Có­mo es­co­ger el pro­tec­tor so­lar

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Ro­sa Le­ci­na

Acer­tar en la elec­ción del fo­to­pro­tec­tor de­pen­de de mu­chos fac­to­res. Ade­más del ti­po de piel y las cir­cuns­tan­cias en las que se pro­du­ce la ex­po­si­ción so­lar, es muy im­por­tan­te sa­ber in­ter­pre­tar la in­for­ma­ción que nos da el en­va­se Los pro­tec­to­res so­la­res son el sal­va­vi­das de nues­tra piel. Gra­cias a ellos, no só­lo evi­ta­mos las que­ma­du­ras y el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, sino po­si­bles al­te­ra­cio­nes en el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y, lo más im­por­tan­te, cier­tos ti­pos de car­ci­no­ma cu­tá­neos. Eso sí, pa­ra que los fo­to­pro­tec­to­res sean efec­ti­vos y ac­túen co­mo es­cu­do fren­te a to­dos es­tos ries­gos, hay que sa­ber es­co­ger­los y usar­los bien. Si bien en los úl­ti­mos años la con­cien­cia acer­ca de los efec­tos no­ci­vos del sol ha au­men­ta­do, aún co­me­te­mos erro­res a la ho­ra de ele­gir y apli­car el pro­tec­tor por­que exis­ten aún mu­chas du­das res­pec­to a los efec­tos de la cre­ma, y el eti­que­ta­do no es siem­pre com­pren­si­ble. De en­tra­da es im­por­tan­te re­cor­dar dos fac­to­res cla­ves en la elec­ción de uno u otro pro­duc­to: “El fo­to­ti­po de nues­tra piel y el ín­di­ce de ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta (UVI) en el mo­men­to de ex­po­ner­se al sol”, ex­pli­ca Aurora Ga­rre, res­pon­sa­ble cien­tí­fi­ca de la lí­nea de der­mo­far­ma­cia Be+ y ase­so­ra mé­di­ca del La­bo­ra­to­rio Cinfa. El fo­to­ti­po de ca­da uno –se di­vi­den en seis gru­pos– vie­ne de­ter­mi­na­do por la re­sis­ten­cia de nues­tra piel a la luz so­lar. En es­te sen­ti­do, las pie­les más cla­ras (fo­to­ti­po 1) siem­pre son las más frá­gi­les, mien­tras que las ama­rro­na­das (fo­to­ti­po 5) o ne­gras (fo­to­ti­po 6) es­tán más pro­te­gi­das de for­ma na­tu­ral. Es­to se de­be a que cuen­tan con más me­la­ni­na, el pig­men­to que da color a la piel ade­más de ac­tuar co­mo me­ca­nis­mo de de­fen­sa fren­te al sol. El ín­di­ce UV, por su par­te, mi­de la in­ten­si­dad de la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta que al­can­za la su­per­fi­cie de la Tie­rra en un mo­men­to y lu­gar de­ter­mi­na­do. El UVI au­men­ta en ve­rano, en las ho­ras cen­tra­les del día, con la al­tu­ra y en las zo­nas más pró­xi­mas al Ecua­dor, por lo que la pre­ven­ción de­be­rán ex­tre­mar­se en esas cir­cuns­tan­cias. Ade­más, hay que sa­ber que “la nie­ve (80%), la are­na (25%) y el agua o la hier­ba (10%) re­fle­jan las ra­dia­cio­nes, ha­cien­do que se su­men sus efec­tos al in­ci­dir di­rec­ta­men­te so­bre la piel”, ad­vier­te la ex­per­ta en der­mo­cos­mé­ti­ca Aurora Ga­rre.

Iden­ti­fi­car el ti­po de pro­tec­ción Lo pri­me­ro de lo que hay que ase­gu­rar­se en el mo­men­to de com­prar el fo­to­pro­tec­tor es que se tra­te de un pro­duc­to de pro­tec­ción de am­plio es­pec­tro. Es­to sig­ni­fi­ca que nos defiende tan­to con­tra la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta B (UVB) co­mo de la ul­tra­vio­le­ta A (UVA). Así pues, el fo­to­pro­tec­tor de­be in­di­car cla­ra­men­te en el en­va­se que ofre­ce pro­tec­ción fren­te a am­bas ra­dia­cio­nes. Ca­be re­cor­dar que “los ra­yos UVA tam­bién son da­ñi­nos pa­ra la piel a pe­sar de no ser los res­pon­sa­bles di­rec­tos de la quemadura so­lar (cau­sa­da por la ra­dia­ción UVB). En con­cre­to, res­pec­to al en­ve­je­ci­mien­to, sa­be­mos que es­te es con­se­cuen­cia de una ex­po­si­ción exa­ge­ra­da y cró­ni­ca a la luz so­lar, pe­ro es­pe­cial­men­te a la ra­dia­ción UVA, que de­bi­do a su am­pli­tud de lon­gi­tud de on­da pe­ne­tra más en nues­tra piel y la de­gra­da en su ba­se, pro­mo­vien­do la for­ma­ción de ra­di­ca­les li­bres”, afir­ma el doc­tor Joan Ramon Gar­cés, del ser­vi­cio de der­ma­to­lo­gía del hos­pi­tal de Sant Pau y miem­bro de la pla­ta­for­ma The­Doc­tors.es. Ade­más de pro­vo­car el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de la piel, “es im­pres­cin­di­ble la pro­tec­ción fren­te a los ra­yos UVA por­que tam­bién con­tri­bu­yen al ries­go de cán­cer cu­tá­neo”, aña­de Jo­sep Gon­zá­lez, di­rec­tor y je­fe de ser­vi­cio del Ins­ti­tu­to de Der­ma­to­lo­gía Avan­za­da (Idre­ma) del USP-Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio De­xeus. La pro­tec­ción fren­te a la ra­dia­ción UVB vie­ne de­ter­mi­na­da por el fac­tor de pro­tec­ción so­lar (la ci­fra que apa­re­ce jun­to a las si­glas FPS) e in­di­ca el número de ve­ces que el fo­to­pro­tec­tor au­men­ta la ca­pa­ci­dad de de­fen­sa na­tu­ral de la piel fren­te al en­ro­je­ci­mien­to pre­vio a la quemadura. Así pues, “si una piel se en­ro­je­ce a los 10 mi­nu­tos de es­tar al sol a las do­ce del me­dio­día de un día de ve­rano, tras apli­car­se un fil­tro de fac­tor 10 (FPS 10), po­dría so­por­tar diez ve­ces más la ra­dia­ción so­lar sin que­mar­se. Es­to es, 100 mi­nu­tos, al­go más de una ho­ra y me­dia”, acla­ra el doc­tor Gar­cés. Res­pec­to a su fun­ción co­mo ba­rre­ra fren­te a la ra­dia­ción so­lar, la reali­dad es que, a par­tir del FPS 15, el por­cen­ta­je de UVB que im­pi­de el fo­to­pro­tec­tor ya es de has­ta un 93,3% y va cre­cien­do a me­di­da que ele­va­mos el ín­di­ce. “Con uno de 20 al­can­za­mos ci­fras de blo­queo del 94% apro­xi­ma­da­men­te, que se in­cre­men­tan mu­cho más len­ta­men­te has­ta un FPS de 50, con el que po­de­mos con­se­guir has­ta un 98%. A par­tir de aquí, los au­men­tos son mí­ni­mos”, re­ve­la el der­ma­tó­lo­go de The­Doc­tors.es. Es por ello que la Co­mi­sión Eu­ro­pea re­co­mien­da que los la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos y las mar­cas eti­que­ten con el tér­mino FPS 50+ los fo­to­pro­tec­to­res con cual­quier va­lor superior a 50, ya que no re­pre­sen­tan una di­fe­ren­cia sig­ni­fi­ca­ti­va res­pec­to al por­cen­ta­je de blo­queo de los UVB y con­si­de­ra que una ci­fra más al­ta po­dría in­du­cir a error al con­su­mi­dor y dar una fal­sa idea de se­gu­ri­dad. A di­fe­ren­cia de los ra­yos UVB, en el ca­so de la ra­dia­ción UVA no hay un mé­to­do tan es­tan­da­ri­za­do pa­ra de­ter­mi­nar el gra­do de pro­tec­ción que ofre­ce ca­da pro­duc­to. No obs­tan­te, la Co­mi­sión Eu­ro­pea acon­se­ja que es­ta pro­tec­ción re­pre­sen­te al me­nos una ter­ce­ra par­te del FPS. En cual­quier ca­so, co­mo

LAS CRE­MAS CUEN­TAN CON TRES FIL­TROS, LOS FÍ­SI­COS, QUÍ­MI­COS Y BIO­LÓ­GI­COS

con­su­mi­do­res, lo que de­be­mos bus­car es que la si­gla UVA apa­rez­ca en el en­va­se, ya que co­mo he­mos vis­to, es­tos ra­yos tam­bién con­lle­van ries­gos gra­ves. Asi­mis­mo, la Co­mi­sión Eu­ro­pea pro­po­ne que la efi­ca­cia de los fo­to­pro­tec­to­res (el por­cen­ta­je de blo­queo que ofre­cen fren­te a la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta) fi­gu­re en la eti­que­ta me­dian­te cua­tro ca­te­go­rías: ba­ja (FPS de 6 a 10), mo­de­ra­da (FPS de 15 a 25), al­ta (FPS de 30 a 50) y muy al­ta (FPS de más de 50). Pe­se a ello, es vi­tal en­ten­der que “no exis­te el fo­to­pro­tec­tor per­fec­to, ya que siem­pre per­mi­te la pe­ne­tra­ción de cier­ta can­ti­dad de ra­dia­ción”, aler­ta Jo­sé Car­los Mo­reno, je­fe de ser­vi­cio de der­ma­to­lo­gía en el hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio Rei­na So­fía de Cór­do­ba y pre­si­den­te de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía (AEDV). Ade­más, su efi­ca­cia pue­de ver­se mer­ma­da si la can­ti­dad que apli­ca­mos no es la su­fi­cien­te o no la uti­li­za­mos co­mo mí­ni­mo ca­da dos ho­ras. Por otra par­te, in­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes en ma­te­ria de fo­to­pro­tec­ción “han pues­to de ma­ni­fies­to que la ra­dia­ción in­fra­rro­ja (IR-A) de la luz so­lar es ca­paz de pe­ne­trar has­ta la hi­po­der­mis (la ca­pa más ba­ja de la piel) y des­en­ca­de­nar allí una se­rie de reac­cio­nes que con­du­cen al fo­to­en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo por un me­ca­nis­mo bio­quí­mi­co di­fe­ren­te al que pre­sen­tan las ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­ta”, des­ve­la Cris­ti­na Al­co­ri­za, je­fe de pro­duc­to de los La­bo­ra­to­rios Klo­ra­ne. Al­gu­nos la­bo­ra­to­rios ya apues­tan por fór­mu­las con pro­tec­ción fren­te a es­tos ra­yos y la luz vi­si­ble. Cues­tión de fil­tros El pro­tec­tor so­lar es efi­caz gra­cias a que en su com­po­si­ción cuen­ta con di­fe­ren­tes fil­tros so­la­res que re­fle­jan la ra­dia­ción (fí­si­cos), la ab­sor­ben (quí­mi­cos) o bien re­pa­ran da­ños (or­gá­ni­cos o bio­ló­gi­cos). “Ac­tual­men­te, la ma­yo­ría de las fór­mu­las com­bi­nan las tres mo­da­li­da­des de fo­to­pro­tec­ción pa­ra que ac­túen de ma­ne­ra si­nér­gi­ca. Aun así, en cier­tos ca­sos es me­jor de­can­tar­se por un ti­po de fil­tro u otro”, afir­ma Ama­lia Pé­rez, der­ma­tó­lo­ga del hos­pi­tal del Val­me de Se­vi­lla y miem­bro de la AEDV. “Los fil­tros quí­mi­cos es­tán des­acon­se­ja­dos en el ca­so de los ni­ños, ya que al ab­sor­ber­se en la piel, tie­nen más ries­go de aler­gia, al igual que pa­sa con las pie­les in­to­le­ran­tes”, ex­pli­ca el di­rec­tor de Ider­ma, Jo­sep Gon­zá­lez. En es­tos ca­sos, hay que op­tar por los fí­si­cos, cu­yo in­con­ve­nien­te es que son “me­nos cos­mé­ti­cos al de­jar una fi­na ca­pa blan­que­ci­na so­bre la piel”, ex­po­ne. Los quí­mi­cos, en cam­bio, son ca­da vez más im­per­cep­ti­bles y per­mi­ten tex­tu­ras agra­da­bles. Ade­más de es­tas pan­ta­llas, es un pun­to a fa­vor si los fo­to­pro­tec­to­res in­clu­yen an­ti­oxi­dan­tes que in­cre­men­ten su efec­to pro­tec­tor a ni­vel ce­lu­lar. Fi­nal­men­te, “a pe­sar de dis­po­ner de so­fis­ti­ca­dos fil­tros, exis­te una­ni­mi­dad en re­co­men­dar los fo­to­pro­tec­to­res só­lo co­mo ad­yu­van­tes en las zo­nas cor­po­ra­les que per­ma­ne­cen des­cu­bier­tas, pe­ro nun­ca pa­ra pro­lon­gar el tiem­po de per­ma­nen­cia ba­jo el sol. Los fil­tros son una ayu­da, no una ex­cu­sa pa­ra per­se­guir un bron­cea­do con po­ca in­so­la­ción. Au­men­tar el pe­rio­do de ex­po­si­ción de­li­be­ra­da­men­te pa­ra po­ner­nos mo­re­nos con­lle­va un au­men­to del tiem­po de irra­dia­ción, que per­ju­di­ca a la bio­lo­gía ce­lu­lar y con­lle­va­rá con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo”, ad­vier­te el der­ma­tó­lo­go Joan Ramon Gar­cés. Pro­te­gi­dos en el agua “La re­sis­ten­cia al agua es otra pro­pie­dad muy im­por­tan­te que pue­den pre­sen­tar los fo­to­pro­tec­to­res y que es­tá re­la­cio­na­da con su efi­ca­cia”, afir­ma Aurora Ga­rre. Exis­ten dos ex­pre­sio­nes que re­co­gen, en la eti­que­ta, la ca­pa­ci­dad pro­tec­to­ra de la fór­mu­la so­bre la piel al ba­ñar­se. Por una par­te, re­sis­ten­te al agua, que es cuan­do el fo­to­pro­tec­tor no ha per­di­do efi­ca­cia des­pués de 40 mi­nu­tos de in­mer­sión; y por la otra, muy re­sis­ten­te al agua, con 80 mi­nu­tos de in­mer­sión. Cris­ti­na Al­co­ri­za aler­ta de que “al­gu­nos pro­tec­to­res so­la­res in­di­can que son a prue­ba de agua. Sin em­bar­go, cien­tí­fi­ca­men­te se ha vis­to que no hay fór­mu­las que lo sean to­tal­men­te”. Aun­que los fil­tros re­sis­tan cier­to tiem­po en el agua, te­ne­mos que te­ner en cuen­ta que “si des­pués nos se­ca­mos con la toa­lla, va­mos a eli­mi­nar par­te de la fo­to­pro­tec­ción”, apun­ta el doc­tor Gar­cés. En fun­ción de la piel Más allá del ám­bi­to cos­mé­ti­co, es cla­ve que las tex­tu­ras de los fo­to­pro­tec­to­res sean agra­da­bles y se adap­ten a la zo­na de apli­ca­ción y al ti­po de piel de ca­da uno. Aun­que a pri­me­ra vis­ta pue­da pa­re­cer un te­ma po­co re­le­van­te, la co­mo­di­dad en la apli­ca­ción y un re­sul­ta­do pla­cen­te­ro in­flu­yen en gran me­di­da en la can­ti­dad de pro­duc­to que se aca­ba ex­ten­dien­do so­bre la piel y en su fre­cuen­cia de uso, lo que ga­ran­ti­za me­jor fo­to­pro­tec­ción. Así pues, la fór­mu­la ele­gi­da (cre­ma, gel, lo­ción, spray, ba­rra...) se­rá di­fe­ren­te en fun­ción de dón­de se va­ya a uti­li­zar: ca­ra, cuer­po, zo­nas sen­si­bles, la­bios o cal­va. En es­te sen­ti­do, ilus­tra la doc­to­ra Ama­lia Pé­rez, “un avan­ce muy im­por­tan­te lle­ga de la mano de los sprays trans­pa­ren­tes, muy apro­pia­dos pa­ra los hom­bres, más rea­cios a las tex­tu­ras un­tuo­sas por el ve­llo, así co­mo pa­ra pro­te­ger la zo­na de la cal­va”, con­clu­ye.

2 Pro­tec­ción hi­dra­tan­te de

An­ne­ma­rie Bör­lind Pa­ra pie­les sen­si­bles o con aler­gias al sol, defiende de los ra­yos UV.

2

3

1 Flui­do li­ge­ro de He­lio­ca­re Defiende la piel de los ra­yos UVB, UVA, in­fra­rro­jos y la luz vi­si­ble con un aca­ba­do efec­to se­gun­da piel.

8

8 Cre­ma de am­plio es­pec­tro

de Cau­da­líe Pro­te­ge e hi­dra­ta la piel del ros­tro de­jan­do un aca­ba­do ma­te, que no tie­ne efec­to pe­ga­jo­so.

7

3 Spray trans­pa­ren­te de

Piz Buin Di­se­ña­do pa­ra ser apli­ca­do di­rec­ta­men­te so­bre la piel mo­ja­da ga­ran­ti­zan­do la fo­to­pro­tec­ción.

4 Ba­rra pa­ra zo­nas de­li­ca­das

de Ga­lé­nic Ofre­ce una al­ta pro­tec­ción a las par­tes más frá­gi­les del cuer­po.

5 Spray in­fan­til de Be+ Muy al­ta pro­tec­ción an­te el sol pa­ra la de­li­ca­da piel de ca­ra y cuer­po de los ni­ños.

6

7 Spray pa­ra ros­tro y cuer­po

de Etat Pur Fór­mu­la hi­poa­ler­gé­ni­ca, sin fil­tros quí­mi­cos y de efec­ti­vi­dad in­me­dia­ta.

6 Le­che cor­po­ral de Poly­sia

nes Fá­cil apli­ca­ción pa­ra ha­cer fren­te a la ra­dia­ción de ti­po ul­tra­vio­le­ta con una tex­tu­ra se­do­sa.

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.