SO­BRE­VI­VIR EN SI­NEI­COS

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Lu­dum da­re es una com­pe­ti­ción que tie­ne co­mo fi­na­li­dad desa­rro­llar un vi­deo­jue­go en un pe­rio­do cor­to de tiem­po, unas 48 ho­ras. Ca­da edi­ción abor­da un te­ma di­fe­ren­te. En la pa­sa­da fue el mi­ni­ma­lis­mo y en ella De­cons­truc­team (De­cons­truc­team. com), un es­tu­dio de desa­rro­llo de vi­deo­jue­gos de Va­len­cia, creó Gods will be wat­ching (los dio­ses es­ta­rán ob­ser­van­do). Se tra­ta de un pe­que­ño jue­go que ha re­ci­bi­do mu­chos elo­gios de es­pe­cia­lis­tas y que, ade­más, aho­ra tie­ne una ver­sión de me­sa. La his­to­ria Gods will be wat­ching es­tá am­bien­ta­da en el año 2257. El pro­ta­go­nis­ta es el sar­gen­to Bur­den, el je­fe de un equi­po de in­ves­ti­ga­ción que se en­cuen­tra en el pla­ne­ta Si­nei­cos re­co­pi­lan­do in­for­ma­ción so­bre el vi­rus me­du­sa. El gru­po su­fre el ata­que de unos bio­te­rro­ris­tas que ro­ban su in­ves­ti­ga­ción y da­ñan la es­ta­ción de ra­dio. Es­to su­po­ne que ten­drán que so­bre­vi­vir 40 días an­tes de ser res­ca­ta­dos, y que de­be­rán te­ner es­pe­cial cui­da­do pa­ra evi­tar po­si­bles in­fec­cio­nes y lu­chan­do con­tra el frío, el ham­bre y la sa­lud men­tal. Su mi­sión es muy sen­ci­lla de ex­pli­car pe­ro muy com­pli­ca­da de eje­cu­tar: hay que so­bre­vi­vir has­ta que los res­ca­ten y ve­lar por la in­te­gri­dad del co­lec­ti­vo. El equi­po es­tá for­ma­do por cua­tro per­so­nas (un sol­da­do, un in­ge­nie­ro, una psi­quia­tra y un mé­di­co), un pe­rro y un ro­bot. Ade­más, hay que es­tar aten­to, te­ner la ra­dio re­pa­ra­da pa­ra cuan­do lle­gue el úl­ti- mo turno, dis­po­ner de co­mi­da y man­te­ner el fuego en­cen­di­do, ya que la no­che en Si­nei­cos es muy fría. Ca­da per­so­na pue­de lle­var a ca­bo di­fe­ren­tes ac­cio­nes. To­das pue­den ha­blar. Es­ta ac­ción ayu­da a me­jo­rar su es­ta­do de áni­mo y, ade­más, ca­da uno pue­de rea­li­zar una que le es pro­pia: el sol­da­do ca­za y per­mi­te dis­po­ner de co­mi­da, el mé­di­co pre­pa­ra me­di­ci­nas con­tra el vi­rus, la psi­quia­tra pue­de ha­cer te­ra­pia con to­do el gru­po y el in­ge­nie­ro re­pa­ra la ra­dio (el ro­bot y el mé­di­co tam­bién pue­den re­pa­rar la ra­dio, pe­ro con me­nos ha­bi­li­dad). En un día só­lo se pue­den eje­cu­tar una can­ti­dad li­mi­ta­da de ac­cio­nes, al prin­ci­pio son cin­co, pe­ro se mo­di­fi­can a lo lar­go de la par­ti­da. Ca­da vez que se de­ci­de que la psi­quia­tra ha­ga te­ra­pia con el gru­po se ne­ce­si­ta­rán to­das las ac­cio­nes que co­rres­pon­den a ese turno. El jue­go trans­mi­te una cier­ta an­gus­tia. Al fi­nal de ca­da turno, apa­re­ce una va­lo­ra­ción de có­mo se ha des­per­ta­do el gru­po. Si se ha des­cui­da­do al­gún as­pec­to pue­de que uno de los per­so­na­jes ha­ya hui­do, ha­ya muer­to pa­ra­li­za­do por el vi­rus o ha­yan muer­to to­dos por fal­ta de ra­cio­nes de co­mi­da. Ca­da con­tra­tiem­po ha­ce ba­jar la mo­ral del gru­po. Y por si fue­ra po­co, la at­mós­fe­ra se en­ra­re­ce gra­cias a la música, crea­da por Fin­gers­pit, una for­ma­ción de Se­vi­lla, que da el to­que de gra­cia al am­bien­te.

‘GODS WILL BE WAT­CHING’, UN JUE­GO DE AC­CIÓN CREA­DO EN VA­LEN­CIA, HA RE­CI­BI­DO ELO­GIOS Y BUE­NA ACEP­TA­CIÓN

El jue­go ha da­do el sal­to de la pan­ta­lla al mun­do real. En es­te ca­so, se tra­ta de un jue­go de car­tas print&play (es de­cir que se pue­de fa­bri­car en ca­sa) pa­ra dos ju­ga­do­res y crea­do por Jo­sé Car­los de Die­go. Se jue­ga en 10 ron­das y se ne­ce­si­tan las car­tas que se en­cuen­tran en su web (Labsk.net/wkr), ocho da­dos y fi­chas que sir­ven co­mo mar­ca­do­res. Gods will be wat­ching es un jue­go in­tere­san­te. El ori­gi­nal es­tá he­cho en un fin de se­ma­na, la ver­sión de me­sa es só­lo un ex­pe­ri­men­to. Ha­brá que es­tar aten­tos a los jue­gos que ela­bo­re el equi­po de De­cons­truc­team y al cre­ci­mien­to del ex­pe­ri­men­to de De Die­go. Am­bos apun­tan ma­ne­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.