El po­der de la in­fi­de­li­dad

Cen­su­ra­da en pú­bli­co y fas­ci­nan­te en pri­va­do, la in­fi­de­li­dad ha de­mos­tra­do ser po­de­ro­sa du­ran­te si­glos. Ca­paz de me­jo­rar nues­tra au­to­es­ti­ma o de destruirnos, se ha con­ver­ti­do en un ne­go­cio que mue­ve mi­llo­nes de eu­ros

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Car­men Gra­sa 2009).

¿La tra­di­cio­nal idea del amor es­tá en ja­que? Si ha­ce­mos ca­so de las estadísticas, na­da in­di­ca lo con­tra­rio, por­que aun­que se ha con­sen­sua­do que el 60% de los hom­bres y el 40% de las mu­je­res son in­fie­les, o lo han si­do al­gu­na vez, los ex­per­tos ya apun­tan que tan­to ellas co­mo ellos lo son en igual número. Ade­más, se­gún el úni­co es­tu­dio oficial rea­li­za­do por el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS), ela­bo­ra­do ha­ce ca­si dos dé­ca­das, más de un 35% de los es­pa­ño­les cree que se pue­de es­tar enamo­ra­do de dos per­so­nas a la vez. Ca­be es­pe­rar que, vein­te años des­pués, esa ci­fra ha­ya au­men­ta­do. Ade­más, aque­llo de “pro­me­to ser­te fiel” que, emo­cio­na­dos, se di­cen los no­vios an­te el al­tar no pa­re­ce ser un com­pro­mi­so de obli­ga­do cum­pli­mien­to, por­que un 55% de no­so­tros nos acos­ta­ría­mos con otro si su­pié­ra­mos que nues­tra pa­re­ja no se iba a en­te­rar, tal co­mo apun­ta­ba en 2009 el por­tal de ci­tas Pars­hip. Vis­to así, el amor pue­de que ya no res­pon­da a ese con­cep­to de pa­ra to­da la vida, sino que, co­mo ha des­cri­to el fi­ló­so­fo Ma­nuel Cruz, ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, ya se ha­bla del amor pa­ra es­te mo­men­to de mi vida. Con­ce­bi­mos el amor de ma­ne­ra di­fe­ren­te. ¿Y la fi­de­li­dad? Pues no tan­to. Por­que, co­mo si­glos atrás, la idea de que nos sean in­fie­les nos re­sul­ta, sen­ci­lla­men­te, in­so­por­ta­ble, se­gún el CIS. Ade­más, la ma­yo­ría de se­pa­ra­cio­nes tie­nen co­mo cau­sa una in­fi­de­li­dad. “No sien­do la in­fi­de­li­dad cau­sa le­gal de se­pa­ra­ción ni de di­vor­cio, sí que, en cam­bio, pue­de ser el mo­ti­vo sub­ya­cen­te, jun­to con las cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas. Aun­que la in­fi­de­li­dad no es cau­sa de di­vor­cio, si­gue em­pa­ñan­do to­das las re­la­cio­nes fu­tu­ras en­tre los es­po­sos. La trai­ción, la men­ti­ra, el en­ga­ño o la fal­ta a la pa­la­bra da­da son di­fí­ci­les de acep­tar y per­do­nar en la ma­yo­ría de los se­res hu­ma­nos”, ana­li­za Pa­blo Jo­sé Abas­cal des­de su pers­pec­ti­va de doc­tor en De­re­cho, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Pa­blo de Ola­vi­de de Se­vi­lla y au­tor del li­bro La in­fi­de­li­dad y el adul­te­rio en Es­pa­ña ( Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba, In­fie­les por na­tu­ra­le­za “Nun­ca pre­ten­dió ser in­fiel, pe­ro la arras­tra­ron sus pies”, can­ta­ba Ana Be­lén. Co­mo si una mis­te­rio­sa fuer­za nos em­pu­ja­ra, aca­ba­mos sien­do in­fie­les o fan­ta­sean­do con la idea de ser­lo, a pe­sar de que es una ac­ti­tud que re­pro­ba­mos en pú­bli­co.¿So­mos una so­cie­dad hi­pó­cri­ta? ¿O va a re­sul­tar que no so­mos tan mo­nó­ga­mos co­mo creía­mos? Se­gún los ex­per­tos, am­bas co­sas. “No es­tá de­mos­tra­do que el ser hu­mano sea mo­nó­ga­mo. En la con­duc­ta se­xual, la par­te so­cial y cul­tu­ral mar­ca mu­chí­si­mo, tam­bién en el te­ma de la fi­de­li­dad. El mar­co so­cio­cul­tu­ral mar­ca, po­ne lí­mi­tes y or­de­na la con­duc­ta se­xual del ser hu­mano. La fi­de­li­dad y la in­fi­de­li­dad es­tán más li­ga­das a los te­mas so­cio­cul­tu­ra­les que a los bio­ló­gi­cos. Si fué­ra­mos mo­nó­ga­mos no exi­si­ti­ría tan­ta in­fi­de­li­dad y se­ría al­go oca­sio­nal o res­pon­de­ría a cier­tos tras­tor­nos o ca­rac­te­rís­ti­cas”, afir­ma Mi­ren La­rra­zá­bal, psi­có­lo­ga, se­xó­lo­ga y pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de So­cie­da­des de Se­xo­lo­gía. Ali­cia Ga­llot­ti, se­xó­lo­ga y au­to­ra del li­bro Te quie­ro, pe­ro me acues­to con otros. Soy in­fiel, ¿y tú? ( MR Edi­cio­nes), coin­ci­de con La­rra­zá­bal en que vi­vi­mos una do­ble mo­ral cla­rí­si­ma, “so­mos una so­cie­dad hi­pó­cri­ta. El po­pu­lar ‘el qué di­rán…’, des­gra­cia­da­men­te, si­gue vi­gen­te. Mu­chas per­so­nas no pue­den acep­tar una in­fi­de­li­dad de su pa­re­ja si al­guien de su en­torno lo sa­be. Eso de­mues­tra que la opi­nión de los de­más si­gue te­nien­do mu­cho pe­so en nues­tra so­cie­dad”. Por otra par­te, ob­ser­van­do nues­tras ac­ti­tu­des y dan­do un re­pa­so a las le­yes, re­sul­ta que, al con­tra­rio que en la ma­yo­ría de los ca­sos, la le­gis­la­ción nos ha to­ma­do la de­lan­te­ra. “En prin­ci­pio, la so­cie­dad actual es más li­bre. Los com­por­ta­mien­tos en el ám­bi­to se­xual en los paí­ses oc­ci­den­ta­les tie­nen me­nos con­se­cuen­cias en el ám­bi­to le­gal que ha­ce años. En es­te sen­ti­do, nues­tra so­cie­dad es me­nos hi­pó­cri­ta y, por eso, el en­ga­ño hoy no de­be te­ner ca­bi­da en el ám­bi­to del amor y de la pa­re­ja, co­mo des­ta­can repu­tados psi­có­lo­gos y psi­quia­tras, má­xi­me cuan­do hoy día la po­si­bi­li­dad de rup­tu­ra es­tá ca­da vez más sim­pli­fi­ca­da, fá­cil y rá­pi­da en Es­pa­ña y sin con­se­cuen­cias le­ga­les, sal­vo en ca­sos gra­ves en que se po­dría plan­tear una in­dem­ni­za­ción por da­ños mo­ra­les”, ex­po­ne el pro­fe­sor Abas­cal. Po­ten­te re­vi­ta­li­zan­te per­so­nal La in­fi­de­li­dad, la se­xual por su­pues­to, cu­yo re­ver­so con­si­de­ra­mos fun­da­men­tal a la ho­ra de ini­ciar una re­la­ción de pa­re­ja, se­gún el CIS, nos atrae ca­si irre­me­dia­ble­men­te, aun­que la ne­gue­mos no tres, sino tres mil ve­ces. Es co­mo nues­tro se­cre­to ob­je­to de de­seo. Su po­der so­bre las vo­lun­ta­des qui­zás re­si­da en la fas­ci­na­ción por lo prohi­bi­do, en el mis­te­rio. Aun­que tam­bién en su ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer­nos sen­tir úni­cos, gua­pos, jó­ve­nes, de un ero­tis­mo arre­ba­ta­dor. De he­cho, una in­fi­de­li­dad pue­de ha­cer cre­cer nues­tra au­to­es­ti­ma y nos re­sul­ta de lo más es­ti­mu­lan­te.

“Cuan­do te­ne­mos una re­la­ción con otra per­so-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.