UN PA­SEO POR LA ORI­LLA

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

LA CIU­DAD DE BUD­VA DES­TA­CA POR SU ANI­MA­DA VIDA NOC­TUR­NA EN SVE­TI STE­FAN SE APRE­CIA LA IN­FLUEN­CIA VE­NE­CIA­NA DEL SI­GLO XV

Las co­sas ya han em­pe­za­do a cam­biar en la cos­ta mon­te­ne­gri­na. Aquí na­die se quie­re acor­dar del con­flic­to bal­cá­ni­co, aun­que la ca­rre­te­ra que par­te de la ciu­dad croa­ta de Du­brov­nik se em­pe­ña en ha­cer­lo de vez en cuan­do: las nue­vas fron­te­ras ha­cen que los con­tro­les nos es­pe­ren de­trás de la pró­xi­ma cur­va. De to­dos mo­dos, los trá­mi­tes son más có­mo­dos que la pis­ta en sí, en pleno pro­ce­so de re­mo­de­la­ción. A dos ho­ras ha­cia el sur apa­re­cen las se­ña­les que lle­van a Por­to Mon­te­ne­gro, don­de pro­gre­san los tra­ba­jos que con­ver­ti­rán el lu­gar en al­go pa­re- ci­do a Mar­be­lla o Puer­to Ba­nús, de la mano del ca­pi­tal ru­so y tam­bién de la fa­mi­lia Roths­child, pe­ro con un pre­cio atrac­ti­vo por ama­rre. Los tra­ba­jos en bus­ca de di­vi­sas tam­bién se ha­cen no­tar en las grúas de los al­re­de­do­res de Bud­va, una de las ciu­da­des más atrac­ti­vas de la Ri­vie­ra de Mon­te­ne­gro, a pe­sar de las nue­vas cons­truc­cio­nes que le po­nen cer­co. A Bud­va tam­bién hay quien la lla­ma el Mia­mi mon­te­ne­grino, por la ani­ma­da vida noc­tur­na y el am­bien­te que en ella se res­pi­ra. No obs­tan­te, to­da­vía re­tie­ne el en­can­to de su cas­co an­ti­guo o Sta­ri Grad, muy en con­tras­te con el fes­ti­val de música elec­tró­ni­ca que atrae al pú­bli­co en agos­to. Co­mo su­ce­de con la cer­ca­na Sve­ti Ste­fan, la ciu­dad an­ti­gua tam­bién se asien­ta so­bre una is­la li­ga­da al con­ti­nen­te de for­ma ar­ti­fi­cial. La ro­dean mu­ra- llas del si­glo XV, que con­tie­nen una ciu­da­de­la y la igle­sia de San Juan, se­de del obis­pa­do des­de el año 1828. En ella se cus­to­dia una im­pre­sio­nan­te bi­blio­te­ca de to­mos an­ti­guos y el icono de la Ma­don­na in Pun­ta. A un ti­ro de pie­dra, la pla­ya de Mo­gren es una de las más so­li­ci­ta­das, por lo que con­vie­ne ca­mi­nar a lo lar­go de la fran­ja de are­na de­jan­do de la­do va­rias cue­vas y for­ma­cio­nes ro­co­sas pa­ra en­con­trar al­go de pri­va­ci­dad y bos­ques de pi­nos en lo que se de­no­mi­na Mo­gren 2.

Con per­mi­so de Sve­ti Ste­fan, otro de los en­cla­ves pa­ra vi­si­tar en la re­gión es la bahía de Ko­tor, don­de la ciu­dad del mis­mo nom­bre se eri­ge co­mo due­ña y se­ño­ra del fiordo que for­man los Bal­ca­nes en su en­cuen­tro con el mar. El en­torno ya re­sul­ta atrac­ti­vo de por sí, pe­ro la po­bla­ción ofre­ce ade­más to­da la be­lle­za de un puer­to ocu­pa­do por los ve­ne­cia­nos en el si­glo XV, al­go que se no­ta en su ar­qui­tec­tu­ra. Al igual que en la Ve­ne­cia ori­gi­nal, aquí no hay trá­fi­co ro­da­do, pe­ro sí bas­tan­tes ita­lia­nos, que acu­den so­bre to­do en agos­to con oca­sión de una es­pe­cie de car­na­val que lle­va la fiesta a la ca­lle du­ran­te va­rios días.

Com­ple­ta la lis­ta de lu­ga­res pa­ra vi­si­tar la ba­rro­ca Pe­rast, don­de ha­bi­tan unas 400 per­so­nas. El lu­gar no dis­po­ne de pla­yas, pe­ro sí de mue­lles don­de uno pue­de em­bar­car­se pa­ra co­no­cer la is­la de Nues­tra Se­ño­ra de la Ro­ca, si­tua­da a po­ca dis­tan­cia. Una ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra ob­te­ner una vis­ta pa­no­rá­mi­ca de la cos­ta des­de el mar.

Arri­ba a la de­re­cha, igle­sia cons­trui­da en la is­la de Nues­tra Se­ño­ra de la Ro­ca

Arri­ba a la iz­quier­da la igle­sia de San Ni­co­lás se eri­ge por en­ci­ma de las ca­sas de Bud­va

Aba­jo a la de­re­cha, re­pre­sen­ta­ción de san Mar­cos co­mo léon ala­do. Cons­trui­do por los ve­ne­cia­nos en Ko­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.