RE­LA­CIO­NES TÓ­XI­CAS

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - PRE­GUN­TA

Me lla­mo Ja­vier y ten­go 50 años. Soy una per­so­na de bue­nos sen­ti­mien­tos, in­te­lec­tual y que por dis­tin­tas ra­zo­nes ya he su­fri­do mu­cho en la vida. Creí que es­ta­ba lo su­fi­cien­te­men­te cur­ti­do co­mo pa­ra no de­jar­me lle­var in­con­tro­la­ble­men­te por los sen­ti­mien­tos amo­ro­sos, pe­ro no ha si­do así. Ha­ce tres años co­no­cí una mu­jer de la que me enamo­ré lo­ca­men­te. Des­de en­ton­ces no he de­ja­do de amar­la, in­clu­so em­pe­ci­nán­do­me en que ella me pue­da dar lo que yo de­seo: una re­la­ción sen­ti­men­tal se­gu­ra, in­ten­sa, in­que­bran­ta­ble. Pe­ro ella no es­tá enamo­ra­da en el mis­mo gra­do que yo y lle­va tres años pi­dién­do­me tiem­po. He­mos si­do al­go pa­re­ci­do a una pa­re­ja, por­que ella no de­ja de po­ner­me lí­mi­tes. No veo so­lu­ción, pe­ro me em­pe­ño en tra­tar una y otra vez de con­se­guir su amor, es­tan­do más tiem­po a su la­do, y con más in­ten­si­dad amo­ro­sa. El re­sul­ta­do se­rá que no de­jo de pa­de­cer y me he con­ver­ti­do en un men­di­go de amor. Ten­go que sa­lir de es­to y no ter­mino de sa­ber có­mo, só­lo que es­ta si­tua­ción me des­es­ta­bi­li­za y me ha­ce des­di­cha­do. ¡Qué ri­dícu­lo e iner­me lle­go a sen­tir­me! Ella me si­gue pi­dien­do tiem­po, y a la vez, no ter­mi­na tam­po­co de sol­tar­me. Le gus­to mu­cho co­mo ami­go y me quie­re, pe­ro no aca­ba de enamo­rar­se, aun­que he­mos te­ni­do re­la­cio­nes. Te agra­de­ce­ré cual­quier orien­ta­ción, ya que tu has es­cri­to tan­to del do­mi­nio de la men­te y de las emo­cio­nes. ¿De­bo al­ber­gar al­gu­na es­pe­ran­za?

RES­PUES­TA

Es­ti­ma­do Ja­vier, an­te to­do gra­cias por tus va­lien­tes con­fi­den­cias. Es evi­den­te que ca­si na­die es­tá lo su­fi­cien­te­men­te cur­ti­do co­mo pa­ra no po­der de­jar­se atra­par en las re­des del enamo­ra­mien­to. Y pa­ra eso, co­mo sa­bes, no hay edad. Con la mis­ma fran­que­za que te has ex­pre­sa­do, lo ha­ré yo con el áni­mo de dar­te otra óp­ti­ca que te pue­da ayu­dar. No creo que pue­das ni de­bas al­ber­gar nin­gu­na es­pe­ran­za. Es­táis per­pe­tuan­do una si­tua­ción que no tie­ne el me­nor vi­so de re­sol­ver­se sa­tis­fac­to­ria­men­te y que por tan­to va a se­guir des­gas­tan­do y ha­cién­do­te des­di­cha­do. Yo te pre­gun­ta­ría lo que he pre­gun­ta­do a mis alum­nos cuan­do se han en­con­tra­do en es­ta si­tua­ción: “¿Por qué te ha­ces es­to a ti mis­mo?”. Ten­drías que ser más ca­ri­ta­ti­vo con­ti­go mis­mo y, co­mo es­cri­bo en uno de mis li­bros so­bre la pa­re­ja, apren­der y sa­ber sol­tar. Mu­chas ve­ces sa­be­mos asir, pe­ro no en ab­so­lu­to sol­tar. La tu­ya es ya una re­la­ción en­ca­re­ci­da y es­tan­ca­da, una fá­bri­ca de su­fri­mien­to in­ne­ce­sa­rio. No es fá­cil re­sol­ver es­tas si­tua­cio­nes cuan­do uno es­tá ob­nu­bi­la­do por otra per­so­na, pe­ro te rue­go que re­fle­xio­nes so­bre lo si­guien­te: si de­jas la re­la­ción, pa­sa­rás un in­fierno, pe­ro unos me­ses; de otro mo­do, el in­fierno no ce­sa­rá. Ha lle­ga­do el mo­men­to en que tie­nes que ve­lar por ti mis­mo y po­ner lo que ven­go en lla­mar es­pa­cio te­ra­péu­ti­co. Du­ran­te un tiem­po con­si­de­ra­ble, si quie­res sa­nar­te y de­jar de su­frir, de­bes po­ner dis­tan­cia y ma­tar to­da es­pe­ran­za. Re­cuer­da aque­llo de “la es­pe­ran­za es mi in­fierno”. Nos ne­ga­mos a ver la reali­dad, pe­ro por eso no de­ja de exis­tir. Re­tó­ma­te a ti mis­mo, reac­cio­na y rehaz tu vida. To­da re­la­ción li­bre­men­te es­co­gi­da tie­ne que re­sul­tar sa­tis­fac­to­ria y ple­na, pe­ro las ca­ren­cias emo­cio­na­les nos lle­van mu­chas ve­ces a alar­gar re­la­cio­nes que só­lo son cau­sa de ma­les­tar y tris­te­za.

LAS CA­REN­CIAS EMO­CIO­NA­LES NOS LLE­VAN A VE­CES A ALAR­GAR RE­LA­CIO­NES QUE SÓ­LO SON MO­TI­VO DE TRIS­TE­ZA Y MA­LES­TAR

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.