LA OTRA RI­VIE­RA

Mon­te­ne­gro es uno de esos lu­ga­res pri­vi­le­gia­dos por el cli­ma y por la be­lle­za de un li­to­ral que aún no es­tá muy ma­si­fi­ca­do y fue­ra de los cir­cui­tos tu­rís­ti­cos ha­bi­tua­les. A la som­bra de Croa­cia, es un lu­gar pa­ra des­cu­brir y dis­fru­tar an­tes de que lo al­can

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

SYL­VES­TER STA­LLO­NE O SOP­HIA LO­REN SON VI­SI­TAN­TES HA­BI­TUA­LES

UN PUE­BLO CON­VER­TI­DO EN HO­TEL

Es­te rin­cón del Me­di­te­rrá­neo aú­na la ra­re­za de ser un país car­ga­do de his­to­ria y a la vez uno de los es­ta­dos más noveles de Eu­ro­pa, ya que se in­de­pen­di­zó de Ser­bia tras el re­fe­rén­dum del año 2006. A lo lar­go de las cos­tas abier­tas al Adriá­ti­co, Mon­te­ne­gro mi­ra con cier­ta en­vi­dia el desa­rro­llo tu­rís­ti­co de Croa­cia de los úl­ti­mos años. En con­se­cuen­cia, si el país vecino pro­cla­ma en su pu­bli­ci­dad aque­llo de El Me­di­te­rrá­neo tal y co­mo era, Mon­te­ne­gro quie­re ha­cer su­ya la idea de que en su fran­ja cos­te­ra se en­cuen­tra la úl­ti­ma fron­te­ra del Ma­re Nos­trum, un lu­gar pa­ra ser des­cu­bier­to. De sus pla­nes de fu­tu­ro ha­bla la adop­ción del eu­ro co­mo mo­ne­da pro­pia, aun an­tes de for­mar par­te de la Unión Eu­ro­pea.

Que es­ta na­ción sea des­co­no­ci­da pa­ra el tu­ris­mo es un con­cep­to dis­cu­ti­ble. El Ja­mes Bond que in­ter­pre­ta Da­niel Craig si­túa en es­te país par­te de la ac­ción de Ca­sino Ro­ya­le (si bien el ro­da­je tu­vo lu­gar en la Re­pú­bli­ca Che­ca), de­ta­lle que siem­pre lla­ma la aten­ción so­bre un des­tino. Pe­ro el star-sys­tem de la épo­ca do­ra­da de Holly­wood ya te­nía muy pre­sen­te es­te re­fu­gio jun­to al mar, no tan­to pa­ra fil­mar sus pro­duc­cio­nes, co­mo pa­ra bus­car re­po­so. Así las pla­yas mon­te­ne­gri­nas se han es­ta­ble­ci­do co­mo unas de las me­jo­res cos­tas del mun­do, ade­más de con­tar con un en­torno ex­clu­si­vo. En la pe­ri­fe­ria de la ciu­dad de Bud­va se ha­lla Sve­ti Ste­fan, un pue­ble­ci­to de pes­ca­do­res don­de Eli­za­beth Tay­lor, Sil­ves­ter Sta­llo­ne, Cat­he­ri­ne Ze­ta-Jo­nes y Mi­chael Dou­glas, Sop­hia Lo­ren, en­tre otros, se han alo­ja­do en al­gún mo­men­to. Es­ta pe­que­ña pe­nín­su­la, una is­la uni­da a tie­rra fir­me de for­ma ar- ti­fi­cial, se uti­li­zó pa­ra crear, en los años se­sen­ta, un com­ple­jo es­pe­cial. To­das las ca­sas fue­ron re­con­ver­ti­das en ha­bi­ta­cio­nes de hués­pe­des y res­tau­ran­tes, y en lo al­to se ins­ta­ló un ca­sino. Así, no se ex­tra­ñen si tie­nen que pa­gar en­tra­da pa­ra pa­sear por sus ca­lles y te­rra­zas con oli­vos.

Arri­ba a la de­re­cha, zo­na vie­ja de la ciu­dad de Bud­va des­de la cos­ta

A la iz­quier­da, vis­ta aérea de la pla­ya y la is­la de Sve­ti Ste­fan Aba­jo a la de­re­cha, bo­tes y ya­tes ama­rra­dos en el puer­to de Bud­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.