‘REN’

La Vanguardia - ES - - CREAR -

El in­te­rés ha­cia otras len­guas me pa­re­ce un sín­to­ma de ci­vi­li­za­ción. Hay un des­pre­cio atá­vi­co y uni­ver­sal ha­cia los que ha­blan otra len­gua. Son bár­ba­ros. Los es­la­vos lla­man al vecino ale­mán ne­mec, el mu­do; los ma­yas de Yu­ca­tán lla­ma­ron a los tol­te­cas nu­noh, los mu­dos, y los ma­yas ca­chi­que­les se re­fie­ren a los ma­yas man co­mo tar­ta­mu­dos o mu­dos. Los az­te­cas lla­ma­ban a las gen­tes que es­tán al sur de Ve­ra­cruz no­noual­ca, los mu­dos. Quie­nes si­guen es­ta sec­ción sa­ben que de vez en cuan­do ha­blo de pa­la­bras de otras cul­tu­ras cu­yo sig­ni­fi­ca­do re­sul­ta di­fí­cil de tra­du­cir. Pa­re­cen de­sig­nar una ex­pe­rien­cia pe­cu­liar, que de­be­ría­mos apro­ve­char. Es­to me su­ce­de con la pa­la­bra chi­na ren. Ori­gi­nal­men­te se la re­la­cio­na­ba con la aris­to­cra­cia y sig­ni­fi­ca­ba no­ble, va­lio­so. Pe­ro Con­fu­cio –re­fe­ren­te má­xi­mo de la cul­tu­ra chi­na– le dio un sig­ni­fi­ca­do más am­plio. El ren, la no­ble­za, la ex­ce­len­cia, no de­pen­día del na­ci­mien­to ni del po­der. Po­día al­can­zar­la to­do aquel que si­guie­ra las nor­mas de hon­ra­dez, ayu­da mu­tua y aten­ción a lo que su­ce­de. Tam­bién quien se iden­ti­fi­ca­ra con el po­der del ca­mino, que per­mi­tía a los re­yes sa­bios go­ber­nar sin vio­len­cia o a los cam­pe­si­nos cul­ti­var con se­re­ni­dad. Era al­go pa­re­ci­do a lo que los grie­gos lla­ma­ron ka­lo­ka­gath­ya, ener­gía de lo be­llo y de lo bueno. Y, aven­tu­rán­do­me de­ma­sia­do, lo que pa­ra los hin­dúes es sa­tia­graha, el po­der de la ver­dad. Los pri­me­ros tex­tos cris­tia­nos de­cían que la aga­pé (la ca­ri­dad) es “su­per­ven­ce­do­ra”. En el fon­do de es­tas pa­la­bras ac­túa una creen­cia co­mún y op­ti­mis­ta: la bon­dad es más po­de­ro­sa que el mal. Es di­fí­cil acep­tar una afir­ma­ción tan con­fia­da. Tal vez la com­pren­sión del ren con­fu­ciano nos acla­re al­go. En la escritura chi­na, ren te­nía dos com­po­nen­tes: pri­me­ro, un sim­ple ideo­gra­ma de ser hu­mano, el yo, y en se­gun­do lu­gar, dos tra­zos, in­di­can­do la re­la­ción con los de­más. Lo in­ter­pre­to co­mo que la bon­dad po­de­ro­sa es la bon­dad com­par­ti­da. La bon­dad in­di­vi­dual po­dría ser ven­ci­da, pe­ro no la so­cial. Es­ta idea es útil en nues­tra si­tua­ción. La per­ver­si­dad in­di­vi­dual triun­fa­rá si la bon­dad so­cial le de­ja el te­rreno li­bre, si se co­rrom­pe. Por eso, el in­mo­ral tien­de a co­rrom­per, por­que es su gran de­fen­sa. Con­fu­cio lo en­ten­dió bien. Con­si­de­ró que el me­jor, el no­ble, era el que fo­men­ta­ba la bon­dad com­par­ti­da, el que se en­fren­ta­ba al co­rrup­tor, al des­truc­tor, al mal­va­do. Pen­sa­ba que con­se­guir el ren no era di­fí­cil. Era el re­sul­ta­do de la edu­ca­ción ade­cua­da. Re­quie­re más per­se­ve­ran­cia que fuer­za so­bre­hu­ma­na. Es co­mo mon­tar en bi­ci­cle­ta; una vez que se ha ad­qui­ri­do la ha­bi­li­dad, se ha­ce sin es­fuer­zo, y no se ol­vi­da. Yan Hui, su dis­cí­pu­lo pre­fe­ri­do, di­jo del ren: “En­san­ché mi men­te con la lec­tu­ra, y apren­dí el con­trol de mí mis­mo me­dian­te el en­tre­na­mien­to”.

CON­FU­CIO VE EL ‘REN’ CO­MO NO­BLE­ZA Y EX­CE­LEN­CIA QUE NO DE­PEN­DÍA DE LA CU­NA NI EL PO­DER, SINO DEL ES­PÍ­RI­TU

La cul­tu­ra oc­ci­den­tal ha cons­trui­do la no­ción de bon­dad so­bre pre­su­pues­tos in­di­vi­dua­lis­tas. Eso nos ha he­cho muy vul­ne­ra­bles. De­be­ría­mos ser cons­cien­tes de que el en­torno so­cial nos in­flu­ye de­ma­sia­do. Pue­de en­ca­lle­cer nues­tra sen­si­bi­li­dad, con­ver­tir­nos en co­la­bo­ra­cio­nis­tas de cual­quier es­pan­to. ¡Qué di­fí­cil es no caer cuan­do to­do cae!, de­cía An­to­nio Ma­cha­do. ¡Qué di­fí­cil es no en­ca­na­llar­se cuan­do to­do se en­ca­na­lla!, di­go yo. Cons­cien­tes de que nos po­de­mos ha­bi­tuar a cual­quier atro­ci­dad, de­be­ría­mos re­cor­dar el ren con­fu­ciano. Só­lo po­de­mos ase­gu­rar nues­tra bon­dad por me­dios in­di­rec­tos: co­la­bo­ran­do a que la so­cie­dad en la que vi­vi­mos, que va a in­fluir­nos po­de­ro­sa­men­te, sea jus­ta. Eso es el ren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.