¿IM­PO­SI­BLE DE DO­MI­NAR?

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

ES UNA MO­DA­LI­DAD PRAC­TI­CA­DA POR MÁS DE 80 MI­LLO­NES DE JU­GA­DO­RES

Ob­je­ti­vo El ob­je­ti­vo fi­nal del bridge es ga­nar ba­zas. Una ba­za con­sis­te en cua­tro car­tas, una de ca­da ju­ga­dor a su turno (en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj) en la me­sa. Por lo tan­to, hay tre­ce ba­zas en ca­da mano.

Ba­ra­ja La in­gle­sa de 52 car­tas.

Número de ju­ga­do­res Se jue­ga con cua­tro par­ti­ci­pan­tes (dos pa­re­jas ad­ver­sa­rias), ca­da uno sen­ta­do en la si­lla opues­ta de su com­pa­ñe­ro. Se iden­ti­fi­can a los cua­tro ju­ga­do­res se­gún los pun­tos car­di­na­les: nor­te y sur, una de las pa­re­jas, y es­te y oes­te, la otra.

Ca­rac­te­rís­ti­cas El jue­go tie­ne dos etapas, la subas­ta (o re­ma­te) y el car­teo. Una vez fi­na­li­za­do el re­ma­te, y co­mo con­se­cuen­cia de él, una de las pa­re­jas se­rá quien jue­gue la mano; es­to es, ese ban­do es­ta­rá com­pro­me­ti­do a ga­nar una cier­ta can­ti­dad de ba­zas. La otra pa­re­ja, los de­fen­so­res, tra­ta­rán de evi­tar­lo. Uno de los in­te­gran­tes de la pa­re­ja que jue­ga la mano se­rá el de­cla­ran­te, su com­pa­ñe­ro se­rá el muer­to. Des­de el si­tio Blue­chip­brid­ge.co.uk pue­de ba­jar gra­tis un pro­gra­ma pa­ra ju­gar al mi­ni­brid­ge en so­li­ta­rio y ad­qui­rir cier­ta prác­ti­ca. El bridge, muy po­pu­lar en el mun­do an­glo­sa­jón. En la ima­gen, la me­cá­ni­ca del jue­go

ES ini­cia es­te sá­ba­do una se­rie de cua­tro en­tre­gas de­di­ca­da a las prin­ci­pa­les fa­mi­lias de jue­gos de nai­pes, que em­pie­za con el bridge y si­gue en sá­ba­dos su­ce­si­vos con la ca­nas­ta, el mus y el pó­quer. No se tra­ta en es­te es­pa­cio de ex­pli­car con de­te­ni­mien­to las re­glas del jue­go, que en mu­chos ca­sos son de gran com­ple­ji­dad, sino de dar unas pin­ce­la­das pa­ra que los lec­to­res pue­dan en­trar en ellos

Se­gún al­gu­nas fuen­tes, es el jue­go más prac­ti­ca­do del mun­do, in­clu­so por en­ci­ma del pó­quer. Más de 80 mi­llo­nes de afi­cio­na­dos lo jue­gan, más de 125 paí­ses cuen­tan con una Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Bridge. Es tam­bién uno de los más com­pli­ca­dos y, de­bi­do a su me­ca­nis­mos, di­cen que nun­ca se lle­ga a do­mi­nar del to­do. Po­pu­lar en el mun­do an­glo­sa­jón, tie­ne le­gio­nes de fans y clubs de afi­cio­na­dos, so­bre to­do en­tre la gen­te más adul­ta. Fue el jue­go de car­tas por ex­ce­len­cia que prac­ti­ca­ba la al­ta so­cie­dad eu­ro­pea, tan­to en la me­tró­po­li co­mo en las co­lo­nias. Pre­ci­sa me­mo­ria, tác­ti­ca, cálcu­lo, con­cen­tra­ción y dis­ci­pli­na. Se pre­ci­san seis me­ses pa­ra al­can­zar un ni­vel de apren­di­za­je su­fi­cien­te pa­ra dis­fru­tar de unas par­ti­das. Hoy en día se ha po­pu­la­ri­za­do una ver­sión por in­ter­net. El bridge pue­de ser ju­ga­do en tor­neos en la mo­da­li­dad de Bridge Du­pli­ca­do, don­de va­rias me­sas jue­gan con las mis­mas car­tas y los re­sul­ta­dos son com­pa­ra­dos. Des­de el 1999, es re­co­no­ci­do por el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal y tie­ne el es­ta­tus de de­por­te y, de he­cho, fue con­si­de­ra­do de ex­hi­bi­ción en los Jue­gos de Salt La­ke City. Co­no­ci­dos ju­ga­do­res de bridge han si­do o son Ha­rold Van­der­bilt, Grou­cho Marx, Dwight D. Ei­sen­ho­wer, Agat­ha Ch­ris­tie, So­mer­set Maug­ham, Mar­ti­na Na­vra­ti­lo­va, Omar Sha­rif, Deng Xiao­ping, Bill Ga­tes o Wa­rren Buf­fett.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.