ES VE­RANO, ES DI­VER­TI­DO, ES GRA­TIS

Tal vez su pre­su­pues­to pa­ra es­tas va­ca­cio­nes sea ba­jo (o in­clu­so nu­lo). Igual fal­ta­rá di­ne­ro, pe­ro no tiem­po pa­ra pa­sar­lo con los hi­jos en el par­que, en la pla­ya, ha­cien­do ma­nua­li­da­des, en la co­ci­na. Fun­cio­na...

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Cier­to que los tiem­pos no es­tán pa­ra gran­des fas­tos, pe­ro con ima­gi­na­ción y ga­nas la fa­mi­lia pue­de dis­fru­tar de unas va­ca­cio­nes bue­nas, bo­ni­tas y ba­ra­tas

Tex­to Car­men Gi­ró

Lle­ga el ve­rano. Los ni­ños em­pie­zan las va­ca­cio­nes y los adul­tos pue­den apro­ve­char pa­ra dis­fru­tar de sus hi­jos y vi­vir un tiem­po inol­vi­da­ble y no un pa­rén­te­sis in­so­por­ta­ble. La cri­sis mar­ca la fa­mi­lia. Pa­ro, re­duc­cio­nes de jor­na­da, ex­pe­dien­tes de re­gu­la­ción de em­pleo... me­nos sa­la­rio (o ni si­quie­ra eso), pe­ro más tiem­po. Qui­zá las va­ca­cio­nes sean un buen mo­men­to pa­ra sa­car lo me­jor de ese tiem­po ex­tra. Pa­ra Ma­ria Cos­ta, di­rec­to­ra de in­ves­ti­ga­ción in­fan­til y de ocio del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co del Ju­gue­te (AI­JU) ra­di­ca­do en Va­len­cia, hay que “apren­der de la par­te po­si­ti­va que nos da es­te tiem­po de cri­sis y apro­ve­char el tiem­po rein­ven­tan­do los ho­ra­rios de nues­tros hi­jos, dán­do­les así la opor­tu­ni­dad de po­der com­par­tir con ellos más ho­ras de jue­go”. Coger las rien­das La doc­to­ra en neu­ro­cien­cia cog­ni­ti­va Vir­gí­nia Tré­mols coin­ci­de con Cos­ta: “La cri­sis nos ha traí­do me­nos re­cur­sos, pe­ro tam­bién una opor­tu­ni­dad pa­ra pa­sar más tiem­po con los hi­jos y for­ta­le­cer el víncu­lo con ellos”. Pa­ra es­ta psi­có­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en fa­mi­lia e in­fan­cia del de­par­ta­men­to de pe­dia­tría del hos­pi­tal Qui­rón De­xeus, en mo­men­tos com­pli­ca­dos hay dos op­cio­nes: “Te­ne­mos la op­ción de la­men­tar las di­fi­cul­ta­des que en­con­tra­mos, o po­de­mos in­ten­tar so­bre­po­ner­nos a las ad­ver­si­da­des y, si es po­si­ble, sa­lir for­ta­le­ci­dos, es de­cir, po­de­mos in­ten­tar ser re­si­lien­tes. Es mu­cho más sa­lu­da­ble y gra­ti­fi­can­te es­ta se­gun­da op­ción y, en lu­gar de re­afir­mar­nos en lo mal que es­ta­mos,

coger las rien­das y dar­le la vuel­ta a la si­tua­ción”. El pe­da­go­go del Ayun­ta­mien­to de Al­co­ben­das Je­sús Da­mián Fer­nán­dez, uno de los pre­cur­so­res del día de la Di­ver­sión en el Tra­ba­jo, ase­gu­ra: “El tiem­po es­ti­val es ideal pa­ra di­ver­tir­se y sa­bo­rear la vida de otra for­ma, e in­vi­ta a la fa­mi­lia a mi­rar­se des­de la ge­ne­ro­si­dad, pa­ra re­con­ci­liar­nos con no­so­tros y nues­tros se­res que­ri­dos. En los tiem­pos que co­rren de­be­mos ajus­tar pre­su­pues­tos, re­cor­tar gas­tos y pa­sar­lo bien”. A su jui­cio, eso es po­si­ble con ac­ti­tud po­si­ti­va y con las ga­nas de des­cu­brir lo que nos ro­dea co­mo fuen­te de dis­fru­te. “Pa­ra po­ner­te en el ca­mino del dis­fru­te, to­ma las pla­zas, los par­ques y las ca­lles pea­to­na­les de tu ciu­dad. Rein­ven­ta los es­pa­cios abier­tos. No ha­ce fal­ta acu­dir a po­li­de­por­ti­vos ni pa­gar cuo­tas. Compártelo y dis­fru­ta en fa­mi­lia y con otros ami­gos”. Ju­gar jun­tos Es­te ve­rano, por tan­to, pue­de ser una opor­tu­ni­dad pa­ra po­ten­ciar la crea­ti­vi­dad en lu­gar de con­su­mir ocio or­ga­ni­za­do. Pe­ro lo más im­por­tan­te es la ac­ti­tud con que los adul­tos ha­ga­mos to­do. Se­gún ex­pli­ca la pe­da­go­ga y ex­per­ta en jue­gos Im­ma Ma­rín: “Hay que pen­sar en po­si­ti­vo. Los ni­ños ne­ce­si­tan ju­gar, ha­cer ac­ti­vi­da­des y dis­fru­tar, pe­ro los adul­tos tam­bién. Nos te­ne­mos que dar per­mi­so pa­ra que­rer a nues­tros hi­jos, pa­ra es­tar ra­tos con ellos dis­fru­tan­do jun­tos. Los pro­ble­mas que ten­ga­mos no des­apa­re­cen, la si­tua­ción de es­tar in­mer­so en un ERE o en el pa­ro no va­ria­rá, pe­ro la for­ma en que tú te en­fren­tas a esa si­tua­ción sí, y eso lo de­ci­des tú”. La doc­to­ra Tré­mols aña­de: “Ade­más, in­ten­tar so­bre­po­ner­nos a las di­fi­cul­ta­des y vi­vir­lo co­mo una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra pa­sar más tiem­po de ca­li­dad con nues­tros hi­jos tam­bién es un buen ejem­plo que les da­mos pa­ra que ellos in­cor­po­ren bue­nas es­tra­te­gias pa­ra en­fren­tar­se a las ad­ver­si­da­des”. Hay mu­chas ideas de los ex­per­tos en ocio y edu­ca­ción in­fan­til, o que sur­gen de la ima­gi­na­ción de mu­chos pa­dres. Ma­ria Cos­ta re­cuer­da que “cual­quier lu­gar es bueno pa­ra ju­gar con los hi­jos, jue­gos de me­sa, con el agua, du­ran­te los tras­la­dos en co­che... Ju­gar y ju­gar co­mo re­fe­ren­te de di­ver­sión, pla­cer, es­tí­mu­lo y, co­mo con­se­cuen­cia no pre­vis­ta pe­ro al fi­nal pre­sen­te, el apren­di­za­je”. Im­ma Ma­rín reivin­di­ca el po­der del sen­ti­do del hu­mor: “¡Ju­gar es gra­tis! Y nos per­mi­te dis­fru­tar con los hi­jos. Pe­ro no só­lo es ju­gar a al­go, sino la ac­ti­tud con que te po­nes. Tie­nes que ol­vi­dar­te de los pro­ble­mas, re­ga­lar­te un ra­to de di­ver­sión con tus hi­jos… Y eso sir­ve tan­to si ha­céis cro­que­tas o sa­lís al par­que”, apor­ta. Al ai­re li­bre Te­ne­mos la suer­te de vi­vir en un lu­gar con un buen cli­ma. Sa­lir a la ca­lle a pa­sear, ir al par­que a ju­gar, ir a la pla­ya es gra­tis y pro­por­cio­na mu­chos ra­tos de pla­cer y di­ver­sión pa­ra adul­tos y ni­ños. A mu­chas pla­yas se pue­de lle­gar en trans­por­te pú­bli­co, y mu­chas pis­ci­nas tie­nen abo­nos de tem­po­ra­da o fa­mi­lia­res que las ha­cen más ase­qui­bles. Ma­ria Cos­ta in­sis­te: “No hay na­da co­mo ver a nues­tros hi­jos dis­fru­tar del sol, la pis­ci­na, el río o la pla­ya, re­cur­sos que te­ne­mos a ve­ces muy cer­ca y no los apro­ve­cha­mos co­mo de­bié­ra­mos. En to­das las ciu­da­des o pue­blos te­ne­mos un lu­gar al ai­re li­bre pa­ra de­lei­tar­nos de un pa­seo en bi­ci­cle­ta o una ex­cur­sión a pie que oxi­ge­na la men­te y car­ga de ener­gía a ni­ños y adul­tos. Es im­por­tan­te –aña­de– de­jar a los ni­ños que dis­fru­ten en es­pa­cios al ai­re li­bre y jue­guen con otros ni­ños”. La pro­pues­ta de Je­sús Da­mián Fer­nán­dez es mon­tar ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas: “Una can­cha en la ca­lle, unas ti­zas, unas cuer­das y…. or­ga­ni­za ca­rre­ras de re­le­vos, ca­rre­ras de obs­tácu­los, te­nis, fútbol, lo que se te ocu­rra con los ami­gos”. Hay mu­chos par­ques que apro­ve­chan el ve­rano pa­ra or­ga­ni­zar jue­gos pa­ra ni­ños, in­clu­so en gran­des ciu­da­des co­mo Bar­ce­lo­na o Ma­drid, que tam­bién tie­nen re­cin­tos es­pe­cia­les co­mo el Fò­rum en Bar­ce­lo­na o el Ma­drid Río don­de pa­sear, mon­tar en bi­ci, pa­ti­nar o dar­se un cha­pu­zón. Los par­ques zoo­ló­gi­cos ofre­cen a me­nu­do en­tra­das gra­tui­tas y ofer­tas es­pe­cia­les, así co­mo los par­ques te­má­ti­cos. Y hay con­se­jos de sen­ti­do co­mún pe­ro que a me­nu­do se ol­vi­dan: una ex­cur­sión de to­do un día a un par­que te­má­ti­co pue­de mul­ti­pli­car su pre­cio to­tal dos o tres ve­ces si co­me­mos en los res­tau­ran­tes de allí. En cam­bio, lle­var­se el pic­nic de ca­sa re­sul­ta gra­tis y di­ver­ti­do... Se­sio­nes de ci­ne al ai­re li­bre, fies­tas ma­yo­res de ve­rano, jue­gos de pis­tas son otras de las mu­chas ac­ti­vi­da­des que se pue­den dis­fru­tar en va­ca­cio­nes y que per­mi­ten la re­la­ción so­cial en­tre ni­ños y adul­tos. Un po­co de cul­tu­ra El ve­rano se pue­de apro­ve­char pa­ra ha­cer aque­llas vi­si­tas culturales que nun­ca se tie­ne tiem­po de ha­cer du­ran­te el cur­so es­co­lar. La ma­yo­ría de ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les de los cen­tros culturales son gra­tis. Ca­si to­dos los mu­seos tie­nen una se­rie de días gra­tui­tos. Só­lo es cues­tión de mi­rar bien la in­for­ma­ción de ca­da cen­tro. Asi­mis­mo, bi­blio­te­cas y lu­do­te­cas ofre­cen un ex­ten­so ser­vi­cio gra­tui­to y de ac­ti­vi­da­des pa­ra to­dos los gus­tos. Tam­bién hay mu­chos cen­tros culturales que en ve­rano or­ga­ni­zan ac­ti­vi­da­des pa­ra fa­mi­lias. Hay mu­chos cur­si­llos de ve­rano, más o me­nos ca­ros, pe­ro tam­bién hay mu­chas ac­ti­vi­da­des más cor­tas que son gra­tis o muy ba­ra­tas. Se pue­de sa­lir a pa­sear por el cen­tro de la ciu­dad don­de se vi­ve en plan tu­ris­ta. Vir­gí­nia Tré­mols su­gie­re: “Se pue­de bus­car in­for-

ma­ción en Goo­gle y ha­cer un pro­yec­to de guía, con la his­to­ria, edi­fi­cios no­ta­bles que vi­si­tar y co­sas cu­rio­sas”, ilus­tra es­ta doc­to­ra. Otro tru­co que fun­cio­na muy bien es el que ha­cen ca­da año los her­ma­nos Ju­lia y Pa­blo: un dia­rio de va­ca­cio­nes. No ha­ce fal­ta que sea de nin­gún via­je ni nin­gu­na aven­tu­ra ex­tra­or­di­na­ria. Sim­ple­men­te, se pue­de re­cor­tar un fo­to de un fo­lle­to in­for­ma­ti­vo de un museo que he­mos vi­si­ta­do, o pe­gar un po­sa­va­sos de una hor­cha­ta muy ri­ca que nos he­mos be­bi­do…. El ca­so es re­co­pi­lar bue­nos re­cuer­dos con al­gún ma­te­rial y es­cri­bir al­gu­nas fra­ses que nos ayu­den a iden­ti­fi­car lo que he­mos pe­ga­do al pa­pel. Es una ac­ti­vi­dad muy fá­cil y que pue­de te­ner en­tre­te­ni­dos y fe­li­ces a los ni­ños du­ran­te ho­ras, mien­tras re­cor­tan, en­gan­chan, ha­cen di­bu­jos… Fer­nán­dez tam­bién in­sis­te en la crea­ti­vi­dad: “Si tie­nes ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, es el mo­men­to de or­ga­ni­zar la or­ques­ta o cha­ran­ga fa­mi­liar. Si no los tie­nes, los creas y or­ga­ni­zas tus se­sio­nes de per­cu­sión. Haz se­sio­nes de pin­tu­ra con el ma­te­rial del co­le­gio y con lo crea­do re­crea una obra de tea­tro ca­se­ra”, ex­po­ne.

Ma­ne­jar el tiem­po Una de las cau­sas más fre­cuen­tes de ago­bio cuan­do lle­gan las va­ca­cio­nes es que los días se pue­den ha­cer eter­nos. De re­pen­te, los ni­ños se que­dan sin ho­ra­rio es­ta­ble­ci­do, los pa­dres es­tán des­en­tre­na­dos, y sin dar­se cuen­ta es­tán to­dos ner­vio­sos por­que no hay rit­mos ni ru­ti­nas. Por eso, los ex­per­tos acon­se­jan pac­tar tiem­pos. Por ejem­plo, si el ni­ño res­pe­ta la sies­ta de su pa­dre, lue­go es­te le lle­va­rá al par­que a ju­gar. O cuan­do va­yan a la pis­ci­na, el pa­dre no me­te­rá pri­sas al ni­ño pa­ra vol­ver a ca­sa.

Se­gún la ima­gi­na­ción de los pa­dres y la edad de los hi­jos, se pue­den echar mano de al­gu­nos tru­cos. Una madre de tres hi­jos ex­pli­ca: “A prin­ci­pio del ve­rano, es­cri­bi­mos jun­tos un ho­ra­rio se­ma­nal con ta­lle­res. Ca­da día ha­ce­mos un ta­ller en ca­sa: co­ci­na, jar­di­ne­ría, ma­nua­li­da­des… Pro­ba­ble­men­te, si ca­da día les di­je­ra ‘ayu­dad­me a ha­cer la co­mi­da’ o ‘ayu­dad­me a re­gar las plan­tas’ se ha­brían que­ja­do, pe­ro al con­si­de-

rar­lo ta­lle­res lo ha­cen a gus­to y to­dos dis­fru­ta­mos”.

En la co­ci­na ¿Quién ha di­cho que los úni­cos que co­ci­nan son los adul­tos? En ve­rano, se pue­de ins­tau­rar que un día a la se­ma­na los ni­ños pre­pa­ren la co­mi­da o la ce­na. Con ayu­da de al­gún adul­to pa­ra lo más pe­li­gro­so, hay mu­chas re­ce­tas que ellos pue­den pre­pa­rar y pa­sár­se­lo en gran­de. Y no ha­ce fal­ta con­for­mar­se con el me­nú se­ma­nal. Los her­ma­nos Marc, Judith y Pau­la ha­ce años que les pre­pa­ran a sus pa­dres ca­da ve­rano una ce­na ro­mán­ti­ca. La pre­pa­ra­ción les lle­va se­ma­nas, mien­tras bus­can re­ce­tas, ha­cen la lis­ta de la com­pra, de­co­ran el co­me­dor, es­cri­ben la car­ta del res­tau­ran­te... Se dis­fra­zan de ca­ma­re­ros y co­ci­ne­ros, obli­gan a sus pa­dres a ha­cer una re­ser­va… El me­nú es gra­tis pe­ro lue­go la pro­pi­na es op­cio­nal.

Pe­ro re­par­tir el tiem­po no es lle­nar­les to­do el día y to­das las ho­ras, es­truc­tu­rán­do­les to­do. Se tra­ta de que va­yan apren­dien­do a to­mar sus de­ci­sio­nes y a dis­fru­tar del tiem­po li­bre, y de­jar es­pa­cios de ocio don­de ca­da uno pue­de te­ner su pro­pia li­ber­tad. Ayu­dar­les a que ellos pien­sen co­sas que pue­den ha­cer en su ocio evi­ta­rá que no se­pan qué ha­cer cuan­do no les mar­ca­mos una ac­ti­vi­dad. Ma­ria Cos­ta pro­po­ne: “De­je­mos que sean ellos los que pro­pon­gan las ac­ti­vi­da­des del día. Los con­ver­ti­mos en pro­ta­go­nis­tas y ese cam­bio de pa­pe­les les ser­vi­rá pa­ra sa­ber que hay pe­rio­dos de ru­ti­nas pro­gra­ma­das y otros pe­rio­dos de des­can­so, re­la­ja­ción o ma­yor li­ber­tad de ho­ra­rios”.

DIS­FRU­TAR DEL VE­RANO PA­SA POR ES­TA­BLE­CER HO­RA­RIOS FLE­XI­BLES... ... ESO AYU­DA A LOS NI­ÑOS A AD­QUI­RIR MÁS LI­BER­TAD Y AU­TO­NO­MÍA

Otras fa­mi­lias op­tan por ela­bo­rar me­nús de otros paí­ses. Bus­can­do re­ce­tas por in­ter­net o en li­bros de co­ci­na, pre­pa­ran con los ni­ños pla­tos tí­pi­cos de otras cul­tu­ras. Se pue­de de­co­rar la me­sa con fo­tos de aquel país y se pue­de po­ner al­gu­na música tí­pi­ca, y la ac­ti­vi­dad se­rá com­ple­ta. Con to­do el tiem­po por de­lan­te se pue­den ha­cer mer­me­la­das ca­se­ras, pas­te­les, he­la­dos, ga­lle­tas, ca­na­pés… Cual­quier li­bro de re­ce­tas en la bi­blio­te­ca mu­ni­ci­pal o una bús­que­da sen­ci­lla en in­ter­net nos da­rá mul­ti­tud de ideas pa­ra sa­ber ha­cer ca­da co­sa pa­so a pa­so. Y, co­mo siem­pre, lo im­por­tan­te es la ac­ti­tud. Im­ma Ma­rín in­sis­te: “Mez­clar agua con zu­mo de fru­tas, po­ner­le unas pa­ji­tas y me­ter­lo en el con­ge­la­dor pa­ra que sal­gan he­la­dos de fru­tas pue­de ser una fiesta, co­mo re­bo­zar cro­que­tas o pre­pa­rar el me­nú del pic­nic, co­ci­nar­lo y po­ner­lo en re­ci­pien­tes pa­ra lle­var”.

Las tres R Re­ci­clar, re­du­cir y re­uti­li­zar son tres ejes de una mis­ma fi­lo­so­fía me­nos con­su­mis­ta. Con ma­te­ria­les co­ti­dia­nos se pue­den cons­truir mul­ti­tud de ju­gue­tes... ins­tru­men­tos, co­lla­res o pun­tos de li­bro, son al­gu­nas de las co­sas que el ni­ño pue­de ha­cer en ca­sa con sus pa­dres o con ami­gos. El ve­rano tam­bién pue­de ser­vir pa­ra des­em­pol­var los ju­gue­tes que han que­da­do en el fon­do del ar­ma­rio y con los que no pue­den ju­gar du­ran­te el cur­so es­co­lar, con los días lle­nos. Tam­bién se pue­den re­ci­clar re­cuer­dos.

Ma­ría Cos­ta pro­po­ne una ex­pe­rien­cia gra­ti­fi­can­te: “Po­de­mos pen­sar en nues­tra in­fan­cia y con­tar­le a nues­tros hi­jos a qué jue­gos ju­gá­ba­mos con nues­tros ami­gos en la ca­lle o en el co­le­gio. Per­mi­te re­cor­dar mu­chos jue­gos po­pu­la­res di­ver­ti­dos y pa­ra ellos des­co­no­ci­dos. Y po­de­mos pe­dir­le a sus abue­los que ha­gan lo mis­mo”. Je­sús Da­mián Fer­nán­dez re­cuer­da lo di­ver­ti­do que pue­de ser una se­sión de chis­tes: “El tiem­po se com­par­te más a gus­to cuan­do se cuen­tan chis­tes. Se pue­de ju­gar a ha­cer com­pa­ra­cio­nes, a las pa­ro­dias idio­má­ti­cas (“có­mo se di­ce en ja­po­nés…”), al jue­go de ‘se abre el te­lón’…”. Hay in­fi­ni­dad de jue­gos pa­ra com­par­tir bue­nos ra­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.