“Yo pue­do ser in­fiel, tú no”

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Han pa­sa­do 136 años des­de que Tols­tói ma­ta­ra a la adúl­te­ra An­na Ka­ré­ni­na, pe­ro la in­fi­de­li­dad de una mu­jer si­gue sien­do más cen­su­ra­da que la de un hom­bre. En el si­glo XXI la so­cie­dad oc­ci­den­tal no cas­ti­ga le­gal­men­te a las in­fie­les, pe­ro so­mos me­nos per­mi­si­vos con sus des­li­ces. A pe­sar de eso, he­mos avan­za­do mu­cho. “Du­ran­te si­glos, los hom­bres to­ma­ron po­se­sión de las mu­je­res co­mo par­te del pa­tri­mo­nio. Ju­rí­di­ca­men­te, las arras sig­ni­fi­ca­ban la com­pra del cuer­po de la mu­jer y los ma­ri­dos exi­gían una fi­de­li­dad ab­so­lu­ta que ellos no prac­ti­ca­ban. En la es­fe­ra le­gal y so­cial cual­quier aven­tu­ra de la mu­jer ca­sa­da te­nía gra­ví­si­mas con­se­cuen­cias pa­ra ella. Su in­fi­de­li­dad era una cues­tión pú­bli­ca y so­cial de pri­mer or­den. Pa­re­ce que por­que la in­fi­de­li­dad fe­me­ni­na pro­du­cía la tur­ba­tio san­gui­nis y dis­tor­sio­na­ba la trans­mi­sión del pa­tri­mo­nio, bá­si­ca en la or­ga­ni­za­ción pa­triar­cal de la fa­mi­lia. Hoy, la pa­re­ja, su unión, su fi­de­li­dad, que­dan más en el ám­bi­to pri­va­do”, ex­po­ne el doc­tor en De­re­cho Pa­blo Jo­sé Abas­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.