El ma­yor obs­tácu­lo

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Cuen­ta una his­to­ria de la an­ti­gua Persia que ha­ce mu­chos años, en una pe­que­ña al­dea vi­vía un jo­ven muy cu­rio­so que te­nía mu­chas ga­nas de apren­der. Su bús­que­da le lle­vó an­te un sa­bio muy res­pe­ta­do que vi­vía en la mon­ta­ña, y en cuan­to lo tu­vo de­lan­te, le pre­gun­tó: maes­tro, ¿cuál es el ma­yor obs­tácu­lo que un hom­bre tie­ne que ven­cer pa­ra avan­zar en su ca­mino ha­cia la li­ber­tad? El sa­bio, im­pa­si­ble, le res­pon­dió: – Él mis­mo. Su fal­sa con­cep­ción de iden­ti­dad es el obs­tácu­lo más di­fí­cil de sal­var. Cuan­do el jo­ven le pre­gun­tó có­mo ha­bía lle­ga­do a esa con­clu­sión, el sa­bio an­ciano con­tes­tó: – Un día, pa­sean­do por el bos­que, vi a un pe­rro que se mo­ría de sed es­tan­do en la mis­ma ori­lla del río. Me de­tu­ve a ob­ser­var, y des­cu­brí que el animal veía en el agua su pro­pio re­fle­jo y lo to­ma­ba por otro pe­rro. La­dra­ba y lue­go es­ca­pa­ba sin ha­ber be­bi­do, te­me­ro­so an­te la ima­gen de ese otro pe­rro, que le es­ta­ba mos­tran­do sus afi­la­dos col­mi­llos. Así es­tu­vo du­ran­te va­rias ho­ras. Al fi­nal, sin em­bar­go, la sed le hi­zo per­der to­da la pru­den­cia y se lan­zó al agua. En ese mis­mo ins­tan­te, el otro pe­rro, que era su obs­tácu­lo, des­apa­re­ció.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.