ALER­TA POR LA RA­BIA

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

En­fer­me­da­des trans­mi­ti­das por los ani­ma­les que se creían su­pe­ra­das no lo es­tán. Ha­ce unos po­cos días sal­tó a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción el ca­so de un pe­rro con ra­bia que mor­dió a cua­tro ni­ños y un adul­to en To­le­do. Se tra­ta del pri­mer ca­so de pe­rro in­fec­ta­do des­de 1978. En Es­pa­ña se ha de­cla­ra­do el ni­vel 1 de aler­ta por es­te mo­ti­vo al me­nos du­ran­te los pró­xi­mos seis me­ses, si­guien­do el plan de con­tin­gen­cia pa­ra el con­trol de la ra­bia en ani­ma­les do­més­ti­cos y se ha co­mu­ni­ca­do a las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas. Es­ta aler­ta afec­ta so­bre to­do a los mu­ni­ci­pios don­de se mo­vie­ron el pe­rro y su due­ño, tan­to por Hues­ca co­mo en Ca­ta­lun­ya. En el ca­so de Ca­ta­lun­ya, se han ac­ti­va­do los pro­to­co­los pa­ra ha­cer un se­gui­mien­to y vi­gi­lan­cia de pe­rros, ga­tos, hu­ro­nes y otros ani­ma­les de com­pa­ñía de las áreas res­trin­gi­das en los mu­ni­ci­pios de Mont­ca­da i Rei­xac, Pie­ra, Por­que­res y Ban­yo­les, aun­que Jo­sep Gó­mez, pre­si­den­te del Col·le­gi de Ve­te­ri­na­ris, es par­ti­da­rio de am­pliar la zo­na de vi­gi­lan­cia. Al pa­re­cer, el pe­rro contrajo la ra­bia en un via­je a Ma­rrue­cos. Ita­lia, Por­tu­gal, Es­pa­ña y Ho­lan­da. Tras au­men­tos cla­ros del número de ca­sos en la Re­pú­bli­ca Che­ca, en Ale­ma­nia, Es­lo­ve­nia y Sui­za, pos­te­rior­men­te des­cen­dió. En cuan­to a Es­lo­ve­nia los ca­sos au­men­ta­ron con una in­ci­den­cia si­mi­lar a la de Li­tua­nia y Le­to­nia. En­tre los paí­ses nór­di­cos, Sue­cia tie­ne las ma­yo­res incidencias ha­bien­do pa­sa­do de 127 ca­sos en el 2005 a 189 en el 2007, se­gún los úl­ti­mos da­tos fa­ci­li­ta­dos por el or­ga­nis­mo eu­ro­peo men­cio­na­do. Con­clu­ye que se tra­ta de una en­fer­me­dad emer­gen­te que se di­se­mi­na en los paí­ses del cen­tro y el oes­te de Eu­ro­pa, la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca y Asia. En los úl­ti­mos años se han de­cla­ra­do ca­sos ais­la­dos en Fran­cia, Ita­lia, Gre­cia y No­rue­ga. Me­jor pre­ve­nir Ma­nuel Oms, ve­te­ri­na­rio del Co­mi­té de Clí­ni­ca de Pe­que­ños Ani­ma­les, re­cuer­da que aun­que hay mul­ti­tud de po­si­bles for­mas de pre­ve­nir es­tas en­fer­me­da­des, por des­gra­cia nin­gu­na

es in­fa­li­ble. “Pe­ro no ha­cer na­da es la peor op­ción y es con­tra­ria a la te­nen­cia res­pon­sa­ble de ani­ma­les. A pe­sar de que pa­rez­can es­tar sa­nos, nues­tros pe­rros pue­den es­tar in­fec­ta­dos, ya que no siem­pre mues­tran sín­to­mas y, por tan­to, una de­tec­ción precoz es fun­da­men­tal, de ahí que se re­co­mien­de rea­li­zar las prue­bas diag­nós­ti­cas per­ti­nen­tes al me­nos una vez al año”. En las no­ches ca­lu­ro­sas de ve­rano, un pe­rro sin pro­tec­ción pue­de re­ci­bir una me­dia de cien pi­ca­das de mos­qui­to por día. Con un me­dio de pro­tec­ción ade­cua­do (collar o pi­pe­tas), el número de pi­ca­du­ras se­rá me­nor y el pe­rro ten­drá que en­fren­tar­se me­nos ve­ces a la en­fer­me­dad. Apar­te, exis­ten otros pro­duc­tos com­ple­men­ta­rios po­ten­cia­do­res de in­mu­ni­dad que ayu­dan a re­for­zar las de­fen­sas na­tu­ra­les del animal con ob­je­to de ha­cer una me­jor pre­ven­ción de la en­fer­me­dad. Y pa­ra re­pe­ler las ga­rra­pa­tas tam­bién hay mul­ti­tud de pro­duc­tos (co­lla­res, pi­pe­tas, spray, et­cé­te­ra) que in­ten­tan, so­bre to­do, que es­tos ar­tró­po­dos mue­ran an­tes de que pue­dan trans­mi­tir las en­fer­me­da­des. Fuen­te de sa­lud Los ani­ma­les no só­lo pue­den trans­mi­tir en­fer­me­da­des, tam­bién po­ten­cian la sa­lud de las per­so­nas que es­tán en con­tac­to con ellos, se­gún se­ña­lan tam­bién los ex­per­tos. Si us­ted ya ha rea­li­za­do las pre­ven­cio­nes ne­ce­sa­rias, só­lo le que­da dis­fru­tar de los be­ne­fi­cios de te­ner ani­ma­les de com­pa­ñía en ca­sa. “Los ni­ños que con­vi­ven con pe­rros tie­nen ten­den­cia a es­tar más sa­nos, no su­fren tan­tas in­fec­cio­nes”, afir­ma Ei­ja Ber­groth, pe­dia­tra del hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad de Kuo­pio, en Fin­lan­dia, y res­pon­sa­ble de la in­ves­ti­ga­ción que se pu­bli­có en la re­vis­ta mé­di­ca es­pe­cia­li­za­da Pe­dia­trics el año pa­sa­do. En el mis­mo es­tu­dio tam­bién se de­tec­tó que los ga­tos pa­re­cen ofre­cer cier­ta pro­tec­ción, pe­ro no lle­ga al ni­vel de los pe­rros. El es­tu­dio se reali­zó a ca­si 400 ni­ños que na­cie­ron en el hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad de Kuo­pio en Fin­lan­dia en­tre septiembre del 2002 y ma­yo del 2005. A los pa­dres de los ni­ños se les dio cues­tio­na­rios se­ma­na­les des­de el mo­men­to en que sus be­bés te­nían nue­ve se­ma­nas has­ta que cum­plie­ron un año. Da­tos en mano, la in­ves­ti­ga­ción con­clu­ye que los ni­ños que tie­nen pe­rros en ca­sa su­fren un 30% me­nos de in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias y un 44% me­nos de oti­tis y que no ne­ce­si­tan to­mar tan­tos me­di­ca­men­tos. No só­lo los be­bés. Pa­ra los adul­tos tam­bién re­sul­ta be­ne­fi­cio­so es­tar en con­tac­to con ani­ma­les do­més­ti­cos. Los ins­ti­tu­tos na­cio­na­les de la sa­lud de Es­ta­dos Uni­dos tam­bién con­clu­ye­ron que la es­pe­ran­za de vida de las per­so­nas que ha­bían pa­de­ci­do un ata­que al co­ra­zón au­men­ta cuan­do con­vi­ven con un pe­rro. Ya sa­ben, no só­lo es el me­jor ami­go del hom­bre, tam­bién es fuen­te de sa­lud con la pre­ven­ción ne­ce­sa­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.