LA TEN­TA­CIÓN DE LA CA­NAS­TA

ES ini­ció el pa­sa­do sá­ba­do una se­rie de cua­tro en­tre­gas de­di­ca­das a las prin­ci­pa­les fa­mi­lias de jue­gos de nai­pes. La se­ma­na pa­sa­da fue el turno del bridge y en es­ta en­tre­ga abor­da­mos la ca­nas­ta, un po­pu­lar jue­go uru­gua­yo po­pu­la­ri­za­do a par­tir de 1950. El

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Ob­je­ti­vo Des­pren­der­se de las car­tas que se tie­nen en la mano, for­man­do com­bi­na­cio­nes de sie­te car­tas y al­can­zar, en va­rios jue­gos par­cia­les, el má­xi­mo de pun­tos po­si­bles que el ad­ver­sa­rio.

Ba­ra­ja La in­gle­sa, de 52 car­tas. Se jue­ga con dos y un co­mo­dín en ca­da una de ellas.

Número de ju­ga­do­res Des­de dos has­ta un má­xi­mo de seis. Con cua­tro, se jue­ga por pa­re­jas.

Ca­rac­te­rís­ti­cas A ca­da car­ta se le asig­na un va­lor en pun­tos. Se pue­den ha­cer va­rias com­bi­na­cio­nes, que aca­ba­rán ex­po­nién­do­se so­bre la me­sa. La ca­nas­ta, de sie­te car­tas igua­les. Si no tie­ne co­mo­dín, se con­si­de­ra lim­pia. La ca­nas­ta de ca­nas­tas con­sis­te al ha­cer sie­te ca­nas­tas su­cias o lim­pias y tie­ne un pre­mio es­pe­cial. Pa­ra aca­bar el jue­go, se pre­ci­sa to­mar el gru­po de car­tas que for­man el mon­tón, siem­pre que se pue­da y acu­mu­lar la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de pun­tos so­bre los con­tra­rios. Re­quie­re tác­ti­ca y es­tra­te­gia, ade­más de cier­ta quí­mi­ca con la pa­re­ja. Es el jue­go por ex­ce­len­cia de los ju­bi­la­dos y de las mu­je­res, di­ce el pro­pie­ta­rio del museo del Nai­pe de Oro­pe­sa de Mar, Juan Car­los Ruiz. Des­de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, es uno de los más re­cien­tes, ya que apa­re­ció en Amé­ri­ca La­ti­na, con­cre­ta­men­te en Uru­guay, a prin­ci­pios del si­glo XX, al­gu­nos di­cen que en 1910, otros que fue in­ven­ta­do en el Hockey Club de Mon­te­vi­deo en 1947. La ca­nas­ta ha con­se­gui­do en re­la­ti­va­men­te po­cos años una gran po­pu­la­ri­dad y es el más jo­ven en­tre los gran­des jue­gos prac­ti­ca­dos en el mun­do de la ba­ra­ja. Cuen­ta con nu­me­ro­sas va­rian­tes: co­mo cu­rio­si­dad, una de ellas, el bu­ra­co, se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno de mo­da en Ita­lia a par­tir de mi­tad de los años ochen- ta. Aho­ra ha des­pla­za­do en po­pu­la­ri­dad al más tra­di­cio­nal sco­po­ne (en años pa­sa­dos se lle­ga­ron in­clu­so a ro­dar pe­lí­cu­las so­bre es­te mítico jue­go) y se ha cons­ti­tui­do una fe­de­ra­ción (Fi­bur.it). La ca­nas­ta se jue­ga con ba­ra­ja in­gle­sa.

Las com­bi­na­cio­nes son tan lar­gas co­mo uno desee

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.