de li­bro

La Vanguardia - ES - - ED -

la­bor en la Gue­rra de Cri­mea ins­pi­ró la fun­da­ción de la Cruz Ro­ja, pa­ra lue­go ma­tar de ago­ta­mien­to y ci­ca­te­ría a su más leal co­la­bo­ra­dor. El car­de­nal Man­ning y el de­cano Ar­nold no re­sul­tan tan di­ver­ti­dos pa­ra el lec­tor no in­glés. El li­bro cau­só fu­ror y mar­có un nue­vo es­ti­lo en la escritura de bio­gra­fías. Pe­ro Stra­chey no osó se­guir­lo pa­ra con­tar la vida de Our own dear Queen Vic­to­ria. La tra­ta con dis­tan­cia re­ve­ren­cial y uno, que no es in­glés, hu­bie­ra desea­do que des­ta­pa­se los ta­rros de sus acer­bas iro­nías, aun­que só­lo fue­ra so­bre el Prin­ce Al­bert, el gua­po con­sor­te que la tu­vo encandilada has­ta que la de­jó viu­da des­con­so­la­da. Isa­bel II ha te­ni­do más suer­te: su leal es­po­so el du­que de Edim­bur­go no la ha aban­do­na­do du­ran­te su ya lar­go rei­na­do y ella pa­re­ce com­pla­cer­se en es­te caballero al­to, bien pa­re­ci­do, ele­gan­te y con un hu­mor muy per­so­nal que sor­pren­de y engancha igual­men­te a par­ti­da­rios que de­trac­to­res. Cuan­do le es­ta­ban dan­do la in­de­pen­den­cia a Ken­ya, en el ac­to de arriar la ban­de­ra in­gle­sa, se vol­vió al fla­man­te pre­si­den­te ke­niano y le pre­gun­tó: “¿Es­tá us­ted se­gu­ro de que quie­re ha­cer es­to?”. Es­tu­ve en un ac­to en Ro­bin­son Co­lle­ge, en Cam­brid­ge, al que vino Fe­li­pe, el du­que de Edim­bur­go: ja­más he vis­to un caballero con una ra­ya tan per­fec­ta en el pan­ta­lón. Stra­chey ca­li­fi­ca la épo­ca vic­to­ria­na co­mo la era del de­ber, la la­bo­rio­si­dad, la mo­ra­li­dad y la do­mes­ti­ci­dad. “Has­ta las me­sas y las si­llas asu­mie­ron for­mas de pre­ci­sa so­li­dez”. La rei­na, per­di­da­men­te enamo­ra­da de Al­bert, fue fe­liz mu­chos años has­ta que en­viu­dó. En­ton­ces se apo­yó en su cria­do per­so­nal de Bal­mo­ral, un gi­llie (sir­vien­te) es­co­cés lla­ma­do John Brown que “sir­vió fiel­men­te a su se­ño­ra”, es­cri­be Lyt­ton Stra­chey e “ig­no­rar­le se­ría una fal­ta de res­pe­to por par­te de su bió­gra­fo”. Stra­chey no di­ce más. El que lo cuen­ta con ma­yor iro­nía e indiscreción es el ex­cén­tri­co sir Ed­mund Back­hou­se que vi­vió en Chi­na de 1898 a 1942 y pre­su­mió de ha­ber si­do el aman­te de la úl­ti­ma em­pe­ra­triz chi­na, Tzu-Hsi. Se­gún él, el eu­nu­co je­fe Li-Lien-Yin­gle le di­jo que su ma­jes­tad “es­ta­ba muy in­tere­sa­da en el gi­llie ami­go de la rei­na Vic­to­ria, John Brown y me pre­gun­tó si él es­ta­ba sec­cio­na­do de la fa­mi­lia co­mo él (cas­tra­do). Cuan­do le in­for­mé que era un va­rón nor­mal, el eu­nu­co je­fe ex­pre­só su asom­bro y me pre­gun­tó por qué el Par­la­men­to no in­ter­ve­nía en fa­vor de la san­gre real”. Bro­mas apar­te, las gran­des rei­nas de In­gla­te­rra, Isa­bel I, Vic­to­ria e Isa­bel II, han si­do cla­ves en la gran­de­za de es­ta pe­que­ña is­la que con­so­li­dó la pri­me­ra de­mo­cra­cia eu­ro­pea a par­tir de 1666 y con un par de de­ca­pi­ta­cio­nes reales, has­ta con­ver­tir­se en mo­de­lo pa­ra las mo­nar­quías mo­der­nas, re­sol­vien­do con gran dis­cre­ción e in­te­li­gen­cia esa con­tra­dic­ción que es una mo­nar­quía mo­der­na. Aun­que pa­ra ello The Queen se ten­ga que ti­rar en pa­ra­caí­das con Ja­mes Bond en la ce­re­mo­nia de aper­tu­ra de los Jue­gos Olím­pi­cos. Ahí es­tu­vo es­tu­pen­da. ¡Qué bue­nos ase­so­res tie­ne!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.