La his­to­ria de las Vi­vians, en lo que se co­no­ce co­mo Reinos de lo Irreal, so­bre la Gue­rra-Tor­men­ta Glan­de­co-An­ge­li­nia­na cau­sa­da por la Re­be­lión de los Ni­ños Es­cla­vos Del es­ta­dou­ni­den­se Henry Dar­ger (1892-1973)

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Tan lar­go tí­tu­lo pre­sa­gia lo que vie­ne a continuación y que es tan fuer­te que na­die se ha atre­vi­do nun­ca a pu­bli­car­lo: un ma­nus­cri­to de 15.143 pá­gi­nas ilus­tra­do por el pro­pio au­tor, que no pa­re­cía muy da­do a la con­ten­ción: en su au­to­bio­gra­fía La his­to­ria de mi vida, pu­bli­ca­da en 1968, de­di­ca 206 pá­gi­nas a su in­fan­cia y… 4.672 pá­gi­nas pa­ra des­cri­bir un tor­na­do, el Swee­tie Pie, que aso­ló la po­bla­ción. La tra­ma de las Vi­vians, que por esas co­sas de la mo­der­ni­dad se ha con­ver­ti­do en obra de cul­to, di­ce mu­cho de la per­so­na­li­dad de su au­tor: la his­to­ria de es­tas jó­ve­nes trans­cu­rre en Ab­biean­nie, un reino ca­tó­li­co (se di­ce de Dar­ger que iba a mi­sa cin­co ve­ces al día) si­tua­do en un pla­ne­ta que gi­ra al­re­de­dor de la Tie­rra y en el que los ni­ños tra­ba­jan co­mo es­cla­vos. Jus­ta­men­te, Dar­ger pa­só a la his­to­ria no só­lo por su pro­lí­fi­ca escritura, sino tam­bién por sus ilus­tra­cio­nes –po­lé­mi­cas– so­bre el mun­do in­fan­til. Si des­pués de la épi­ca ba­ta­lla en­tre las Vi­vians y sus opo­nen­tes Gla­de­lia­nos aún les que­dan ga­nas, y tiem­po, de se­guir le­yen­do, pue­den cam­biar de gé­ne­ro y pa­sar a la no fic­ción. Aquí en­con­tra­rán una jo­ya pa­ra in­som­nes:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.