LO CUR­SI

La Vanguardia - ES - - CREAR - JO­SÉ AN­TO­NIO MARINA

Hay pa­la­bras que son muy di­fí­ci­les de de­fi­nir. Por eso re­sul­tan tan atrac­ti­vas pa­ra un fi­ló­lo­go aven­tu­re­ro. Una de ellas es cur­si. Sin du­da sa­ben el sig­ni­fi­ca­do, in­clu­so re­co­no­ce­rán sin di­fi­cul­tad a las per­so­nas que me­re­cen ese ca­li­fi­ca­ti­vo, pe­ro ¿po­drían ex­pli­cár­me­lo? La pa­la­bra apa­re­ció a me­dia­dos del si­glo XIX y su ori­gen es in­cier­to. Só­lo hay acuer­do en afir­mar que apa­re­ció en An­da­lu­cía, pe­ro unos –por ejem­plo Co­ro­mi­nas– la ha­cen de­ri­var del ma­rro­quí kur­si, que sig­ni­fi­ca si­lla, pe­ro que pa­só a de­sig­nar al que ocu­pa la si­lla, al per­so­na­je y, de ahí, al fi­gu­rón. La otra eti­mo­lo­gía la pu­bli­có en 1873, el eru­di­to an­da­luz Jo­sé Ma­ría Sa­bar­bi. En la ciu­dad de Cá­diz, al pa­re­cer, un gru­po de jó­ve­nes ha­bría desa­rro­lla­do una len­gua se­cre­ta cu­yo mé­to­do era la des­or­ga­ni­za­ción por me­tá­te­sis de las sí­la­bas de un tér­mino. En es­te pe­cu­liar len­gua­je, cur­si era to­da per­so­na de ves­ti­men­ta lu­jo­sa pe­ro ri­dí­cu­la, por alu­sión a una fa­mi­lia Si­cur, da­da a ves­tir­se con mal gus­to. Co­ro­mi­nas se dio el tra­ba­jo de de­mos­trar que no hu­bo en la An­da­lu­cía de la se­gun­da mi­tad del XIX un ape­lli­do del que cur­si o in­clu­so Si­cur pu­die­ra ser ana­gra­ma.

Se­gún el dic­cio­na­rio, cur­si es “la per­so­na que pre­su­me de fi­na y ele­gan­te sin ser­lo”, es de­cir que des­co­no­ce los có­di­gos del re­fi­na­mien­to so­cial e in­ten­ta co­piar­los sin sen­ti­do de la me­di­da. Era el vi­cio de la bur­gue­sía que as­pi­ra­ba a la no­ble­za. Cur­si es pues una de­nun­cia al fal­so re­fi­na­mien­to, he­cho por quien se cree ver­da­de­ra­men­te re­fi­na­do. Su uso im­pli­ca siem­pre un tono de su­pe­rio­ri­dad. Es la con­de­na del quie­ro y no pue­do. He ras­trea­do un sig­ni­fi­ca­do pa­re­ci­do en un poe­ma de Pín­da­ro: “La glo­ria só­lo tie­ne va­lor cuan­do es in­na­ta. Quien pre­ten­de al­can­zar­la, só­lo ca­ta con in­ma­du­ro es­pí­ri­tu mil co­sas al­tas”. El aris­tó­cra­ta de na­ci­mien­to de­ter­mi­na­ba el cri­te­rio pa­ra dis­tin­guir lo re­fi­na­do de lo cur­si. Era un mo­do de dis­cri­mi­na­ción que se re­tro­ali­men­ta­ba. Cuan­do el par­ve­nu, el nue­vo ri­co, el tre­pa, co­no­cía el có­di­go, era ne­ce­sa­rio cam­biar­lo pa­ra fre­nar el as­cen­so so­cial. En una de­li­cio­sa pe­lí­cu­la ita­lia­na, un no­ble arrui­na­do, mag­ní­fi­ca­men­te in­ter­pre­ta­do por Vit­to­rio De Si­ca, in­ten­ta en­se­ñar bue­nos mo­da­les a una asil­ves­tra­da Sop­hia Lo­ren. En ple­na lec­ción, co­ge una acei­tu­na con los de­dos. Sop­hia Lo­ren que se ha es­ta­do de­ba­tien­do pa­ra uti­li­zar el te­ne­dor y el cu­chi­llo, se en­cres­pa: “¡Me ha­bía di­cho que no se po­día coger co­mi­da con la mano!” De Si­ca, con la dis­pli­cen­cia de una no­ble­za vie­ja y tro­na­da, le con­tes­ta: “Eso es mien­tras no es­tés bien edu­ca­da, des­pués po­drás ha­cer lo que quie­ras”.

LA CUR­SI­LE­RÍA ERA UN VI­CIO MUY FRE­CUEN­TE DE LA BUR­GUE­SÍA DEL SI­GLO XIX QUE AS­PI­RA­BA A LA NO­BLE­ZA

La his­to­ria de una pa­la­bra nos per­mi­te ave­ri­guar par­te de la men­ta­li­dad de un épo­ca. Margarita Ri­vie­re, en su his­to­ria de la mo­da, se­ña­la la pro­li­fe­ra­ción del uso de cur­si en el pe­rio­do de la Res­tau­ra­ción bor­bó­ni­ca en Es­pa­ña. Fue una de­fen­sa fren­te al as­cen­so de la cla­se me­dia, un freno, un jui­cio que po­día desahu­ciar so­cial­men­te una per­so­na. La pa­la­bra snob tie­ne el mis­mo sig­ni­fi­ca­do so­cial. Pa­re­ce de­ri­var de la con­trac­ción de si­ne no­bi­li­ta­te, sin no­ble­za. Pe­ro de es­te tér­mino les ha­bla­ré otro día.

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.