LA VUEL­TA A LA IS­LA BO­NI­TA

Fuer­tes des­ni­ve­les y tra­mos más pla­nos, ba­rran­cos y cam­pos de cul­ti­vo, pi­na­res y lau­ri­sil­va y en el ho­ri­zon­te, vis­tas de Te­ne­ri­fe y La Go­me­ra. Mar, mon­ta­ña, fru­ta y vol­ca­nes. La Pal­ma es un pa­raí­so pa­ra el sen­de­ris­mo re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te y la rut

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Sa­ra Sans

De­cla­ra­da Re­ser­va Mun­dial de la Bios­fe­ra por la Unes­co en el 2002, La Pal­ma cuen­ta con un par­que na­cio­nal, 19 es­pa­cios na­tu­ra­les pro­te­gi­dos (el 35% de su su­per­fi­cie), de­ce­nas de pla­yas de are­na ne­gra y es­pec­ta­cu­la­res pai­sa­jes vol­cá­ni­cos. Y to­do ello tra­ma­do por una am­plí­si­ma red de sen­de­ros, con más de mil ki­ló­me­tros se­ña­li­za­dos. Tam­bién co­no­ci­da co­mo la Is­la Bo­ni­ta, La Pal­ma ha si­do pio­ne­ra en el ar­chi­pié­la­go ca­na­rio en la pro­mo­ción del sen­de­ris­mo, aplau­di­do por los tu­ris­tas del cen­tro de Eu­ro­pa. El GR-130 es un sen­de­ro cir­cu­lar que re­co­rre to­da la is­la pa­ra des­cu­brir to­do su po­ten­cial: des­de el li­to­ral, a los bos­ques de pi­na­res y lau­ri­sil­va. “Tan­to por la ex­ten­sión co­mo por su se­ña­li­za­ción, co­mo por los ser­vi­cios de ca­sas ru­ra­les, hos­ta­les y ho­te­les, La Pal­ma ha si­do pio­ne­ra en cuan­to a la pro­mo­ción del sen­de­ris­mo”, di­ce Vi­cen­te In­fan­te, vo­cal de la Fe­de­ra­ción Ca­na­ria de Mon­ta­ñis­mo. De he­cho, la eco­no­mía de la is­la gi­ra en­torno a es­ta ac­ti­vi­dad, co­sa que ex­pli­ca la ex­ten­sa red de ca­mi­nos en una is­la de po­co más de 700 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Ade­más del GR-130 (cir­cu­lar), La Pal­ma cuen­ta con otro sen­de­ro de Gran Re­co­rri­do, el GR-13, que atra­vie­sa la is­la por su zo­na más al­ta, des­de el Puer­to de Ta­za­cor­te has­ta el Fa­ro de Fuen­ca­lien­te y que en­glo­ba dos de las ex­cur­sio­nes más em­ble­má­ti­cas de es­ta is­la ver­de: la ru­ta de la Cres­te­ría (que re­co­rre to­do el bor­de de la Cal­de­ra de Ta­bu­rien­te) y la Ru­ta de los Vol­ca­nes (que ser­pen­tea por las la­vas de las erup­cio­nes más mo­der­nas de la is­la, en­tre el Re­fu­gio de El Pilar y el Fa­ro de Fuen­ca­lien­te). A es­tas dos ru­tas de lar­ga dis­tan­cia hay que su­mar ade­más el res­to de sen­de­ros PR (de pe­que­ño re­co­rri­do) y los ca­mi­nos lo­ca­les. La ma­yo­ría se en­cuen­tran in­ter­co­nec­ta­dos, lo que fa­ci­li­ta el di­se­ño y crea­ción de ru­tas a la me­di­da de ca­da sen­de­ris­ta. “Las po­si­bi­li­da­des pa­ra ca­mi­nar en La Pal­ma son ca­si in­fi­ni­tas, es muy di­fí­cil per­der­se y hay op­cio­nes pa­ra to­dos, pa­ra ha­cer ex­cur­sio­nes en fa­mi­lia o pa­ra gen­te que bus­ca un ni­vel más exi­gen­te”, aña­de Vi­cen­te In­fan­te. El cli­ma sua­ve y es­ta­ble de la is­la la ha­ce acon­se­ja­ble en cual­quier épo­ca del año, aun­que en ve­rano es acon­se­ja­ble sa­lir pron­to por

La ru­ta de gran re­co­rri­do GR-130 es un ca­mino de cir­cun­va­la­ción de to­da La Pal­ma que tie­ne cer­ca de 160 km de lon­gi­tud y el ori­gen en un ca­mino real

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.