DIÁ­LO­GO FREN­TE A DIS­CU­SIÓN

No se tra­ta de un aman­te o un li­gue o una aven­tu­ra amo­ro­sa que en­tur­bia una re­la­ción, sino de al­guien pró­xi­mo –un ami­go, un fa­mi­liar– que se en­tro­me­te y po­ne a prue­ba. ¿Có­mo se pue­den man­te­ner a ra­ya?

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Mar­ta Me­jía

PRE­GUN­TA

Es­ti­ma­do Ra­mi­ro. Que­rría con­sul­tar­te so­bre la re­la­ción con mi hi­ja. La adop­té cuan­do te­nía 6 años, na­ció en In­dia y aho­ra tie­ne 18. Bá­si­ca­men­te es­ta­mos bien, nos ama­mos, pe­ro yo ten­go un ca­rác­ter bas­tan­te di­fí­cil. Cuán­do le pro­pon­go ha­cer al­go y de­ci­de no ha­cer­lo, me pon­go muy ner­vio­sa, pue­do de­jar de ha­blar­le y, a ve­ces, la he abo­fe­tea­do. Aho­ra ya es ma­yor y pien­so que no lo pue­do ha­cer. No es una chi­ca re­bel­de y, nor­mal­men­te, se por­ta bien. De he­cho, le di­go que tie­ne que te­ner más ca­rác­ter, pe­ro lue­go no la de­jo ex­pre­sar­se y, se­gu­ra­men­te, la con­tro­lo de­ma­sia­do. Creo que de­be ve­nir de mi re­la­ción con mi pa­dre, que era muy au­to­ri­ta­rio. To­do es­to me sa­be mal, y mu­chas ve­ces le pi­do perdón, pe­ro se va re­pi­tien­do y no es­tá bien por mi par­te. Aho­ra vol­ve­rá des­pués de un tiem­po fue­ra y me da mie­do pen­sar có­mo se­rá la re­la­ción. Otra con­sul­ta: yo nor­mal­men­te estoy bien so­la, pe­ro mu­chas ve­ces sien­to in­sa­tis­fac­ción, y creo que no soy bue­na en ca­si na­da. Pro­cu­ro ha­cer las ac­ti­vi­da­des que me gus­tan más, úl­ti­ma­men­te tam­bién ha­go de­por­te y pi­la­tes, que me ayu­da, pe­ro, aun así, a me­nu­do cuan­do me voy a dor­mir, me en­tra un es­ta­do de an­gus­tia, que no sé si es re­sul­ta­do de mi in­sa­tis­fac­ción.

RES­PUES­TA

Es muy res­pon­sa­ble que re­co­noz­cas que tie­nes un ca­rác­ter di­fí­cil, pe­ro tie­nes que apren­der a re­edu­car­te y con­te­ner­te pa­ra no pro­yec­tar­lo so­bre tu hi­ja. No du­do de lo mu­cho que la amas y, ade­más, ya lle­va con­ti­go una do­ce­na de años, pe­ro de­bes con­tro­lar tus ner­vios y, des­de lue­go, no po­ner­le la mano en­ci­ma. Hay que re­cu­rrir siem­pre al diá­lo­go cons­truc­ti­vo y la com­pren­sión, má­xi­me sien­do una chi­ca de buen ca­rác­ter y ca­ri­ño­sa. De­be­rías fe­li­ci­tar­te y con­gra­tu­lar­te por tu bue­na for­tu­na. ¡Co­rri­ge! To­dos po­de­mos ha­cer­lo si pro­cu­ra­mos que no aflo­re la irri­ta­bi­li­dad. Sin du­da hay una iden­ti­fi­ca­ción con el mo­do de ser de tu pa­dre, que has ad­qui­ri­do y aho­ra emer­ge a tra­vés de ti. No co­me­tas los mis­mos erro­res que tus pa­dres; ha­bla con ella afec­tuo­sa­men­te. Y no se tra­ta de pe­dir perdón y lue­go vol­ver a co­me­ter el mis­mo error, sino que hay que cam­biar de pro­ce­der. Ya es im­por­tan­te que re­co­noz­cas ese fa­llo, y, aho­ra, lle­ga el mo­men­to de trans­for­mar­lo. Por otro la­do, se­gu­ro que eres bue­na en mu­chas co­sas. Qui­zá de­ma­sia­do au­to­exi­gen­te y, por eso, tam­bién lo eres de­ma­sia­do con tu hi­ja. To­dos arras­tra­mos un va­cío exis­ten­cial, una hon­da in­sa­tis­fac­ción, con la que hay que apren­der a re­la­cio­nar­se de ma­ne­ra ecuá­ni­me, sin aña­dir más an­gus­tia a la an­gus­tia. Por la no­che se ce­le­bra más, en so­le­dad, sin ac­ti­vi­da­des, ese en­cuen­tro con uno mis­mo. No lo re­cha­ces, no te re­sis­tas, apren­de de él y atra­vié­sa­lo. Uno mis­mo tie­ne que lle­nar­se de uno mis­mo. Hay un sí­mil orien­tal. Se di­ce que al na­cer co­lo­ca­ron den­tro de no­so­tros un cuen­to va­cío. Lue­go sen­ti­mos ese va­cío y cree­mos que po­de­mos lle­nar­lo só­lo de co­sas o si­tua­cio­nes del ex­te­rior o me­tas ex­ter­nas, pe­ro al fi­nal es im­por­tan­te des­cu­brir que uno tie­ne que lle­nar­lo de uno mis­mo. Si esa sen­sa­ción se in­cre­men­ta, haz so­se­ga­das res­pi­ra­cio­nes dia­frag­má­ti­cas, con­cén­tra­te, tra­ta de tran­qui­li­zar­te y dis­fru­tar de tu ser in­te­rior. Ya ves que te he da­do bas­tan­te ta­rea, pe­ro se­gu­ro que pue­des cum­plir­la con to­do éxi­to. Gra­cias por es­cri­bir.

A VE­CES, TO­DOS SEN­TI­MOS UN VA­CÍO EXIS­TEN­CIAL CON EL QUE HAY QUE APREN­DER A CON­VI­VIR DE MA­NE­RA ECUÁ­NI­ME

Es­to no es lo que pa­re­ce. No se tra­ta de la exis­ten­cia de un o una aman­te de cor­to o lar­go re­co­rri­do, de un af­fai­re, ni de una ca­na al ai­re. Son per­so­nas o per­so­na­jes del en­torno de la pa­re­jas que por di­ver­sas ra­zo­nes se ins­ta­lan en me­dio de la re­la­ción, de for­ma que aca­ban con­vir­tién­do­se ca­si en par­te del de­co­ra­do y que pue­den aca­bar sien­do cau­sa de ale­ja­mien­to o des­en­cuen­tro. En los asun­tos de pa­re­ja, tres son mul­ti­tud; a ve­ces in­ter­vie­nen cua­tro, cin­co, seis… un pa­dre o una madre con ma­yús­cu­las, un me­jor ami­go. Pa­dres y sue­gros que vi­si­tan con mu­cha fre­cuen­cia. Los ex­per­tos lo sin­te­ti­zan con la ex­pre­sión “ter­ce­ra rue­da”, to­do aquel que es­tá a me­nu­do con una pa­re­ja en si­tua­cio­nes en las que ellos pre­fe­ri­rían es­tar a so­las. Ami­gos que se em­pa­re­jan, her­ma­nos que han em­pren­di­do un nue­vo es­ti­lo de vida, re­la­cio­nes que aho­ra te obli­gan a con­vi­vir con per­so­nas que no te son pró­xi­mas, aun­que sí de tu pa­re­ja. No quie­res per­der la amis­tad cuan­do un ami­go se em­pa­re­ja, pe­ro tam­po­co quie­res ser la ter­ce­ra rue­da. Un ter­ce­ro en la re­la­ción “Mi mu­jer y su her­ma­na han es­ta­do siem­pre muy uni­das y me pa­re­ce per­fec­to, pe­ro lo que no en­tien­do es que mi cu­ña­da par­ti­ci­pe en de­ci­sio­nes que nos com­pe­ten a no­so­tros dos. Pen­sé que cuan­do tu­vie­ra su pro­pia fa­mi­lia de­ja­ría de in­ter­ve­nir en la nues­tra pe­ro no ha si­do así. Mar­ga si­gue co­men­tán­do­le y con­sul­tán­do­le y ella si­gue opi­nan­do. No he­mos te­ni­do nin­gún pro­ble­ma im­por­tan­te por es­te mo­ti­vo pe­ro me te­mo que es­tá al caer…”, ex­pli­ca Emi­lio, de 37 años. ¿Qué pa­pel desem­pe­ña la fa­mi­lia de ca­da uno de los que for­man una pa­re­ja? ¿Una mam­ma om­ni­pre­sen­te, un pa­ter co­mo pun­to de re­fe­ren­cia y com­pa­ra­ción per­ma­nen­te, una sue­gra con ojo clí­ni­co, una her­ma­ní­si­ma ase­so­ra o una pi­ña fa­mi­liar? Pa­dres o her­ma­nos que vi­si­tan a dia­rio o con mu­cha fre­cuen­cia y que for­man par­te del pai­sa­je un día sí y otro tam­bién, que es­tán pre­sen­tes en mu­chos mo­men­tos que de­be­rían ser más pri­va­dos e ín­ti­mos pa­ra la pa­re­ja. El ini­cio de una vida en co­mún su­po­ne el ori­gen de una fa­mi­lia. Al­gu­nos es­pe­ra­rán que fun­cio­ne co­mo la pro­pia, otros que no se le pa­rez­ca en ab­so­lu­to; pe­ro unos y otros traen con­si­go un ba­ga­je fa­mi­liar. Por lo ge­ne­ral no se ha­bla abier­ta­men­te del te­ma y so­bre la mar­cha se ha­cen evi­den­tes los pa­tro­nes que apor­ta ca­da uno, ac­ti­van­do mo­de­los del pa­sa­do o per­pe­tuan­do los ac­tua­les. La pa­re­ja es­tá for­ma­da por dos pe­ro no to­dos lo en­tien­den así. En el seno de una fa­mi­lia so­bre­pro­tec­to­ra, pue­de re­sul­tar di­fí­cil asu­mir que los hi­jos to­men sus pro­pias de­ci­sio­nes. En es­te es­ce­na­rio, los lí­mi­tes pue­den no es­tar cla­ros ni los pa­pe­les es­ta­ble­ci­dos. Ami­gos del al­ma Sin lu­gar a du­das, los ami­gos son un ac­ti­vo emo­cio­nal muy im­por­tan­te. Son esos se­res tan pró­xi­mos a quie­nes he­mos ele­gi­do sin que me­dien la­zos de pa­ren­tes­co ni obli­ga­cio­nes con­trac­tua­les y que su­po­nen una gran do­sis de afec­to y apoyo. Cuan­do nos es­ta­ble­ce­mos en pa­re­ja, la re­la­ción de­man­da más tiem­po y en­tre­ga y, en oca­sio­nes, ellos se sien­ten des­pla­za­dos y no­so­tros cul­pa­bles por no ver­les más a me­nu­do. Es pre­ci­so es­ta­ble­cer tiem­pos pa­ra la re­la­ción y pa­ra las amis­ta­des y en la ma­yo­ría de los ca­sos se ha­ce de una for­ma na­tu­ral y fun­cio­na. Aho­ra bien, a ve­ces, al­guno o al­gu­nos de esos com­pa­ñe­ros de ru­ta con­ti­núan es­tan­do muy pre­sen­tes y com­par­tien­do con la pa­re­ja mu­chos y muy fre­cuen­tes mo­men­tos. Has­ta aquí, nin­gún pro­ble­ma. Pe­ro cuan­do se con­vier­ten en lo que en in­glés se co­no­ce co­mo the third wheel (la ter­ce­ra rue­da) su­po­nen una com­pa­ñía que res­ta pri­va­ci­dad a la pa­re­ja. Son los con­fi­den­tes por ex­ce­len­cia y es una suer­te con­tar con ellos, pe­ro se­rá pre­ci­so sa­ber has­ta dón­de se es­tá dis­pues­to a com­par­tir los asun­tos pri­va­dos. “Le ex­pli­co to­do por­que es mi me­jor ami­ga”; pe­ro es que no ha­ce fal­ta ex­pli­car­lo to­do... Pa­ra evi­tar ma­los en­ten­di­dos y si­tua­cio­nes in­có­mo­das, es pre­ci­so evi­tar in­vo­lu­crar­los en la to­ma de de­ci­sio­nes de la pa­re­ja o en la re­so­lu­ción de sus con­fron­ta­cio­nes. Na­tu­ral­men­te que los ami­gos nos es­cu­chan y quie­ren ayu­dar, pe­ro ya sa­be­mos que en los mo­men­tos de en­fa­do se ex­pre­san con vehe­men­cia los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos. Lue­go, tras la re­fle­xión y el acer­ca­mien­to de la pa­re­ja, se acla­ran las

co­sas y cam­bia la pers­pec­ti­va. Pe­ro el con­fi­den­te ha es­cu­cha­do una ex­po­si­ción de­ta­lla­da que ali­men­ta la ima­gen que tie­ne del com­pa­ñe­ro del ami­go y acu­mu­la in­for­ma­ción que, en mu­chos ca­sos, for­ma par­te del ám­bi­to pri­va­do de la pa­re­ja. Cuán­tas amis­ta­des han ter­mi­na­do tras un ex­ce­so de im­pli­ca­ción de un ter­ce­ro, quien aca­ba su­frien­do el efec­to bu­me­rán. “Ellos se re­con­ci­lian y yo aca­bo sien­do la bru­ja de la pe­lí­cu­la”. Son re­la­cio­nes trian­gu­la­res que con­lle­van un ries­go y en las que no es ra­ro que al­guien sal­ga da­ña­do. ¿Sal­drán a flo­te las con­fi­den­cias he­chas? ¿Un cu­rio­so trío de ami­gos-con­fi­den­tes? ¿De­ma­sia­das con­fi­den­cias? Tam­bién es­tán los ami­gos que no acep­tan a la pa­re­ja ele­gi­da y que al me­nor mo­ti­vo apro­ve­chan pa­ra ha­cer re­fle­xio­nes so­bre el fun­cio­na­mien­to de la re­la­ción, agre­gan­do más mo­ti­vos de es­trés. Se­rá pre­ci­so de­jar cla­ro que la con­fian­za no su­po­ne una puer­ta abier­ta pa­ra opi­nar, cri­ti­car o con­de­nar lo que de­ci­des o lo que de­ci­de tu pa­re­ja. Aho­ra so­mos tres “El na­ci­mien­to de Car­les ha si­do lo más gran­de que nos ha pa­sa­do a Ro­ser y a mí; des­de el prin­ci­pio cam­bié pa­ña­les, lo ba­ñé, pre­pa­ré pa­pi­llas y es­tu­ve con ellos el ma­yor tiem­po po­si­ble. Sin em­bar­go, hay mo­men­tos en que me sien­to un in­tru­so por­que pa­re­ce que cier­tos cui­da­dos y ex­pre­sio­nes de cariño sean ex­clu­si­vi­dad de ella. No son ce­los pe­ro, no se có­mo ex­pli­car­lo, me gus­ta­ría sen­tir­me más in­te­gra­do en el equi­po…”, afir­ma Jor­di, de 34 años. La madre es la pri­me­ra y más im­por­tan­te fi­gu­ra de ape­go y en es­ta re­la­ción se ini­cian en el re­cién na­ci­do las emo­cio­nes pri­ma­rias de pla­cer, ma­les­tar, sor­pre­sa; se es­truc­tu­ran otras más com­ple­jas co­mo la ale­gría, la tris­te­za, la se­gu­ri­dad, el mie­do... Es­te víncu­lo tie­ne, por tan­to, una gran im­por­tan­cia en el desa­rro­llo emo­cio­nal, pe­ro tam­bién en los sis­te­ma ner­vio­so, hor­mo­nal e in­mu­ni­ta­rio, ya que mu­chas de las emo­cio­nes más in­ten­sas se ba­san en esos com­po­nen­tes bio­ló­gi­cos, que se for­man en

la pri­me­ra in­fan­cia. Pe­ro la re­la­ción de ape­go no ha de su­po­ner una ex­clu­si­vi­dad. El pa­pel del pa­dre es di­fe­ren­te pe­ro esen­cial pa­ra el equi­li­brio del be­bé y de la vida fa­mi­liar. No de­be­ría sen­tir­se ex­clui­do por una madre de­ma­sia­do cen­tra­da en el ni­ño, ni ex­cluir­se él mis­mo, ar­gu­men­tan­do que se con­ver­ti­rá en pa­dre más ade­lan­te. “Ya no tie­ne tiem­po pa­ra mí, só­lo se ocu­pa del be­bé”, “a mí me to­ca to­do el tra­ba­jo con el ni­ño, él lle­ga del tra­ba­jo can­sa­do” son que­jas su­ti­les que to­da­vía se es­cu­chan a pe­sar de que los pa­dres del si­glo XXI se im­pli­can mu­cho más a la ho­ra de criar a los pe­que­ños. Asu­mir el pa­pel de pa­dre y madre con­sis­te en re­co­no­cer y acep­tar un cam­bio en uno mis­mo y en la pa­re­ja. Co­mo di­ce Da­niel Bailly, psi­quia­tra in­fan­til en el hos­pi­tal Sain­te-Mar­gue­ri­te de Mar­se­lla, “la pa­re­ja tie­ne que ma­du­rar, pa­sar del es­ta­do ado­les­cen­te al adul­to, pa­ren­tal”. La lle­ga­da de un hi­jo su­po­ne un cam­bio ra­di­cal en la vida de la pa­re­ja y en oca­sio­nes po­ne a prue­ba su es­ta­bi­li­dad. La ilu­sión y las ex­pec­ta­ti­vas han de ajus­tar­se aho­ra a los cui­da­dos que ne­ce­si­ta el nue­vo miem­bro de la fa­mi­lia; a la fal­ta de sue­ño que nor­mal­men­te ori­gi­na; a los ho­ra­rios y ri­tos de la ali­men­ta­ción; a las preo­cu­pa­cio­nes ló­gi­cas por su sa­lud; a las opi­nio­nes de fa­mi­lia­res y ami­gos ex­per­tos en el te­ma. Pa­re­ce que to­da la ener­gía se ha de uti­li­zar en el bie­nes­tar del be­bé. Es nor­mal que la lle­ga­da de los hi­jos cam­bie los es­que­mas fa­mi­lia­res y que du­ran­te un tiem­po su cui­da­do y bie­nes­tar sean prio­ri­ta­rios. Lo que no es tan nor­mal es que a par­tir de su lle­ga­da, uno o los dos miem­bros de la pa­re­ja in­vier­tan su tiem­po y ener­gía en sus vás­ta­gos, des­cui­dan­do la re­la­ción de pa­re­ja. Se dan re­la­cio­nes de ti­po sim­bió­ti­co en­tre madre e hi­ja; aque­llas que lo ha­cen to­do jun­tas, y pa­ra quie­nes el pa­dre “no en­tien­de na­da”, se­gu­ra­men­te la fu­tu­ra pa­re­ja de la ni­ña, “tam­po­co en­ten­de­rá na­da”. La pre­sen­cia de una per­so­na au­sen­te “Ha­cía cua­tro años que me ha­bía se­pa­ra­do cuan­do co­no­cí a Cris­ti­na y ha­ce tres que es­ta­mos jun­tos; nos unen mu­chas co­sas pe­ro, aun­que sus hi­jo son ma­yo­res, la pre­sen­cia de su ex me re­sul­ta fran­ca­men­te desagra- da­ble. La lla­ma o le en­vía men­sa­jes con cual­quier ex­cu­sa y se ha con­ver­ti­do en un in­vi­ta­do de pie­dra que pla­nea en nues­tro día a día. Cuan­do la co­no­cí te­nían una re­la­ción co­rrec­ta pe­ro oca­sio­nal y con el tiem­po los con­tac­tos han au­men­ta­do y, aun­que no du­do de los sen­ti­mien­tos de ella, hay mo­men­tos en que me sien­to co­mo el ter­ce­ro en la re­la­ción”, con­fie­sa Jau­me, de 55 años. Ac­tual­men­te, y ca­da vez más, au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de em­pa­re­jar­se con al­guien que trai­ga con­si­go un o una ex. En oca­sio­nes, es pre­ci­so re­la­cio­nar­se con él o con ella, es­pe­cial­men­te cuan­do hay hi­jos de por me­dio. Por lo ge­ne­ral, es di­fí­cil pa­ra las par­tes im­pli­ca­das y a me­nu­do se es­ta­ble­cen lu­chas de po­der, ce­los y ri­va­li­da­des. Aflo­ran sen­ti­mien­tos que pa­re­cían su­pe­ra­dos y no son in­fre­cuen­tes los in­ten­tos de sa­bo­ta­je de la nue­va re­la­ción del que­ri­do o la que­ri­da ex. Au­men­tan las lla­ma­das, los con­tac­tos, las ex­cu­sas. De for­ma agre­si­va, exi­gien­do o tras­pa­san­do los lí­mi­tes y fron­te­ras del pa­sa­do, o bien de for­ma pa­si­va –de­jan­do de cum­plir las res­pon­sa­bi­li­da­des de pa­dre o madre– lo que ha­ce ne­ce­sa­rio que el otro con­tac­te. Re­la­cio­nes pa­sa­das que pa­re­cen que­dar­se ata­das de por vida, que su­po­nen un do­lor de ca­be­za pa­ra la pa­re­ja que ve có­mo per­so­nas del ayer quie­ren se­guir ahí. Al po­co tiem­po de per­der a su es­po­sa Rebeca, el aris­tó­cra­ta in­glés Ma­xim de Win­ter (Lau­ren­ce Oli­ver) co­no­ce en Mon­te­car­lo a una jo­ven hu­mil­de (Joan Fon­tai­ne). Tras la bo­da se van a vi­vir a la man­sión in­gle­sa de Man­der­ley. Pron­to la nue­va se­ño­ra Win­ter se da­rá cuen­ta de que no pue­de bo­rrar en su ma­ri­do el re­cuer­do de su di­fun­ta es­po­sa. Es el ar­gu­men­to de Rebeca, pe­lí­cu­la de cul­to di­ri­gi­da por Al­fred Hich­cock en 1940 y ba­sa­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Daph­ne du Mau­rier. La cé­le­bre pe­lí­cu­la ha da­do nom­bre al sín­dro­me de Rebeca, en alu­sión a las re­la­cio­nes que se es­ta­ble­cen con un se­pa­ra­do. Se­rán mo­ti­vo de com­pli­ca­cio­nes no ha­ber su­pe­ra­do un pro­ce­so ade­cua­do de due­lo o de cie­rre de la re­la­ción pa­sa­da, la sen­sa­ción de que que­da al­go pen­dien­te, el en­gan­che emo­cio­nal; el sen­ti­mien­to de cul­pa, el arre­pen­ti­mien­to, el no ha­ber lle­va­do a ca­bo una rup­tu­ra sa­na y de­fi­ni­ti­va. ¿Es ne­ce­sa­rio ha­blar so­bre los ex? Los ase­so­res de pa­re­ja coin­ci­den en que no, pe­ro el pa­sa­do tam­po­co se pue­de bo­rrar co­mo si no hu­bie­se exis­ti­do. En el pri­mer año de re­la­ción, las in­for­ma­cio­nes so­bre el pa­sa­do amo­ro­so de­be­rían es­tar prohi­bi­das, opi­na el ase­sor de pa­re­ja Jorg Wes­ner, de Ham­bur­go. En esos mo­men­tos na­die es­tá in­tere­sa­do en sa­ber qué co­lo­nia usa­ba, si el so­fá de piel era su fa­vo­ri­to o si los pen­dien­tes que lle­vas a me­nu­do son un re­ga­lo su­yo de Na­vi­dad. An­ne Freis­che, te­ra­peu­ta de pa­re­ja y de fa­mi­lia, cree que una pa­re­ja que de­ci­de vi­vir jun­ta, de­be­ría com­prar al­go en co­mún, de mo­do que el que lle­ga ten­ga al­go pro­pio. Por el con­tra­rio, Fe­li­ci­tas Hey­ne, psi­có­lo­ga de fa­mi­lia, opi­na que de­be ha­ber un nue­vo co­mien­zo des­de ce­ro. “To­do ten­dría que ser nue­vo, aun­que se com­pre po­co a po­co. Los es­pa­cios y las co­sas tie­nen un enor­me va­lor sim­bó­li­co que, sin em­bar­go, sue­le ser des­es­ti­ma­do, so­bre to­do por los hom­bres”. Bas­ta un aná­li­sis rea­lis­ta pa­ra dar­se cuen­ta de que la per­so­na del pa­sa­do no des­apa­re­ce sin más de la vida de al­guien, pe­ro ¿cuán­to ex so­mos ca­pa­ces de so­por­tar? “La madre de los hi­jos siem­pre ten­drá un lu­gar es­pe­cial en la vida del hom­bre y el pa­dre de los hi­jos siem­pre es­ta­rá en la men­te de la mu­jer, hay que ser cons­cien­te de eso”, ad­vier­te Fris­che. Lo que no sig­ni­fi­ca que ha­ya que man­te­ner las fo­tos fa­mi­lia­res por ahí. En oca­sio­nes se­rá pre­ci­so lu­char con­tra el fan­tas­ma que una vez ocu­pó tu po­si­ción actual y en otras sim­ple­men­te, tal vez por­que no ha­brá más re­me­dio, apren­der a con­vi­vir con su som­bra.

1

2

La ter­ce­ra rue­da en ci­ne y TV

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.