EN JUE­GO

DIA­MAN­TES PA­RA LAS VA­CA­CIO­NES

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - ORIOL RI­POLL es@la­van­guar­dia.es

El tí­tu­lo de la pe­lí­cu­la es inol­vi­da­ble, Desa­yuno con dia­man­tes. Oriol Ri­poll re­co­mien­da un nue­vo jue­go, Dia­man­tes, pe­ro pa­ra des­pués de la ce­na (por ejem­plo)

Es­tán en una cue­va lle­na de te­so­ros y de pe­li­gros. Así que a ca­da pa­so de­be­rán de­ci­dir si va­le la pe­na se­guir avan­zan­do o bien hay que que­dar­se con las pie­dras pre­cio­sas que se han re­co­gi­do has­ta el mo­men­to y aban­do­nar la ex­pe­di­ción. Es­te es bá­si­ca­men­te el plan­tea­mien­to de Dia­man­tes, un jue­go crea­do en el año 2005 por Bruno Fai­dut­ti (Fai­dut­ti.com/blog) y Alan R. Moon (Alanr­moon. com/) edi­ta­do por De­vir. Am­bos autores, de re­nom- bre in­ter­na­cio­nal, es­tán acos­tum­bra­dos a crear jue­gos en co­la­bo­ra­ción. Sor­pren­de que en una en­tre­vis­ta que Fai­dut­ti con­ce­dió al blog chi­leno Jue­gos de me­sa (Jue­gos­de­me­sa.bli­goo.cl) ex­pli­ca­ra que es­tas co­la­bo­ra­cio­nes crea­ti­vas sue­len desa­rro­llar­se por co­rreo elec­tró­ni­co, a ve­ces por te­lé­fono y ca­si nun­ca con un en­cuen­tro ca­ra a ca­ra. Pue­den par­ti­ci­par en­tre 3 y 8 ju­ga­do­res. El jue­go es­tá for­ma­do por quin­ce car­tas bue­nas, que mues­tran un número de dia­man­tes, quin­ce ma­las, tres con ca­da uno de los pe­li­gros, un mon­tón de dia­man­tes y ocho pe­que­ños per­so­na­jes, uno pa­ra ca­da ju­ga­dor. Ade­más hay cin­co pe­que­ños nai­pes, uno pa­ra ca­da una de las en­tra­das de las cue­vas y ocho ca­jas pa­ra guar­dar las ge­mas que se han con­se­gui­do. Las cin­co car­tas de en­tra­da de cue­va se co­lo­can en el cen­tro de la me­sa, una al la­do de la otra. Se mez­clan bien y se si­túan bo­ca aba­jo al la­do de las en­tra­das de las gru­tas. Ca­da par­ti­ci­pan­te es un aven­tu­re­ro y es­co­ge a uno de los per­so­na­jes. Pa­ra em­pe­zar, se gi­ra la pri­me­ra car­ta de la pi­la, y mues­tra el ju­ga­dor lo que se va en­con­tran­do a me­di­da que ex­plo­ran la ca­ver­na. Si en la car­ta hay un número de dia­man­tes, es el bo­tín que se han en­con­tra­do los aventureros; si sale una car­ta de pe­li­gro por pri­me­ra vez, só­lo se asus­tan pe­ro no pa­sa na­da y pue­den se­guir ex­plo­ran­do la cue­va; pe­ro si un mis­mo ries­go apa­re­ce por se­gun­da vez, se asus­tan y salen co­rrien­do de la cue­va y con las ma­nos va­cías. Eso quie­re de­cir que si sale un es­cor­pión, por ejem­plo, ten­drán que aban­do­nar la cue­va só­lo si vuel­ve a sa­lir otro es­cor­pión, pe­ro no lo ha­rían si sa­lie­ra una pri­me­ra ex­plo­sión de gas. An­tes de po­ner bo­ca arri­ba otro nai­pe, ca­da con­tin­gen­te tie­ne que de­ci­dir, en se­cre­to, si quie­re se­guir ex­plo­ran­do o aban­do­nar. Pa­ra ha­cer­lo, ca­da uno po­ne la mano ce­rra­da so­bre la me­sa y, al mis­mo tiem­po, se mues­tra el con­te­ni­do: si la tie­nen va­cía pue­de con­ti­nuar, pe­ro si al­guien co­ge la fi­cha de su per­so­na­je, aban­do­na, y se lle­va to­dos los dia­man­tes que ha en­con­tra­do has­ta el mo­men­to. Si hay dos o más per­so­na­jes que quie­ren aban­do­nar, ten­drán que re­par­tir­se equi­ta­ti­va­men­te el bo­tín y, si no se pue­de, de­jar el res­to. La ex­plo­ra­ción aca­ba bien cuan­do to­dos los ju­ga­do­res han aban­do­na­do o cuan­do han sa­li­do co­rrien­do. Pa­ra em­pe­zar a in­ves­ti­gar se uti­li­zan los nai­pes que to­da­vía no se han ju­ga­do y, cuan­do se ha­yan apos­ta­do, se mez­clan. Es­ta es una bue­na no­ti­cia pa­ra los ju­ga­do­res que son aman­tes de los cálcu­los, ya que ten­drán in­for­ma­ción va­lio­sa a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes.

DIA­MAN­TES ES UNA AVEN­TU­RA TRE­PI­DAN­TE EN LA QUE LOS EQUI­POS DE­BEN EX­PLO­RAR UNA CUE­VA LLE­NA DE PE­LI­GROS

Dia­man­tes es un jue­go fa­mi­liar, pue­de ha­ber ju­ga­do­res de di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes par­ti­ci­pan­do jun­tos. Es muy re­co­men­da­ble pa­ra una ve­la­da de ve­rano. Pón­gan­lo en la lis­ta pa­ra es­tas va­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.