Per­se­guir un sue­ño

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Ha­bía una vez un ni­ño cu­ya ma­yor afi­ción era ju­gar con las pa­la­bras. Le gus­ta­ba es­cu­char a los gran­des ora­do­res de su tiem­po, y so­ñar con ser co­mo ellos. El ni­ño se con­vir­tió en adul­to, y de­ci­dió tra­ba­jar co­mo asis­ten­te pa­ra un con­fe­ren­cian­te muy repu­tado pa­ra apren­der el ofi­cio. El jo­ven apren­dió to­do lo que po­día apren­der, pe­ro el mie­do a re­ci­bir una ma­la crítica y a ex­po­ner­se an­te la au­dien­cia le im­pe­dían po­ner en prác­ti­ca su sue­ño. Pa­sa­ron los años, y el jo­ven se­guía desem­pe­ñan­do su pa­pel de asis­ten­te. Una tar­de cual­quie­ra, mien­tras su men­tor se en­con­tra­ba en el cen­tro de una apa­sio­na­da pe­ro­ra­ta, se le acer­có una jo­ven y le su­su­rró al oí­do: –¡Có­mo me gus­ta es­te con­fe­ren­cian­te! Me en­can­ta lo que trans­mi­te, re­sul­ta tre­men­da­men­te ins­pi­ra­dor… An­tes de po­der con­tes­tar, otro asis­ten­te se le acer­có y mur­mu­ró: –Qué abu­rri­mien­to… ¡Es­pe­ro que es­ta con­fe­ren­cia ter­mi­ne ya! En ese mis­mo mo­men­to, el jo­ven se dio cuen­ta de la com­ple­ta inuti­li­dad de sus mie­dos. Re­sul­ta im­po­si­ble con­ten­tar a to­do el mun­do; y hay una gran di­fe­ren­cia en­tre la reali­dad y la in­ter­pre­ta­ción que ha­ce­mos de la reali­dad. Al día si­guien­te im­par­tió su pri­me­ra po­nen­cia. Y con­ti­nuó has­ta ha­cer su sue­ño reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.