TU­RIS­MO ATÓ­MI­CO

FEÚCHO, PE­RO LLENO DE ENER­GÍA

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Aque­llo que pu­so en el ma­pa a la ciu­dad de Los Ála­mos, en Nue­vo Mé­xi­co, bo­rró a otra. O pa­ra ser exac­tos, a otras dos: Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki. En un lu­gar per­di­do el nor­te de San­ta Fe y Al­bu­quer­que, ins­ta­la­do en lo al­to de una me­se­ta re­cor­ta­da por acan­ti­la­dos es­pec­ta­cu­la­res, se al­za una po­bla­ción bas­tan­te feú­cha, don­de vi­ven no me­nos de 12.000 ha­bi­tan­tes, la ma­yor par­te de los cua­les es­tán vin­cu­la­dos al es­tu­dio de las apli­ca­cio­nes mi­li­ta­res de la ener­gía ató­mi­ca. El lu­gar no exis­tía ofi­cial­men­te has­ta que el pre­si­den­te de los EE.UU. en el 1945, Harry S. Tru­man, anun­ció que las bom­bas Little Boy y Fat Man ha­bían na­ci­do en un ran­cho de Los Ála­mos. Cuan­do los cien­tí­fi­cos en­car­ga­dos del Pro­yec­to Man­hat­tan –que era el nom­bre que re­ci­bie­ron los tra­ba­jos pa­ra el desa­rro­llo de la bom­ba ató­mi­ca– lle­ga­ron al lu­gar con sus fa­mi­lias, sur­gió de la na­da una ba­se mi­li­tar se­cre­ta, con sus co­rres­pon­dien­tes ca­sas uni­fa­mi­lia­res. Al­re­de­dor, só­lo el de­sier­to color na­ran­ja, aplas­ta­do por el sol.

En­tre los hom­bres que tra­ba­ja­ron en el Pro­yec­to Man­hat­tan se en­con­tra­ba Ri­chard Feyn­man, uno de los más im­por­tan­tes fí­si­cos es­ta­dou­ni­den­ses del si­glo pa­sa­do, y fa­mo­so por su ex­cen­tri­ci­da­des, que abar­ca­ban des­de la prác­ti­ca de la per­cu­sión bra­si­le­ra a su afi­ción por des­ba­ra­tar ca­jas fuer­tes. Se­gún pa­re­ce, siem­pre lle­va­ba en­ci­ma un jue­go de he­rra­mien­tas pa­ra ani­mar las ve­la­das abrien­do la ca­ja de se­gu­ri­dad de sus ve­ci­nos. Así de di­cha­ra­che­ros eran los ha­ce­do­res de La ciu­dad que nun­ca fue, tí­tu­lo de la pe­lí­cu­la so­bre el Pro­yec­to Man­hat­tan que se ex­hi­be en el Brad­bury Mu­seum y en la cual no se ha­ce alu­sión al­gu­na a las víc­ti­mas del bom­bar­deo ató­mi­co so­bre el Ja­pón. Du­ran­te años, los cien­tí­fi­cos co­man­da­dos por J. Ro­bert Op­pen­hei­mer den­tro del Pro­yec­to Man­hat­tan te­nían por di­rec­ción el P.O. Box 1663, un sim­ple apar­ta­do de co­rreos sin más da­tos iden­ti­fi­ca­ti­vos. Hoy, en la en­tra­da a Los Ála­mos, va­rios car­te­les pro­cla­man que es­te es “el lu­gar don­de se pro­du­cen los des­cu­bri­mien­tos”, una ma­ne­ra crea­ti­va de de­cir que aquí se en­cuen­tra el La­bo­ra­to­rio Na­cio­nal, don­de aún se fa­bri­can ar­mas nu­clea­res. El mis­mo Op­pen­hei­mer re­ne­gó de su obra tras ver el re­sul­ta­do de los ex­pe­ri­men­tos lle­va­dos a ca­bo en el cer­cano de­sier­to de Whi­te Sands. En las cer­ca­nías de Los Ála­mos, dis­per­sos en un be­llí­si­mo y ári­do pai­sa­je, se dis­po­nen Los Pue­blos, re­ser­vas in­dias de Nue­vo Mé­xi­co, don­de se di­ce que abun­dan las mal­for­ma­cio­nes a cau­sa de la ra­dia­ción. Cla­ro que es­te es un te­ma ta­bú en una ciu­dad que se mues­tra or­gu­llo­sa de ex­hi­bir sus lo­gros en el Brad­bury Scien­ce Mu­seum del

La­bo­ra­to­rio Na­cio­nal. Allí, los ni­ños pue­den in­ter­ac­tuar con dis­tin­tos vi­deo­jue­gos en los que se re­pro­du­cen mo­de­los de ex­plo­sio­nes ató­mi­cas a vo­lun­tad. El museo es­tá en la fron­te­ra en­tre la ciu­dad pro­pia­men­te di­cha y el su­bur­bio de Whi­te Rock.

El or­gu­llo nu­clear es­tá pre­sen­te en to­da la ciu­dad, ya sea en los lo­gos de di­ver­sas en­ti­da­des co­mo en las ca­mi­se­tas de re­cuer­do con su co­rres­pon­dien­te hon­go ató­mi­co es­tam­pa­do. Sin em­bar­go, la her­mo­su­ra de Los Ála­mos es pa­tri­mo­nio de sus al­re­de­do­res, don­de abun­dan los es­pa­cios na­tu­ra­les. De en­tra­da, y sin sa­lir de la ciu­dad, es po­si­ble dis­fru­tar de más de 90 km de sen­de­ros per­fec­ta­men­te se­ña­li­za­dos, ap­tos pa­ra rea­li­zar ex­cur­sio­nes a pie, a ca­ba­llo o en bi­ci­cle­ta. En los tra­mos en los que se acer­ca al bor­de del acantilado so­bre el que se asien­ta la ciu­dad, las vis­tas son in­des­crip­ti­bles. No hay que ol­vi­dar que Los Ála­mos se en­cuen­tra a más de 2.000 me­tros de al­tu­ra, al­go que los pri­me­ros días se ha­ce no­tar tan­to por las pa­no­rá­mi­cas co­mo por la fal­ta de oxí­geno.

Aún más po­pu­lar es la pis­ta que per­mi­te des­cu­brir el Ban­de­lier Na­tio­nal Mo­nu­ment, com­pues­to por un in­men­so ca­ñón y una me­se­ta don­de es po­si­ble ras­trear ves­ti­gios de la vida hu­ma­na has­ta 11.000 años atrás. Los pe­tro­gli­fos, las cue­vas de­co­ra­das y los mu­ros de mam­pos­te­ría co­nec­tan di­rec­ta­men­te con las cul­tu­ra de los pue­blos in­dí­ge­nas que so­bre­vi­ven en la re­gión, sien­do el pun­to más vi­si­ta­do el co­no­ci­do por el nom­bre de Fri­jo­les Can­yon. El te­rri­to­rio más sal­va­je de la zo­na es­tá en Va­lles Cal­de­ra Na­tio­nal Pre­ser­ve, que se al­can­za des­de el Ban­de­lier Na­tio­nal Mo­nu­ment a tra­vés de un ca­mino ha­bi­li­ta­do pa­ra el trek­king en fe­cha re­cien­te. Los aman­tes del de­por­te de in­vierno, en­con­tra­ran to­do lo ne­ce­sa­rio en Pa­ja­ri­to Moun­tain, en tem­po­ra­da.

EL OR­GU­LLO NU­CLEAR ES­TÁ PRE­SEN­TE EN TO­DA LA PO­BLA­CIÓN

Fo­to pa­no­rá­mi­ca del Fri­jo­les Can­yon, lu­gar muy vi­si­ta­do por sus fan­tás­ti­cas vis­tas

Arri­ba, los Kas­ha-Ka­tu­we o acan­ti­la­dos blan­cos, mo­du­la­dos por la ero­sión Aba­jo, in­te­rior de una vi­vien­da de los an­ti­guos ha­bi­tan­tes de Los Ála­mos Aba­jo a la de­re­cha, pe­tro­gli­fo ha­lla­do en las cue­vas del Ban­de­lier Na­tio­nal Mo­nu­ment

Aba­jo, The Black Ho­le, lu­gar don­de ven­den des­po­jos del La­bo­ra­to­rio Na­cio­nal

Arri­ba, ace­le­ra­dor de par­tí­cu­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.