CAS’

y no ga­na ni pier­de. Si la banca tie­ne la suer­te de gi­rar dos car­tas con el mis­mo número, se que­da to­das las apues­tas que se han he­cho so­bre aque­lla ci­fra. Tam­bién exis­te una ver­sión un po­co más com­ple­ja (es­ta era la que prac­ti­ca­ba Barry Lyn­don, el pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la de Wi­lliam Ma­ke­pea­ce Thac­ke­ray y que se ve en la pe­lí­cu­la ho­mó­ni­ma de Stan­ley Ku­brick). En es­te ca­so se apues­ta so­bre un ta­ble­ro don­de es­tán por or­den las tre­ce car­tas de pi­cas y un co­mo­dín, el cru­pier dis­po­ne, co­mo en el ca­so an­te­rior, de una ba­ra­ja en­te­ra (si quie­ren ju­gar en ca­sa a es­ta mo­da­li­dad, pue­den fa­bri­car­se el ta­ble­ro fá­cil­men­te so­bre una ho­ja de pa­pel o una car­tu­li­na). Los ju­ga­do­res pue­den apos­tar so­bre una car­ta, dos con­se­cu­ti­vas u opues­tas en el ta­ble­ro, tres con­se­cu­ti­vas o cua­tro car­tas en cua­dro. En el ca­so de apos­tar so­bre más de una car­ta, el ju­ga­dor tie­ne más op­cio­nes de ga­nar, de per­der o de que­dar­se tal co­mo es­tá. Tam­bién pue­den apos­tar a que la car­ta ga­na­do­ra se­rá par o im­par. Si se ha­ce la apues­ta so­bre el co­mo­dín, quie­re de­cir que la se­gun­da car­ta, la que ga­na, se­rá ma­yor que la pri­me­ra. Con el fin de fa­vo­re­cer las es­tra­te­gias de jue­go, se sue­le lle­var la cuen­ta de las car­tas que han ido sa­lien­do (tra­di­cio­nal­men­te se uti­li­za­ba una es­pe­cie de ába­co don­de se mar­ca­ba ca­da uno de los nai­pes que ha­bían apa­re­ci­do). Y pa­ra evi­tar los cálcu­los de­ma­sia­do fá­ci­les, la pri­me­ra car­ta se re­ti­ra del jue­go bo­ca aba­jo y con las tres úl­ti­mas se apues­ta so­bre cuál se­rá la ma­yor. Un jue­go tan sim­ple ha­ce que las apues­tas va­yan muy rá­pi­das, lo que sue­le ser una fuen­te de con­flic­tos. Por lo tan­to, no es ex­tra­ño que fue­ra per­se­gui­do allí don­de se hi­cie­ra po­pu­lar. Por ejem­plo, en nues­tro país Fe­li­pe V lo prohi­bió en el año 1720 y Luis XIV hi­zo lo mis­mo en Fran­cia. El jue­go es tre­pi­dan­te y muy emo­cio­nan­te. Se­gu­ro que des­pués de un par de par­ti­das, no ha­ce fal­ta que se apues­ten di­ne­ro, en­ten­de­rán que ha­ce tres­cien­tos años hu­bie­ra quien per­die­ra has­ta la ca­mi­sa.

Lui­sa Ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.