SI HA­CE CA­LOR, ¡VI­VA EL PI­CAN­TE!

Des­de los chi­les de al­gu­nas zo­nas de Mé­xi­co, pa­san­do por el wa­sa­bi, el curry o la mos­ta­za; los ali­men­tos pi­can­tes son un buen mé­to­do pa­ra re­fres­car­nos du­ran­te los días de más bo­chorno. La cla­ve es­tá en que nos ayu­dan a su­dar

La Vanguardia - ES - - EN FOR­MA -

En los me­ses de ju­lio y agosto nues­tros ter­mó­me­tros se dis­pa­ran y pue­den so­bre­pa­sar fá­cil­men­te los 40 gra­dos en mu­chos pun­tos de la Pe­nín­su­la. Con la lle­ga­da de las olas más ex­tre­mas de ca­lor, so­le­mos ver­nos obli­ga­dos a ha­cer al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes en nues­tra die­ta y re­ce­ta­rio dia­rio pa­ra po­der re­sis­tir las al­tas tem­pe­ra­tu­ras a las que se so­me­te nues­tro cuer­po du­ran­te la épo­ca es­ti­val. Lo más ha­bi­tual y tra­di­cio­nal es co­ci­nar re­ce­tas fres­cas o pla­tos fríos y to­mar mu­chos lí­qui­dos pa­ra man­te­ner la hi­dra­ta­ción, pe­ro exis­ten otras op­cio­nes más efec­ti­vas pa­ra so­por­tar esos días de bo­chorno. Una bue­na ma­ne­ra pa­ra com­ba­tir el ca­lor, qui­zá no tan ex­ten­di­da en Eu­ro­pa, sí en otros con­ti­nen­tes, es aña­dir pi­can­te a nues­tra co­ci­na. La ex­pli­ca­ción que con­vier­te al pi­can­te en el an­tí­do­to per­fec­to pa­ra so­por­tar las tem­pe­ra­tu­ras más ex­tre­mas es mi­le­na­ria, y no ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­da en la co­ci­na tra­di­cio­nal de mu­chos paí­ses de Áfri­ca, La­ti­noa­mé­ri­ca o Asia. In­gre­dien­tes co­mo el chi­le, el ají, las guin­di­llas u otros ti­pos de pi­mien­to son el me­jor re­me­dio ca­se­ro pa­ra fa­vo­re­cer la trans­pi­ra­ción del cuer­po y, si los con­su­mi­mos en zo­nas muy cá­li­das, pue­den ayu­dar­nos a man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y a que nues­tro cuer­po su­de pa­ra li­be­rar el ca­lor. Hay que re­cor­dar que el su­dor es uno de los mé­to­dos que adop­ta nues­tro or­ga­nis­mo pa­ra po­der re­fri­ge­rar­se. Si, en cam­bio, nos de­ci­di­mos por to­mar un pla­to ex­ce­si­va­men­te frío pa­ra com­ba­tir el ca­lor, la sen­sa­ción de fres­cor se­rá pa­sa­je­ra por­que nues­tro cuer­po no­ta­rá que la tem­pe­ra­tu­ra ba­ja só­lo por unos ins­tan­tes y de­ja­rá de su­dar, pe­ro en po­cos mi­nu­tos vol­ve­re­mos a aca­lo­rar­nos. Lo más prác­ti­co y efec­ti­vo es con­su­mir pi­can­te pa­ra aho­rrar­le ener­gía al or­ga­nis­mo, evi­tan­do el contraste de tem­pe­ra­tu­ra y pro­du­cien­do una sen­sa­ción de fres­cor más pro­lon­ga­da. Ade­más, los ali­men­tos pi­can­tes ayu­dan a man­te­ner la hi­dra­ta­ción. Co­ci­nar con pi­can­te Es muy fá­cil, ya que sue­le com­bi­nar bien con cual­quier ti­po de re­ce­ta. Pas­tas, ver­du­ras, ma­ris­cos, pes­ca­dos e in­clu­so, sor­pren­den­te­men­te, al­gu­nos pos­tres ad­mi­ten es­tos in­gre­dien­tes de in­ten­so sa­bor. Un ejem­plo de có­mo se usa el pi­can­te en re­pos­te­ría es la in­clu­sión del jen­gi­bre en mu­chos pla­tos dul­ces, ya que es­te in­gre­dien­te ma­ri­da a las mil ma­ra­vi­llas con mu­chas fru­tas fres­cas co­mo el man­go, el me­lo­co­tón y la fram­bue­sa. El chi­le (que con­tras­ta con el fuer­te gus­to del cho­co­la­te ne­gro) o el curry (mez­cla­do con co­co o ma­ca­da-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.