CÁ­MA­RA DE FO­TOS O TE­LÉ­FONO IN­TE­LI­GEN­TE

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to An­na To­màs y Carlota Igle­sias

He ahí la cues­tión. Hay mo­de­los y op­cio­nes pa­ra to­dos los gus­tos

Con unos te­lé­fo­nos mó­vi­les tan po­ten­tes y ca­pa­ces de ha­cer fo­tos de ca­li­dad sur­ge una pre­gun­ta: ¿qué es me­jor, com­prar una cá­ma­ra com­pac­ta o un ‘smartp­ho­ne’? La res­pues­ta es que de­pen­de de nues­tros usos y de nues­tras as­pi­ra­cio­nes

Mi­llo­nes de apli­ca­cio­nes fo­to­grá­fi­cas, re­des so­cia­les, co­nec­ti­vi­dad vein­ti­cua­tro ho­ras, ac­ce­so­rios con efec­to ojo de pez… ¿iPho­ne S5 o Ca­non Po­wers­hot? ¿Qué ele­gi­mos: una cá­ma­ra com­pac­ta o el úl­ti­mo mo­de­lo en te­le­fo­nía mó­vil del mer­ca­do? El aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des es muy am­plio y cu­bre to­dos los gus­tos y ne­ce­si­da­des.

Cha­se Jar­vis, co­no­ci­do y re­vo­lu­cio­na­rio fo­tó­gra­fo es­ta­dou­ni­den­se, di­jo una vez que “la me­jor cá­ma­ra es aque­lla que es­tá con­ti­go”. Hoy en día es in­tere­san­te ob­ser­var có­mo mi­llo­nes de fo­to­gra­fías cap­tu­ra­das por el mun­do en­te­ro pro­vie­nen de un te­lé­fono mó­vil. La cau­sa pue­de que­dar sin­te­ti­za­da en tan só­lo tres pa­la­bras: sim­pli­ci­dad, co­nec­ti­vi­dad e in­ter­ac­ti­vi­dad. A tra­vés de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les po­de­mos fo­to­gra­fiar, edi­tar y com­par­tir. Así, sin más. En un abrir y ce­rrar de ojos. In­fi­ni­dad de apli­ca­cio­nes, co­mún­men­te co­no­ci­das con la abre­via­tu­ra app, apa­re­cen día sí, día tam­bién, en el mer­ca­do. La tien­da on li­ne de Ap­ple ac­tua­li­za dia­ria­men­te su ces­ta de la com­pra con apli­ca­cio­nes mien­tras que Goo­gle Plays­to­re –el prin­ci­pal com­pe­ti­dor de la gran man­za­na tec­no­ló­gi­ca con la tec­no­lo­gía An­droid– no se que­da atrás. Del mis­mo mo­do que sa­ca­do del bol­si­llo má­gi­co del ga­to cós­mi­co Do­rae­mon, es­tas apli­ca­cio­nes nos per­mi­ten ju­gar a ser pro­fe­sio­na­les sin la ne­ce­si­dad de po­seer gran­des co­no­ci­mien­tos en fo­to­gra­fía.

Y, acer­cán­do­se las va­ca­cio­nes, sur­ge la pre­gun­ta del mi­llón: ¿te­lé­fono in­te­li­gen­te o cá­ma­ra com­pac­ta? Si nos ate­ne­mos a as­pec­tos me­ra­men­te fo­to­grá­fi­cos, una de las ma­yo­res di­fe­ren­cias en­tre am­bas re­si­de en la óp­ti­ca. Un ob­je­ti­vo fo­to­grá­fi­co se com­po­ne de una com­bi­na­ción de len­tes con­ver­gen­tes y di­ver­gen­tes re­cu­bier­tos con una ca­pa an­ti­rre­fle­jos. El número de

len­tes no es­tá pre­fi­ja­do. En ge­ne­ral, a ma­yor número de len­tes, ma­yor ca­li­dad de la ima­gen to­ma­da, aun­que tam­bién in­flu­ye mu­cho en la ca­li­dad si los len­tes son de cris­tal o de plás­ti­co. El es­pa­cio dis­po­ni­ble en la cá­ma­ra de un te­lé­fono es muy es­ca­so y, por tan­to, aun­que la ca­li­dad de los len­tes sea la mis­ma que en una com­pac­ta, ni el es­pa­cio en­tre ellos ni su número po­drá igua­lar a los de es­ta. Otro efec­to es el pe­so. Si hay más len­tes o son de ma­yor diá­me­tro pe­san más y es­te es un as­pec­to que los con­su­mi­do­res con­si­de­ran a la ho­ra de com­prar. Po­de­mos acep­tar que una cá­ma­ra pe­se un po­co, pe­ro no lo acep­ta­mos en un te­lé­fono.

Por es­tas ra­zo­nes, pe­se a que al­gu­nos te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes tie­nen die­ci­séis me­ga­pí­xe­les de re­so­lu­ción, la óp­ti­ca de su cá­ma­ra es­tá muy li­mi­ta­da y el re­sul­ta­do son fo­to­gra­fías con mu­cha re­so­lu­ción pe­ro que al pa­sar­las al or­de­na­dor y au­men­tar su ta­ma­ño se ve­rán pi­xe­la­das, neo­lo­gis­mo que sig­ni­fi­ca que per­de­rán ni­ti­dez. “Pa­ra las fo­to­gra­fías do­més­ti­cas, los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes son una op­ción ex­ce­len­te. To­mar una fo­to­gra­fía de lo ex­pues­to en un es­ca­pa­ra­te o de la pues­ta de sol que se con­tem­pla en ese mis­mo ins­tan­te. Ver, fo­to­gra­fiar y por su­pues­to com­par­tir vía in­ter­net en cues­tión de se­gun­dos. Las cá­ma­ras com­pac­tas, sin em­bar­go, tie­nen no só­lo igual o ma­yor re­so­lu­ción sino una óp­ti­ca mu­cho más efi­caz”, cuen­ta el fo­tó­gra­fo Xa­vi La­rrull (Xa­vi­la­rrull.com). Al per- mi­tir­nos tra­ba­jar con la ve­lo­ci­dad de ob­tu­ra­ción y el dia­frag­ma se con­vier­ten en una al­ter­na­ti­va per­fec­ta pa­ra unas fo­to­gra­fías de re­cuer­do y un aca­ba­do pro­fe­sio­nal, “que va­lo­ra­re­mos enor­me­men­te en el fu­tu­ro”, aña­de La­rrull. Na­ta­lia San Juan, ex­per­ta en com­mu­nity ma­na­ge­ment y re­des so­cia­les, ade­más de afi­cio­na­da a la fo­to­gra­fía, da su opi­nión: “La ten­den­cia, se­gún lo que pue­do ob­ser­var y a la vez prac­ti­car, es que ten­de­re­mos pri­me­ro a com­prar el apa­ra­to cu­yas pres­ta­cio­nes se aco­mo­den ca­da vez más a nues­tras ne­ce­si­da­des. Que ten­ga múl­ti­ples usos a la vez (cá­ma­ra, te­lé­fono, men­sa­je­ría) y que, evi­den­te­men­te, sea de fá­cil trans­por­te. Sin em­bar­go,

no sus­ti­tui­rán el uso de una cá­ma­ra com­pac­ta o ré­flex pa­ra quie­nes gus­tan de to­mar fo­to­gra­fías, de­bi­do a la im­po­si­bi­li­dad de los mó­vi­les pa­ra in­cor­po­rar una óp­ti­ca de ca­li­dad que me­jo­re el en­fo­que o que re­duz­ca el rui­do fo­to­grá­fi­co, tér­mino con el que se co­no­ce a la va­ria­ción alea­to­ria del bri­llo o el color en una ima­gen di­gi­tal que no se co­rres­pon­de con la reali­dad.” La elec­ción de­be­ría ha­cer­se se­gún las ne­ce­si­da­des del con­su­mi­dor. “La de­ci­sión en­tre un smartp­ho­ne o una com­pac­ta ra­di­ca, en mi opi­nión, en el des­tino y el ob­je­ti­vo de esa fo­to: ¿que­re­mos com­par­tir­la ya o desea­mos con­ser­var­la e in­clu­so im­pri­mir­la?”, con­clu­ye la fo­tó­gra­fa Fla­mi­nia Pelazzi (Fla­mi­nia- pelazzi.com), co­la­bo­ra­do­ra de Lo­nely Pla­net, la re­vis­ta Wo­man y otras pu­bli­ca­cio­nes. Tan­to cá­ma­ras co­mo te­lé­fo­nos tie­nen sus pros y sus con­tras. A fa­vor de las cá­ma­ras com­pac­tas es­tá la ma­yor ca­li­dad de las óp­ti­cas; la dis­po­ni­bi­li­dad, se­gún el mo­de­lo, de con­tro­les ma­nua­les de ve­lo­ci­dad y aber­tu­ra de dia­frag­ma; la du­ra­ción de la ba­te­ría, que en los te­lé­fo­nos se ago­ta rá­pi­da­men­te si se to­man mu­chas ins­tan­tá­neas; la er­go­no­mía tan­to en la for­ma de su­je­tar la cá­ma­ra co­mo en la dis­po­ni­bi­li­dad de un bo­tón fí­si­co a la ho­ra de dis­pa­rar y, fi­nal­men­te, el pre­cio, una com­pac­ta con pres­ta­cio­nes acep­ta­bles pue­de ser mu­cho más eco­nó­mi­ca que un smartp­ho­ne. En cam­bio, a fa­vor de los mó­vi­les in­te­li­gen­tes es­tá la por­ta­bi­li­dad, por­que prác­ti­ca­men­te siem­pre lo lle­va­mos en­ci­ma; los au­to­ma­tis­mos que in­cor­po­ra y, muy es­pe­cial­men­te, el enor­me y cre­cien­te número de apli­ca­cio­nes dis­po­ni­bles pa­ra el re­to­que de las imá­ge­nes y la co­nec­ti­vi­dad per­ma­nen­te con las re­des so­cia­les pa­ra com­par­tir las fo­tos aca­ba­das de to­mar. Aun­que, ¿por qué no uti­li­zar el te­lé­fono pa­ra las fo­tos im­pre­vis­tas, las del día a día, y re­ser­var­nos una com­pac­ta pa­ra los acon­te­ci­mien­tos es­pe­cia­les, aque­llos en los que sa­be­mos que “va­mos a ha­cer fo­tos”?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.