In­fi­de­li­dad en tiem­pos di­fí­ci­les

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

La cri­sis ha pues­to nues­tro mun­do pa­tas arri­ba. ¿Pe­ro es­tá aca­ban­do con la in­fi­de­li­dad? Po­dría­mos pen­sar que sí, por­que has­ta una ca­ni­ta al ai­re tie­ne su cos­te. Ne­ce­si­ta­mos tiem­po y di­ne­ro pa­ra po­ner­nos a ello, co­mo re­fle­ja un es­tu­dio del por­tal Ash­ley Ma­di­son, di­ri­gi­do a per­so­nas que bus­can te­ner una aven­tu­ra: en Na­vi­dad, los hom­bres se gas­tan 74 eu­ros en un re­ga­lo pa­ra su es­po­sa y 154 eu­ros en el de su aman­te. Sin em­bar­go, al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas no son de la mis­ma opi­nión y apun­tan que la in­fi­de­li­dad pue­de, in­clu­so, au­men­tar. En­tre otras co­sas, por­que el se­xo es an­ti­es­tre­san­te y no tie­ne por qué cos­tar di­ne­ro. “Hay más in­fi­de­li­dad, por­que cuan­do es­tás lleno de preo­cu­pa­cio­nes, de an­gus­tia, se vi­ve co­mo una vál­vu­la de es­ca­pe. Nos vol­ve­mos más per­mi­si­vos con no­so­tros mis­mos. Han des­apa­re­ci­do mu­chas vías de es­ca­pe, co­mo las com­pras o los via­jes, por­que no te­ne­mos di­ne­ro, y bus­ca­mos otras que sean gra­tis”, ra­zo­na la psi­có­lo­ga Mi­ren La­rra­zá­bal. Un dato eco­nó­mi­co re­afir­ma su teo­ría: en ple­na cri­sis, a fi­na­les de 2012, las ci­tas prohi­bi­das de Ash­ley Ma­di­son en Es­pa­ña vie­ron có­mo su fac­tu­ra­ción cre­cía un 37% res­pec­to al 2011.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.