en for­ma

COM­PRA ECO­LÓ­GI­CA POR IN­TER­NET

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to May­te Rius

Ca­da vez son más quie­nes eli­gen con­su­mir pro­duc­tos eco­ló­gi­cos. Pe­ro no siem­pre es fá­cil lle­nar la ne­ve­ra y la des­pen­sa con pro­duc­ción eco­ló­gi­ca. Pa­ra esa ta­rea, in­ter­net pue­de ser un gran alia­do

Es­pa­ña li­de­ra la pro­duc­ción eu­ro­pea de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos y en cam­bio ocu­pa el sép­ti­mo lu­gar en su con­su­mo. Ca­da es­pa­ñol des­ti­na unos vein­te eu­ros al año a la com­pra de ali­men­tos eco­ló­gi­cos, fren­te a los se­sen­ta de un ale­mán o los cien­to y pi­co de un sui­zo o un da­nés. En reali­dad, lo que re­fle­jan los in­for­mes ofi­cia­les so­bre la ma­te­ria es que hay unos 16 mi­llo­nes de con­su­mi­do­res eco­ló­gi­cos pe­ro no lle­gan a 600.000 los que ad­quie­ren es­tos pro­duc­tos de for­ma ha­bi­tual, una vez a la se­ma­na, y esos gas­tan más: en­tre 30 y 40 eu­ros per cá­pi­ta. En­tre es­tos úl­ti­mos es­tá Arant­xa Es­la­va, di­rec­to­ra de ser­vi­cios téc­ni­cos y desa­rro­llo de la Aso­cia­ción Va­lor Eco­ló­gi­co (Eco­va­lia), que ex­pli­ca que “ser con­su­mi­dor eco­ló­gi­co al cien por cien es muy com­pli­ca­do sal­vo que es­tés muy me­ti­do en ello; no só­lo es que te tie­nes que adap­tar a la tem­po­ra­li­dad del pro­duc­to, es que a me­nu­do has de ir bus­can­do un pro­vee­dor pa­ra ca­da ar­tícu­lo o con­for­mar­te con el ca­tá­lo­go de pro­duc­tos de la tien­da de tu ba­rrio o de una pla­ta­for­ma on li­ne”. Y eso aho­ra, des­pués de unos años en que ha cre­ci­do de for­ma sus­tan­cial la ofer­ta, por­que has­ta no ha­ce mu­cho ser eco­ló­gi­co no era una op­ción al­can­za­ble pa­ra to­dos, de­pen­día en bue­na me­di­da de dón­de se vi­vía por­que la ofer­ta eco­ló­gi­ca en las tien­das con­ven­cio­na­les era es­ca­sa, la im­plan­ta­ción de tien­das es­pe­cia­li­za­das re­du­ci­da y los pre­cios es­can­da­lo­sa­men­te ele­va­dos. Esa fue la reali­dad que lla­mó la aten­ción de Fran­co Ber­to­li­ni, co­fun­da­dor de EcoS­pai­nB2B, mien­tras cur­sa­ba el más­ter en Em­pre­sa In­ter­na­cio­nal y Co­mer­cio Ex­te­rior de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na ha­ce tres años. “Las estadísticas de­cían que el 80% de la pro­duc­ción eco­ló­gi­ca anual se ex­por­ta­ba y só­lo el 20% se des­ti­na­ba al mer­ca­do in­terno. Des­pués de pro­fun­di­zar en las ra­zo­nes vi que las dos prin­ci­pa­les ba­rre­ras al con­su­mo de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos eran el al­to pre­cio y la fal­ta de dis­po­ni­bi­li­dad, la es­ca­sa ofer­ta en los lu­ga­res ha­bi­tua­les de com­pra; eso dio lu­gar a la crea­ción de mu­chas tien­das eco­ló­gi­cas de ba­rrio, pe­ro sus due­ños en­cuen­tran mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­trar pro­vee­do­res por­que sus pe­di­dos son de po­co vo­lu­men, y ter­mi­nan com­pran­do a un dis­tri­bui­dor y te­nién­do­se que con­for­mar con lo que es­te ofrez­ca y, en mu­chos ca­sos, con más pro­duc­tos ex­tran­je­ros que es­pa­ño­les; por otra par­te, los pro­duc­to­res eco­ló­gi­cos son em­pre­sas fa­mi­lia­res que si han de asu­mir los cos­tes de co­mer­cia­li­zar ellos mis­mos sus pro­duc­tos han de en­ca­re­cer­los y pier­den com­pe­ti­ti­vi­dad, así que les re­sul­ta más fá­cil

ven­der al ex­te­rior que den­tro de Es­pa­ña”, re­su­me Ber­to­li­ni. Y ex­pli­ca que pa­ra tra­tar de su­pe­rar es­tas di­fi­cul­ta­des ideó Eco Spain B2B, una pla­ta­for­ma en lí­nea don­de se pue­de com­prar de for­ma di­rec­ta y sin in­ter­me­dia­rio al pro­duc­tor. “Eli­mi­nar al in­ter­me­dia­rio su­po­ne com­prar el pro­duc­to un 40% más ba­ra­to, pues ese es el por­cen­ta­je que re­car­ga el dis­tri­bui­dor, y de esa ma­ne­ra se pue­de ac­ce­der a más va­rie­dad de pro­duc­to y a un pre­cio más eco­nó­mi­co”, pre­ci­sa. Y no ha si­do el úni­co en pen­sar que la vía más prác­ti­ca pa­ra la com­pra eco­ló­gi­ca era in­ter­net. Los obs­tácu­los que en­con­tra­ba Juan Je­sús Ma­cías pa­ra re­unir una ces­ta de la com­pra eco­ló­gi­ca le lle­vó a crear la pla­ta­for­ma Pro­duc­to se­co­ló­gi­cos sin in­ter me dia­rios, un es­ca­pa­ra­te don­de el con­su­mi­dor pue­de ele­gir en­tre una am­plia ofer­ta de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos per­te­ne­cien­tes a más de 50 ca­te­go­rías: des­de acei­te has­ta se­mi­llas pa­ra ger­mi­nar bro­tes, pa­san­do por car­ne, con­ser­vas, pro­duc­tos de hi­gie­ne, de jar­di­ne­ría, de cos­mé­ti­ca o pla­tos pre­pa­ra­dos. “No­so­tros lo que ha­ce­mos es ges­tio­nar ca­da pe­di­do con el pro­duc­tor co­rres­pon­dien­te y en­viar a la em­pre­sa de trans­por­te pa­ra que lo re­co­ja y lo en­tre­gue en ca­sa del con­su­mi­dor ”, ex­pli­ca Ma­cías. Tam­bién Cos­me Echa­no­ve, di­rec­tor y fun­da­dor de En­ter­bio, tu­vo cla­ro que el me­jor ca­nal pa­ra abas­te­cer­se de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos es in­ter­net, da­do que la ba­ja pe­ne­tra­ción de es­tos pro­duc­tos (las com­pras ape­nas su­po­nen el 1% del gas­to en ali­men­ta­ción) ha­ce que las tien­das fí­si­cas no ten­gan un número tan gran­de de clien­tes en su área de in­fluen­cia co­mo pa­ra po­der ofre­cer mu­cha va­rie­dad. “Con in­ter­net rom­pe­mos esa ba­rre­ra de la zo­na de in­fluen­cia y po­de­mos mon­tar un su­per­mer­ca­do con una am­plia y va­ria­da ofer­ta de ar­tícu­los eco­ló­gi­cos que com­pra­mos di­rec­ta­men­te al pro­duc­tor y que se dis­tri­bu­yen a to­da Es­pa­ña”, se­ña­la. Pe­ro que Eco Spain B2B, Pro­duc­tos Eco­ló­gi­cos sin in­ter me dia­rios y En­ter­bio ha­yan apos­ta­do por in­ter­net pa­ra fa­ci­li­tar la com­pra eco­ló­gi­ca no quie­re de­cir que fun­cio­nen igual ni que ofrez­can lo mis­mo. Son mu­chas y muy va­ria­das la fór­mu­las que el con­su­mi­dor eco­ló­gi­co tie­ne pa­ra abas­te­cer­se a tra­vés de la red. Com­pra di­rec­ta Ca­da vez son más los pro­duc­to­res que ven­den sus pro­duc­tos di­rec­ta­men­te por in­ter­net. Los pio­ne­ros fue­ron los agri­cul­to­res por­que la fru­ta y la ver­du­ra son más fá­ci­les de trans­por­tar, pe­ro po­co a po­co se han ido su­man­do em­pre­sas cár­ni­cas, pro­duc­to­res de acei­tes, de con­ser­vas y de un sin­fín de pro­duc­tos más. Dis­fru­ta & Ver­du­ra, Cam­pos Car­ne, Eco­viand de Bru­ga­ro­las o Acei­tee­co­lo­gi­co.org son al­gu­nos ejem­plos. Por es­ta vía, el con­su­mi­dor con- si­gue un pro­duc­to muy fres­co y sin in­ter­me­dia­rios, lo que en prin­ci­pio ga­ran­ti­za­ría pre­cios más ba­jos. El pro­ble­ma es­tá en que si ca­da pro­duc­to se en­car­ga en un si­tio di­fe­ren­te, ca­da pe­di­do aca­rrea cos­tes de trans­por­te, lo que aca­ba en­ca­re­cien­do la ces­ta de la com­pra, so­bre to­do en pro­duc­tos que ne­ce­si­tan con­ser­var­se en frío, co­mo la car­ne y el pes­ca­do. Por otra par­te, com­prar di­rec­ta­men­te al pro­duc­tor a ve­ces sig­ni­fi­ca ad­qui­rir gran­des can­ti­da­des: lo­tes con va­rios de ki­los de car­ne, ces­tas de va­rios ki­los de fru­ta y ver­du­ra, ca­jas con va­rias ga­rra­fas de acei­te. Pa­ra sol­ven­tar es­tas po­si­bles des­ven­ta­jas, ca­da vez son más los con­su­mi­do­res que or­ga­ni­zan gru­pos de com­pra con com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo o con ve­ci­nos pa­ra com­par­tir los en­víos. Cla­ro que tam­bién hay pro­duc­to­res que se han ido adap­tan­do a la de­man­da de los clien­tes y ofre­cen en­víos cla­si­fi­ca­dos por el número de per­so­nas que vi­ven en el ho­gar. Pla­ta­for­mas que uni­fi­can pe­di­dos Otra de las fór­mu­las que el con­su­mi­dor eco­ló­gi­co en­cuen­tra en in­ter­net pa­ra lle­nar su des­pen­sa son pla­ta­for­mas co­mo Pro­duc­to se­co­lo­gi­cos sin in­ter me dia­rios. La ven­ta­ja es que uno ha­ce to­da la ces­ta de la com­pra en una úni­ca web y es la em­pre­sa la que se en­car­ga de ges­tio­nar el pe­di­do de ca­da ar­tícu­lo al pro­duc­tor co­rres­pon­dien­te. El pro­ble­ma con­ti­nua es­tan­do en el trans­por­te, pues aun­que se ha­ga un úni­co pe­di­do, ca­da pro­duc­tor en­vía di­rec­ta­men­te su pro­duc­to y a ca­sa lle­ga­rán va­rios pa­que­tes. Al­gu­nas de es­tas pla­ta­for­mas, co­mo tra­tan di­rec­ta­men­te con el pro­duc­tor, tam­bién exi­gen com­prar gran­des can­ti­da­des, pe­ro otras no. Su­per­mer­ca­dos Pre­ci­sa­men­te pa­ra uni­fi­car y fa­ci­li­tar los en­víos han sur­gi­do úl­ti­ma­men­te di­ver­sos su­per­mer­ca­dos eco­ló­gi­cos on li­ne. Ofre­cen al con­su­mi­dor la po­si­bi­li­dad de lle­nar el ca­rro de la com­pra en un úni­co si­tio, sin can­ti­da­des mí­ni­mas, y re­ci­bir to­do el pe­di­do jun­to, en un so­lo en­vío. Los hay de ám­bi­to na­cio­nal, co­mo En­ter­bio, y otros que han res­trin­gi­do su área de re­par­to pa­ra ofre­cer trans­por­te pro­pio y así aba­ra­tar los gas­tos de en­vío, co­mo El su­per eco­lo­gi­co. com en Ma­drid o Com­prae­co­lo­gic.com en Ca­ta­lun­ya, por ci­tar dos ejem­plos. La po­lí­ti­ca de gas­tos de en­vío va­ría de unas em­pre­sas a otras, aun­que son va­rias las que no co­bran el trans­por­te a los con­su­mi­do­res más pró­xi­mos a sus al­ma­ce­nes. La des­ven­ta­ja, di­cen al­gu­nos, es que ya no se com­pra di­rec­ta­men­te al pro­duc­tor, el pro­duc­to no lle­ga tan fres­co, y los cos­tes del in­ter­me­dia­rio pue­den en­ca­re­cer los pre­cios. Hi­per­mer­ca­dos con­ven­cio­na­les Otra po­si­bi­li­dad es re­cu­rrir a las tien­das en lí­nea de las gran­des su­per­fi­cies, que ofre­cen una me­dia de 300 re­fe­ren­cias de ar­tí­cu-

LA RED FA­CI­LI­TA AL CON­SU­MI­DOR LA COM­PRA DI­REC­TA AL PRO­DUC­TOR LOS COS­TES DE EN­VÍO PRO­MUE­VEN QUE SE AGRU­PEN PE­DI­DOS

los con la eti­que­ta eco­ló­gi­ca y per­mi­ten com­ple­tar la ces­ta de la com­pra con pro­duc­tos con­ven­cio­na­les. No obs­tan­te, su ofer­ta de pro­duc­to fres­co sue­le ser más li­mi­ta­da por­que mu­chos pro­duc­to­res re­cha­zan ven­der en gran­des su­per­fi­cies por­que no tie­nen su­fi­cien­te pro­duc­ción pa­ra abas­te­cer­las, por­que han de es­tre­char sus már­ge­nes y por­que sa­ben que su pro­duc­to per­de­rá fres­cu­ra, pues­to que tar­da­rá más en lle­gar al con­su­mi­dor y se con­ser­va­rá en cá­ma­ras. Tien­das en lí­nea Tam­bién mu­chas tien­das on li­ne de ali­men­ta­ción con­ven­cio­nal han crea­do un apar­ta­do de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos. La cla­ve, en es­te ca­so, es ve­ri­fi­car que lo que se en­car­ga tie­ne la cer­ti­fi­ca­ción eco­ló­gi­ca, pues a me­nu­do en la mis­ma pá­gi­na se mez­clan pro­duc­tos con­ven­cio­na­les con eco­ló­gi­cos. Arant­xa Es­la­va, de Eco­va­lia, ase­gu­ra que lo ha­bi­tual es usar va­rios ca­na­les. En su opi­nión, el con­su­mi­dor que vi­ve en zo­nas ru­ra­les pró­xi­mas a los pro­duc­to­res sue­le apro­ve­char los mer­ca­dos lo­ca­les, de pro­xi­mi­dad, pa­ra ad­qui­rir los pro­duc­tos fres­cos di­rec­ta­men­te al pro­duc­tor, mien­tras que pa­ra los ela­bo­ra­dos o aque­llos que cues­ta más en­con­trar re­cu­rre a tien­das es­pe­cia­li­za­das de su zo­na o a in­ter­net. En cam­bio, quie­nes vi­ven en gran­des ciu­da­des sue­len abas­te­cer­se de pro­duc­tos fres­cos –so­bre to­do fru­ta y ver­du­ra– por in­ter­net. Coin­ci­den los es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos en que lo que más se ven­de en lí­nea son las ca­jas de fru­ta y ver­du­ra, pro­duc­tos don­de el con­su­mi­dor apre­cia fá­cil­men­te la di­fe­ren­cia de sa­bor res­pec­to al pro­duc­to con­ven­cio­nal. Otros ar­tícu­los de bas­tan­te de­man­da son el acei­te, las le­gum­bres y el arroz. Y ca­da vez más la car­ne y los hue­vos. Por el con­tra­rio, la ofer­ta de pes­ca­do es muy li­mi­ta­da. Por in­ter­net pue­de com­prar­se tru­cha, es­tu­rión, lu­bi­na y do­ra­da de acui­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, pe­ro hay po­ca pro­duc­ción. Pe­ro más allá de la am­pli­tud de la ofer­ta o del ti­po de es­ta­ble­ci­mien­to, los ex­per­tos creen que los dos gran­des fre­nos a la com­pra de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos por in­ter­net son los mis­mos que pa­ra la ali­men­ta­ción con­ven­cio­nal: el no po­der ver y to­car lo que se com­pra –so­bre to­do en el pro­duc­to fres­co– y los gas­tos de trans­por­te, que en­ca­re­cen bas­tan­te la fac­tu­ra.

ES­TÁ CRE­CIEN­DO LA OFER­TA DE SÚ­PERS ECO­LÓ­GI­COS EN LÍ­NEA

Tie­nen ma­yor ca­pa­ci­dad de com­pra por dis­fru­tar de un ma­yor ni­vel de ren­ta A me­nu­do tie­nen un al­to ni­vel cul­tu­ral y for­ma­ti­vo

Son pro­fe­sio­na­les re­la­ti­va­men­te cua­li­fi­ca­dos, de edad in­ter­me­dia y con una fa­mi­lia no muy am­plia Es­tán sen­sa­bi­li­za­dos con la sa­lud y la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y dis­pues­tos a pa­gar un so­bre­pre­cio por unos ali­men­tos me­jo­res Al­gu­nos com­pran mo­ti­va­dos por con­cien­cia­ción am­bien­tal y de bie­nes­tar animal Son ma­yo­ría los que com­pran en es­ta­ble­ci­mien­tos pró­xi­mos o a tra­vés de agru­pa­cio­nes de con­su­mi­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.