ME­SAS DE VE­RANO

A to­do color, en blan­co y ne­gro, con ar­te o con un to­que me­di­te­rrá­neo... Se lle­va re­ci­bir y ce­nar en la te­rra­za y hay es­ti­los pa­ra to­dos los gus­tos

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Otra pro­pues­ta que nun­ca pue­de fa­llar es la más

En teo­ría la es­tre­lla es la co­mi­da, pe­ro en las ce­nas de ve­rano cuen­ta tam­bién, y mu­cho, la presentación. No im­por­ta si va­mos a re­ci­bir en una gran te­rra­za, en un pe­que­ño bal­cón o en un jar­dín, lo que va­le es adap­tar­se al es­pa­cio y sa­car­le el má­xi­mo ren­di­mien­to, y, por su­pues­to, al es­ti­lo de los in­vi­ta­dos. Igual de im­por­tan­te es te­ner un plan B por si la llu­via arrui­na nues­tras in­ten­cio­nes. ¿Qué se lle­va? Pues, co­mo su­ce­de en la mo­da, prác­ti­ca­men­te de to­do. Las me­sas con y sin man­tel, con ca­mino de me­sa, con cen­tros o sin, a to­do color o de la so­brie­dad más es­tric­ta. Lo in­tere­san­te es que la pro­pues­ta en­ca­je con quien va a dis­fru­tar­la y tam­bién con el ti­po de co­mi­da que va a aco­ger. Pa­ra los en­cuen­tros con ami­gos, con fa­mi­lia­res o de gru­pos de­sen­fa­da­dos, la in­terio­ris­ta Bár­ba­ra Au­rell de Es­pa­cio en Blan­co pro­po­ne, por ejem­plo, una Me­sa Happy Bar­ce­lo­na Sty­le by Smash! “No im­por­ta que los ma­te­ria­les sean de pri­me­rí­si­ma ca­li­dad,

aquí lo que se im­po­ne es el color, la fres­cu­ra, un pun­to un po­co Baha­mas chic... y con­ta­giar a los asis­ten­tes de es­ta chis­pa y de es­ta ale­gría. La idea es apos­tar por la co­mo­di­dad por lo que no im­por­ta que los va­sos y las co­pas sean de plás­ti­co, pe­ro sí que se le da im­por­tan­cia a los es­tam­pa­dos, a la com­bi­na­ción de co­lo­res y, por ejem­plo, a de­ta­lles co­mo pro­por­cio­nar un chal pa­ra las se­ño­ras (pa­ra que el frío de la me­dia­no­che no nos co­ja des­pre­ve­ni­dos) a jue­go con la me­sa”. En cuan­to al ti­po de co­mi­da que en­ca­ja con la idea de Bár­ba­ra Au­rell pue­de ser cual­quie­ra, pe­ro me­jor si es igual­men­te “fres­ca, co­lo­ri­da, muy na­tu­ral y sin de­ma­sia­das pre­ten­sio­nes y nin­gu­na com­pli­ca­ción por­que se tra­ta de pa­sar una ve­la­da agra­da­ble y no pe­lear­se con las gam­bas, por po­ner un ejem­plo, que si vie­nen, me­jor que sean pe­la­das”. Mu­cho más so­bria es la apues­ta de Mu­ji. La de­co­ra­do­ra Mi­na­ko Inoue con­si­de­ra que no ha­ce fal­ta ir más allá del blan­co y el ne­gro y al­gún to­que en ma­de­ras no­bles por­que “el color lo po­nen los ali­men­tos y más en el ca­so de la co­mi­da ja­po­ne­sa”. Lí­neas muy so­brias, ser­vi­cios in­di­vi­dua­les y un res­pe­to ab­so­lu­to por las nor­mas orien­ta­les a la ho­ra de sen­tar­se a la me­sa fir­man las ideas de Inoue que re­cuer­da que “nun­ca, pe­ro nun­ca, hay que per­mi­tir que que­den ele­men­tos cru­za­dos so­bre la me­sa, el pla­to o el re­po­sa­pa­li­llos... no se con­si­de­ra de buen gus­to en la cul­tu­ra orien­tal”. Tam­bién en blan­co y ne­gro, pe­ro es­ta vez con un pun­to do­ra­do y una fir­me in­ten­ción de mar­car el es­pa­cio, Jor­ge Su­bie­tas, crea­dor del es­pa­cio Ob­je­to de De­seo que de­fi­ne co­mo “un ga­bi­ne­te de cu­rio­si­da­des”, cree que en las ce­nas más ín­ti­mas en­ca­ja a la per­fecc­ción la por­ce­la­na Li­mo­ges de Ro­bert Map­plet­hor­pe. “Im­pac­tan, son un buen re­ci­bi­mien­to, un pun­to ele­gan­te pe­ro po­co con­ven­cio­nal que no pue­de de­jar en ab­so­lu­to in­di­fe­ren­te a na­die”, ex­pli­ca. Tam­po­co de­jan in­di­fe­ren­tes otros apun­tes de la me­sa que Su­bie­tas con­si­de­ra co­mo la ideal pa­ra es­te ve­rano co­mo son las es­cul­tu­ras ár­bol de bron­ce con aca­ba­do ne­gro a mo­do de cen­tro ni las re­pro­duc­cio­nes en me­tal de si­llas de los años cin­cuen­ta co­mo re­po­sa­pa­li­llos, am­bos de Ob­je­to de De­seo, que apor­tan un “pun­to de ar­te, di­se­ño y mo­da al con­jun­to sin des­equi­li­brar­lo ni com­pro­me­ter el buen gus­to”. ¿El ti­po de co­mi­da que me­jor acom­pa­ña es­ta so­lu­ción? Se­gún Su­bie­tas “cual­quie­ra, pe­ro me­jor si es de au­tor y sin de­ma­sia­das flo­ri­tu­ras ni, por su­pues­to, sin de­ma­sia­das can­ti­da­des. No se lle­van los ex­ce­sos ni den­tro ni fue­ra del pla­to”.

Tex­to Margarita Puig Fo­tos Jor­di Play

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.