CO­LEC­CIÓN

La Vanguardia - ES - - ED -

Las car­tas tam­bién se pue­den co­lec­cio­nar. Y, de he­cho, exis­ten mu­chos co­lec­cio­nis­tas de ba­ra­jas. A di­fe­ren­cia de otros mer­ca­dos, sin em­bar­go, hay al­gu­nas pe­cu­lia­ri­da­des. No hay co­ti­za­cio­nes ofi­cia­les, co­mo ocu­rre con los se­llos, con lo que es di­fí­cil atri­buir un va­lor a ca­da una de ellas. Pe­ro ade­más es que, por su na­tu­ra­le­za, las car­tas son un bien de con­su­mo que, con el

uso se tien­de a ti­rar o a sus­ti­tuir. No es un ob­je­to que, de en­tra­da, se tien­da a con­ser­var o guar­dar de­ma­sia­do tiem­po. Así que cuan­do apa­re­ce, por po­ner un ejem­plo, una ba­ra­ja del si­glo XIX, es­ta tie­ne mu­cho va­lor. La cri­sis eco­nó­mi­ca ha in­flui­do en el co­lec­cio­nis­mo. “Los pre­cios de las car­tas de co­lec­ción han ba­ja­do. Lo que ha­ce diez años cos­ta­ba 100, aho­ra cues­ta 20 eu­ros”, sos­tie­ne An­to­nio García Rúa, pre­si­den­te de Ases­coin, Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Co­lec­cio­nis­mo e In­ves­ti­ga­ción del Nai­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.