CÓ­MO VO­TA NUES­TRO CE­RE­BRO

La ciencia ha de­mos­tra­do un cla­ro víncu­lo en­tre bio­lo­gía y ten­den­cia po­lí­ti­ca. El vo­tan­te cree que su de­ci­sión se ci­men­ta tras mu­cho re­fle­xio­nar cuan­do en reali­dad son las emo­cio­nes las que ha­cen de­can­tar­nos por una u otra pa­pe­le­ta

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Cer­vell de Sis

La po­lí­ti­ca ocu­pa una par­te im­por­tan­te de nues­tras vi­das, a juz­gar por el vo­lu­men de no­ti­cias en to­dos los me­dios, y nos per­mi­te im­pli­car­nos en los te­mas pú­bli­cos e in­ter­ve­nir en el in­te­rés y el bien co­mún. En de­mo­cra­cia, pa­ra lle­gar a con­sen­sos la po­lí­ti­ca es im­pres­cin­di­ble, aun­que no úni­ca­men­te, me­dian­te el vo­to. Aho­ra bien, ¿có­mo de­ci­di­mos el sen­ti­do del vo­to, y có­mo con­se­gui­mos el tan ne­ce­sa­rio acuer­do pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to de nues­tra so­cie­dad?

Neu­ro­po­lí­ti­ca: el ce­re­bro de los vo­tan­tes Por mu­cho que me­di­te­mos el sen­ti­do del vo­to y que nos car­gue­mos de ra­zo­nes an­tes de emi­tir­lo, el ce­re­bro po­lí­ti­co es esen­cial­men­te emo­cio­nal. El vo­to se de­ci­de con una má­qui­na que po­ne la razón en ma­nos de la pa­sión. Las de­ci­sio­nes que se creen ra­cio­na­les, lo son por­que uno cree que ha con­ven­ci­do a la emoción; la reali­dad es que ca­si ha su­cum­bi­do a ella. No es que razón y emoción tra­ba­jen por se­pa­ra­do sino que ope­ran a la vez y se con­jun­tan de ma­ne­ra pe­cu­liar en ca­da in­di­vi­duo pa­ra de­ter­mi­nar la de­ci­sión fi­nal. Aún más. So­le­mos creer que ele­gi­mos li­bre­men­te lo que va­mos a ha­cer. Sin em­bar­go, des­de el 2008 se co­no­ce que unas mi­lé­si­mas de se­gun­do an­tes de ser cons­cien­tes de nues­tra de­ci­sión el ce­re­bro ya la ha to­ma­do, y no es has­ta des­pués cuan­do ad­qui­ri­mos cons­cien­cia de lo que he­mos de­ci­di­do. Es de­cir, la ac­ti­vi­dad neu­ral pre­cons­cien­te pre­ce­de a la de­ci­sión cons­cien­te que se cree to­ma­da li­bre­men­te. El es­tu­dio en cues­tión con­sis­tió en vi­sua­li­zar la ac­ti­vi­dad ce­re­bral con téc­ni­cas de neu­ro­ima­gen du­ran­te la to­ma de de­ci­sio­nes cons­cien­tes rá­pi­das y sim­ples en un gru­po de vo­lun­ta­rios. Es­tas de­ci­sio­nes con­sis­tían en mo­ver un de­do cuan­do se qui­sie­ra, a in­ter­va­los irre­gu­la­res pa­ra no po­der pre­de­cir su mo­vi­mien­to. Pues bien, la ac­ti­vi­dad ce­re­bral aso­cia­da a es­ta de­ci­sión se de­tec­tó en los ló­bu­los pre­fron­tal y pa­rie­tal mi­li­se­gun­dos an­tes de que los su­je­tos fue­sen cons­cien­tes de que iban a mo­ver el de­do. Pa­ra el ce­re­bro, esos mi­li­se­gun­dos son ca­si una eter­ni­dad. Es­to tam­bién se ha de­mos­tran­do re­cien­te­men­te pa­ra de­ci­sio­nes más com­ple­jas y abs­trac­tas, co­mo qué op­ción po­lí­ti­ca va­mos a vo­tar en una elec­cio­nes, o qué al­ter­na­ti­va apo­ya­mos en un re­fe­rén­dum. ¿So­bre la ba­se de qué el ce­re­bro de­ci­de el vo­to? Cier­to que ca­da per­so­na tie­ne unas pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas, aun­que no siem­pre se tra­duz­can en el vo­to que ter­mi­na emi­tien­do. Por ex­tra­ño que pa­rez­ca, la ten­den­cia po­lí­ti­ca se co­rre­la­cio­na con ras­gos bio­ló­gi­cos con­cre­tos. Por ejem­plo, un es­tu­dio del 2007 in­di­có que la orien­ta­ción po­lí­ti­ca de las per­so­nas que­da re­fle­ja­da, en par­te, en di­fe­ren­cias de fun­cio­na­mien­to de un me­ca­nis­mo cog­ni­ti­vo re­la­cio­na­do con el au­to­con­trol. Se ob­ser­vó que el con­ser­va­du­ris­mo ex­tre­mo se aso­cia a po­ca fle­xi­bi­li­dad –en el sen­ti­do de pre­dis­po­si­ción cog­ni­ti­va– a cam­biar las res­pues­tas ha­bi­tua­les an­te los con­flic­tos, en­ten­dien­do por con­flic­to las dis­cor­dan­cias que pue­de ha­ber en­tre las res­pues­tas que uno sue­le dar an­te una si­tua­ción de­ter­mi­na­da y las po­si­bles res­pues­tas al­ter­na­ti­vas más úti­les en ca­da ca­so con­cre­to. Di­cho de otro mo­do, las per­so­nas que ma­ni­fies­tan un con­ser­va­du­ris­mo más ex­tre­mo res­pon­den más ade­cua­da­men­te a cues­tio­nes en las que la res­pues­ta óp­ti­ma pre­sen­ta me­nos va­ria­bles, mien­tras que las li­be­ra­les lo ha­cen cuan­do no hay una res­pues­ta óp­ti­ma pre­de­ter­mi­na­da. En es­te con­tex­to, los con­cep­tos de con­ser­va­dor y li­be­ral se re­fie­ren al es­pec­tro po­lí­ti­co de EE.UU., don­de se hi­zo el es­tu­dio. Es­ta ac­ti­vi­dad di­fe­ren­cial re­si­de en un gru­po con­cre­to de neu­ro­nas de la par­te an­te­rior del cín­gu­lo, una zo­na del ce­re­bro vin­cu­la­da al con­trol de las emo­cio­nes. Es­te re­sul­ta­do coin­ci­de con es­tu­dios psi­co­ló­gi­cos pre­vios en los que se ha­bía vis­to que las per­so­nas

EL VO­LU­MEN DE MA­TE­RIA GRIS CAM­BIA EN FUN­CIÓN DE LA OP­CIÓN PO­LÍ­TI­CA

con ac­ti­tu­des po­lí­ti­cas con­ser­va­do­ras ma­ni­fies­tan un es­ti­lo cog­ni­ti­vo más es­truc­tu­ra­do y per­sis­ten­te, mien­tras que las li­be­ra­les res­pon­den me­jor a la com­ple­ji­dad in­for­ma­ti­va, a la am­bi­güe­dad y a las no­ve­da­des. Ade­más, du­ran­te el 2008, otro tra­ba­jo re­la­cio­nó de­ter­mi­na­das res­pues­tas cor­po­ra­les a si­tua­cio­nes de es­trés con ac­ti­tu­des po­lí­ti­cas re­la­ti­vas. Se­gún es­te es­tu­dio, las per­so­nas me­nos sen­si­bles a los rui­dos re­pen­ti­nos y a las imá­ge­nes vi­sua­les ame­na­zan­tes sue­len es­tar de acuer­do con la con­ce­sión de ayudas in­ter­na­cio­na­les, con las po­lí­ti­cas li­be­ra­les de in­mi­gra­ción y el pa­ci­fis­mo. En cam­bio, las per­so­nas con fuer­tes reac­cio­nes fi­sio­ló-

gi­cas a es­tos mis­mos es­tí­mu­los sue­len dar apoyo a las po­lí­ti­cas ar­ma­men­tís­ti­cas, a la pe­na de muer­te y a los lla­ma­dos ata­ques pre­ven­ti­vos –es­tos son los pa­rá­me­tros que se eva­lua­ron en es­te es­tu­dio–. En 2009 otro tra­ba­jo sen­tó las ba­ses neu­ra­les de la pre­fe­ren­cia por una so­cie­dad je­rar­qui­za­da o igua­li­ta­ria, y a fi­na­les de 2012 una in­ves­ti­ga­ción su­gi­rió que el ce­re­bro de li­be­ra­les y con­ser­va­do­res pre­sen­ta di­fe­ren­cias es­truc­tu­ra­les sig­ni­fi­ca­ti­vas en re­la­ción al vo­lu­men de ma­te­ria gris, la ca­pa del ce­re­bro don­de se con­cen­tra una ma­yor can­ti­dad de cuer­pos neu­ro­na­les y cé­lu­las de so­por­te. Los li­be­ra­les mues­tran ma­yor vo­lu­men en la cor­te­za cin­gu­la­da an­te­rior, y los con­ser­va­do­res en la amíg­da­la, una es­truc­tu­ra del ce­re­bro re­la­cio­na­da, nue­va­men­te, con el pro­ce­sa­mien­to de las emo­cio­nes, es­pe­cial­men­te en aque­llas si­tua­cio­nes don­de se de­tec­ta una ame­na­za. Otro ejem­plo re­cien­te. En fe­bre­ro se ex­plo­ra­ron las di­fe­ren­cias en la fun­ción ce­re­bral en­tre li­be­ra­les (de­mó­cra­tas) y con­ser­va­do­res (re­pu­bli­ca­nos) a la ho­ra de asu­mir de­ci­sio­nes arries­ga­das. Aun­que el com­por­ta­mien­to fi­nal de li­be­ra­les y con­ser­va­do­res no fue di­fe­ren­te, su ac­ti­vi­dad ce­re­bral si lo fue. Los de­mó­cra­tas mos­tra­ron una ac­ti­vi­dad ma­yor en la ín­su­la iz­quier­da, tam­bién im­pli­ca­da en el pro­ce­sa- mien­to de las emo­cio­nes, mien­tras que los re­pu­bli­ca­nos mos­tra­ron ma­yor ac­ti­vi­dad en la amíg­da­la de­re­cha, ya ci­ta­da. Los re­sul­ta­dos su­gie­ren pro­ce­sos cog­ni­ti­vos dis­tin­tos y evi­den­cian que los con­ser­va­do­res mues­tran una ma­yor sen­si­bi­li­dad a los es­tí­mu­los ame­na­zan­tes. Con ello no que­re­mos de­cir que nues­tra es­truc­tu­ra ce­re­bral con­tro­le de ma­ne­ra es­tric­ta nues­tra ten­den­cia po­lí­ti­ca –eso se­ría una afir­ma­ción ex­ce­si­va­men­te re­duc­cio­nis­ta–, pe­ro sí se pue­de afir­mar que hay un cla­ro víncu­lo en­tre nues­tra bio­lo­gía y la ten­den­cia po­lí­ti­ca que ma­ni­fes­ta­mos, en­ten­di­da a gran­des ras­gos y con­si­de­ran­do la me­dia de la po­bla­ción.

Vic­to­rias (y de­rro­tas) elec­to­ra­les por sor­pre­sa Es­tas pá­gi­nas se ilus­tran con fi­gu­ras y par­ti­dos po­lí­ti­cos que en dis­tin­tas épo­cas y con­ti­nen­tes han pro­ta­go­ni­za­do so­no­ras vic­to­rias por sor­pre­sa, co­mo la re­cien­te de Roha­ni en Irán o la so­na­da de­rro­ta de Chur­chill en 1945 Wins­ton Chur­chill, Reino Uni­do, 1945 En ju­nio de 1945, re­cién aca­ba­da la gue­rra, el Reino Uni­do ce­le­bró sus pri­me­ras elec­cio­nes en 10 años. El elec­to­ra­do re­co­no­cía que Wins­ton Chur­chill era un héroe de gue­rra, pe­ro con­fió la re­cons­truc­ción del país a su ri­val la­bo­ris­ta Cle­ment Attlee, que lo­gró 396 es­ca­ños (+239) por 197 (-190) de Chur­chill. Por lo me­nos, es­te ga­nó en su dis­tri­to, Wood­ford, co­mo mues­tra la fo­to­gra­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.