Los to­chos son pa­ra el ve­rano… y el res­to del año

Los li­bros son pa­ra cual­quier épo­ca, pe­ro las hay me­jo­res que otras pa­ra abor­dar tí­tu­los que, por com­ple­ji­dad o ex­ten­sión, exi­gen un áni­mo y un tiem­po que sí te­ne­mos en ve­rano. Así, es más fá­cil no atra­gan­tar­se con la mag­da­le­na de Proust, por ejem­plo

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Isa­bel Gó­mez Melenchón

De­cía el es­cri­tor bri­tá­ni­co C.S. Le­wis que no ha­bía nin­gu­na ta­za de té lo bas­tan­te gran­de ni un li­bro lo bas­tan­te lar­go pa­ra su gus­to. Si us­ted es de los que pien­san co­mo el au­tor de las ce­le­bé­rri­mas Cró­ni­cas de Nar­nia, no po­de­mos acon­se­jar­le na­da so­bre el té, pe­ro sí po­de­mos dar­le una bue­na no­ti­cia: su mo­men­to es el ve­rano. No ha­ce fal­ta re­cu­rrir a las estadísticas pa­ra ver que du­ran­te el año va­mos acu­mu­lan­do to­chos ape­ti­to­sos a los que no nos ve­mos ca­pa­ces de hincar el dien­te. ¿Por qué? La res­pues­ta ob­via se­ría que por fal­ta de tiem­po, que es ver­dad, pe­ro no to­da la ver­dad: sim­ple­men­te no nos po­de­mos con­cen­trar lo su­fi­cien­te pa­ra que, al ca­bo de 150 pá­gi­nas, re­cor­de­mos los nom­bres de los pro­ta­go­nis­tas: cuan­do no sa­be­mos si la muer­ta es la no­via o su da­ma de ho­nor, es me­jor de­jar la no­ve­la de la­do y em­pe­zar de nue­vo en otro mo­men­to. Los li­bros lar­gos, sean es­tos de fic­ción, de en­sa­yo o sim­ple­men­te de divulgación, re­quie­ren no só­lo tiem­po, sino tam­bién un es­ta­do de áni­mo. Es­to es es­pe­cial­men­te vá­li­do pa­ra las obras de no fic­ción que exi­gen un ma­yor es­fuer­zo in­te­lec­tual, véa­se en­sa­yo u his­to­ria, pe­ro tam­bién pa­ra las no­ve­las. ¿Con la ex­cep­ción de los best-sellers y las se­ries ne­gras? Qui­zás, pe­ro aún re­cor­da­mos una viñeta de Forges a prin­ci­pios del ve­rano Mi­lle­nium en que se veía a un su­fri­do tra­ba­ja­dor a pun­to de par­tir de va­ca­cio­nes con el ba­ña­dor y una ma­le­ta de la que so­bre­sa­lían los tres to­mos del sue­co Stieg Lars­son. Luis So­lano, edi­tor de Li­bros del Asteroide, cree que los li­bros gor­dos re­quie­ren so­bre to­do “más aten­ción, no son li­bros que ad­mi­tan el pi­co­teo. El ve­rano pue­de ser un buen mo­men­to, pe­ro se­ría me­jor re­ser­var­les un tiem­po en nues­tro día a día y po­der des­cu­brir, al ter­mi­nar­los, có­mo du­ran­te se­ma­nas o me­ses he­mos es­ta­do vi­vien­do en dos si­tios a la vez, en nues­tra ca­sa, pe­ro tam­bién un ra­to, ca­da día, en San Pe­ters­bur­go, o Lü­beck o Ne­wark”. Eso se­ría lo ideal, pe­ro la reali­dad es que re­sul­ta di­fí­cil se­guir el hi­lo de una mag­na obra de la ca­te­go­ría y am­pli­tud de Gue­rra y paz cuan­do só­lo se dis­po­ne de un cuar­to de ho­ra al día, ge­ne­ral­men­te an­tes de ir a dor­mir, y ese no es el me­jor mo­men­to. Exis­ten va­rias pá­gi­nas en in­ter­net (¡có­mo no!) que nos acon­se­jan có­mo si­tuar­nos fren­te a un li­bro

im­por­tan­te que que­re­mos leer... y en­te­rar­nos de lo que di­ce. Una pri­me­ra in­di­ca­ción cae por su pe­so: eli­mi­nar to­do aque­llo que nos pue­da dis­traer, te­le­vi­sión, or­de­na­dor, pe­ro tam­bién la música de fon­do, en el si­len­cio po­dre­mos oír me­jor las pa­la­bras y la voz del au­tor. En se­gun­do lu­gar, hay que bus­car un buen si­tio en el que nos sin­ta­mos có­mo­dos y nos po­da­mos ais­lar, pe­ro cui­da­do, si nos de­ci­di­mos por nues­tra ca­ma o por un mu­lli­do si­llón, da­do lo fa­ti­ga­dos que es­ta­mos lo más pro­ba­ble es que cai­ga­mos ro­ques an­tes de sa­ber qué pa­sa con los Be­zú­jov o los Bol­konsky. Tam­bién es im­por­tan­te es­tar des­can­sa­do, si no pa­sa­re­mos pá­gi­nas, pe­ro na­da más. Si nos en­con­tra­mos le­yen­do y re­le­yen­do las mis­mas lí­neas, es me­jor ce­rrar el li­bro y no per­der el tiem­po: no es el mo­men­to. Qui­zás se­ría re­co­men­da­ble vol­ver a aque­llos lu­ga­res crea­dos pa­ra la lec­tu­ra (las bi­blio­te­cas), se­gu­ro que cer­ca de ca­sa te­ne­mos al­gu­na y

no se­ría un mal mo­men­to pa­ra re­des­cu­brir­las. Gue­rra y paz es uno de los nom­bres más re­pe­ti­dos cuan­do se pre­gun­ta a lec­to­res y edi­to­res por al­gu­nos de los to­chos con los que más han dis­fru­ta­do. Es­ta obra cum­bre de Lev Tols­tói se acer­ca a las dos mil pá­gi­nas re­co­gi­das en dos vo­lú­me­nes, de­pen­dien­do de las edi­cio­nes y las edi­to­ria­les. An­na Ka­ré­ni­na, la otra obra maes­tra de Tols­tói, su­pera las mil. Otros clá­si­cos de los to­chos, co­mo En bus­ca del tiem­po per­di­do, las no­ve­las de Bal­zac o las de Dic­kens (sus de­li­cio­sos Pa­pe­les pós­tu­mos del Club Pick­wick su­pe­ran el mi­llar de pá­gi­nas, igual que el ex­tra­or­di­na­rio Da­vid Cop­per­field), fue­ron es­cri­tas en un mo­men­to en que no exis­tía ese fe­nó­meno re­duc­tor lla­ma­do Twit­ter. ¿Tie­nen fu­tu­ro los li­bros de di­ga­mos más de 500 pá­gi­nas en un mun­do de 140 ca­rac­te­res? “Por su­pues­to que sí, por­que nos gus­tan las his­to­rias lar­gas, una vez que nos he­mos me­ti­do en una si­tua­ción, en un per­so­na­je, nos gus­ta­ría que esa his­to­ria du­ra­ra pa­ra siem­pre. ¿No es esa la sen­sa­ción que te­ne­mos siem­pre que lee­mos un buen li­bro? Pe­ro ha­cen fal­ta es­cri­to­res que se­pan ha­cer­las du­rar, cla­ro”, aña­de Luis So­lano. Co­mo por ejem­plo J.K. Row­ling, quien con su se­rie de Harry Pot­ter, sie­te en­tre­gas, en­tre 500 y 700 pá­gi­nas ca­da una, de­mos­tró que sí que se­gui­mos le­yen­do li­bros vo­lu­mi­no­sos cuan­do la tra­ma nos

EN SI­LEN­CIO, SIN MÚSICA, PO­DRE­MOS ‘OÍR’ ME­JOR LA VOZ Y LAS PA­LA­BRAS DEL AU­TOR SI LA TRA­MA IN­TERE­SA, LA EX­TEN­SIÓN DEL LI­BRO NO IM­POR­TA, TAM­PO­CO A LOS NI­ÑOS

in­tere­sa. Y tam­bién lo ha­cen los ni­ños. No es de ex­tra­ñar que la edi­to­ra es­pa­ño­la de Harry Pot­ter, Si­grid Kraus, de Sa­la­man­dra, es­té con­ven­ci­da de que los li­bros grue­sos per­du­ra­rán pe­se a las pri­sas de nues­tro tiem­po, “por­que nos ofre­cen un pla­cer que de mo­men­to es in­sus­ti­tui­ble”, re­su­me. Una bue­na tra­ma, esa es la ba­se pa­ra que un no­ve­lón man­ten­ga a sus lec­to­res. Así lo afir­ma Sil­via Que­ri­ni, edi­to­ra de Lu­men y que sa­be mu­cho de lec­tu­ras. “Se tra­ta de que la tra­ma pi­da to­das esas pá­gi­nas, y que no es­tén ahí de re­lleno. Y es más, creo que tie­nen me­jor pro­nós­ti­co que an­tes, el pú­bli­co pi­de his­to­rias con las que se sien­ta acom­pa­ña­do, arro­pa­do an­te la reali­dad”. Que­ri­ni ci­ta co­mo ejem­plo un “no­ve­lón que es una gran no­ve­la”, La vida cuan­do era nues­tra, de Marian Iza­gui­rre, edi­ta­do por ellos. De su gru­po, Ran­dom Hou­se, son Los pi­la­res de la Tie­rra, el best se­ller de Ken Fo­llett con sus más de mil pá­gi­nas a cues­tas. Y bas­tan­te más de mil pá­gi­nas su­ma la tri­lo­gía de El se­ñor de los ani­llos de J.R.R. Tol­kien (Pla­ne­ta), que aca­ba de vi­vir una nue­va ju­ven­tud mer­ced a las versiones ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. Ya ve­mos, pues, que los li­bros lar­gos tie­nen fu­tu­ro. Pe­ro vol­vien­do al prin­ci­pio, ¿son pa­ra el ve­rano? En­ri­que Re­del, edi­tor de Im­pe­di­men­ta, afir­ma ca­te­gó­ri­ca­men­te que sí, que sin “to­chos no hay ve­rano”: “Creo que el ve­rano es pro­pi­cio a las lec­tu­ras to­rren­cia­les, a las lec­tu­ras de fon­do, en mi ca­so de li­bros so­bre ex­plo­ra­do­res, por lo que se ve. Re­cuer­do el me­mo­ra­ble ve­rano en Lla­nçà en que leí com­pu­lis­va­men­te, en tres días, Música acuá­ti­ca, de T. C. Boy­le, que re­edi­ta­re­mos pron­to en Im­pe­di­men­ta, y a continuación Sur, de Ernest Sac­kle­ton, una obra maes­tra de las ex­plo­ra­cio­nes an­tár­ti­cas, lleno de épi­ca, su­fri­mien­to y es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro. ¿Por qué los li­bros gor­dos en ve­rano? Por que uno tie­ne tiem­po y dis­po­ne del áni­mo ne­ce­sa­rio pa­ra po­der de­di­car ho­ras en­te­ras a una lec­tu­ra. Yo, en ve­rano, prác­ti­ca­men­te lo úni­co que ha­go es leer, es la épo­ca en que por fin pue­do re­cu­pe­rar to­das las no­ve­las que he com­pra­do du­ran­te el año, y co­mo soy un aman­te na­tu­ral de los li­bros vo­lu­mi­no­sos, mis lec­tu­ras ve­ra­nie­gas es­tán de­di­ca­das a esas lec­tu­ras. No hay na­da que se in­ter­pon­ga”. Va­ya­mos, pues, aña­dien­do a nues­tras ma­le­tas esas obras que du­ran­te el res­to del año he­mos te­mi­do co­men­zar, aun­que sin ol­vi­dar la con­clu­sión de Sil­via Que­ri­ni: “¿El me­jor mo­men­to? Que el dios de los edi­to­res nos en­víe llu­via y no­so­tros (los edi­to­res) pon­dre­mos los no­ve­lo­nes…”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.