LA NO­VE­NA COM­PE­TEN­CIA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - JO­SÉ AN­TO­NIO MARINA es@la­van­guar­dia.es

Pa­re­ce el tí­tu­lo de una no­ve­la de mis­te­rio, pe­ro no lo es. La Unión Eu­ro­pea de­ci­dió ha­ce diez años que la edu­ca­ción for­mal tu­vie­ra co­mo ob­je­ti­vo desa­rro­llar en nues­tros ni­ños y jó­ve­nes ocho com­pe­ten­cias bá­si­cas, re­co­gi­das por nues­tra ca­si di­fun­ta ley de Edu­ca­ción: (1) co­mu­ni­ca­ción lin­güís­ti­ca, (2) ma­te­má­ti­ca, (3) co­no­ci­mien­to e in­ter­ac­ción con el mun­do fí­si­co, (4) di­gi­tal, (5) cul­tu­ral y ar­tís­ti­ca, (6) so­cial y ciu­da­da­na, (7) apren­der a apren­der, (8) apren­der a em­pren­der. ¿Se di­fe­ren­cia en al­go de la an­ti­gua di­vi­sión en asig­na­tu­ras? Com­pe­ten­cia es un con­cep­to más prác­ti­co y más am­plio. Se de­fi­ne co­mo el con­jun­to de co­no­ci­mien­tos, ac­ti­tu­des y há­bi­tos ne­ce­sa­rios pa­ra res­pon­der a de­man­das com­ple­jas de la si­tua­ción. La com­pe­ten­cia lin­güís­ti­ca, por ejem­plo, no se re­du­ce a la gra­má­ti­ca, sino que de­be ca­pa­ci­tar pa­ra co­mu­ni­car­se efi­cien­te­men­te, com­pren­der, pen­sar, emo­cio­nar, es de­cir, pa­ra uti­li­zar bri­llan­te­men­te la ma­ra­vi­llo­sa he­rra­mien­ta del len­gua­je. Pues bien, creo que fal­ta una com­pe­ten­cia, y les pi­do ayu­da pa­ra con­se­guir que la UE la acep­te. Se­ría la no­ve­na com­pe­ten­cia: la fi­lo­só­fi­ca. La fi­lo­so­fía es­tu­dia la in­te­li­gen­cia, sus lí­mi­tes, sus po­si­bi­li­da­des, sus crea­cio­nes. La ciencia, el ar­te, la po­lí­ti­ca, la re­li­gión, la éti­ca, la eco­no­mía, el de­re­cho son crea­cio­nes de la in­te­li­gen­cia y só­lo co­no­cien­do có­mo y por qué las ha in­ven­ta­do po­de­mos com­pren­der­las y com­pren­der­nos.

Pe­ro, ade­más, la fi­lo­so­fía tie­ne co­mo fun­ción de­sa- rro­llar el “pen­sa­mien­to crí­ti­co”, es de­cir, el que se en­car­ga de sa­ber si al­go es ver­da­de­ro o fal­so, ra­cio­nal o no, fun­da­do o in­fun­da­do. Y es­ta com­pe­ten­cia es im­pres­cin­di­ble pa­ra una so­cie­dad li­bre, por­que só­lo el pen­sa­mien­to crí­ti­co nos li­be­ra del adoc­tri­na­mien­to, la pro­pa­gan­da o los pre­jui­cios. Ha­ce unos días in­ter­vi­ne en el pro­gra­ma de Pe­pa Fer­nán­dez pa­ra de­ba­tir so­bre la cre­du­li­dad. Cré­du­lo es el que se de­ja con­ven­cer con de­ma­sia­da fa­ci­li­dad, sin po­ner nin­gún fil­tro crí­ti­co. Me asom­bra la can­ti­dad de ca­de­nas de TV de­di­ca­das a vi­den­tes, ta­ro­tis­tas, as­tró­lo­gos, in­cier­tos es­pi­ri­tua­lis­tas y otros timadores. Es­ta cre­du­li­dad no es el úni­co fra­ca­so de la in­te­li­gen­cia. Lo son tam­bién el fa­na­tis­mo, que se­gui­rá afir­man­do una co­sa pe­se a te­ner to­das las evi­den­cias en con­tra, y el es­cep­ti­cis­mo, que se ins­ta­la en una pe­re­za con ai­res de su­pe­rio­ri­dad y afir­ma que na­da es se­gu­ro. Es­tos me re­cuer­dan la ge­nial fra­se de Chumy Chú­mez: “An­tes no creía en na­da. Aho­ra, ni eso”.

ME ASOM­BRA LA CAN­TI­DAD DE VI­DEN­TES Y TIMADORES QUE SALEN EN LA TE­LE­VI­SIÓN: EL CRÉ­DU­LO DA IDEA DEL FRA­CA­SO DEL IN­TE­LEC­TO

La ley de Edu­ca­ción que se es­tá co­cien­do des­de­ña tam­bién la fi­lo­so­fía. Lo que sig­ni­fi­ca que no quie­re for­mar la in­te­li­gen­cia crítica del ciu­da­dano, su ca­pa­ci­dad pa­ra exi­gir o com­pren­der ar­gu­men­tos, pa­ra no de­jar­se con­ven­cer por es­ló­ga­nes, con­sig­nas o exa­brup­tos, pa­ra acos­tum­brar­nos a ha­cer la pre­gun­ta fun­da­men­tal an­te cual­quier opi­na­dor: “¿Y us­ted có­mo lo sa­be?”. La fi­na­li­dad de la fi­lo­so­fía no es que el ciu­da­dano se­pa lo que pen­sa­ron Pla­tón, Aris­tó­te­les, Hu­me, Kant, o Hegel, sino que apren­da a pen­sar por sí mis­mo, a dis­tin­guir lo fun­da­do de lo in­fun­da­do, a de­tes­tar ser ma­ni­pu­la­do. Se ha pues­to de mo­da el fact check, com­pro­bar si son ver­da­de­ros los da­tos que al­guien apor­ta en apoyo de sus te­sis. Es­te es un mé­to­do fi­lo­só­fi­co ele­men­tal: voy a com­pro­bar si me es­tá us­ted en­ga­ñan­do. Hoy es­ta­mos inun­da­dos de in­for­ma­ción cu­ya ve­ra­ci­dad des­co­no­ce­mos. Por ello es más ur­gen­te que nun­ca for­ta­le­cer el pen­sa­mien­to crí­ti­co. Si quie­re ayu­dar­me a lu­char por la com­pe­ten­cia fi­lo­só­fi­ca, mán­de­me un co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra acos­tum­brar­nos a ha­cer la pre­gun­ta fun­da­men­tal an­te cual­quier opi­na­dor: “¿Y us­ted có­mo lo sa­be?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.