SA­LUD ANIMAL

La Vanguardia - ES - - SALUD ANIMAL - Tex­to Jor­di Jar­que

Los ani­ma­les que vi­ven en ca­sa pro­por­cio­nan mu­chos be­ne­fi­cios, tan­to a ni­ños co­mo a per­so­nas ma­yo­res. Son un es­tí­mu­lo po­si­ti­vo y es ne­ce­sa­rio cui­dar­los por­que se tra­ta de se­res vi­vos que tam­bién pue­den ser trans­mi­so­res de en­fer­me­da­des si no se rea­li­za una bue­na pre­ven­ción El ve­rano ya es­tá aquí. Unos lo dis­fru­tan y otros lo pa­de­cen. Pa­ra los ani­ma­les de com­pa­ñía no es di­fe­ren­te, y con la pre­sen­cia de ca­lor, los ex­per­tos ad­vier­ten que au­men­ta el ries­go de que aflo­ren en­fer­me­da­des gra­ves pa­ra el pro­pio animal y que en oca­sio­nes se trans­mi­te a las per­so­nas. So­bre to­do se tra­ta de en­fer­me­da­des cau­sa­das por una es­pe­cie de mos­qui­to lla­ma­do fle­bo­to­mo y por las ga­rra­pa­tas, se­ña­la Jo­sep Gó­mez Mu­ro, pre­si­den­te del Col·le­gi Oficial de Ve­te­ri­na­ris de Bar­ce­lo­na con mo­ti­vo de la cam­pa­ña “La sa­lud de tu mas­co­ta es la sa­lud de tu fa­mi­lia”. Hay más cau­sas y en­fer­me­da­des. Al­re­de­dor de un 60% de las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas en el ser hu­mano son pro­du­ci­das por la re­la­ción en­tre per­so­nas y ani­ma­les, se­gún se­ña­la la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Sanidad Animal (OIE), y el 75% de las en­fer­me­da­des de re­cien­te apa­ri­ción son en­fer­me­da­des zoo­nó­ti­cas (aque­llas que son pro­du­ci­das por el con­tac­to en­tre ani­ma­les y per­so­nas), tal co­mo re­co­ge la FAO (Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra), de las Na­cio­nes Uni­das. El co­lec­ti­vo más vul­ne­ra­ble es el de los más pe­que­ños y los ma­yo­res con ani­ma­les de com­pa­ñía en ca­sa, y aque­llos que es­tán en con­tac­to con ani­ma­les por su tra­ba­jo co­mo ga­na­de­ros o ve­te­ri­na­rios, así co­mo las per­so­nas que tie­nen el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de­bi­li­ta­do. El fac­tor es­ti­val Pe­ro aho­ra que ha lle­ga­do el ve­rano y los pe­que­ños es­tán más ho­ras en ca­sa, más ho­ras de con­tac­to con sus ani­ma­les, los ex­per­tos quie­ren ha­cer hin­ca­pié so­bre to­do en las en­fer­me­da­des trans­mi­ti­das a tra­vés de mos­qui­tos y ga­rra­pa­tas en los ani­ma­les de com­pa­ñía que, en el peor de los ca­sos, pue­den pro­vo­car en­fer­me­da­des pa­ra­si­ta­rias gra­ves co­mo la leish­ma­nio­sis y las ETG (en­ce­fa­li­tis trans­mi­ti­da es­pe­cí­fi­ca­men­te por ga­rra­pa­tas). Jo­sep Gó­mez ex­pli­ca que aun­que el ries­go no es ele­va­do, es­te ti­po de mos­qui­tos y las ga­rra­pa­tas tam­bién pue­den pi­car a las per­so­nas y trans­mi­tir es­tas en­fer­me­da­des se­ña­la­das. Por una par­te, la leish­ma­nio­sis es pro­vo­ca­da por un pa­rá­si­to (Leish­ma­nia) que se in­tro­du­ce en el animal tras la pi­ca­du­ra de un mos­qui­to (fle­bo­to­mo). Es­te pa­rá­si­to in­va­de di­fe­ren­tes ór­ga­nos y afec­ta a la res­pues­ta in­mu­no­ló­gi­ca del animal. Ade­más, pue­de pro­vo­car pro­ble­mas cu­tá­neos, ar­ti­cu­la­res, re­na­les y ocu­la­res, en­tre otros. Por otra par­te, las en­fer­me­da­des trans­mi­ti­das por ga­rra­pa­tas (ETG) for­man un am­plio gru­po en­tre las que des­ta­can so­bre to­do la ehr­li­chio­sis, babesiosis o la bo­rre­lio­sis. To­das ellas se trans­mi­ten por la pi­ca­du­ra de las ga­rra­pa­tas. La ma­yo­ría son mor­ta­les pa­ra los ani­ma­les si no se de­tec­tan a tiem­po. Los sín­to­mas pue­den ser gan­glios lin­fá­ti­cos in­fla­ma­dos, anemia, fie­bre, do­lo­res ar­ti­cu­la­res, en­tre otros. Hay más en­fer­me­da­des que pue­den trans­mi­tir los ani­ma­les de com­pa­ñía. Pe­ro Juan Ma­nuel Contreras, miem­bro de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de

Pe­dia­tría, se­ña­la que no se dan o su­ce­den con muy po­ca fre­cuen­cia. Por ejem­plo, “la en­fer­me­dad del ara­ña­zo de ga­to es una pa­to­lo­gía ví­ri­ca que fi­gu­ra en los li­bros de me­di­ci­na, pe­ro ha­ce mu­cho tiem­po que en la prác­ti­ca clí­ni­ca no se de­tec­ta”. Tam­bién in­di­ca que en el ca­so de la ra­bia por mor­de­du­ra de pe­rro, en Es­ta­dos Uni­dos ha­ce años que no hay re­gis­tra­do nin­gún ca­so, al me­nos ofi­cial­men­te. Igual que en Eu­ro­pa, pe­ro has­ta ha­ce unas po­cas se­ma­nas, cuan­do se ha ini­cia­do en Ca­ta­lun­ya una ope­ra­ción an­ti­rra­bia por el pri­mer pe­rro in­fec­ta­do en 35 años (véa­se tex­to ad­jun­to). Des­pués apa­re­cen los pa­rá­si­tos in­tes­ti­na­les de pe­rros y ga­tos que pue­den pro­du­cir en­fer­me­da­des de di­ver­sa con­si­de- ra­ción en las per­so­nas, sien­do los ni­ños el prin­ci­pal gru­po de ries­go. Se­gún los da­tos de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas y Mi­cro­bio­lo­gía Clí­ni­ca, el 62% de los pro­pie­ta­rios es­pa­ño­les de ani­ma­les do­més­ti­cos re­co­no­ce no des­pa­ra­si­tar a los pe­rros y ga­tos que tie­nen en ca­sa. Y el 50% des­co­no­ce los ries­gos que pue­den con­lle­var pa­ra

su pro­pia sa­lud y la de su fa­mi­lia. Un re­cien­te es­tu­dio lle­va­do a ca­bo por la con­sul­to­ra VMS (Ve­te­ri­nary Ma­na­ge­ment Stu­dies) des­ta­ca que en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año ha des­cen­di­do en Es­pa­ña un 6,4% el número de pa­cien­tes (pe­rros y ga­tos) en los cen­tros ve­te­ri­na­rios con res­pec­to al mis­mo pe­rio­do del 2012. En es­te mis­mo es­tu­dio se in­di­ca que de se­guir es­ta ten­den­cia a fi­nal de año ha­brá 518.400 ani­ma­les en to­da Es­pa­ña que no pi­sa­rán, ni si­quie­ra en una oca­sión, la con­sul­ta de un ve­te­ri­na­rio. Se­gún Jo­sep Gó­mez Mu­ro, “se tra­ta de una ci­fra real­men­te im­por­tan­te que to­da­vía po­dría ver­se in­cre­men­ta­da al fi­na­li­zar el año. Tal can­ti­dad de ani­ma­les fue­ra de con­trol sa­ni­ta­rio pue­de cons­ti­tuir un pro­ble­ma pa­ra la sa­lud pú­bli­ca, ya que al dis­mi­nuir o eli­mi­nar los con­tro­les y la pre­ven­ción que se rea­li­zan ha­bi­tual­men­te por par­te de los ve­te­ri­na­rios clí­ni­cos, au­men­ta­ría la pre­va­len­cia de cier­tas en­fer­me­da­des de las que es­tos ani­ma­les son por­ta­do­res, en mu­chos ca­sos asin­to­má­ti­cos, y que son trans­mi­si­bles a otros ani­ma­les y a las fa­mi­lias con las que con­vi­ven”. Aler­tas eu­ro­peas Jo­sep Gó­mez ad­vier­te que con el in­cre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra y la hu­me­dad se fa­vo­re­ce la pre­sen­cia y ac­ti­vi­dad de los mos­qui­tos y ga­rra­pa­tas. Por to­do ello, la Unión Eu­ro­pea ya ha aler­ta­do en su­ce­si­vas oca­sio­nes de la im­por­tan­cia de re­for­zar las me­di­das pre­ven­ti­vas, me­dian­te cam­pa­ñas de in­for­ma­ción so­cial, pa­ra edu­car a la po­bla­ción so­bre có­mo pro­te­ger­se de la ex­po­si­ción a es­tos mos­qui­tos y ga­rra­pa­tas y con­tro­lar la pre­sen­cia de los mis­mos en el me­dio am­bien­te y en los ani­ma­les do­més­ti­cos, prin­ci­pal­men­te el pe­rro. “Así que cuan­tos me­nos ani­ma­les in­fec­ta­dos ha­ya, me­nor se­rá la car­ga pa­ra­si­ta­ria y, por tan­to, me­nor el ries­go de in­fec­ción en las per­so­nas. Es por eso que des­de el Co­le­gio de Ve­te­ri­na­rios de Bar­ce­lo­na re­co­men­da­mos rea­li­zar un diagnóstico precoz y pre­ve­nir”, ex­pli­ca Jo­sep Gó­mez Mu­ro. No es una cues­tión ba­la­dí. Xa­vier Rou­ra, del ser­vi­cio de me­di­ci­na in­ter­na del hos­pi­tal Cli­nic Veterinari de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na, es­pe­cia­lis­ta en leish­ma­nio­sis y otras en­fer­me­da­des, afir­ma que, en Ca­ta­lun­ya, “el 70% de los pe­rros po­drían es­tar in­fec­ta­dos con leish­ma­nia, aun­que la se­ro­pre­va­len­cia (pro­por­ción de pe­rros que han su­fri­do la en­fer­me­dad) es del 14%. En cuan­to a la po­bla­ción hu­ma­na, en­tre 1982 y el 2010, en Ca­ta­lun­ya se han de­cla­ra­do 832 ca­sos de es­ta en­fer­me­dad, que pue­de cur­sar con sín­to­mas cu­tá­neos le­ves o bien, en el ca­so de per­so­nas con el sis­te­ma in­mu­ne com­pro­me­ti­do, lle­gar a cau­sar la muer­te (3% de mor­ta­li­dad)”. En cuan­to a cier­tas ETG, Xa­vier Rou­ra ha si­tua­do la se­ro­pre­va­len­cia en pe­rros des­de el 0,2% en el ca­so de la bo­rre­lio­sis has­ta un 7% en el ca­so de la ric­ket­tio­sis. “En cual­quier ca­so, son en­fer­me­da­des sub­diag­nos­ti­ca­das por no ser de de­cla­ra­ción obli­ga­to­ria en to­dos los ca­sos y en to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas”. La ten­den­cia de au­men­to de ca­sos o no va­ría se­gún los paí­ses. El Eu­ro­pean Net­work for Diag­nos­tic of Im­por­ted Vi­ral Di­sea­ses ana­li­zó la si­tua­ción actual de la en­ce­fa­li­tis trans­mi­ti­da por ga­rra­pa­tas (ETG) en Eu­ro­pa, aun­que con re­sul­ta­dos de­sigua­les por­que la en­fer­me­dad no es de de­cla­ra­ción obli­ga­to­ria en Bél­gi­ca, Fran­cia,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.