No lo pa­re­ce... plás­ti­co es

Nue­vos com­pues­tos quí­mi­cos e in­no­va­do­ras téc­ni­cas in­dus­tria­les per­mi­ten fa­bri­car con plás­ti­cos di­se­ños que de otro mo­do se­rían im­po­si­bles. Son pie­zas li­via­nas, du­ra­de­ras, ver­sá­ti­les, con tac­to más na­tu­ral y con nue­vas for­mas y fun­cio­nes que rein­ven­tan el

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Be­go­ña Cor­zo

“Con­si­de­ro que el plás­ti­co es un ma­te­rial no­ble”, afir­ma, ro­tun­do, el di­se­ña­dor Eu­ge­ni Quitllet, una afir­ma­ción que de en­tra­da pue­de pa­re­cer una pro­vo­ca­ción a quie­nes de­nues­tan es­te ma­te­rial que, es cier­to, pre­sen­ta dos in­con­ve­nien­tes: su ori­gen pe­tro­quí­mi­co y la im­po­si­bi­li­dad de bio­de­gra­dar­se en la gran ma­yo­ría de los ca­sos. Sin em­bar­go, el plás­ti­co per­mi­te crear mu­chí­si­mas for­mas y fun­cio­nes a un pre­cio ase­qui­ble, ha ga­na­do en ca­li­dez gra­cias a nue­vas tex­tu­ras y el in­con­ve­nien­te de su ba­ja de­gra­da­bi­li­dad tie­ne la ven­ta­ja de que lo ha­ce muy du­ra­de­ro pa­ra su uso do­més­ti­co. El plás­ti­co es un ma­te­rial om­ni­pre­sen­te en la vida co­ti­dia­na y, pe­se a que pro­ce­de del pe­tró­leo, re­sul­ta eco­nó­mi­co com­pa­ra­do con otras ma­te­rias pri­mas –lo cos­to­so es rea­li­zar los mol­des–. Lo en­con­tra­mos, sin que ca­si le pres­te­mos aten­ción, en co­ci­nas, ba­ños, pren­das de ves­tir, he­rra­mien­tas, vehícu­los, ju­gue­tes...; no obs­tan­te, gra­cias a la crea­ti­vi­dad de los di­se­ña­do­res, al avan­ce de la tec­no­lo­gía in­dus­trial –di­se­ño asis­ti­do por or­de­na­dor (CAD), fa­bri­ca­ción tam­bién asis­ti­da por or­de­na­dor (CAM) y la emer­gen­te im­pre­sión 3D– y a nue­vas ma­te­rias pri­mas, adop­ta tam­bién la for­ma de mue­bles y com­ple­men­tos li­ge­ros, du­ra­de­ros y fun­cio­na­les, al­gu­nos con for­mas im­po­si­bles de con­se­guir con otros ma­te­ria­les. “El pro­ble­ma del plás­ti­co –pro­si­gue Quitllet– no son los mue­bles, ni los ob­je­tos do­més­ti­cos, ni los re­cam­bios in­dus­tria­les, sino que se uti­li­ce pa­ra fa­bri­car pro­duc­tos desecha­bles, co­mo las bol­sas, cuan­do jus­ta­men­te lo in­tere­san­te es su vida du­ra­de­ra. Es me­jor ha­cer un ja­rrón de plás­ti­co que mal­gas­tar el pe­tró­leo ha­cien­do bol­sas”. Los pri­me­ros plás­ti­cos –ca­so del ce­lu­loi­de– vie­ron la luz a fi­na­les del si­glo XIX, a la vez que el art nou­veau. En 1906 na­ció la ba­que­li­ta. En las dé­ca­das de 1920 y 1930 apa­re­cie­ron pro­duc­tos co­mo el ace­ta­to de ce­lu­lo­sa, usa­do en el mol­deo de re­si­nas y fi­bras; el clo­ru­ro de po­li­vi­ni­lo (PVC), em­plea­do en tu­be­rías, y la re­si­na acrí­li­ca, con la que se pe­ga­ba vi­drio la­mi­na­do. Uno de los plás­ti­cos más po­pu­la­res de es­te pe­rio­do fue el me­ta­cri­la­to de me­ti­lo (ple­xi­glás). En 1950 se em­pe­zó a co­mer­cia­li­zar el teflón, y los avan­ces en plás­ti­cos téc­ni­cos, co­mo los po­li­car­bo­na­tos, los ace­ta­tos y las po­li­ami­das pro­ta­go­ni­za­ron la pos­gue­rra. Pa­ra afron­tar la re­cons­truc­ción eu­ro­pea y la pe­nu­ria eco­nó­mi­ca tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la in­dus­tria apos­tó por ma­te­rias pri­mas más eco­nó­mi­cas y pro­ce­sos in­dus­tria­les más efi­cien­tes, lo que con­so­li­dó el plás­ti­co co­mo ma­te­rial pa­ra la fa­bri­ca­ción de mue­bles y ob­je­tos de­co­ra­ti­vos ac­ce­si­bles pa­ra la cla­se me­dia emer­gen­te. Go­bier­nos co­mo el bri­tá­ni­co alen­ta­ron es­ta vía al prohi­bir, en 1940, el uso de ma­de­ra y ace­ro tu­bu­lar en la fa­bri­ca­ción de mue­bles. En 1953, el quí­mi­co ale­mán Karl Zie­gler desa­rro­lló el po­li­eti­leno, y en 1954 el ita­liano Giu­lio Natta hi­zo lo pro­pio con el po­li­pro­pi­leno. Am­bos son los plás­ti­cos más usa­dos en la ac­tua­li­dad.

De aque­llos años son tam­bién cé­le­bres pie­zas de

mo­bi­lia­rio que cam­bia­ron la his­to­ria del di­se­ño y si­guen de mo­da en nues­tros días. El ma­tri­mo­nio Char­les y Ray Ea­mes creó en los años cin­cuen­ta la si­lla Fi­ber­glass en co­la­bo­ra­ción con Ze­nith Plas­tics pa­ra el con­cur­so Low-Cost Fur­ni­tu­re De­sign, or­ga­ni­za­do por el Museo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York (MoMA). Fue el pri­mer asien­to de plás­ti­co que se fa­bri­có en se­rie in­dus­trial­men­te. Ac­tual­men­te, la fir­ma Vi­tra lo fa­bri­ca en po­li­pro­pi­leno con el nom­bre de Ea­mes Plas­tic Chair. Los aca­ba­dos son de una ca­li­dad im­pen­sa­ble cuan­do fue crea­da, por el avan­ce en ma­te­ria­les. Lo mis­mo su­ce­dió con la si­lla Pan­ton, la pri­me­ra rea­li­za­da en una so­la pie­za (mo­no­blo­que) con­ti­nua que in­cluía el pie. Ver­ner Pan­ton co­men­zó a idear­la en los cin­cuen­ta, pe­ro se em­pe­zó a pro­du­cir en 1967 cuan­do Ba­yer y Vi­tra desa­rro­lla­ron una es­pu­ma rí­gi­da de po­liu­re­tano. Otro di­se­ño clá­si­co del si­glo XX, la si­lla Stan­dard de Jean Prou­vé, con el asien­to y el res­pal­do de ma­de­ra de ro­ble, aho­ra se re­edi­ta en ma­te­rial sin­té­ti­co, pa­ra aba­ra­tar su pre­cio. La era del pop coin­ci­dió con la con­so­li­da­ción de los pro­ce­sos de mo­de­la­do que, ade­más de re­du­cir los cos­tes de pro­duc­ción, per­mi­tie­ron ela­bo­rar mue­bles irre­ve­ren­tes de vi­vos co­lo­res. En­tre los pro­ce­di­mien­tos pa­ra tra­ba­jar los di­fe­ren­tes ti­pos de plás­ti­co, la téc­ni­ca del mo­no­blo­que (una úni­ca su­per­fi­cie que sale del mol­de sin en­sam­blar) es la más di­fí­cil, por­que re­sol­ver el pro­duc­to en una so­la pie­za re­quie­re pen­sar­lo de una ma­ne­ra muy afi­na­da pa­ra que que­de per­fec­to una vez sa­ca­do del mol­de. El di­se­ño in­dus­trial mo­no­blo­que en plás­ti­co es la es­pe­cia­li­dad de Quitllet, mano de­re­cha de Philippe Starck du­ran­te una dé­ca­da y que aho­ra tie­ne su pro­pio es­tu­dio en­tre Bar­ce­lo­na y Pa­rís, aun­que con­ti­núa fir­man­do pie­zas con el di­se­ña­dor fran­cés. Con es­ta téc­ni­ca, Kar­tell fa­bri­có su si­lla Mas­ters,

que aca­ba de ga­nar el pres­ti­gio­so pre­mio Red Dot 2013 por la ca­li­dad de su di­se­ño y su innovación téc­ni­ca. La si­lla Louis Ghost (año 2000), de Philippe Starck, ins­pi­ra­do en los asien­tos es­ti­lo Luis XV y fa­bri­ca­do en po­li­car­bo­na­to trans­pa­ren­te in­yec­ta­do en un so­lo mol­de, es otro buen ejem­plo de la ver­sa­ti­li­dad de es­te ma­te­rial. Cuan­do se ha­bla de plás­ti­co, es obli­ga­do men­cio­nar a la em­pre­sa ita­lia­na Kar­tell, que na­ció en 1949 con la vo­lun­tad de “ale­grar el pai­sa­je do­més­ti­co”. Es­ta fir­ma in­ven­tó la cul­tu­ra del mo­bi­lia­rio de plás­ti­co pa­ra in­te­rio­res y fue la pri­me­ra que usó el po­li­car­bo­na­to en la pro­duc­ción de mue­bles. Bue­na par­te de ca­da nue­va tex­tu­ra, color o for­ma que apa­re­cen en el mer­ca­do son obra de es­ta com­pa­ñía, que siem­pre se ha ro­dea­do de los me­jo­res di­se­ña­do­res, co­mo Gino Co­lom­bi­ni, An­na Cas­te­lli Fe­rrie­ri, Joe Colombo o Vi­co Ma­gis­tret­ti, en sus ini­cios, y hoy, Philippe Starck, Ron Arad, Pa­tri­cia Ur­quio­la, An­to­nio Cit­te- rio, Fe­rruc­cio La­via­ni, Pie­ro Lis­so­ni, los her­ma­nos Bou­rou­llec, Nen­do, et­cé­te­ra. “Ma­te­rial que pue­da sus­ti­tuir las ven­ta­jas del plás­ti­co no hay nin­guno, ni eco­ló­gi­co ni no eco­ló­gi­co”, opi­na Eu­ge­ni Quitllet. Por eso hay em­pre­sas que in­ves­ti­gan pa­ra fa­bri­car pro­duc­tos de plás­ti­co re­ci­cla­do y re­ci­cla­ble con las mis­mas pres­ta­cio­nes de re­sis­ten­cia y du­ra­bi­li­dad que las he­chas con ma­te­rial nue­vo. Es el ca­so de la si­lla y la me­sa Be­lloch, de San­ta && Co­le, que con­tie­ne un 60% de­de po­li­pro­pi-po­li­pro­pi­leno pro­ce­den­te­ce­den­te de re­si­duos plás­ti­cos y un 40% de vi­ru­tas dee ma­de­ra­ma­de­ra re­cu­pe­ra­da de los ase­rra­de­ros. Los es­ta­bi­li­za­do­res­bi­li­za­do­res de luz ul­tra­vio­le­ta que con­tie­ne la mez­claa evi­tan que el ma­te­rial se de­gra­de con­con elel pa­so del tiem­po. Otras fir­mas anun­cian que su­su plás-plás­ti­co es re­ci­cla­ble.eci­cla­ble. Un ar­gu­men­to que de­be­ríae­ría dar­se­dar­se po­rpor su­pues­too enen to­do buen pro­duc­to.o.

1

2

3

1 Be­lloch Si­lla de La­gran­ja. Mez­cla de plás­ti­co y vi­ru­tas de ma­de­ra re­ci­cla­dos, con pa­tas de ha­ya o de alu­mi­nio. Es eco­nó­mi­ca, api­la­ble y de fá­cil lim­pie­za y ha ga­na­do va­rios premios. San­ta & Co­le

2 Hoo­die Lám­pa­ra de po­liu­re­tano in­yec­ta­do pu­li­do. En va­rios co­lo­res ma­te. De Wer­ner Aiss­lin­ger pa­ra B.lux

3 Stan­dard SP El clá­si­co de Jean Prou­vé, aho­ra con el asien­to y el res­pal­do de plás­ti­co en una no­ve­do­sa pa­le­ta de co­lo­res crea­da por He­lla Jon­ge­rius. Vi­tra

4 Statt­hoc­ker Pan­ta­llas de fa­ro­las de los años se­sen­ta con­ver­ti­das en ta­bu­re­tes con luz led y asien­to de pie­dra acrí­li­ca Hi-Macs. Oli­ver Bahr y Bas­tian Dem­mer

5

6

4

5 O/K Tum­bo­nas de po­lí­me­ro ter­mo­plás­ti­co trans­pa­ren­te co­lo­rea­do y fun­da de plas­ti­lex. De Ro­dol­fo Dor­do­ni pa­ra Kar­tell

6 Clarity Bi­ke Pro­to­ti­po de po­lí­me­ro Tri­vex, em­plea­do en ca­bi­nas de avio­nes y he­li­cóp­te­ros, li­ge­ro y muy re­sis­ten­te. De­sig­naf­fairs

7 Mic Mac Es­tan­te­ría de po­liu­re­tano la­ca­do. De Philippe Bouix pa­ra Ro­che Bo­bois

2

2 Pli­ca­te Re­loj de po­liu­re­tano, ins­pi­ra­do en un pai-pai. De Ben­ja­min Hu­bert pa­ra Na­va

3 Sloo Me­sa y si­llas de Ka­rim Ras­hid. Re­si­na de po­li­eti­leno ro­to­mol­dea­do. Con do­ble pa­red. Von­dom

4 Tex­ti­le Bu­ta­ca y me­sa de po­li­eti­leno y ace­ro zin­ca­do ter­mo­la­ca­do, con cuer­da de po­liés­ter tren­za­do de al­ta te­na­ci­dad. De­De AnaA­na Llo­bet pa­ra Gan­dia Blas­co

5 Ba­raon­da Dis­playy Es­tan­te­ría mo­du­lar de po­li­eti­leno. De Mo­re­de­sign pa­ra­pa­ra My­you­rMy­your

6 Shi­ne Ja­rro­nes de po­li­me­til­me­ta­cri­la­to (PMMA). De Eu­ge­ni Quitllet pa­ra Kar­tell

7 Pebble Asien­to de po­li­eti­leno y ma­de­ra. De Ben­ja­min Hu­bert pa­ra De Vorm

7

4

1 F3 Asien­tos de po­li­eti­leno ro­to­mol­dea­do. De Fa­bio No­vem­bre pa­ra Von­dom

1

5

6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.