LOS NUE­VOS VIE­JOS

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Ce­les­te Ló­pez

Ae­ro­puer­to de Ma­drid-Ba­ra­jas un me­dio­día de ju­nio. Un gru­po de ado­les­cen­tes ha­ce co­la pa­ra em­bar­car con des­tino a Frank­furt. Una se­ma­na de in­ter­cam­bio con es­tu­dian­tes ale­ma­nes. De­trás de ellos, un gru­po de se­ten­to­nes –cin­co– aguar­da pa­ra el mis­mo vue­lo. Se van a co­no­cer la po­de­ro­sa Ale­ma­nia (Frank­furt, Mu­nich y Ber­lín, en nue­ve días), esa en la que en su ju­ven­tud mu­chos ami­gos se fue­ron a bus­car tra­ba­jo y a la que aho­ra emi­gran sus nie­tos. En­tre ellas es­tá una pro­fe­so­ra de Pri­ma­ria ju­bi­la­da, Ele­na Díaz, de 71 años, viu­da des­de ha­ce cua­tro que ca­da “cier­to tiem­po” efec­túa un via­je con sus cua­tro ami­gos. “¿Por qué no? Estoy bien de sa­lud, ten­go el di­ne­ro de mi ju­bi­la­ción y soy in­de­pen­dien­te pa­ra to­mar mis pro­pias de­ci­sio­nes”, di­ce mien­tras co­ge el mó­vil pa­ra man­dar un What­sApp a sus cua­tro hi­jos y de­cir­les que se dis­po­ne a coger el avión. Ele­na y sus ami­gos for­man par­te de la ge­ne­ra­ción que más ha avan­za­do en las úl­ti­mas dé­ca­das tal y co­mo in­di­can los ex­per­tos. Es la pri­me­ra tan­da de ma­yo­res que ha he­cho de la li­ber­tad e in­de­pen­den­cia su ban­de­ra. Prue­ba de ello es que la ma­yo­ría vi­ve en su ca­sa, se cui­da mu­cho pa­ra evi­tar en­fer­me­da­des, man­tie­ne sus la­zos fa­mi­lia­res de ma­ne­ra in­ten­sa aun­que sin com­par­tir te­cho, cul­ti­va las re­des de amis­tad e in­ten­ta rea­li­zar ac­ti­vi­da­des que en su eta­pa adul­ta no pu­do... To­do ello, gra­cias a una pen­sión que le da la po­si­bi­li­dad de ha­cer lo que con­si­de­ra sin te­ner que dar de­ma­sia­das ex­pli­ca­cio­nes. Sin em­bar­go, de es­ta trans­for­ma­ción po­co se ha­bla. Es la gran des­co­no­ci­da pa­ra una so­cie­dad que se em­pe­ña en se­guir re­fi­rién­do­se a los ma­yo­res en tér­mi­nos pe­yo­ra­ti­vos. Cum­plir años es un acon­te­ci­mien­to que, pa­sa­dos los 65 años, es vis­to co­mo un he­cho ne­ga­ti­vo: de­te­rio­ro de la sa­lud, de­pen­den­cia, car­ga so­cial, pen­sio­nes a car­go de la po­bla­ción ac­ti­va, de­cre­pi­tud... y, por su­pues­to, arru­gas, cuer­pos flá­ci­dos, pér­di­da de la be­lle­za y de la fe­mi­ni­dad, cua­li­da­des tan im­por­tan­tes en un mun­do que en­sal­za los cuer­pos ju­ve­ni­les co­mo si to­dos fue­ran Ado­nis en sus años mo­zos. Pa­ra más in­ri, es­ta in­vi­si­bi­li­dad de la ve­jez se pro­du­ce, ade­más, en uno de los paí­ses más en­ve­je­ci­dos del mun­do. El 1 de enero del 2013 ha­bía 8.262.993 per­so­nas ma­yo­res, al­go más del 17,5% so­bre el to­tal de la po­bla­ción (47.059.533), se­gún da­tos del pa­drón (INE), cre­cien­do en ma­yor me­di­da la pro­por­ción de oc­to­ge­na­rios; aho­ra re­pre­sen­tan el 5,4% de to­da la po­bla­ción. No en vano Es­pa­ña es­tá a la ca­be­za de los paí­ses eu­ro­peos con ma­yor es­pe­ran­za de vida, con 82,2 años, Las es­pa­ño­las lle­gan a los 85 años, por ca­si 79 de me­dia de los hom­bres, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Só­lo al­go más del 10% de los hom­bres de 65 o más años vi­ven so­los, mien­tras que en­tre las mu­je­res es­te por­cen­ta­je su­po­ne más del do­ble que el de los hom­bres. Al­re­de­dor del 25% de mu­je­res de es­tas eda­des vi­ven so­las. Por otra par­te, el 80% de los va­ro­nes de es­tas eda­des es­tá ca­sa­do; mien­tras que las mu­je­res só­lo lo es­tán el 48%, prin­ci­pal­men­te por­que se han que­da­do viudas. Uno de los cam­bios de la mo­der­ni­za­ción de la ve­jez en Es­pa­ña tie­ne su re­fle­jo en la ex­pan­sión de la vida en so­li­ta­rio cuan­do los ma­yo­res en­viu­dan, al­go has­ta aho­ra im­pen­sa­ble. Lo tra­di­cio­nal era que mien­tras vi­vía la pa­re­ja vi­vie­ran jun­tos en su ho­gar, siem­pre y cuan­do las con­di­cio­nes fí­si­cas lo per­mi­tie­ran; pe­ro cuan­do en­viu­da­ban no ha­bía sa­li­da: a ca­sa de la hi­ja (ma­yo­ri­ta­ria­men­te). No ha­cer­lo su­po­nía que esa per­so­na ma­yor no te­nía a na­die que se ocu­pa­ra de ella, el más ab­so­lu­to de los aban­do­nos, el cla­ro re­fle­jo del fra­ca­so de to­da una vida. Pe­ro es­to ha cam­bia­do y mu­cho en po­cos años. Se­gún da­tos del INE, las per­so­nas ma­yo­res es­pa­ño­las que vi­ven en ho­ga­res aje­nos al su­yo (el mul­ti­ge­ne­ra­cio­nal o el re­si­den­cial) son las que pre­sen­tan ma­yor por­cen­ta­je de ca­sos de dis­ca­pa­ci­dad. Es de­cir, se bus­ca la com­pa­ñía cuan­do uno ya no se pue­de va­ler por sí mis­mo. “La ex­pan­sión de la vida en so­li­ta­rio obe­de­ce al re­cla­mo de au­to­no­mía de unos in­di­vi­duos, los de edad avan­za­da, de­ci­di­dos co­mo nun­ca a ges­tio­nar su re­ti­ro y a evi­tar de­le­gar en na­die la de­ter­mi­na­ción del có­mo vi­vir”, se­ña­la Juan Ló­pez Do­blas, pro­fe­sor de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da. En el es­tu­dio La mo­der­ni­za­ción so­cial de la ve­jez en Es­pa­ña, rea­li­za­do por Ló­pez Do­blas, jun­to a Ma­ría del Pilar Díaz Con­de, re­ve­la que el de­seo de los ma­yo­res por vi­vir en pa­re­ja o en so­li­ta­rio en su pro­pia ca­sa no es in­di­ca­dor en ab­so­lu­to de cri­sis fa­mi­liar sino que es un ex­po­nen­te de un cam­bio im­pul­sa­do por los ma­yo­res. “Es una de­ci­sión per­so­nal, que na­da tie­ne que ver con el des­ape­go a la fa­mi­lia. Ni mu­cho me­nos. Yo me atre­ve­ría a de­cir que aho­ra los la­zos fa­mi­lia­res son in­clu­so más sa­nos, en el sen­ti­do, que se sal­va­guar­da la in­de­pen­den­cia de to­dos y eso ayu­da a la con­vi­ven­cia”, se­ña­la An­na Frei­xas, ca­te­drá­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.