EN BUS­CA DE LA CA­JA FUER­TE

En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo las ca­jas fuer­tes son el ob­je­to de de­seo de los la­dro­nes en las pe­lí­cu­las, se es­con­den de­trás de un cua­dro y re­bo­san fa­jos de bi­lle­tes. Pe­ro hoy son ob­je­to co­ti­diano en mu­chas ca­sas pa­ra guar­dar pa­sa­por­tes, es­cri­tu­ras, re­cuer­dos

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to May­te Rius

Ju­les Das­sin de­di­có vein­tio­cho mi­nu­tos de Ri­fi­fí –ca­si la cuar­ta par­te de la que Fra­nçois Truf­faut con­si­de­ra­ba la me­jor pe­lí­cu­la de ci­ne ne­gro– al ro­bo de una ca­ja fuer­te, en una se­cuen­cia sor­pren­den­te y ten­sa, sin diá­lo­gos ni música. Lo de los vein­tio­cho mi­nu­tos no es ba­la­dí, pues quien com­pra una ca­ja fuer­te lo que en reali­dad ad­quie­re es tiem­po pa­ra di­fi­cul­tar el ro­bo. “To­das las ca­jas pue­den abrir­se con tiem­po y con las he­rra­mien­tas ade­cua­das, lo que pa­sa es que en la ma­yo­ría de los ca­sos los la­dro­nes que asal­tan una vi­vien­da bus­can un bo­tín rá­pi­do, no es­tán dis­pues­tos a en­tre­te­ner­se”, ex­pli­ca An­to­nio de la Ca­sa, ge­ren­te de Fe­rri­max, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en la fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos de se­gu­ri­dad fí­si­ca. De he­cho, el ni­vel de se­gu­ri­dad de una ca­ja fuer­te se mi­de en fun­ción de la re­sis­ten­cia al ro­bo que ha de­mos­tra­do ese mo­de­lo en los la­bo­ra­to­rios don­de se prue­ban. “De­pen­dien­do del tiem­po tar­da­do y de los uten­si­lios uti­li­za­dos pa­ra abrir­la se otor­ga el ni­vel de se­gu­ri­dad, que va des­de el 0 (ca­jas con po­ca re­sis­ten­cia al ata­que) has­ta el VIII, que es el má­xi­mo”, ex­pli­ca Jaime To­más, di­rec­ti­vo de la em­pre­sa de se­gu­ri­dad Gun­ne­bo. Cuen­tan en el sec­tor que las ca­jas aco­ra­za­das de los ban­cos cen­tra­les es­tán pre­pa­ra­das pa­ra re­sis­tir un ata­que con he­rra­mien­tas en­tre 150 y 300 ho­ras, mien­tras que las de los ho­te­les se pue­den abrir me­dian­te un ta­la­dro en me­nos de un mi­nu­to. ¿Y cuál con­vie­ne ins­ta­lar en ca­sa? “De­pen­de de lo que uno quie­ra po­ner den­tro; a ma­yor va­lor –eco­nó­mi­co o sen­ti­men­tal–, ma­yor ni­vel de se­gu­ri­dad”, res­pon­de To­más. Por­que no tie­ne sen­ti­do in­ver­tir mil eu­ros en una ca­ja fuer­te muy re­sis­ten­te pa­ra guar­dar un re­loj de 300 ni guar­dar 20.000 eu­ros en efec­ti­vo en una de 100. Y si lo que se quie­re pro­te­ger son do­cu­men­tos, se­rá im­pres­cin­di­ble ele­gir ca­jas ig­ní­fu­gas. No hay una nor­ma­ti­va que de­ter­mi­ne qué ni­vel de se­gu­ri­dad han de te­ner las ca­jas do­més­ti­cas –sí hay exi­gen­cias mí­ni­mas pa­ra ban­cos, jo­ye­rías o pa­ra quie­nes guar­dan ar­mas en ca­sa– y las ase­gu­ra­do­ras tam­po­co po­nen con­di­cio­nes pa­ra cu­brir los ob­je­tos de va­lor que se guar­dan en ellas, pe­ro los ex­per­tos acon­se­jan ins­ta­lar ca­jas a par­tir del ni­vel I. El di­rec­tor ge­ne­ral de Fac Se­gu­ri­dad, An­to­nio Es­te­pa, opi­na que lo ideal “son ca­jas de ni­vel II, con es­pe­so­res mí­ni­mos de puer­ta de en­tre 6 y 8 mi­lí­me­tros”. Cla­ro que la se­gu­ri­dad fi­nal de una ca­ja de­pen­de tan­to del gro­sor de la puer­ta y del mar­co co­mo del ma­te­rial con que es­tá he­cha, de los bu­lo­nes o pie­zas que salen al echar el cie­rre, del ti­po de ce­rra­du­ra, de su ubi­ca­ción, de su ta­ma­ño o de có­mo es­tá ins­ta­la­da. Por eso, an­tes de ele­gir una hay que te­ner cla­ro qué se quie­re pro­te­ger pe­ro tam­bién có­mo se uti­li­za­rá y dón­de se pue­de co­lo­car. ¿Em­po­tra­da o so­bre­pues­ta? En prin­ci­pio, las ca­jas em­po­tra­das en la pa­red son más se­gu­ras que las so­bre­pues­tas por­que só­lo pue­den ata­car­se por la puer­ta y son más di­fí­ci­les de arran­car, pe­ro no son fac­ti­bles en to­das las vi­vien­das. “Pa­ra em­po­trar hay que dis­po­ner de un ta­bi­que con su­fi­cien­te pro­fun­di­dad y ha­cer obra, y en la ma­yo­ría de vi­vien­das ac­tua­les los ta­bi­ques en­tre ha­bi­ta­cio­nes son muy fi­nos y no hay 25 o 30 cen­tí­me­tros de fon­do pa­ra co­lo­car una ca­ja, así que co­mo mu­cho pue­den em­po­trar ca­jas pe­que­ñas, de 15 cen­tí­me­tros, pa­ra jo­yas”, ad­vier­te el di­rec­tor co­mer­cial de Tien­da­ca­jas­fuer­tes.com, Ale­jan­dro Cres­po. Cla­ro que hay per­so­nas que le­van­tan un do­ble ta­bi­que pa­ra ca­mu­flar­las, pe­ro la ma­yo­ría op­ta por evi­tar las obras y es­co­ge ca­jas pa­ra so­bre­po­ner que ins­ta­lan en un ar­ma­rio, en el ba­ño, en zo­nas ba­jas de un mue­ble, en el hue­co de una es­ca­le­ra… “Las

SI LA CA­JA SE ES­CON­DE MU­CHO SE CO­RRE EL RIES­GO DE NO USAR­LA PA­RA GUAR­DAR PA­PE­LES CON­VIE­NE ELE­GIR UNA IG­NÍ­FU­GA

ca­jas de so­bre­me­sa sue­len an­clar­se a la pa­red o al sue­lo con ta­cos quí­mi­cos pa­ra que no se las pue­dan lle­var, pe­ro son al­go me­nos se­gu­ras”, apun­ta Jaime To­más. El con­se­jo de los ex­per­tos es ele­gir­las lo más pe­sa­das po­si­bles pa­ra que sea di­fí­cil des­pla­zar­las, y por eso al­gu­nas se ins­ta­lan hor­mi­go­na­das. Tam­bién hay ca­jas que se fi­jan y ca­mu­flan en el sue­lo, y mo­de­los que si­mu­lan en­chu­fes en la pa­red.

¿Dón­de ins­ta­lar­la? Si lo que se pre­ten­de con las ca­jas fuer­tes es com­pli­car las co­sas a los la­dro­nes, que ten­gan que de­di­car más tiem­po a con­se­guir el bo­tín pa­ra que ha­ya más pro­ba­bi­li­da­des de que desis­tan o de que les pi­llen, es ló­gi­co pen­sar en ubi­car­las en lu­ga­res de di­fí­cil ac­ce­so o cu­bier­tas por otros ob­je­tos. Sin em­bar­go, el di­rec­tor ge­ne­ral de Fac Se­gu­ri­dad ad­vier­te que si se es­con­de mu­cho, la ca­ja fuer­te pier­de par­te de su fun­cio­na­li­dad “por­que uno no es­ta­rá me­tién­do­se al fon­do del ar­ma­rio o mo­vien­do mue­bles pa­ra me­ter y sa­car el re­loj de pul­se­ra u otros ob­je­tos de va­lor que uti­li­za a dia­rio, así que aca­ba­rá de­ján­do­los fue­ra, a la vis­ta de los ca­cos”. En su opi­nión, “es me­jor prio­ri­zar que la ca­ja sea ac­ce­si­ble y có­mo­da pa­ra el due­ño, por­que si en­tran la­dro­nes a la ca­sa van a bus­car por to­dos los rin­co­nes”. ¿Qué ti­po de ce­rra­du­ra? Otro de los as­pec­tos que con­vie­ne va­lo­rar an­tes de ad­qui­rir una ca­ja fuer­te es el ti­po de ce­rra­du­ra. “Las hay con lla­ve, con ce­rra­du­ra elec­tró­ni­ca o que com­bi­nan am­bos sis­te­mas, y la elec­ción de uno u otro de­pen­de de lo que sea más có­mo­do pa­ra ca­da clien­te”, co­men­ta Jaime To­más, de Gun­ne­bo. Cres­po, de Tien­da­ca jas fuer­tes. com, ase­gu­ra que la ma­yo­ría de clien­tes, y en es­pe­cial los más jó­ve­nes, eli­ge ce­rra­du­ras de com­bi­na­ción elec­tró­ni­ca, aun­que opi­na que son más se­gu­ras las que ade­más tie­nen lla­ve. “El in­con­ve­nien­te es que has de es­tar pen­dien­te de la lla­ve fí­si­ca, de no per­der­la, de que no te la qui­ten, y de lle­var­la en­ci­ma siem­pre que ne­ce­si­tas usar la ca­ja”, apun­ta. Y ex­pli­ca que, aun­que ape­nas se uti­li­zan pa­ra ca­sas par­ti­cu­la­res, hay ca­jas que in­cor­po­ran ce­rra­du­ras con com­bi­na­cio­nes cer­ti­fi­ca­das que ofre­cen un te­cla­do de más ca­li­dad, con más có­di­gos y com­bi­na­cio­nes po­si­bles, con op­cio­nes de aper­tu­ra re­tar­da­da, que gra­ban ca­da uti­li­za­ción, et­cé­te­ra.

Es­te­pa coin­ci­de en que el ti­po de ce­rra­du­ra más se­gu­ra pa­ra una ca­ja fuer­te es la que com­bi­na un có­di­go elec­tró­ni­co con una lla­ve, pe­ro opi­na que lo más im­por­tan­te es, co­mo con la ubi­ca­ción de la ca­ja, que sea có­mo­da de uti­li­zar. En el mer­ca­do exis­ten tam­bién ca­jas fuer­tes con ce­rra­du­ras que se ac­ti­van por pa­rá­me­tros bio­mé­tri­cos, co­mo la hue­lla dac­ti­lar, pe­ro los es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos opi­nan que es­tos sis­te­mas to­da­vía pre­sen­tan mu­chos fa­llos.

¿Cuan­to más ca­ra más se­gu­ra? Ex­pli­can los ex­per­tos que, en ge­ne­ral, el pre­cio pue­de ser una re­fe­ren­cia pa­ra sa­ber si una ca­ja fuer­te es más se­gu­ra que otra. El ge­ren­te de Fe­rri­max sub­ra­ya que hay dos gran­des fa­mi­lias de ca­jas: “Las do­més­ti­cas que no dis­po­nen de nin­gu­na nor­ma­ti­va de se­gu­ri­dad y se ven­den en fe­rre­te­rías o gran­des su­per­fi­cies, que es­tán in­di­ca­das pa­ra un ries­go ba­jo y se pue­den com­prar a par­tir de 350 eu­ros, y las ho­mo­lo­ga­das y cer­ti­fi­ca­das pa­ra ries­gos me­dios o al­tos, que se pue­den en­con­trar a par­tir de los 1.500 eu­ros, se­gún los ta­ma­ños”.

El di­rec­tor co­mer­cial de Tien­da­ca­jas­fuer­tes.com apun­ta que si uno com­pra una ca­ja ho­mo­lo­ga­da tie­ne la ga­ran­tía de que es de fa­bri­ca­ción es­pa­ño­la o eu­ro­pea, lo que sig­ni­fi­ca que ha pa­sa­do unos con­tro­les de ca­li­dad y que es­tá he­cha con me­jor ti­po de ace­ro y me­jor pin­tu­ra y me­jo­res com­bi­na­cio­nes elec­tró­ni­cas en las ce­rra­du­ras que si se tra­ta de ca­jas de fa­bri­ca­ción asiá­ti­ca, más ba­ra­tas. Pe­ro pun­tua­li­za que tam­bién hay en el mer­ca­do ca­jas de fa­bri­ca­ción eu­ro­pea sin ho­mo­lo­gar, con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas y es­tán­da­res de se­gu­ri­dad que las ho­mo­lo­ga­das, pe­ro que el fa­bri­can­te no ha lle­va­do al la­bo­ra­to­rio de en­sa­yo pa­ra que cer­ti­fi­quen su se­gu­ri­dad pa­ra no en­ca­re­cer­las. “Ho­mo­lo­gar una ca­ja ele­va su pre­cio en­tre 100 y 600 eu­ros, se­gún el gra­do de se­gu­ri­dad, y co­mo al com­pra­dor par­ti­cu­lar na­die le exi­ge que com­pre una ca­ja ho­mo­lo­ga­da, hay fa­bri­can­tes que las ofre­cen con el mis­mo ma­te­rial, el mis­mo gro­sor y las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas pe­ro sin cer­ti­fi­ca­do al­guno pa­ra que ten­gan un pre­cio más com­pe­ti­ti­vo”, co­men­ta Ale­jan­dro Cres­po.

¿Cuá­les son las más in­no­va­do­ras? Los es­pe­cia­lis­tas en se­gu­ri­dad con­sul­ta­dos ase­gu­ran que no hay gran­des in­no­va­cio­nes en ma­te­ria de ca­jas fuer­tes do­més­ti­cas, te­nien­do en cuen­ta que los sis­te­mas de aper­tu­ra bio­mé­tri­cos aún no ter­mi­nan de ser fia­bles. Los mo­de­los que sí han evo­lu­cio­na­do son los que tra­tan de si­mu­lar cla­vi­jas pa­ra en­chu­far el te­lé­fono o apa­ra­tos eléc­tri­cos que, se­gún los ex­per­tos, aho­ra se adap­tan a prác­ti­ca­men­te al hue­co de cual­quier en­chu­fe do­més­ti­co. Y hay em­pre­sas que cen­tran su innovación en el di­se­ño y ofre­cen ca­jas fo­rra­das en piel o con di­bu­jos pa­ra in­te­grar­las en di­fe­ren­tes am­bien­tes, des­pa­chos, et­cé­te­ra. La no­ta di­fe­ren­cia­da en ma­te­ria de ca­jas fuer­tes la pu­so ha­ce un año la em­pre­sa Des’s, fa­bri­can­te de col­cho­nes de Sa­la­man­ca, cuan­do de­ci­dió ha­cer real la idea de guar­dar el di­ne­ro de­ba­jo del col­chón e in­cor­po­ró a uno de sus mo­de­los una ca­ja fuer­te em­po­tra­da. Su pro­pie­ta­rio, Fran­cis­co San­tos, ex­pli­ca que se tra­ta de una ca­ja fa­bri­ca­da por la fir­ma BTV, con un cie­rre ma­nual y elec­tró­ni­co, que por sus di­men­sio­nes no afec­ta a la co­mo­di­dad del col­chón y “que va in­te­gra­da de tal ma­ne­ra que si los la­dro­nes qui­sie­ran for­zar­la ten­drían que lle­var las mis­mas he­rra­mien­tas que si la ca­ja es­tu­vie­ra lo­ca­li­za­da en otro lu­gar de la ca­sa o lle­var­se el col­chón” a cues­tas.

FAC SE­GU­RI­DAD

Exis­ten mo­de­los pa­ra ca­mu­flar la ca­ja en el sue­lo

GUN­NE­BO

Los aca­ba­dos en piel o con di­bu­jos per­mi­ten ade­cuar­se a la es­tan­cia

FE­RRI­MAX

Hay ca­jas de em­po­trar que ya in­cor­po­ran una ta­pa que las cu­bre

FAC SE­GU­RI­DAD

Las ca­jas de so­bre­me­sa se ins­ta­lan sin obras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.