en fa­mi­lia

La Vanguardia - ES - - ED -

y ve en las va­ca­cio­nes el mo­men­to per­fec­to pa­ra ha­cer to­dos los cam­bios de gol­pe: co­mer en­sa­la­das, de­jar de fu­mar, po­ner­se a es­tu­diar y ha­cer de­por­te; en cam­bio, pa­ra otras per­so­nas las va­ca­cio­nes son el mo­men­to de dar­se per­mi­so pa­ra dis­fru­tar, así que no se pue­den exi­gir esos es­fuer­zos sa­lu­da­bles”, di­ce Amat. Ma­ría Lui­sa Re­ga­de­ra aña­de que tam­bién in­flu­yen las ra­zo­nes que hay de­trás de los há­bi­tos que uno quie­re cam­biar. “Si una per­so­na fu­ma o co­me en ex­ce­so por es­trés, en­ton­ces se­gu­ro que le re­sul­ta­rá más fá­cil cam­biar esos há­bi­tos en va­ca­cio­nes, cuan­do es­té más re­la­ja­do; pe­ro si lo ha­ce por­que le ape­te­ce, por­que dis­fru­ta con ello, en­ton­ces las va­ca­cio­nes, que son la épo­ca de dar­se pla­cer, no se­rán el mo­men­to idó­neo”. Noe­lia Agui­rre, psi­có­lo­ga de Sha Well­ness Cli­nic –un com­ple­jo que ofre­ce a sus hués­pe­des pro­gra­mas pa­ra de­jar de fu­mar, po­ner­se en for­ma, cam­biar sus há­bi­tos nu­tri­cio­na­les, rea­li­zar tra­ta­mien­tos psi­co­ló­gi­cos o me­jo­rar su as­pec­to, en­tre otros– ase­gu­ra que ella re­co­mien­da uti­li­zar las va­ca­cio­nes pa­ra plan­tear­se cam­bios só­lo si ape­te­ce, “por­que hay gen­te que pre­fie­re des­co­nec­tar, de­jar pa­sar el tiem­po, re­la­jar­se y no pen­sar en na­da, y a ve­ces eso es muy pro­duc­ti­vo pa­ra cal­mar la men­te y que lue­go sur­jan co­sas, por­que du­ran­te el año so­por­ta­mos un ni­vel de exi­gen­cia in­ter­na y ex­ter­na muy al­to y fun­cio­na­mos con el pi­lo­to au­to­má­ti­co, ha­ce­mos lo que te­ne­mos que ha­cer, sin tiem­po de ve­ri­fi­car el rum­bo; y cuan­do uno se de­tie­ne y hay me­nos es­tí­mu­los ex­ter­nos que nos man­tie­nen aler­ta, se tie­nen más po­si­bi­li­da­des de mi­rar un po­co más ha­cia aden­tro y de ser más cons­cien­te de uno mis­mo”, ex­pli­ca Agui­rre.

De to­dos mo­dos, los psi­có­lo­gos ad­vier­ten que es un po­co ilu­so­rio pen­sar que en quin­ce días o un mes vas a re­vo­lu­cio­nar tu vida e ini­ciar una nue­va tras las va­ca­cio­nes. “Uno no re­gre­sa de las va­ca­cio­nes e ini­cia un ca­pí­tu­lo nue­vo de su vida; lo que sí pue­de lo­grar es con­ver­tir­las en un pun­to y apar­te y vol­ver re­no­va­do si ha apro­ve­cha­do el pa­rón en la ru­ti­na dia­ria pa­ra co­no­cer­se me­jor, pa­ra or­de­nar ideas y plan­tear­se cam­bios que me­jo­ren su si­tua­ción”, ase­gu­ra Re­ga­de­ra. “La re­vo­lu­ción es a lar­go pla­zo y no hay que que­rer ha­cer­la en agos­to, que lue­go lle­ga septiembre y pue­des dar­te de bru­ces con la du­ra reali­dad; es me­jor ha­cer­se un pe­que­ña pro­pues­ta y ver si se lo­gra, si cua­ja, y en­ton­ces plan­tear­se otra, y lue­go otra; y así sí que en un año no te re­co­no­ce­rás”, en­fa­ti­za Amat. Lo que de­jan cla­ro to­dos los ex­per­tos con­sul­ta­dos es que el des­can­so es­ti­val es un gran mo­men­to pa­ra re­fle­xio­nar, pa­ra ha­cer ba­lan­ce del cur­so y es­ta­ble­cer nue­vos pro­pó­si­tos. “Se tra­ta de ha­cer un pre­su­pues­to vi­tal, de ver qué as­pec­tos quie­ro me­jo­rar de mi ca­rác­ter, de mi for­ma­ción, o en mi tra­ba­jo, o en la ac­ti­tud con la fa­mi­lia, en mis re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les…”, apun­ta Agui­rre. Tam­po­co se tra­ta de ser ex­ce­si­va­men­te am­bi­cio­sos. Es me­jor ele­gir dos o co­mo mu­cho tres ob­je­ti­vos rea­lis­tas y pen­sar qué es­tra­te­gia hay que se­guir, cuá­les son los pa­sos su­ce­si­vos que se pue­den apli­car pa­ra acer­car­se a ese ob­je­ti­vo y qué co­sas de la vida co­ti­dia­na ale­jan de él pa­ra te­ner un pro­yec­to cla­ro al re­cu­pe­rar la ru­ti­na dia­ria. La psi­có­lo­ga de Sha Well­ness Cli­nic re­co­mien­da uti­li­zar pa­pel y lá­piz pa­ra de­jar cons­tan­cia de to­do ello. “Si apun­ta­mos los ob­je­ti­vos, las es­tra­te­gias que plan­tea­mos pa­ra lo­grar­los, las di­fi­cul­ta­des que po­de­mos pre­ver y có­mo so­lu­cio­nar­las, lue­go po­de­mos re­pa­sar esas no­tas una vez al mes o ca­da dos me­ses pa­ra eva­luar có­mo va­mos en nues­tro pro­pó­si­to”, jus­ti­fi­ca. Amat ase­gu­ra que, con fre­cuen­cia, el so­lo he­cho de de­ci­dir que se va a ha­cer al­go pa­ra cam­biar lo que a uno le mo­les­ta ya re­sul­ta deses­tre­san­te y cu­ra­ti­vo. Cla­ro que, una vez de­ci­di­dos, al­gu­nos de esos cam­bios se pue­den po­ner en mar­cha du­ran­te el des­can­so ve­ra­nie­go pa­ra dis­po­ner de un cier­to ro­da­je al re­cu­pe­rar la ru­ti­na. “Los há­bi­tos se cons­tru­yen me­dian­te la re­pe­ti­ción de las ac­cio­nes”, coin­ci­den el pre­pa­ra­dor fí­si­co Da­vid Pé­rez y la nu­tri­cio­nis­ta de Sha Well­ness Cli­nic Isa­bel Mo­reno. Y en va­ca­cio­nes es más fá­cil en­con­trar tiem­po, áni­mo y cir­cuns­tan­cias pa­ra co­men­zar a im­ple­men­tar al­gu­nas de esas ac­cio­nes, co­mo cam­biar al­gu­nas pau­tas nu­tri­cio­na­les, po­ner­se en for­ma o re­con­du­cir re­la­cio­nes. Me­jo­rar la ali­men­ta­ción Co­mo las va­ca­cio­nes se aso­cian al pla­cer, qui­zá no sea el pe­rio­do más idó­neo pa­ra ini­ciar una die­ta de adel­ga­za­mien­to que im­pli­que pri­va­cio­nes, pe­ro los die­tis­tas ase­gu­ran que sí es un mo­men­to per­fec­to pa­ra mo­di­fi­car al­gu­nos há­bi­tos ali­men­ti­cios e in­cor­po­rar pau­tas nu­tri­cio­na­les más equi­li­bra­das con ma­yor fa­ci­li­dad. “Ha­cer una die­ta en va­ca­cio­nes pue­de con­lle­var ries­gos por­que se­gu­ra­men­te se ha­ce por mo­ti­vos es­té­ti­cos, se bus­can re­sul­ta­dos rá­pi­dos y eso im­pli­ca pe­li­gros pa­ra la sa­lud; si uno quie­re ba­jar pe­so es me­jor plan­tear un ob­je­ti­vo a tres o cua­tro me­ses y con el se­gui­mien­to de un pro­fe­sio­nal”, di­ce Lau­ra Zu­ri­ta Ro­sa, de la Aso­cia­ción de Die­tis­tas Nu­tri­cio­nis­tas de Ma­drid (Adin­ma). Y sub­ra­ya que, en cam­bio, los días de asue­to es­ti­val son es­tu­pen­dos pa­ra po­ner en prác­ti­ca al­gu­nas

pau­tas sa­lu­da­bles que pro­ba­ble­men­te com­por­ten a me­dio pla­zo una re­duc­ción de pe­so, co­mo co­mer cin­co ve­ces al día, cum­plir con la re­co­men­da­ción de to­mar cin­co ra­cio­nes dia­rias de fru­ta y ver­du­ra, be­ber li­tro y me­dio o dos li­tros de agua, ha­cer en­tre me­dia ho­ra y una ho­ra de ejer­ci­cio dia­rio y dor­mir ocho ho­ras. Tam­bién Mar­ti­na Mi­se­rachs, de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Die­tis­tas Nu­tri­cio­nis­tas (AEDN), opi­na que, “aun­que cual­quier mo­men­to del año es bueno pa­ra me­jo­rar el es­ti­lo de vida, ha­cer­lo en ve­rano tie­ne al­gu­nas ven­ta­jas, co­mo que hay más va­rie­dad de fru­ta y re­sul­tan más ape­te­ci­bles los pla­tos fres­cos co­mo en­sa­la­das o gaz­pa­cho… y de es­ta for­ma es más fá­cil re­ba­jar la den­si­dad ener­gé­ti­ca del me­nú dia­rio, las ca­lo­rías que con­su­mi­mos; ade­más, co­mo se tie­ne más tiem­po, tam­bién es más fá­cil mo­ver­se, pa­sear, ju­gar con los ni­ños… y eso pro­mue­ve el gas­to ener­gé­ti­co, así que po­de­mos po­ten­ciar una po­si­ble pér­di­da de pe­so, y si du­ran­te unas se­ma­nas ins­tau­ra­mos esos há­bi­tos, se­rá más fá­cil man­te­ner­los lue­go du­ran­te la épo­ca fría”. Isa­bel Mo­reno, nu­tri­cio­nis­ta de Sha Well­ness Cli­nic, tam­bién cree que es más fá­cil mo­di­fi­car las pau­tas nu­tri­cio­na­les cuan­do se es­tá de va­ca­cio­nes y re­la­ja­do, y pro­po­ne apro­ve­char­lo pa­ra eli­mi­nar al­gu­nos ali­men­tos que con­si­de­ra per­ju­di­cia­les –co­mo el azú­car, las gra­sas sa­tu­ra­das o los pro­duc­tos lác­teos– e in­cor­po­rar otros co­mo las ver­du­ras cru­das o po­co co­ci­das, los ce­rea­les in­te­gra­les o las al­gas. “El azú­car aci­di­fi­ca nues­tro or­ga­nis­mo y pro­vo­ca pér­di­da de mi­ne­ra­les, ade­más de ha­cer que suban rá­pi­da­men­te los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre y lue­go su­fra­mos una hi­po­glu­ce­mia, de mo­do que si eli­mi­na­mos el azú­car, ade­más de re­du­cir el ries­go de en­gor­dar y la pér­di­da de mi­ne­ra­les, nos sen­ti­re­mos más cen­tra­dos emo­cio­nal­men­te, más es­ta­bles”, jus­ti­fi­ca. Y coin­ci­de con Zu­ri­ta y Mi­se­rachs en que hay que apro­ve­char la ma­yor pre­dis­po­si­ción a mo­ver­se que pro­por­cio­na el ve­rano por las ma­yo­res ho­ras de sol y de ener­gía as­cen­den­te pa­ra ha­cer ejer­ci­cio a dia­rio. “Las va­ca­cio­nes pue­den ser el mo­men­to ideal pa­ra em­pe­zar a coger el há­bi­to de sal­tar un ra­to a la com­ba, una prác­ti­ca que ayu­da a for­ta­le­cer los hue­sos”, ejem­pli­fi­ca. Po­ner­se en for­ma El di­rec­tor de Spor­te­vo Hu­man Per­for­man­ce, Da­vid Pé­rez, ase­gu­ra que las va­ca­cio­nes son un buen mo­men­to pa­ra co­men­zar a po­ner­se en for­ma por­que si se plan­tea co­mo há­bi­to se crea un cir­cui­to bio­quí­mi­co en el cuer­po que una vez en mar­cha fa­ci­li­ta­rá sos­te­ner la prác­ti­ca de­por­ti­va du­ran­te el año. Pe­ro ad­vier­te que el há­bi­to só­lo se crea con re­pe­ti­ción, exi­ge dis­ci­pli­na “y un cier­to or­den in­terno pa­ra que el cuer­po en­tien­da que quie­res aque­llo y que sa­ca­rá be­ne­fi­cio de ello”. Por eso di­fe­ren­cia el de­por­te o la ac­ti­vi­dad fí­si­ca que se ha­ce por ocio del ejer­ci­cio co­mo en­tre­na­mien­to pa­ra es­tar más sano. “En ve­rano qui­zá voy a ju­gar al te­nis, a dar un pa­seo, a mon­tar en bi­ci­cle­ta… y eso es ocio que me per­mi­te es­tar más sano pe­ro no crear un há­bi­to; pa­ra es­to úl­ti­mo he de es­ta­ble­cer un ejer­ci­cio pau­ta­do, con cier­to cri­te­rio e in­ten­ción y que va­ya a po­der man­te­ner­lo en el tiem­po”, re­mar­ca Pé­rez. Por eso su­gie­re que si al­guien quie­re apro­ve­char las va­ca­cio­nes pa­ra arran­car el há­bi­to de ha­cer de­por­te, de­be­rá pen­sar pri­me­ro de cuán­to tiem­po y en qué mo­men­to del día po­drá ha­cer­lo du­ran­te el res­to del año y arran­car ya esas pau­tas. “Si lo que me per­mi­te mi agen­da es co­rrer ca­da día 45 mi­nu-

ES UN BUEN MO­MEN­TO PA­RA HA­CER BA­LAN­CE Y PLAN­TEAR NUE­VOS PRO­PÓ­SI­TOS DU­RAN­TE LAS VA­CA­CIO­NES ES MÁS FÁ­CIL CAM­BIAR HÁ­BI­TOS LI­GA­DOS AL ES­TRÉS

tos a las 7,30 ho­ras de la ma­ña­na, de­be­ré co­men­zar esa di­ná­mi­ca en va­ca­cio­nes pa­ra que el cuer­po se acos­tum­bre, vea que se sien­te me­jor, que le da pla­cer, y así ha­ya más op­cio­nes de sos­te­ner­lo a lo lar­go del año”, apun­ta. Tam­bién Luis Gan­so, en­tre­na­dor de Sha Well­ness Cli­nic, cree que cuan­do uno de­ci­de apro­ve­char las va­ca­cio­nes pa­ra co­men­zar a ha­cer ejer­ci­cio fí­si­co de­be­ría ele­gir ac­ti­vi­da­des a las que va­ya a po­der dar con­ti­nui­dad el res­to del año, aun­que sea al­go tan sen­ci­llo co­mo ca­mi­nar una ho­ra u ho­ra y me­dia dia­ria. “Si vi­ves en un si­tio frío, de­be­rías pen­sar al­go que pue­das ha­cer en ins­ta­la­cio­nes ce­rra­das, co­mo gim­na­sia o na­dar; pue­des em­pe­zar en el gim­na­sio del ho­tel o na­dan­do en el mar, pe­ro sa­bien­do que lue­go po­drás con­ti­nuar esas prác­ti­cas cer­ca de ca­sa”, ejem­pli­fi­ca. Por otra par­te, Gan­so ad­vier­te de los ries­gos que co­rren quie­nes no ha­cen ejer­ci­cio du­ran­te el año y se po­nen a prac­ti­car de­por­te en va­ca­cio­nes en ho­ras de mu­cho ca­lor. “La gen­te pien­sa que su­dar mu­cho es bueno pa­ra po­ner­se en for­ma, pe­ro no es un buen in­di­ca­dor, por­que con el su­dor pier­des mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas que ne­ce­si­tas pa­ra que­mar gra­sas o au­men­tar el ren­di­mien­to”, co­men­ta. Su con­se­jo, tan­to pa­ra quie­nes co­mien­zan co­mo pa­ra quie­nes du­ran­te el año ya se en­tre­nan de for­ma re­gu­lar, es pre­pa­rar un plan de en­tre­na­mien­to es­pe­cial pa­ra las va­ca­cio­nes, or­ga­ni­za­do por un es­pe­cia­lis­ta y que ten­ga en cuen­ta su es­ta­do fí­si­co. Re­con­du­cir re­la­cio­nes Ase­gu­ran los psi­có­lo­gos que las va­ca­cio­nes en fa­mi­lia son un ex­ce­len­te mo­men­to pa­ra re­pa­rar emo­cio­nal­men­te al­gu­nos víncu­los o po­ten­ciar­los. Re­ga­de­ra en­fa­ti­za que el ma­yor tiem­po de con­vi­ven­cia fa­mi­liar en es­te pe­rio­do re­sul­ta im­pres­cin­di­ble cuan­do se tie­nen hi­jos, por­que se pue­de ha­blar, com­par­tir y re­con­du­cir pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos de los hi­jos, so­bre to­do si du­ran­te el res­to del año se pa­sa po­co tiem­po con ellos. Y aña­de que tam­bién pue­den ser un buen mo­men­to pa­ra re­sol­ver con­flic­tos de pa­re­ja si el pro­ble­ma no es­tá muy en­quis­ta­do. “Ir­te de va­ca­cio­nes con esa per­so­na y cam­biar de am­bien­te per­mi­te ver el pro­ble­ma con otra pers­pec­ti­va, pen­sar y com­por­tar­te de for­ma di­fe­ren­te a la ha­bi­tual, y es más fá­cil lle­gar a una bue­na so­lu­ción, sea con­ti­nuar o rom­per”, in­di­ca la es­pe­cia­lis­ta de Isep Cli­nic. Víctor Amat ad­vier­te, no obs­tan­te, que la ex­pec­ta­ti­va de arre­glar los des­en­cuen­tros sen­ti­men­ta­les en va­ca­cio­nes ha de ser mo­de­ra­da, por­que no se so­lu­cio­nan los en­fa­dos acu­mu­la­dos a lo lar­go del tiem­po en un mes. “Es me­jor crear un pro­yec­to mo­des­to que per­mi­ta a la pa­re­ja re­en­con­trar­se y em­pe­zar a cons­truir co­sas de nue­vo po­co a po­co que pen­sar que se re­sol­ve­rá to­do, por­que si lue­go so­lo arre­glas al­go te des­ani­mas”, co­men­ta. Noe­lia Agui­rre, por su par­te, cree que el he­cho de cam­biar de en­torno y de des­co­nec­tar de las obli­ga­cio­nes co­ti­dia­nas y de las ru­ti­nas, aun­que sea por po­cos días, ayu­da a re­la­jar­se y a afron­tar los pro­ble­mas de for­ma di­fe­ren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.