No hay enemi­go pe­que­ño

La Vanguardia - ES - - ED - Fè­lix Ba­dia Sub­di­rec­tor Es-

El ex­cur­sio­nis­mo y el sen­de­ris­mo es­tán de mo­da, y más en los me­ses de ve­rano, cuan­do hay buen tiem­po y el cli­ma in­vi­ta a an­dar por la mon­ta­ña. Pro­ba­ble­men­te se tra­ta del ejer­ci­cio fí­si­co más ase­qui­ble, y no só­lo des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, que tam­bién. Es que, ade­más, pa­ra prac­ti­car­lo no se re­quie­re una gran pre­pa­ra­ción fí­si­ca ni un equi­po ex­tre­ma­da­men­te com­ple­jo, co­mo su­ce­de con otras dis­ci­pli­nas. Sin em­bar­go, que no sea ne­ce­sa­ria mu­cha pre­pa­ra­ción no quie­re de­cir que no ha­ya que ser pru­den­te ni que no se ten­gan que pla­ni­fi­car las ex­cur­sio­nes an­tes de em­pe­zar­las, por­que tal co­mo ex­pli­ca, en el te­ma de por­ta­da de ES, Sa­ra Sans, a la ho­ra de afron­tar una ca­mi­na­ta o un as­cen­so, no hay enemi­go pe­que­ño. Con­si­de­ra­cio­nes de se­gu­ri­dad al mar­gen, lo cier­to es que los me­ses de ve­rano son la épo­ca ideal pa­ra re­cu­pe­rar el con- tac­to con la na­tu­ra­le­za, tan ne­ce­sa­rio pa­ra los se­res hu­ma­nos y que de­ma­sia­do a me­nu­do que­da se­pul­ta­do por las pri­sas y el es­trés ur­bano. Y tal vez con la cri­sis, ese con­tac­to se vuel­va más es­tre­cho, por­que con el cam­bio de prio­ri­da­des que es­tá pro­vo­can­do la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, mu­chos re­nun­cian a de­por­tes ca­ros y via­jes a pun­tos dis­tan­tes, cuan­do, a me­nu­do, el pa­raí­so es­tá mu­cho más cer­ca. En la mon­ta­ña, por ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.