VA­CA­CIO­NES: PUN­TO Y APAR­TE

Des­pués de un du­ro cur­so, uno pue­de te­ner la ten­ta­ción de de­di­car las va­ca­cio­nes a no ha­cer na­da o, por el con­tra­rio, apro­ve­char­las pa­ra po­ner or­den en su vida y coger por los cuer­nos los pro­ble­mas per­so­na­les, fa­mi­lia­res o la­bo­ra­les que arras­tra des­de hac

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to May­te Rius

Ma­ría lle­va me­ses sin­tién­do­se cul­pa­ble por su afi­ción a los dul­ces y los qui­los de más que arras­tra. Juan ha­ce tiem­po que pien­sa en de­jar de fu­mar pe­ro nun­ca en­cuen­tra el mo­men­to pa­ra ha­cer­lo. Luis es­tá harto de las ten­sio­nes en ca­sa cuan­do lle­gan sus pa­dres y cues­tio­nan el com­por­ta­mien­to de sus hi­jos o su mo­do de vida. Lau­ra sien­te que si tar­da un so­lo día más en ini­ciar las va­ca­cio­nes re­ven­ta­rá, que las do­ce ho­ras en la ofi­ci­na, más las ta­reas de ca­sa, los de­be­res de los ni­ño­s­ños y el res­to de res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res es­tá­nán ha­cien­do me­lla en su sa­lud fí­si­ca y men­tal. Aun­quen­que sus pun­tos de par­ti­da son di­fe­ren­tes, los cua­tro­ro han to­ma­do idén-idén­ti­ca de­ci­sión: es­tas va­ca­cio­nes se­rán­se­rán un pun­to de in­fle­xión, las apro­ve­cha­rán pa­raa cam­biar su vida. Ma­ría pien­sa po­ner­se a die­ta; Jua­nan de­ja­rá de fu­mar y ha­rá de­por­te; Luis quie­re uti­li­zar un via­je fa­mi­liafa­mi­liar pa­ra es­ta­ble­cer nue­vas pau­tas de re­la­ción con sus pa­dres y Lau­ra idea­rá una es­tra­te­gia pa­ra re­du­cir su jor­na­da la­bo­ral o cam­biar de tra­ba­jo. La cues­tión es si sus pla­nes lle­ga­rán a buen puer­to, si las va­ca­cio­nes son el mo­men­to idó­neo pa­ra cam­biar de há­bi­tos o ha­cer fren­te a los pro­ble­mas. A prio­ri, uno di­ría que el an­he­la­do des­can­so es­ti­val no es la oca­sión pro­pi­cia pa­ra ha­cer co­sas que nos re­sul­ten des­agra­da­bles, que nos re­quie­ran es­fuer­zo y que nos pro­vo­quen tensión. Más que pa­ra exi­gir­se, las va­ca­cio­nes pa­re­cen pen­sa­das pa­ra re­sul­tar pla­cen­te­ras, pa­ra des­can­sar y rea­li­zar ac­ti­vi­da­des que re­car­guen el áni­mo. Sin em­bar­go, es cier­to que en va­ca­cio­nes uno es­tá de me­jor hu­mor por­que tie­ne más tiem­po, por­que en ve­rano hay más ho­ras de luz so­lar, por­que se es­tá más des­can­sa­do, por­que ba­ja el ni­vel de es­trés… Y en esas cir­cuns­tan­cias a me­nu­do las ideas sur­gen más cla­ras, las re­la­cio­nes so son más flui­das, el diá­lo­go es más fá­cil y se tie­ne más áni­mo pa­ra su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des. Ma­ría Lui­sa Re­ga­de­ra, psi­co­pe­da­go­ga de Isep Clí­nic Clí­nic, ase­gu­ra que, en teo­ría, las va­ca­cio­nes re­sul- tan per­fec­tas pa­ra in­tro­du­cir cam­bios en nues­tra vida por­que des­pués del es­trés o los pro­ble­mas de to­do el año, el sol y las bue­nas tem­pe­ra­tu­ras ani­man a ni­vel bio­ló­gi­co y psi­co­ló­gi­co y ayu­dan a re­fle­xio­nar. “Es el mo­men­to ideal pa­ra re­fle­xio­nar, au­to­eva­luar­se, to­mar de­ci­sio­nes, es­ta­ble­cer las pau­tas pa­ra lle­var­las a ca­bo y, en al­gu­nos ca­sos, in­clu­so eje­cu­tar los cam­bios; lo que ocu­rre es que no to­do el mun­do sa­be ha­cer­lo; hay per­so­nas que no sa­ben des­co­nec­tar en va­ca­cio­nes o que aso­cian de­ter­mi­na­dos há­bi­tos con el pla­cer y di­fí­cil­men­te po­drán co­rre­gir­los en va­ca­cio­nes”, co­men­ta. Tam­bién Da­vid Pé­rez, pre­pa­ra­dor fí­si­co y di­rec­tor de Spor­te­vo Hu­man Per­fo­man­ce, con­si­de­ra que las va­ca­cio­nes, co­mo rom­pen el es­que­ma men­tal del día a día, sir­ven pa­ra to­mar más con­cien­cia de otros as­pec­tos de nues­tra vida y pue­den ser un mo­men­to idó­neo pa­ra ini­ciar un há­bi­to. “Un há­bi­to se crea cuan­do hay una re­pe­ti­ción es­ta­ble; y uno pue­de apro­ve­char las va­ca­cio­nes, cuan­do es­tá más re­la­ja­do, pa­ra arran­car esa nue­va di­ná­mi­ca, com­pro­bar que con ella se sien­te me­jor y así te­ner más po­si­bi­li­da­des de man­te­ner­la en el tiem­po; pe­ro al fi­nal in­cor­po­rar ese há­bi­to no de­pen­de­rá de ha­ber­lo ini­cia­do o no en va­ca­cio­nes, si no de uno mis­mo”, co­men­ta Pé­rez. Víctor Amat, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Psi­co­te­ra­pia Bre­ve (AEPB), apun­ta que la ido­nei­dad de apro­ve­char el des­can­so ve­ra­nie­go pa­ra ha­cer “un re­set vi­tal” de­pen­de mu­cho de ca­da per­so­na y de sus cir­cuns­tan­cias. “Si uno pa­sa las va­ca­cio­nes so­lo se­rá más fá­cil rea­li­zar cam­bios ra­di­ca­les, pe­ro si vi­ve en pa­re­ja o en fa­mi­lia y los cam­bios que quie­re in­tro­du­cir les re­per­cu­ten, ten­drá que pac­tar su ob­je­ti­vo o bus­car un ca­mino que sa­tis­fa­ga a to­dos”, ex­pli­ca. Tam­po­co to­das las per­so­nas reac­cio­nan igual an­te los cam­bios ni les sir­ven las mis­mas es­tra­te­gias. “Hay gen­te que pa­ra ha­cer cam­bios ha de te­ner to­das las con­di­cio­nes de ca­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.